50 defecaciones de Grey

By | 9:29 11 comments

cincuenta defecaciones de Grey

En realidad en el titular iba a poner 'mierda' pero como se que no queda demasiado bien, lo he sustituido por un sinónimo. Porqué mirad que he rebuscado y rebuscado palabra que se dijese, pero, oye, a los periodistas nos gusta decir las cosas claras y beber chocolate espeso y si no hay otro nombre que encaje y ese nombre es 'mierda', pues se pone. Y a pastar, como las vacas.

Se ve que durante esta semana que he estado off, al mundo le ha dado tiempo de volverse tarumba en modo gilipollón, más de lo que normalmente está, quiero decir. Resulta que se acerca San Valentín, una fecha querida en todo el mundo que ha dado de si a montones de películas, merchandising y otras bufonadas sin sentido (excepto los ositos de peluche, esos molan), como regalar una entrada para la peli que se estrena hoy, día catorce sobre una trilogía con el locuaz argumento de un tío millonario que se dedica a zurrar mujeres cómo si fuesen chorizos de Cantimpalo. ¿Quién no querría un amor así, verdad?

Como empezaba a pensar que el único resquicio de sensatez había sido exterminado, consulté a mis compañeras de aventuras cinéfilas, a mis mosqueteras del periodismo, a la creme de la creme de los pies en el suelo. Así, mediante el tema '¿Es que todo el mundo se ha vuelto completamente gilipollas?' empezó un debate rico en ideas innovadoras sobre la concepción y creación del amor (podéis leer una reflexión sobre los tipos de amor en este artículo, (que tiene sus añitos pero se mantiene como el primer día) y sobre el éxito de esa bazofia literaria que ha comido el melondrio a 3/4 partes del planeta, y que, a gente con un par de dedos de frente, nos produce una sensación a camino entre la urticaria y el echar la pota.

Pero vamos a la cuestión que concierne este artículo: la relación entre una película abusiva con las mujeres y el concepto de amor. Es muy interesante esa ambivalencia, que en principio, y con todas las de la ley son dos palabras antagónicas: abuso-amor. Antagónicas desde un punto de vista ético, moral y humanitario, porqué básicamente no abusas de alguien a quien quieres. Preguntándonos por el éxito y el calado social con dosis de permisividad que ha tenido entre ese mamífero llamado homo sapiens, que como podéis ver en este artículo se podría quedar perfectamente con el homo, el tema quedó abierto.

Pero hay varios hechos que hay que tener en cuenta: sus ventas no son más que un buen trabajo de marketing. Un éxito de la publicidad bien parido. Porqué vender un libro mal escrito y plagiado de un fanfiction de Crepúsculo tiene mérito, no lo niego. Pero no hacerlo una vez, sino tres, y que encima algunos se lo hayan tragado cuál piruleta es un éxito rotundo fruto de un magnífico trabajo de comercialización que a mentes superfluas y bajas ha calado como la Biblia del sexo. Lo peor de todo ello no es que haya sexo o sea o no erótica, eso da igual. Lo preocupante es cuándo esas conductas sexuales se quieren poner en funcionamiento en la vida real. Cuándo el papel de la mujer queda renegado a un simple objeto al que se puede golpear y menospreciar, pero que en realidad vale la pena, porqué después el tío en cuestión te hace regalos caros, te lleva en helicóptero, jet, en globo aerostático, en avioneta, en cohete, en planeador, en ultraliviano y en teleférico (todos suyos eso sí, que sino no tiene gracia) y finalmente a un restaurante pijotero. No hay que confundirlo con la erótica del poder, sino más bien con una forma de justificar una relación tóxica, abusiva y nada saludable. 

