‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’, repartiendo mandanga non stop

By | 20:57 1 comment

 

The-Hobbit-Battle-of-the-Five-Armies

Esta es la tercera y última parte de una trilogía movidita. Si El Hobbit: un viaje inesperado fue floja puesto que no tenía mucha acción y era más bien una producción introductoria, El Hobbit: la desolación de Smaug fue excitante y porqué no ¡una pasada!, El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos pone el colofón a las aventuras del mediano Bilbo Bolsón, de Bolsón Cerrado. Y digo el colofón porqué no te aburres precisamente, de hecho, Peter Jackson, el director que también rodó las tres de El Señor de los anillos, hace las dos horas y media de filmación dinámicas. De las dos veces que he ido a ver la película tengo sensaciones diferentes. La primera fue de pena. Me explico: de pena por el final de la saga y por la guerra. Sí, la guerra, el asesinato colectivo que se pretende calificar de honorístico cuando no es más que fruto de la estupidez humana. La segunda vez que fui, me lo pasé bomba, de hecho pese al argumento principal de confrontación que rige toda la trama, me eché unas risas. Influencia, supongo, de los chicos –tan frikis como nosotras- que teníamos detrás.

La película empieza dónde terminó el final de la otra. Lógica a parte, volvemos a encontrar a Smaug (sí, otra vez Benedict Cumberbatch) haciendo una barbacoa con la Ciudad del Lago. Digámoslo más fino, con propiedad, que queda mejor: quemando la Ciudad del Lago. Los primeros 40 minutos son para Smaug, y cualquiera le lleva la contraria al dragón. Los supervivientes de dicho pueblo al perderlo todo, se dirigen hacia Erebor (la Ciudad de los Enanos) para reclamar la parte de que les prometieron al dejarlos alojarse en sus hogares. Allí se encuentran con Thrandruil, el rey elfo y su ejército, dispuestos a recuperar lo que es suyo. Thorin (Richard Armitage), el jefe de los enanos se niega a lo uno y a lo otro, lo que no saben ninguno de ellos es que huestes de orcos esperan al acecho.

 battle of five armies

Gandalf el Gris en una escena de la producción

He leído críticas en las que ponían verde, a mi humilde opinión sin razón, la –poca- trama romántica, porqué no concordaba con el libro y quedaba ‘muy cursi’. La ventaja de una adaptación eso, precisamente eso: que es una adaptación y que el director y todo el equipo puede hacer con ella lo que le de la real gana, no tiene que ser una copia calcada, es la gracia y parte de la magia del séptimo arte. De hecho si fuese una copia calcada, seguirían habiendo críticas por la simple razón de que es un libro, y los libros, cuándo se leen, tienen la ventaja de que cada persona se los imagina en su cabeza de una forma u otra, aunque las palabras sean las mismas. Añadiendo más leña de otro costal, cabe decir que lo que se considera cursi (no me parece raro que la mayoría de los que escriben semejantes palabras mediocres sean del sexo de Atlas) en una película con dos horas y media de guerra, decapitaciones y muerte en general, por así abreviar, tengan tal consideración cuándo sólo son unas simples palabras amables y dulces.

Para entender la película cabe aferrarse a las palabras de Evangeline Lilly (alias Tauriel): ‘ésta es una historia de tíos’. Pues sí. Hay que darle toda la razón del mundo a Lilly y agradecerle a Jackson el haber introducido un personaje femenino para poner firmes, a base de flechas y espadazos, a los orcos. Porqué que queréis que os diga, tanta testosterona ahí acumulada no puede ser buena, así que Tauriel es un buen aliciente de la representación femenina para todas aquellas mujeres que nos gusta la Tierra Media, que cabe decir, somos muchísimas. Me gusta pensar que un director hecho y derecho como Jackson ha sabido tomar tan bien el carácter de los personajes introduciéndolos en la película, con escenas sin voz combinadas con potentes primeros planos de imagen, condensando allí todas las emociones, el sentimiento, el amor o la pena. Sinceramente, esos planos son magistrales. Y tomarse la molestia de expresarlos, impagable.

Entre tanta muerte, destaca el gran Ryan Gage, (conocido por su papel de Rey Louis XIII en la serie británica de The Musketeers) interpretando a Alfrid el Adulador, un pelotillero de cuidado, codicioso y cobarde que pone el único toque de humor a la película. Característica que estoy segura que el espectador agradecerá. Por lo que respecta a otros personajes, complace ver otra vez a Carles di Blasi poniendo voz a Luke Evans (Bardo, el arquero) en el doblaje en español, a Martin Freeman como Bilbo Bolsón, a Orlando Bloom metiéndose por sexta vez en la piel de Legolas Hojaverde y a Lee Pace (ya sabéis que tengo cierta debilidad por este actor) como Rey Thrandruil. Lo que resulta un poco raro, puesto que Lee, que interpreta al padre de Legolas, sea más joven que Bloom. En fin, cosas del cine.

The-Hobbit-The-Battle-of-The-Five-Armies HBT3-fs-340682.DNGHBT2-fs-318110.DNGThe_Hobbit-_The_Battle_of_the_Five_Armies_2

De arriba: Bardo delante de un ejército de elfos

Izquierda a derecha: Thranduil, rey de Mirkwood. Tauriel y Legolas. Gandalf y Bardo contra los orcos

También hay algunas escenas tan memorables como espectaculares (es lo que tiene tener 250 millones de dólares en presupuesto. Las tres partes han sido rodadas con un toral de 500 millones de dólares, aproximadamente) como por ejemplo las filas de escudos de los enanos y los elfos saltando por encima o a Bardo bajando escaleras con un carro para cargarse a un troll. Pese al gran presupuesto y la buena acogida que ha tenido en esta primera semana (superando en EEUU a Annie y Noche en el museo 3) la producción no ha estado exenta de polémica, concretamente de polémica ecologista. Resulta que durante el rodaje murieron 27 animales por falta de cuidados (eso sí, tenían un maquillador de caballos) así que las organizaciones ecologistas se propusieron, y con toda la razón, hacerle boicot.

