Muerto, enterrado y encima indignado

By | 17:23 Leave a Comment
El sábado fui a hacer la compra a un famoso supermercado. No es una de mis aficiones favoritas, pero como todo humano tengo la santísima manía (y necesidad) de comer. Así que ahí estaba yo con mi carrito por los pasillos: verdulería, charcutería, repostería…Hasta que paré en seco en la pescadería.
No es que me guste demasiado el pescado, pero el frenazo que hicieron involuntariamente mis pies provocó que todo mi cuerpo se girara al ver esto, y que posteriormente le sacara una foto.

Que conste que la imagen está echa con todo mi disimulo (o sea, ninguno) hecho que provocó una sustancial bronca por parte de la pescadera. ¿Será porqué pensaba que era extranjera? ¿Por qué iba vestida de rosa? Da igual, lo cierto y verdadero es que ahora les puedo mostrar el porqué paré en seco.



Como se puede ver en la imagen, los peces tienen la cabeza clavada en el hielo, cosa que me hizo estremecer. ¿Es que no les basta con pescarlos y exponerlos? Pues parece que no. Por lo que pude averiguar, es la nueva forma de exposición del pescado (según contó la dependienta en cuestión) ya que así es mucho más visual e impactante.

Me puse roja, y no por vergüenza, sino por rabia e indignación. De acuerdo, los humanos cazamos para alimentarnos desde hace siglos (aunque algunos sádicos lo hagan por “diversión”), pero de eso a la sobreexplotación y a la exposición de animales de forma indigna,  sobre todo en el caso de los supermercados es denigrante.

¿Es que los peces no tienen dignidad? ¿Sólo tenemos derecho a ello los humanos? Es cierto que han de exponer el producto, pero hay otras maneras más “éticas” de hacerlo que no clavando la cabeza de un pobre pescado en el hielo. Esta forma de exponer no sólo da grima, sino que además resulta violenta. ¿Qué pasaría si fuera una persona la que estuviera ahí? La forma de ve la situación cambiaría por completo, es más no se admitiría de ninguna de las maneras, ya que nuestra moral y nuestros principios se interpondrían, al igual que los derechos humanos.

Muchos de vosotros podéis argumentar que sólo es un pez, que ni merece escribir sobre ello, pero no olvidemos que vida es “la humana”, y vida es “la de un  pez”, que al igual que la más “lista” de las personas, ellos también poseen un valor que les hace únicos y que nosotros hemos olvidado: la unidad y la protección del grupo.

Es curioso como podemos aprender de la naturaleza, sin que ésta no nos pida nada más que cuidarla y mimarla. Cuánto nos brinda ella y qué poco respeto le tenemos nosotros… que hasta dentro de un supermercado la denigramos.

Entre cambio climático, deforestación, sobreexplotación y  contaminación estamos destruyendo lo que más nos importa: el planeta y por consiguiente, a nosotros mismos.
Piénsenlo bien: el ser humano es el único animal que mata por placer.

H.Lana



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.