Crítica ‘Ricki and the flash’

By | 17:14 6 comments

 

ricki-and-the-flash-poster

Esta peli nos pilló por sorpresa. Como últimamente estoy que no paro, una no tiene tiempo ni de echar un ojo a los estrenos de la semana. Así que cuándo en los tráilers previos a Mr.Holmes lo pusieron , no nos pudimos resistir a verla. Principalmente por la Master of Universe Meryl Streep. Porqué si, Meryl Streep es sinónimo de calidad, exceptuando Into the woods, que eso fue un truño abismal. Bajo esa perspectiva nos sentamos a ver la nueva producción de la actriz estadounidense, también conocida por el movimiento feminista y la igualdad de género en la industria cinematográfica. Y últimamente por haber montado un taller de cine para mujeres de más de 40 que quieran dedicarse al mundo de la actuación o a dirigir películas. A Streep de hecho, le importa un pito lo que piensen de ella y cada vez le da más por hacer papeles de mujeres fuertes, independientes y sin convencionalismos sociales. Lo que le agradezco enormemente. Este es el caso de Ricki.

Ricki es una cantante de rock que en realidad se llama Linda. Ella trabaja en un súper de productos orgánicos y ecológicos. Está más pelada que una rata, pero pese a ello, insiste en perseguir su meta haciendo lo que le gusta: por la noche toca en un bar con su banda The Flash (de hecho, el título original en inglés es Ricki and The Flash). La vida le da un sobresalto cuando su ex Pete (interpretado por Kevin Kline) la llama para que saque a su hija -a la de ambos- de una depresión con intento de suicidio incluido. Todo porqué a la hija la ha dejado el marido por otra. Que ya ves tú, si hay que quererse poco para querer renunciar a tu vida por un tío. Pero en fin, esto sería otro post con controversia.

La cuestión es que Ricki había dejado a su familia para cumplir su sueño de ser músico. Esta película es menos al uso que un flotador de compresas. Cuándo el crédulo espectador piensa que el film va a acabar como todas las películas de ex que se precien: es decir, con la familia unida y feliz (permitidme que vomite, que eso en la realidad no pasa). Pues no. Batacazo al canto. Y eso fue un gustazo. Vamos, que me sentó mejor que un baño de espuma.

1288050 - RICKI AND THE FLASH

Ricki en pleno concierto. © 2015 - Sony Pictures Entertainment

En esta producción se expone el hecho de la diferencia de género. Me explico: esto viene siendo como cuándo a una mujer se la tacha de ‘zorra’ si va con un montón de tíos y a un hombre se lo tacha de ‘puto amo’ si va con un porrón de tías. Pues bien, este es un ejemplo tonto pero que muestra lo típico que resulta en la sociedad machista y patriarcal en la que vivimos. Y últimamente, debo decir que -aquí en España, por lo menos- las mujeres hemos retrocedido en derechos (nos los han quitado, vamos) gracias a las políticas impuestas. Por supuesto, no es mi intención analizar ahora el panorama político, básicamente porqué es algo tosco, aburrido y sin sentido, pero sí denunciar y poner en relieve este hecho y animar a todas las mujeres a luchar por sus derechos, los suyos y las de sus abuelas, madres e hijas. Y a no dejarse amedrentar por el poder político y social (cada una a su manera, eso sí).

Dicho lo cual -que últimamente cambio de tema que es un gusto- la película es un canto al feminismo. Y lo expone claramente: si una mujer deja todo para dedicarse a perseguir su sueño -en este caso la música- se la tacha de mala madre. Si lo hace un hombre -Mick Jagger tiene hijos con 4 mujeres distintas y por supuesto no los ha criado él- es un crack por saber lo que quiere. Hacía tiempo que no veía una película tan comprometida con la igualdad de género (de esto va el feminismo, sí) y salí de la sala encantada por la producción de filmes que le dan un mazazo al estereotipo femenino. Pero un mazazo no con mazo, sino más bien con una viga de hormigón armado.

