Caldo para Karenina

By | 20:55 2 comments

Anna Karenina Keira Knightley Film

No la he visto. La película, digo. Anna Karenina, que se estrenó hace más o menos una semana, ha hecho subir el pan. Creer que un blockbuster británico versionando una novela clásica de uno de los más grandes literatos rusos caería en gracia a los últimos es cómo creer que no va a subir el IVA al 25%. Que no es buena idea, vamos.

Ésta es la quinta versión que se hace de la famosa obra de Tolstói en el cine. En su momento,  Karenina ya fue interpretada por la maravillosa Greta Garbo, Vivien Leigh, Jaqueline Bisset y Sophie Marceau. Y aunque Keira Knightley a sus veinte pocos años puede darse el lujo de escoger el papel que quiera, ésta vez, sí que chirría un poco.

Joe Wright, director del film ha sido tachado de “condescendiente y egocéntrico” por el poeta Dimitry Bykov, ya que “ha utilizado un clásico ruso cómo experimento teatral mientras escupe sobre sus significados escondidos”.

Los críticos rusos echan de menos en ésta versión un espíritu cultural, que es a su vez, el núcleo el estándar en el cuál se forma y sustenta la sociedad rusa que hizo surgir en el siglo XIX uno de los grandes clásicos literarios.

Y cómo no me podía quedar con sólo una versión del cuento, busqué también la opinión de la crítica británica, que califican su propia producción de “audaz, espléndida y con opciones a Oscar” según el crítico David Gritten, y de  “inmejorable” según Guy Lodge. Al igual que la crítica española, que cómo siempre, tiende a seguir el camino marcado.

Los rusos no han dejado de lado que la película de Wright introduce clichés, hecho que ha sido interpretado cómo la poca “seriedad” que los británicos se toman otras culturas. “Si convierten una gran novela en una caja de muñecas, significa sin ninguna duda, que se ríen de la novela, y por ende de toda la cultura rusa” dijo sin ningún reparo el escritor Dimitri Bíkov.

¿Y dónde voy a parar con todo este embrollo? En el Gran Juego! No es la primera vez que se hace patente la rivalidad entre UK y Rusia. Y la literatura y el cine, siempre son buenos ejemplos. Bond, James, Bond. EEUU también nos tiene acostumbrados al cliché, por supuesto. La eterna chispa que hace encender la llama entre dos países culturalmente dispares. Es una adaptación, y en una adaptación el director hace lo que le viene en gana.

Ellos querían caldo  y los rusos les dieron dos tazas. 
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. Holaaa!!! No la he visto, la tengo pendiente ver. A ver cómo han caracterizado la época, el vestuario, y las técnicas cinematográficas. Ayer vi la de Oz, a ver si me animo hacer la crítica para el blog ;)

    un besoteeee!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii!!! Neni haz la crítica!!! Yo tengo muchísimas ganas de verla! Está bien? El tráiler desde luego, tiene buena pinta.

      Un besooooooo!!!! ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.