Lo peor de todo ello es que no tendremos que aguantar el boom de una película (como si no tuviésemos suficiente con el estercolero literario, también hay derivados de él)  sino de tres. ¡TRES! Tres dosis –que algún necio convertirá en cuatro- en forma de píldora estigmatizada y de justificación machista de un hombre considerado ‘ideal’ que el pobrecillo está traumadísimo, pero oye, puede cambiar. Un tipo de macho alfa que cómo muy bien ha descrito  mi compañera y amiga M.S es ‘un hombre irreal que se aleja de lo común, un hombre seductor y atractivo que sepa manejar la situación y pueda cambiar por amor’. Como pedirle peras a un cactus o a la Virgen del Rocío que baje el paro. Más o menos. Jugar con la ilusión de que gracias a ti las personas puedan cambiar es una idea fútil de la confianza ciega y dañina en la humanidad. Y ‘la confianza ciega en algo o en alguien te llevará a la muerte.’ O a pasarlo fetén. Y  no lo digo yo, sino Bono de U2. Siguiendo con el debate, mi también amiga y compañera F.F abogaba por la clave de su éxito y se hacía cruces: ‘¡Precisamente es eso! Le han dado un boom a una película machista con una trama muy poco convincente. Por otra parte, fomenta el abuso hacia las mujeres y que ello da apego a su ‘inferioridad’, incluso en lo que se refiere a poder adquisitivo –el que tiene la pasta es él-. Estamos en el siglo XXI, pero con esta producción parece que hayamos retrocedido. Y lo peor es que ha tenido y tiene mucho éxito de un público eminentemente femenino, que parece que estén a favor de la subyugación en una producción que confunde amor con el abuso sexual’.  De hecho, creo firmemente que el E.L de la autora es acrónimo de Exterminando la Literatura puesto que a ella le debemos el haber sido la única capaz de llevar la mediocridad de la telebasura en el ámbito literario.  

Añadiendo otra pifiada misógina más, traduciéndolo en improductividad de la literata autora o en cómo la mujer tenga que esperar a que que el hombre le enseñe su propia sexualidad para poder disfrutar de ella. Esa incapacidad de la mujer para conocerse a si misma en la que todavía tenga que depender del sexo masculino, como si ella fuese un juguete. Solo hay que ver el cartel promocional que parece más una violación que una peli en la que prevalezca el romance: él cogiéndola por el cuello y ella con los brazos en alza a modo de entrega y sumisión. ¿Dónde ha quedado la libertad de la mujer para ser ella misma sin depender de nadie más?  ¿Porqué hay una permisión social en estos abusos relatados anteriormente? y es más ¿porqué se valora ese efecto de sumisión hacia el hombre si no los necesitamos ni para tener orgasmos y en un futuro próximo, ni tan siquiera para tener hijos? Claro que el sexo sería menos entretenido…De todas formas, las mujeres deberíamos replantearnos qué tipos de género promueven una sociedad que se autodenomina aperturista. Con todo, me gustaría hacer un llamamiento a todas aquellas personas que están leyendo este artículo a no creerse el estereotipo que nos intentan vender y a compartir, discutir y sobretodo a observar. Observar siempre es la clave. Sólo observa.

 

NOTA: Las citas personales de este texto han sido publicadas con el permiso de sus autores.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

11 comentarios:

  1. ¡Gran crítica, Iris! Desde luego, sin haber profundizado mucho en el tema, también creo que esto ha sido en buena parte cosa de una campaña de márketing brutal. Sólo estoy en desacuerdo en una cosa: la contradicción aparente entre amor y abuso. Es aparente (creo) porque en realidad lo que está plasmando esta historia es una relación de amor romántico "tradicional" (a las que ya estamos perfectamente "socializadas" y por eso ha gustado tanto), es decir, a la mujer que lo da todo por amor y se vuelve en todo dependiente del príncipe azul (que además es asquerosamente rico=valor capitalista Mode ON). Alíñalo con un poco de BDSM mal asimilado y tienes un enganche para las mujeres maduras hartas del (poco) sexo aburrido que les dan sus parejas. Lo que desde luego es una pena, en serio, es que haya tenido que venir esta historia mediocre para abrir a las mujeres a que hablen públicamente DESDE Y ENTRE ELLAS de su sexualidad y otros temas en los que antes reinaba el silencio. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿cómo puede haber amor si te está arreando? La dependencia es otra cosa. Y sí estoy de acuerdo contigo. Fíjate que el otro día comentábamos el hecho que ni en los propios anuncios de compresas se use la palabra menstruación. Es un tabú que no sé porqué todavía está muy arraigado en esta sociedad. Si no hablamos con normalidad de algo fisiológico como la regla -que es similar al acto de sudar y no es más que una descamación del endometrio- cómo pretenden que las mujeres hablen de sexo -de su sexo- abiertamente?

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Muy bien dicho todo! Además se lo considera la iniciación del "Género soft para amas de casa", frase llena de eufemismos para subestimar y dejarse subestimar con una gran sonrisa!
    Conozco muchas mujeres desesperadas por ver la peli... cuando les pregunto por qué, no saben qué decir! Tengo fe de que solo hayan caido en las garras del marketing!!!
    Creo que lo mejor es contrarrestar esta verdadera pedorrada recomendando a nuestras amigas BUENAS PELIS de verdad!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras pues yo eso no lo sabía! Aunque que no te lo sepan decir el porqué van a verla ya es fuerte, ya. Y tienes toda la razón del mundo! La mejor defensa es un buen ataque! Y para parar los pies a malas producciones hay que recomendar de buenas. A ver si acabo unas cuantas críticas que tengo por ahí y las publico y entre las dos instamos a que se vayan a ver otra cosa. Que pena más grande invertir el dinero en eso!