Aunque debí reconocer que Hollywood es una factoría circense hipócrita de narices, parece que han descubierto, cayendo de la parra, que las películas con mujeres tontas, fofas, ñoñas y fifis no nos van. Eso sí, en Hollywood, y en el cine en general, tanto en dirección como en actuación o realización técnica las mujeres siguen cobrando la mitad que sus homónimos masculinos, algo que se debería erradicar desde ya. Como sabrá el lector, a este humilde blog le gusta apoyar el trabajo cinematográfico de las mujeres y Meryl Streep y Patricia Arquette (a la que de buen seguro recordaréis por ser víctima de la violencia machista en la multipremiada Boyhood, y en la vida real, ahora está protagonizando CSI Cyber) son las caras visibles de esta industria que parece no evolucionar en temas de género desde que se creó en el siglo XIX, cuándo se fundó el primer estudio en 1911 y a la que últimamente se ha quedado sin ideas y le ha dado fuerte por los remakes (o nuevas versiones de película, que manía de decirlo todo en inglés). Esto debe ser como mi afición al chocolate y a los batidos de fresa pero más a lo bestiajo.

Streep-mamie-gummer-ricki-and-the-flash

Ricki (Streep) y Julie (Mamie Gummer).  © 2015 - Sony Pictures Entertainment

Todo este feminismo no hubiese sido posible sin el guión de Diablo Cody (es una mujer y se nota), que ganó el Oscar por escribir Juno. El director es Jonathan Demme, el mismo que dirigió El Silencio de los Corderos (1991) y Philadelphia (1992). ¿Qué podía salir mal? Pues metidas de pata las hay, como en toda película. Por ejemplo cuándo la banda de Ricki acaba de tocar en el bar, hay por lo menos 20 personas tirando a máximo y el sonido –sobre sonido, supongo- suena cómo si hubiesen más. Llamadme maniática. También hay escenas repetidas, como cuándo Streep se baja la cremallera de la chaqueta dos veces. Y errores más comunes: la compañía de aviones Jet Blue no vuela a Indianápolis. No se ahonda en la historia y los personajes pueden dar más de si y estar más desarrollados, pero supongo que no querían caer en el dramatismo en exceso. Estas nimiedades quedan en un segundo plano, porqué las actuaciones musicales cubren todo lo demás. Las canciones son lo mejor de la película. Puede que no sea la mejor de la filmografía pero Streep se lo pasa teta y eso lo transmite al espectador.

De hecho, la banda sonora (BSO) está compuesta por temas como American Girl (original de Tom Petty and The Heartbreakers), Cold One (escrita por Jenny Lewis y Johnathan Rice e interpretada por Meryl Streep), My Love Will Not Let You Down (escrita por Bruce Springsteen e interpretada por Meryl Streep), entre otras y hasta se atreve con el Bad Romance de Lady Gaga. De hecho, la banda sonora está toda cantada por Streep y suena muy bien porqué tiene un tono gutural. La actriz estadunidense interpreta a una cantante profesional y aunque tiene la voz entrenada para ello, Maureen (interpretada por Audra McDonald) es la mejor cantante de Broadway –o eso dicen- que hay en la actualidad. De hecho, McDonald ha ganado seis premios Tony, que no es moco de pavo. Aunque es una pena que en esta película no cante. Por otro lado, tenemos a Rick Springfield, que interpreta a Greg, el novio de Ricki. Springfield es un rockero que alcanzó el número 1 en las listas del Billboard Hot 100 en el año 1981 con Jessie’s Girl. Aunque en su carrera como actor ha tenido papeles pequeños en series como True Detective  o General Hospital. La película está dedicada a la memoria de Rick Rosas (que da vida a Buster), que murió poco después de la filmación por una enfermedad pulmonar. Rosas era bajista y tenía una relación de amistad con Neil Young, el compositor de la película Philadelphia.

