Sobre gafas…

By | 23:41 Leave a Comment
Una nunca sabe lo que se puede encontrar en el día a día. De un día para otro pueden cambiar infinidad de cosas: te pueden dar una alegría, puede cambiar la consideración hacia otra persona, un trabajo, un hijo y hasta un poco la economía.

Con la “moda” pasa igual. Es cambiante, variable, extravagante y rara.  Sino que se lo digan a Lady Gaga o en su defecto, a sus  gafas. Sí, si, a las gafas. Hay que ver lo que han cambiado, y no me refiero a modelos, sino a su utilización.

Ahora es habitual encontrar a gente con las gafas  de sol puestas, en metro, tren y recintos cerrados. Ideal para poder ver idóneamente. Todo muy normal. O también se estila el “modo diadema” (como me gusta llamarlo a mí), es decir, encima de la cabeza, aunque sea invierno y el sol “brille” por su ausencia.
También es habitual llevarlas al conducir, aunque sean las seis y media de la mañana, y el rey astro todavía no haya saludado.

Otro factor, es la utilización de gafas de sol (sin referirme a las progresivas) en lugares cerrados como museos, metros, trenes. El otro día sin ir más lejos me senté delante de una chica que estaba leyendo una guía (tocho de 30 páginas con letra a siete puntos), y con las gafas de sol puestas. No pude evitar preguntarme como se lo hacía para ver una letra tan pequeña, con un objeto tan oscuro delante de los ojos. ¿Será que queda más In?

Pero ahí no acaba la cosa, lo curioso del caso es que también he visto a gente entrar en el lavabo con gafas. Y yo lo admiro. Lo admiro mucho. Si ya es difícil apuntar en los retretes públicos, con gafas hay que tener una puntería bárbara para vislumbrar el agujero!

Toda esta moda de las gafas tiene su origen (creo yo) en los personajes públicos. De hecho los paparazzis los reconocen por llevar unas más grandes que su cara. Reflexionando un poco sobre el tema, me pregunto si esas personas se bañarán también con ellas ya que sus fotos públicas tienden a ser “me and my sunglasses”.

Yo por mi parte, seguiré con la concepción que quienes no se quitan las gafas ni para ir al baño, o al hablar con otra persona, una de dos, o va muy cargado de excipientes o tiene una falta de respeto hacia los demás.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.