‘Walking On Sunshine’

By | 11:14 Leave a Comment

Walking on Sunshine Movie Poster
¡Que no se asuste nadie, que de musicales va la crítica! ¿A quién no le gustan? Un buen musical te llena de alegría el corazón, te hace ser más positivo y sobretodo, te hace querer montar una pista de baile en medio de la sala de cine. Porqué sí, los musicales alegran la vida a la gente –exceptuando el bodrio de Into The Woods, de la cual todavía me arrepiento de haber pagado una entrada para semejante horrorosidad-. Dicho esto, necesitábamos algo positivo, algo con vidilla, con ánimo, no de sorprender pero sí de hacer sentir buenas vibraciones y eso Walking on sunshine lo borda.
 Hannah-Annabel-Katy-Pool
Si hace siete años se estrenaba el gran bombo de Mamma Mía! con canciones de ABBA y fue absolutamente espectacular (cómo no va a ser espectacular con Colin Firth, Pierce Brosnan, Meryl Streep, Julie Walters, Christine Baranski y Stellan Skarsgård como parte del elenco protagonista). En este caso, no se recuerdan canciones del grupo sueco sino grandes éxitos de los años 80. Y nosotras, que somos ochenteras a más no poder, no nos la podíamos perder. Como en Mamma Mia! el tema central es una boda. Ya sabéis que las bodas en el mundo del cine dan para producciones, producciones y producciones a estirar el chicle, pero es un tópico que funciona la mar de bien en este ámbito.
En este caso, el film nos cuneta la historia de Taylor, una chica acabada de licenciar que viaja a Italia para pasar unas relajadas vacaciones con su hermana, la cual se parece a ella como un huevo a una castaña, es decir, en nada. Allí se entera de sorpresa que su hermana se casa de aquí dos días , y para colmo con su novio de juventud, al que ya creía absolutamente desterrado. Pues no. El chaval se repite como las natillas y a Taylor le empieza a dar vidilla y se da cuenta que el yogurín en cuestión –que se llama Raf- está menos alejado de su corazón que –dudo seriamente que la protagonista siquiera tenga cerebro- la arteria carótida. Dicho lo cual, se acaba de liar absolutamente parda cuándo aparece el ex de la hermana –la que se va a casar, que por cierto, está muy atolondradilla con la boda, o es así ya de natural, bueno da igual- para reconquistarla otra vez.
Hannah-Annabel-Wedding
Lo mejor de la película es la cara de pervertido que pone éste. De pervertido subido, así con los ojos como de bacalao costero pero sin el bacalao. Ya me entendéis. Con eso y la escenas chulo playa de Raf en la ducha y su eterna manía por sacarse la camiseta en todas y cada una de las escenas, en plan Jacob de Crepúsculo. A mi ya me daba la risa tonta. Que si, ya sabemos que tienes tableta y muslamen por doquier, pero hijo, no te hace falta abuela, no. En la tercera escena ya se ve de que palo va la película, es decir, que no hay que tomársela en serio en absoluto. Sólo hace falta mencionar la escena inicial en la que se olvidan de pagar al taxista y que además no le perdiesen la maleta en el aeropuerto, nosotras ya tuvimos el cupo de risas acumuladas por segundo.
Tomato-festival
Es un musical feeling good que no va más allá –ni lo pretende- que hacer sentir bien.  Dirigido por Max and Dania el dúo de la franquicia Streetdance, cuenta con un reparto de actores un tanto dispares: Annabel Scholey, Hannah Arterton (la hermana pequeña de Gemma Arterton), el actor y modelo italiano Giulio Berruti, Katy Brand (popular  actriz cómica británica) y Greg Wise (el marido de Emma Thompson) además de Leona Lewis, que debuta como actriz. Todo ello condensado con una maravillosa fotografía de la ciudad  italiana de Perugia. Es un film que juega con los tópicos y la melancolía de los años 80 con canciones muy bien insertadas como Venus, How Will I Know?, Don’t You Want Me?, Walking on Sunshine, Eternal Flame, Girls Just Want to Have Fun o Wake Me Up Before You Go-Go. Una película modesta y bien parecida. Como curiosidad, se quería que las protagonistas fuesen, en un primer momento,  Kylie Minogue , Gemma Arterton y Samantha Barks, pero ninguna de ellas aparecieron. También en sus inicios se pretendía que la película contase la historia de una madre y una hija que se enamoran del mismo chico. Pero no lo encontraron viable.
Annabel-and-Greg 
Aunque la película es predecible de principio a fin, no impide al espectador disfrutarla en toda su tontería global, a modo de divertimento y desconexión. De hecho, no pretende nada más. Y esa sensatez es la que deja clara desde el principio, la hace honesta. Incluyendo todo su montaje y parafernalia. El metraje no podía empezar mejor: Holidays de Madonna es un puntazo. Respecto al final, nos gustó que todos los personajes no acabasen emparejados y que le diesen un puntito feminista de refilón, así como quién no quiere la cosa. Así que ya sabéis, si queréis parar un buen rato ¡id a verla! Eso sí no le busquéis más que una diversión trivial, nada sólido porqué todos los personajes sobreactúan.
3/5
Fuentes: IMDB, Filmaffinity, Cinerama.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.