Crítica ‘Kingsman: servicio secreto’

By | 10:41 2 comments

 

Kingsman

-Vas a ver la porquería que nos vamos a tragar –le dije a mi amiga mientras me dirigía a descargar mi sistema urinario-.

-Veremos que tal está. El tráiler pintaba bien –me dijo no muy convencida-.

Ninguna de las dos podía haber adivinado que lo que yo estaba haciendo en ese momento seria un predecesor de lo que íbamos a ver a continuación.

La peli empezó y nosotras, preocupadas por no ver un pijo, nos cambiamos de butaca y asentamos las posaderas en medio de la sala. ¡Jo, qué vista! ¡Jo, que ilusión! ¡Jo, que va a empezar! Y no, no empezó bien. Por lo menos para el señor que parten en dos en la primera escena. Pero…¿Qué se puede esperar de alguien de la factoría de Kick-Ass (Pateando-Culos)? Pues no mucho. De hecho, deberíamos haber cambiado de película en cuanto vimos eso, pero ilusas que somos, así de natural, esperábamos que el metraje mejorase con el tiempo, más o menos como el vino. Pues bien, esto no es vino, de hecho no es ni de garrafón, sino una autodenominada comedia. Con grandes dosis de violencia gratuita y mal guión. Con una gracia a la que todavía estoy buscando.

Para los lectores que me seguís en twitter –el pajarito está con Sherlock, en unos gadgets monísimos situados en la derecha de este blog- ya sabéis lo que pensé al salir de la sala: los peor cinco euros invertidos del año han sido para ver este bodrio. Bodrio con propiedad, por no hacer  servir un lenguaje vil y soez que probablemente, avergonzaría a los lingüistas de la RAE. Lo que más rabia me dio fue pagar por una entrada para verla. Porqué si quiero violencia con sangre, guión absurdo e inverosímil y actuaciones sobrecargadas pongo el telediario que, además, me sale gratis.

No os dejéis engañar, es la típica película en que el tráiler es con creces mucho mejor que la película en si. Y eso que ésta cuenta con dos actores respetables (ahora ya no lo tengo tan claro, pero me viene a la cabeza Matthew McConaughey y su pase de peli romántica a su Oscar por Dallas Buyers Club, en todo caso, dejadme reposar las ideas) como Colin Firth –al que ya ni el tinte cubre las canas- y alguien tan colosal –y genial-  trabajando como Samuel L.Jackson. Pero ni eso la salva.

Kingsman

Harry Hart (Colin Firth) enseñando a ser un gentileman a Gary (Taron Egeteon)

Dejo de enrollarme y mejor me pongo a explicar de qué va la historia de Kingsman. Pues bien, los Kingsman son una organización secreta derivada de una sastrería que se dedican a proteger al mundo. Son gentilemans británicos, veteranos agentes ingleses entrenados para un zurcido y un descosido en misiones de máxima presión. Bien, pues queda una vacante (dada por el señor que parten en dos en una de las primeras escenas) y Firth propone a un adolescente delincuente llamado Gary Unwin (Taron Egerton) para el puesto porqué lo ve “muy capacitado”. Después de sacarlo de la cárcel, claro está. El adolescente delincuente tiene una madre víctima de la violencia de género. Allí se encontrará con unas sádicas pruebas que debe superar junto con otros jóvenes, destacando a Tom Prior (La teoría del todo), a la debutante Sophie Cookson (Roxy/Lancelot) o a Sofia Boutella (Gazelle). La cuestión es que una vez dentro de Kingsman se encuentran con un ecologista radical  llamado Valentine que es a la vez un rico empresario de tecnología móvil. Un Samuel L.Jackson alérgico a la sangre que quiere conquistar el mundo insertando chips de odio en el cuello para que la humanidad se autodestruya. Hasta aquí como se puede ver, es una sinopsis muy normal, válgame la ironía. Este mismo argumento se puede encontrar en la crítica película de espías del 007 o de cualquier otra. Aunque la película tire más hacia Cuerpos Especiales que hacia ‘James Bond’.

