La invención del amor, de José Ovejero

By | 20:10 1 comment


Hay que tener una vida muy aburrida para inventarse la de otra persona. En esa situación 

se encuentra Samuel, cuando una noche, de madrugada lo llaman diciendo que “Clara 

ha muerto”. Tal es su sorpresa que decide investigar más sobre la chica con la que 

“en teoría” tenía una relación. Así que ni corto ni perezoso, desde esa llamada decide 

hacerse pasar por su amante. Pero cómo todo, las personas nunca son lo que parecen, y 

mientras tanto, el engaño se va haciendo más grande. 

Pese a que Ovejero ha ganado el premio Alfaguara 2013 (que la editorial convoca cada 

año y que suena más a marketing y autobombo que a otra cosa) el libro es, a mi humilde 

parecer pesado debido a la abundancia de largas descripciones y pensamientos internos 

del que podría haber sido y no será, del que podría haber sucedido y el que pasaría si.  

Incluyendo explicaciones  sumamente largas con poco diálogo y mucho monólogo,

aunque del segundo a decir verdad, si poco, abunda en lo surrealista. 

Narrado en primera persona y con poco tacto hacia las personas (dis) capacitadas,

usando el apelativo minusvalorativo de “mongola” es normal que el personaje principal 

acabe poniendo de mala leche, y consecuentemente, el autor. 

Comentar como punto a favor, que es una historia de amor, cuánto menos original y una 

muestra de cómo la imaginación puede hacer creer a los demás hasta el punto de acabar 

creyéndoselo uno mismo, una invención, un papel no correspondido, una vida que no es 

la nuestra. Drama, gotas de amor y mucho, mucho pensamiento interno. 

¿Podréis con él?


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario:

  1. Pues no se yo...me parece que no me atrae mucho la forma de narrar que nos describes. Gracias por contárnoslo
    Besote
    Nata
    natalialuzentupelp.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.