Crítica: Amor es todo lo que necesitas

By | 18:18 3 comments





Sensible y no cuanto menos cercana situación humana. "Den skaldede frisør" La peluquera calva, si conservamos el título original en danés, se ha revestido de ñoñería comercial por “Love is all you need”. Ágil y creíble argumento con hermosos parajes de limoneros que le dan un aire romanticón. La historia brilla por una apabullante sencillez tanto de material cómo de contenido, que se contrapone a la vez con la vida y verdad de Ida, la protagonista principal encarnada por la natural y nada forzada Trina Dyrholm. Dyrholm interpreta a una mujer que después de pasar por dos mal tragos (quimioterapia por un lado y cuernos del marido por otro) se dirige a la boda de su hija en Italia. Por el camino conoce a Philip, interpretado por un Pierce Brosnan encorsetado en el tedioso papel de galán, que resulta ser el padre del novio. Una historia sobre el sobreponerse a los problemas, el nunca rendirse y sobretodo, sobre el tren de las segundas oportunidades.
Un film debidamente medido que combina y condensa realidad dramática con dramatismo y que resulta agradable, ya que se aleja totalmente de típico cliché arquetipo de pareja joven enamoradiza, con unos personajes que vale la pena pararse a analizar.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

3 comentarios:

  1. Desde ya la tengo apuntada en mi lista de pendientes. Gracias por la fabulosa crítica de la película. =)

    Muas y remuas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias? Me das las gracias? Gracias a tí por leerla!

      Un besazo atómico!

      Eliminar
  2. ¡esta no la he visto! me estoy dando cuenta de la cantidad de películas que no he visto ... ¡omg! jajajajaja voy a ir apuntandolas, y en los findes las iré mirando ... jajajajaja
    que mi lista de películas vistas tiene que aumentar! jajajajaja

    un besoteee!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.