Kingsman  Valentine

Valentine da miedín

Como he dicho antes, uno de los puntos fuertes de la película son las batallas campales llenas de sangre –la de la iglesia dura por lo menos 10 minutos. 10 minutos que mi amiga invirtió en mirar instagram y yo a discernir el color de la butaca de al lado-  edulcoradas con cuchillos voladores y objetos que atraviesan cabezas de inocentes cuántas más, mejor. Una película con la que, para mi total incredulidad y la de mi amiga, la gente se reía haciendo alarde de una prescindible falta neuronal y de un inexistente sentido común. ¿Sabéis esa vocecilla interior que os dice ‘ya es mala sí, pero puede serlo más aún’ y no la escucháis? Pues sabed que esa vocecilla SIEMPRE tiene razón. Sino no estaría poniendo la película a la altura del betún en esta crítica. ¿Qué no puede decaer más? ¡Ja! Cuesta abajo y sin frenos. Porqué cuándo se ha cruzado la estupidez humana, el límite es el infinito. Y si además vas sin frenos, es muy probable que la película se acabe estrellando ella sola sin más ayuda que la de su propia índole, o hasta que otro objeto robusto la pare. Pura física newtoniana.

Dicho esto, por lo que se refiere a actores, Colin Firth sale con la misma vacua expresión  que tenía en el Diario de Bridget Jones y S.L. Jackson, es ya en si un mundo a parte.  Para que el lector se haga una idea, Jackson en esta producción habla con la ‘z’ y va vestido como si en cualquier momento se fuese a poner a rapear el Soy un Superman de Bustamante. Un poco de grimilla sí que da. Pero su ayudante (Gazelle) tampoco se queda corta, que lleva prótesis de chuchillos en los pies. En resumen, muy mal rollo todo y muy alejado de la clase ‘british’ que se pretende conseguir. Creo que en este momento, por lo que a biritish gentileman se refiere, este prototipo estaría más cerca de el personaje chiflado de Jackson que del maniático escrupuloso de Firth.

El papel de adolescente problemático pasó por varias manos: primero se lo propuso a Aaron Taylor-Johnson, que declinó la oferta. Es el mismo que ahora  está grabando Los Vengadores: La era de Ultrón - será Mercurio- y también el marido de la directora de 50 sombras de Grey. Seguro que os suena de algo.  Así que se decidió hacer un casting entre los actores menores de 30 para el papel de Gary Unwin. El papel de villano de género pasó por Leonardo Di Caprio, Idris Elba y Tom Cruise antes de caer en las manos de Samuel L. Jackson y que éste lo aceptase sin pensárselo dos veces. Tal como el actor cuenta para la revista Cinerama:

“Si me contratan es por dos razones: o quieren que sea el más duro o porqué les interesa alguien diferente y creativo. En este caso consiguieron que fuera los dos. (…) Durante las pruebas de vestuario decidí que Valentine iba a tener un impedimento en el habla, digamos que quise distinguirle de ortos villanos. Además el público nunca me ha visto hablando así. Al final lo importante es reírse y decir ¡Lo conseguimos! (…) La vida es muy corta y quiero vivirla haciendo lo que me gusta. (…) Jugar al golf cada mañana a las cinco y media forma parte de mi rutina. No puedo vivir sin ello.”

Como apunte final, el director de Kick-Ass (2010) y de X-men: Primera generación (2011) se han unido para llevar en carne y hueso el cómic homónimo de Millar y Gibbons sobre espionaje y agentes secretos adolescentes. El director y productor Matthew Vaughn y en el guión Jane Goldman (Kick-Ass, La deuda, X-Men: Primera Generación). Pese a ser uno de los estrenos más esperados del año, es en fin, un horror. Incluyendo su machismo.

 

0/5

0 de 5

Ver tráiler

Fuentes:  IMDB, Cinerama.

Imágenes: hdwallpaperimages.com, breitbart.com

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. A todas nos pasa encontrarnos con un churro de vez en cuando (En México les decimos churros a las películas malas) aca le han hecho un mar de publicidad pero no veo a Colin en un papel de acción así jejeje, me la ahorrare o tal vez me torture cuando salga en dvd, saludos linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erika! Gracias por comentar! En España también le han hecho una gran campaña de márqueting. Y he de reconocer que caí en la trampa! Hasta el tráiler parecía bueno. Pero no, fue más bien decepcionante. En fin, espero que la próxima película de Firth 'Genius' sea mejor porqué en lo que se refiere a ésta...no tengo palabras.

      Un besote!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.