Más allá de toda la polémica que se haya podido generar, es un film con el que uno disfruta. No sé si ‘hecho con cariño’ o no, puesto que la recaudación es últimamente el único amor que se profesa por el cine, así que no voy a afirmar ni a desmentir las palabras de Peter Jackson porqué eso sólo lo sabe él. Lo que sí puedo decir es que es una película fantástica muy bien hecha con la que los fans vamos a disfrutar como enanos. Nunca mejor dicho. Los fans se volverán encontrar con Galadriel (Kate Blanchett), Elrond (Hugo Weaving) y la destacable aparición de Saruman. Y digo destacable porqué Christopher Lee, el actor que le da vida tiene ya 92 años y para colmo ¡acaba de grabar un disco de Heavy Metal! Supongo que es un gusto ver que no sólo hay una conexión de argumento entre El señor de los anillos y El Hobbit, sino que también lo hay de personajes.  Tampoco puedo dejar de mención a Billy Connolly interpretando al enano Dain, alias Pie de Hierro el único capaz de buscarle las cosquillas a los elfos y arrear martillazos a los orcos, y que en cierto modo, tiene un punto divertido. Además de un fugaz Beorn.

hobbit battle of five armies2

Primer plano del mediano Bilbo Bolsón

Para los que hemos leído el libro y sabíamos el final desde hacía tiempo, fue un poco traumático ver como acaban los personajes con los que has compartido tres años, porqué les vas cogiendo cariño producción tras producción para que al final se quede todo en un ¿y ya está? Un poco de nostalgia sirve de acompañante a la película, el saber a ciencia cierta que la Compañía de Thorin Escudo de Roble se va a disolver finalmente y junto a ellos los Bolsón y los Elfos de Mirkwood. ¿No podremos disfrutar otra vez de la fabulosidad de Thrandruil? Grrrrr…

Esta es una película apocalíptica, no sólo de guerra, puesto que se pierden cosas, en este caso personajes con los que el público se siente complacido, arraigado. También hay que agradecer que la película no sea un reguero de sangre a lo bestia como si se tratase de una película bélica cualquiera, chapó por saber cómo no caer en el tópico, el espectador lo agradece. Rodada en 266 días, es el punto culminante de un viaje que se inició inesperado para un pequeño Bolsón. ‘Un viaje que ha merecido la pena’, en palabras del actor Ian McKellen (Gandalf).

hobbit battle of five armies 3Hobbit-DwarvesHobbit-Thorin-and-Bilbo

Arriba: Thorin, escudo de roble.

De Izquierda a derecha: Los enanos de Erebor se preparan para la batalla. Thorin le entrega la malla protectora a Bilbo

También cabe destacar y apreciar más allá del trabajo de dirección o actoral, más allá del montaje o los efectos especiales generados por ordenador. Los impresionantes decorados en los que tiene cabida la acción: la parte exterior de Erebor o la Ciudad del Lago son algunos ejemplos de la magnánima construcción que han tenido que llevar a cabo, con un plazo de dos semanas por cada, el equipo de escena y decorado. Un equipo que normalmente no se ve, pero que siempre está allí, se vea el film que se vea y que sin ellos, esta producción no sería ni una cuarta parte de lo que es.

Esta tercera entrega pone el broche final a una trilogía, de la que sobre nace uno de los episodios más oscuros.  Las escenas de acción espectaculares y los momentos más emotivos cubren este punto y final de saga de una formal sucesora de El Señor de los Anillos, devolviéndole a la Tierra Media todo su esplendor. Todo versión Hollywood, todo a lo grande. Repartiendo mandanga non stop.

De un tiempo a esta parte, los fans nos tendremos que esperar hasta mediados del año 2015 para poder disfrutar de la edición extendida de la trilogía en DVD y Blu-Ray. ¿He dicho ya que se rumorean planes para El Silmarion?

Para los nostálgicos siempre nos quedará la Tierra Media. Guardad sitio, que en Mirkwood se instala una servidora.

4/5

Sin título4

También puedes leer las otras críticas de El Hobbit haciendo clic en la imagen

Hobbit-An-Unexpected-Journey-The-poster desolation-of-smaug

Ver tráiler

Ver tesaer

Premios: 2014:

Premios Annie: 2 nominaciones técnicas

Sindicato de Actores (SGA): Nom. a Mejores especialistas de acción (Largometraje)

Critics Choice Awards: 2 nominaciones incluyendo Mejores efectos visuales

Fuentes: Filmafnity, IMDB

Imágenes: Pop-verse.com, businessinsider.com, reedit.com, middleearthnews.com, forbes.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario:

  1. No le tengo demasiadas esperanzas (sobretodo después de una segunda parte realmente floja y muuuy alejada de Tolkien y su filosofía descriptiva), pero iré a verla una vez pase la euforia navideña y las salas estén menos llenas de crujidos y removidas de palomitas molestas. Con que me de la mitad de intensidad que la carga de los Rohirrim en Pelennor o Gondor, yo contento.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.