Crítica: “La gran seducción” (‘The Grand Seduction’)

By | 14:02 Leave a Comment

La gran seducción

¿Hasta qué punto puedes sacrificar, mentir, para obtener aquello que deseas no sólo para ti, sino para una comunidad? Esta es la pregunta que cabe hacerse antes de ver este film. Porqué sí, esta es una película sobre mentir compulsivamente hasta niveles surrealistas. Pero no el mentir por mentir, el mentir hipócrita, el mentir para hacer daño o para presumir, no. Este es un mentir piadoso, que quitándole un poco de hierro al asunto, es la menos culpable de las mentiras que se pueden decir.

SINOPSIS

Un pequeño pueblo costero tiene que encontrar un médico si quiere que una gran empresa petrolífera construya la fábrica que les daría a todos ellos un empleo y un sueldo decente. El jubilado Murray French (Brendan Glesson) decide que el escogido es el joven Paul Lewis (Taylor Kitsh). A partir de ese momento, los habitantes inician una confabulación para que se quede a vivir ahí.

Esta película tiene un algo que la hace especial y que con el tiempo se ha perdido: el mirar todos a una para que el pueblo funcione, el ir codo con codo para conseguir un objetivo común.Todo ello regado con notas de humor y realidad. La realidad del llegar a cierta edad  avanzada y quedarte sin trabajo, cobrando un subsidio con la vergüenza y el mal sentir que eso conlleva. Es por eso que la gente de este puerto pesquero marcha a la ciudad para poder sobrevivir, separando familiares y amigos. Es cierto que si las condiciones hubiesen sido necesarias no hubiesen tenido que mentir para tener un médico. Y aunque esto parezca surrealista, hay pueblos en los que todavía faltan -o pasan una vez por semana de visita rutinaria-. Toda la escenificación está envuelta en un idílico puerto –que no pueblo- pesquero.

The-Grand-Seduction2

El actor principal Brendan Glesson y su amigo fílmico Simon (interpretado por Gordon Pinsent), bordan el papel de jubilados cascarrabias. Propósito: mentir bellacamente con un objetivo común: conseguir que una empresa se instale en el puerto y volver a disponer de un puesto de trabajo que les permita volver a subsistir dignamente sin tener que depender de las miserables prestaciones sociales que les da el Gobierno y que les hacían sentir malestar en el seno de la comunidad. El objetivo es hacer que el médico se sienta como en su propia casa, seduciéndolo con cosas que le gustan –mediante un planificado espionaje furtivo- para que se quede.

Últimamente, mi apuesta por el cine independiente va en alza. Me gustan las perspectivas que pueden llegar a dar el séptimo arte más allá de la típica superproducción con de grandes dosis de efectos especiales y grandes billetes verdes como presupuesto inicial. Esta película canadiense dirigida por Don McKellar, del  que no se sabía nada al frente de las cámaras desde La última noche (Last Night, 1998) enamora pese a su tradicionalismo y mantiene al espectador enganchado gracias a las grandes dosis de humor que destila.

grand seduction 3

Si de verdad esta comedia tiene puntos débiles –todos las películas los tienen, en mayor o menor proporción, ahí es dónde se muestra la capacidad del director para hacerlos más patentes o más disueltos- quedan difuminados. Si bien por las interpretaciones de los maravillosos actores o por el surrealismo del tópico o por el hermoso paisaje dónde se rodó, es una película que vale la pena ver para pasar apaciblemente dos horas.

Aunque esta comedia sea un de remake de La gran seducción ( dirigida por Jean-François Pouliot, 2003),  el film explica en los dos casos cómo la perseverancia y el trabajo en equipo, a veces –no siempre- dan sus frutos. Una película encantadora de la que el espectador no podrá decir algo malo. Lo mejor, es el cariño que les coges inevitablemente a los personajes. Y sí, los abuelos haciendo de espías y jugando al cricket son dos de las mejores escenas. Ver para creer.

 Sin título4

Premios: Festival de Toronto: Nominada a mejor película.

Ver tráiler

Fuentes: IMDB, Filmaffinity.

Imágenes: theguardian.com, circletheatre.ca,

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.