Pre-Potencia

By | 13:26 Leave a Comment
Todo cambia, la manera de pensar, la forma de vivir, de reaccionar e incluso la actitud de las personas. Hoy en día podemos conversar con cualquiera a través de esa herramienta a la que llamamos Internet.

Pero la vuelta de tuerca es previsible. Cuándo hay que establecer una comunicación con otras personas. Pongamos un sencillo ejemplo: me he perdido por la ciudad y no encuentro una calle concreta. ¿A quién pregunto?

En una situación como esta lo más normal es seleccionar inconscientemente a la persona que vas a preguntar, mediante unos estándares que normalmente coinciden con uno mismo.

Pero no sólo nos fijamos en los estándares y el aspecto, sino también en la actitud. Si la persona a la que queremos preguntar va con el mentón elevado, cuello estirado, pisando fuerte el suelo, con ganas de fundir a alguien con los ojos y con el bolso (si es mujer) colgando en el antebrazo; sinceramente, no es la mejor opción. Porqué; a) si es educado/a te dirá que tiene prisa, b) si es de pocas palabras, que no le molestes, y c) si tiene los somas neuronales cortos, que el también se ha perdido.

Resumen: Pérdida de tiempo asegurada. Es mejor seleccionar a alguien más campechano, o entrar en una tienda a preguntar.

Lo curioso del caso es que el prototipo “PALO” (Persona con Actitud Loable y Orgullosa) está cada vez más presente en nuestra sociedad. Y no sólo en los medios de comunicación, sino en el día a día. ¿Qué pasó con la persona normal? ¿Por que esta actitud se pega como los constipados? Me encantaría tener una hipótesis clara, pero todavía no he llegado a ninguna conclusión potable.

Eso sí, hay que tener en cuenta que a las personas PALO, no les tomarán el PELO. ¿Tendrá eso algo que ver?

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.