‘La familia Bélier’

By | 10:04 4 comments

 

La-famila-Belier-

Hacía tiempo que le había echado el ojo a esta película francesa de autor. En su país de origen, ha sido una bomba, un exitazo, la nata de las fresas, la borlita del calcetín. Aquí como somos un país, por decirlo de manera fina, de bombo y pandereta, sol, playa y castañuelas ha tenido poco o ningún éxito. En este país, los problemas sociales nos importan un pito, nos pasamos por el forro la justicia, la cultura, el respeto y votamos una y otra vez a aquellos que nos van a hundir más –por decirlo de manera fina- en la mierda. Por eso tenía claro que aquí iba a durar como mucho una semana en cartelera y más teniendo en cuenta los blockbusters que en ese momento, estaban por venir. Esta es la última película que vimos aprovechando la fiesta del cine y el mismo día que vimos Astérix: la residencia de los dioses. La familia Bélier  es una buena película y cuenta con el aditivo que los protagonistas son una familia de sordos, lo que se ha tratado poco o nada en la gran pantalla. Y si además le añadimos el hecho que éstos trabajan en una granja no puede ser más original. La película está clasificada como comedia pero a nosotras nos pareció más un drama, con toques de humor, pero drama al fin y al cabo. La única hija de la familia no es sorda y ayuda a sus padres a traducir el idioma hablado al de signos para que puedan ganarse la vida. La chica, una adolescente de 16 años se llama Paula y un día descubre, gracias a un profesor de música frustrado (Eric Elmosnino) y con ego estratosférico, que tiene el don del canto. El profesor, la insta a apuntarse en la audición del coro de Radio France 4, pero ganar implica ir a estudiar ópera a París y distanciarse de la familia, echar a volar.

- La família Bélier -Paula Bélier

De izquierda a derecha: Paula ensayando. Paula ¿trabajando?

Por preferencia profesional, frente a estas películas que evocan emocionalidad plena, prefiero dejar un margen de tiempo antes de escribir la crítica. El tiempo pone las cosas en su sitio, se muestran tal como son y ayuda a mirar con perspectiva. Ahora, mirándolo con el panorama despejado, tengo una sensación un tanto ambivalente.  Ya he comentado que al verla, discrepamos con la clasificación de comedia impuesta en España. Más bien es un melodrama. Y risa como que tampoco hace.  Válgame el humor más bien grotesco y soez del film, que a mi, –debe ser la edad- no me hizo ni puñetera gracia. De hecho, se confunde la blasfemia con el mal gusto. Enfrascada en esta –¿comedia?- trágica los Bélier (se hartan de decirnos que significa carnero, por si el espectador es tonto del bote y no lo pilla a la primera) son una familia de lo más normal. Y esta vez, no lo digo con ironía. Por un lado tenemos al padre, Rodolphe, interpretado por François Damiens, un obseso sexual que con unos cambios de humor de ríete tu de un gremiln y que aprovecha que los demás no entienden el idioma de signos para insultarlos a destajo. La madre, Gigi –a la que da vida Karin Viard- vive obsesionada con aparentar normalidad. Tampoco puede faltar un hijo preadolescente que le importa todo un rábano y  tiene alergia al látex. En la vida real, los padres no son sordos. De hecho, también trabajaron como pareja en Nada que declarar, junto con Dany Boon. El único actor sordo de todo el plantel es Luca Gelberg (Quentin Belier), el hermano. Como curiosidad,  Louane Emera, que da vida a Paula, la protagonista, fue la ganadora el año 2012 del concurso La voz en Francia.

Destacar la analogía al toro Obama, al igual que la candidatura a alcalde del padre con el pretexto de que ‘si Obama ha conseguido ser presidente de los Estados Unidos siendo negro, él también puede porqué la sordera como el color de la piel son dos estigmas sociales superables’. Hay varias escenas memorables como la del dúo de la hija cuando de repente se retira el sonido de la película y se da la oportunidad al espectador de hacerse una brevísima idea de lo que pasan las personas sordas: el más absoluto silencio auditivo y también social. La genial escena final de canto es el punto más maravilloso de la película y no os extrañéis si se os escapa alguna lagrimilla.

La familia Bélier -La Familia Bélier

De izquierda a derecha: Gigi consuela a su hija. La familia Bélier vendiendo quesos.

Pero nada más. Hasta aquí lo memorable. El director, Eric Lartigau tiene la intención de hacer un relato complejo con un presupuesto ínfimo. Y sí, se puede hacer, pero no en esta película, que se deja la mitad. No sé si tiene que ver que el guión lo hayan escrito Victoria Bedos (idea original), Thomas Bidegain, Sitanislas Carré de Malbery y el propio director. Sí, un total de cuarto personas metiendo ahí la mano. Los que nos dedicamos a trabajar con palabras acostumbramos a decir que tres son multitud cuándo se trata de transmitir mediante lenguaje una idea o una trama. Esa es una de las razones, creo, por las cuales deja sin profundizar las subtramas. Si a este hecho le añades un querer contentar a todos, la película acaba siendo inconsistente, careciendo de lo perenne. De hecho, la película acaba derivando en un film prototípico para adolescentes. Con todos sus tópicos y clichés que una se pueda tirar a la cara. Tenemos a la protagonista sosa, pero guapa –eso que no falte-, a la amiga de la protagonista, al guaperas que se enamora de la protagonista sosa pero que sale con la pija del instituto, a los cambios corporales con bajada de la regla incluida, el querer ser popular para que se fije en ella el guaperas, el hablar de tíos, el voy a perseguir mis sueños y el todo es posible. No falta de nada. Todo ello bajo la música del cantautor francés  Michel Sardou, -al que no he escuchado en mi vida y después de este film ya le odio por cansino y por su Je Vole (Volar)- con el que martillean durante toda la película al espectador enganchado a los sentimientos que destila.

En definitiva, una película que quiere abordar la estigmatización de las personas sordas en la sociedad en base a un melodrama que roza la lagrimilla sin llegar a recaer ni abusar pero que pese a ello, se queda corto en un guión superficial que traspasa el límite del humor vulgar.

3/5


Premios: Ganadora de un César a mejor actriz revelación Louane Emera, 6 nominaciones, Premios Lumiere a mejor actriz para  Karin Viard.

Ver tráiler

Fuentes: IMDB, Filmaffinity.

Imágenes: signorponza.com, sensacine.com

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. Hola. La primera vez que vi el trailer de esta película sentí un interés enorme por acercarme a la historia de esta familia, y la segunda vez que tuve ocasión de verlo empecé a intuir alguna de las cosas que concluyes tras verla y que tan bien has plasmado en este artículo. Esa tendencia a lo lacrimógeno porque sí creo que me espantaría, y comprobar que tras plantear un tema tan interesante y complejo la peli se queda en lo superficial tampoco molaría. Felicidades por tu crítica ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aguacate!

      A mi me decepcionó el trato que en el que acaba derivando, pero supongo que estoy acostumbrada al cine y demando expectativas más altas. Y si, yo tampoco soporto la lagrimilla.

      Un besote y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Hola comparto contigo tu opinion esta pelicula parecia prometer mucho pero no cumplio las expectativas el tema y la manera en que lo abordan es muy vago!
    Tienes un lindo y excelente blog!
    Fue un placer pasar por aquí, estare mucho mas pendiente de tus entradas y realmente me haría mucha ilusión y seria un honor para mi que te pasaras por mi blog y participaras en el.
    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Linea Infinitea!

      Ya sabes que puedes pasar sin llamar siempre que quieras.

      Un besote! ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.