      Un besote enorme!

      Eliminar
  3. GRACIAS DIOS, yo pense que era la unica que se retorcia de nauseas cuando veia publicidades del libro en todos lados! Me jode mucho cuando hacen tanto marketing, normalmente es porque el objeto en cuestion no se puede publicitar por si mismo entonces tienen que pintarlo maravilloso. Espero que esta moda estupida de "que me traten para la mierda es romantico" pase rapidito y en un par de años podamos decir "te acordas cuando todas las boludas se calentaban con eso?!".
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no me he reído con tu comentario Bella! Esperemos que pase rápido, si. Y espero que no se les ocurra hacer cinco pelis más. Se ve que van a cambiar de director porqué para la próxima quieren escenas más explícitas. En fin, si lo hacen que avisen, así les espero con otro artículo bien suculento. ^^

      Un besote!

      Eliminar
  4. ¡Hola, hola!

    Aquí estoy comentando por segunda vez tras fallos técnicos de por medio que condenaron a vagar a mi primer comentario en el limbo de Internet xD
    Para empezar, decir que me alegró el alma leer tu post porque ya empezaba a creer que era un bicho raro por cabrearme ante la publicidad (televisión, marquesinas, redes sociales) de la película. Estoy saturada del "boom" de esta trilogía básicamente porque no lo entiendo. Hubo un circo con los libros (que me niego a leer) y cuando ya estaba el tema un poco olvidado ha llegado la película. Y lo que nos queda, por desgracia. Me provoca entre rabia, vergüenza y pena. Mi deseo que se pase rápido.

    ¡Muaaaaacsss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja! Fue un show poderme comentar! Sigo sin tener ni idea de porqué no te dejaba. Y si, esperemos que pase rápido tanto la basura literaria como la cinematográfica. El otro día escuchaba a un profesor de marketing decir que 'el consumidor no sabe comprar y que si le pones una marca-dígase basura literaria- adornada delante de las narices, te la quitarán de las manos.' En otras palabras, el consumidor es tonto. Y así les va a algunos, que ya no saben diferenciar lo que vale la pena de lo que no. En fin...

      Un súper besoteeeee!!

      Eliminar
  5. Ole, ole y ole!
    Creía que solo era yo la que pensaba que el mundo se había vuelto gilipollas (más aún) últimamente, pero al menos veo que opinas lo mismo que yo. Al principio cuando todavía no era muy conocida la trilogía quería leerla, me picaba mucho la curiosidad; después cuando todo el mundo empezó a hablar de ella perdí el poco interés que tenía, pero ahora que han sacado la película y que entre San Valentín y su estreno el mundo se puso pesado, decidí leerla para ver realmente lo que está volviendo loco a todo el mundo.
    Y solo con ver en uno de los primeros capítulos lo absurdo que era lo del contrato entre la sumisa y el amo me daban ganas de darle una buena somanta tanto a Christian como a la propia autora. ¡Por favor, es ridículo y me parece fatal el lugar en que deja a la mujer! Y bueno, el resto ya en fin... Me resultó excesivamente cansino que no se sacaran la mano de encima, todas las discusiones tontas que tienen todo el rato y lo pesada que puede llegar a ser la protagonista hahaha.
    Lo dicho, menos mal que alguien piensa como yo y que somos inmunes a la "fiebre de Grey"!

    Me ha encantado tu post, con ese toque de humor también! Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja! No me estaña que te diesen ganas de abofetearlos. Entre que es un escrito de mala calidad, y que la historia en cuestión no tiene trama es más entretenido leer un prospecto médico a esa mediocridad. Creo que ya estamos vacunadas contra ese tipo de memeces que corrosionan la sociedad. Y la verdad es que nos deberíamos sentir afortunadas de ser las únicas que no estén dispuestas a caer en ese estereotipo. En fin, que me siento muy feliz de haber encontrado a alguien que piense como yo -de verdad que me veía como un bicho raro- al no ser la única que le da urticaria.

      Un besote Lara!!!!

      Ps: El humor que nunca nos falte!

      Eliminar
  6. Muy buena crítica, ya sabes que yo he escrito también sobre el tema y comparto opinión contigo.

    Me ha gustado muchísimo el blog, ya le he estado echando una ojeadita y siendo cinéfila y lectora a tope como soy yo, seguiremos por aquí más a menudo dando vueltas.

    Un beso!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.