Enemigos públicos de los tacones

By | 19:31 4 comments
Qué ganas tenía de volver a escribir una entrada, de volver a veros a todas por aquí, aunque sea virtualmente. Hace unos días en un momento de lucidez mental se me ocurrió twittear los enemigos que a primera instancia pueden ser proclives a torceduras de tobillos, y consecuentes jodidas de día con visita médica incluida. Como somos un poco masocas y valoramos la información que otras bloggers proponen sobre temas diversos (recordando el mantra de “todas escribimos sobre lo mismo”) aquí nos salimos de la norma y hacemos un especial sobre el tema añadiendo también algunos “pius” que hemos recibido al respecto.

Agujeros de alcantarillado



Con cuñas no pasa nada, pero con los del 10 al 15 vamos apañadas. Parecen fabricados expresamente para que quepa el tacón en el agujero en cuestión. Fácil de entrar pero no de salir. Depende también del grueso inferior, claro, y del superior también ya que si el diámetro oscila entre los dos o tres centímetros puede incluso levantar la tapa. Y si la puñetera está en medio de una carretera, peor que peor. Ahí, hay dos opciones prevalecientes dentro de la magnitud de la desgracia:


1)      Salir corriendo y adiós muy buenas al zapato aunque sea de MaryPaz, de Stephen Allen o de Martinelli antes de que le hagan a uno planchado sin vapor con tatuaje de neumático incorporado.
2)      Que una tenga la suerte que se le rompa el tacón. Mirándolo positivamente es bueno. Vale, no demasiado por la diferencia de altura al caminar, pero oye, a la primera zapatería una se abastece debidamente y listo. Si, son la excusa perfecta para renovar calzado.



Escaleras


Mucho miedo dan. Pa’ arriba o pa’abajo, da igual. Si es al bajar, es conveniente poner el pie ligeramente inclinado hacia un  lado (el tamaño del pie también afecta) para que quepa en la escalera, en el caso de fallar, siempre queda el caer con estilo, es decir, con las posaderas. La ventaja es que las bajas todas de golpe, siempre positiva. Con un ligero dolor en la apoyadera, eso sí. También tenemos la otra versión, el de las subirlas.

Con la misma técnica, y agarrando la barandilla. Intentando pensar en otra cosa, porque si una resbala ahí hay amplias posibilidades de acabar pagándole la hipoteca del mes al dentista. Lo ideal, pos eso, es siempre que se pueda coger el ascensor. Subes y  bajas con seguridad y con abuelos que te hablan del tiempo, que siempre viene bien.  


Baldosas



No sé en vuestra cuidad pero aquí en Barcelona se desenganchan a la que llueve, se parten en dos y lo peor de los peores, se esconden entre las otras para pasar desapercibidas y que cuando las pises ¡zas! Torcedura de tobillo con la consecuente salpicadura (en el caso que haya llovido) llena de porquería.



Renfe



¿Os acordáis de lo que he dicho antes sobre ascensores? Bueno, pues los ferrocarriles de estos lares tienen acceso para minusválidos, que son unas entradas que le permiten a uno acceder al tren sin romperse la crisma. Pues bien, Renfe, cumpliendo como siempre con la sociedad para intentar hacerla más fácil y dar un servicio mejor que aporte al cliente el blablablá, no tiene esos accesos, es más, lo que mola es que el escalón siempre queda alejado del bordillo del andén, con el concerniente miedo de meter la pata entre medio.

¿Se os ocurren más? Porqué en Twitter nuestras princesitas fueron bastante claras: ♥






 Un besote y feliz tarde noche amores! 
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. Por eso yo soy de la opinión de que no hay nada como unas buenas botas militares xD

    ResponderEliminar
  2. jajajajjaja lo que me he podido reír ¿Veis por qué uso zapato plano? Porque entre lo desastre que soy y los "obstáculos" que nos ponen no llegaría a casa ilesa ni la mayor parte de las veces. Genial entrada. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Zapato plano!!!! Si ya es bastante cansado andar por esas aceras con puntitos... imaginad con tacones!!! Nada más hacen que poner impedimentos para las chicas high heels!!!

    un besoteeee

    Nuestro blog: Con la realidad en los talones

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno! Sí que es verdad que hay muchos enemigos de los tacones, para mi los rockanrolles!! jaja, mi música es el rock, punk...es imposible bailarlo con tacones, de ahí que me los ponga poquito poquito de fiesta...jaja.

    Muchos besitos

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.