La historia se basa en la vida real madre de Diablo Cody (pseudónimo de Brooke M. Busey), que ha sido cantante de rock and roll durante muchos años. Se han utilizado localizaciones como  Barney McNabbs Bar un pub irlandés de NY que tiene karaoke –dónde canta la banda de la protagonista-, el  Untermyer Gardens Conservancy, que son unos jardines enormes –en la escena de la boda- y el Confetti's Restaurant, para la escena del –desagradable-  reencuentro familiar.

ricki-and-the-flash

Ricki (Meryl Streep) y Greg (Rick Springfield)  © 2015 - Sony Pictures Entertainment

Volviendo a la película, Meryl Streep a sus 66 años está espectacular. Y Mamie Gummer, la actriz que hace de Julie, su hija (y que es en realidad su hija real) borda el papel. De tal palo, tal astilla, que dicen. Aunque esta es ya la tercera vez que madre e hija trabajan juntas en una película: ya lo habían hecho antes en  Se acabó el pastel (1986) y en El atardecer (2007). Por si fuese poca coincidencia, Streep y Kline protagonizaron  La decisión de Sophie (1982) en la que Streep ganó su segundo Oscar mientras estaba embarazada de Mamie. Kiline y ella colaboraron también en el El último show (2006), por lo tanto, esta es la tercera vez que trabajan juntos.

Aunque la película es discreta, y seguramente habrá pasado desapercibida para una gran mayoría del público, vale la pena verla. Posiblemente frena el hecho de ver a Meryl Streep de rockera. Recordad que es Steep, a esta actriz le das una guitarra eléctrica y te hace ella solita de telonera en un concierto de Metallica. Creo que hasta haciendo de Batman sería la opción adecuada –productoras, id planteándolo-, con traje de cuero y batmóvil, patrullando la ciudad. Decidme que no molaría. Porqué para ella actuar debe ser tan normal como para nosotros ir a hacer la compra al súper. Lo borda y además se lo pasa bomba, lo que demuestra que es un pedazo de actriz. Con mayúsculas.

En definitiva, una película que aunque parezca burda y soez en el tráiler, tiene un punto poco estereotipado de lo que se ha visto hasta ahora en cine representando a la mujer. De hecho, no recuerdo una película de estas características y de apoyo al feminismo desde que se estrenó Frozen. Y de eso hace la tira. Acompañado de unos solos de guitarra espectaculares -desde que leo Gravitation, estoy que me salgo- y la voz de Streep, a la que ya vimos en musicales como Mamma Mia! o la ya mencionada y horrenda Into the woods. Las versiones de canciones son el punto fuerte de la película. Además de ser una reflexión sobre la maternidad en forma de comedia ácida gracias a un personaje que se escapa de las normas y es políticamente incorrecta. ¿Es que las mujeres no podemos decir tacos ni mandar a tomar por culo a alguien? Uy, mira.

 

3/5

★★★★★

Ver tráiler

Web oficial: http://sites.sonypicturesreleasing.es/sites/ricki/site/

Fuentes: IMDB, Filmaffinity

Imágenes: screenthoughts.net, web oficial. Todas pertenecen a  © 2015 - Sony Pictures Entertainment

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

6 comentarios:

  1. Waaa! No tenía idea que existía esta película, que me ha llamado la atención por la misma razón que a ustedes, Meryl Streep, realmente la apunto para buscarla :D
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Streep es una crack. Sólo equiparable a Judy Dench, a Maggie Smith o a Demi Moore. Espero que te guste!! :D

      Eliminar
  2. ¡Coincido con Irissë! ¡No tenía ni idea de que se había hecho esta peli, pero me han entrado ganas de verla ahhaha!

    Y tienes razón cuando dices que Meryl está espléndida con sus 66 años, pero aún así de rockera no me encanta, la prefiero con su estilo de siempre hahaha!

    Y por cierto, respondiendo al comentario que me has dejado en el blog, sí que me gustaría que me pasaras alguna recetilla para hacer mascarillas caseras! :D (gracias por la oferta!!)

    Un besazoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Streep ha dejado de preocuparse por gustar. Va a papeles con los que se lo pueda passar pipa, hacer el gamba y además que digan algo al espectador, intentar sacarlo de esa especie de soñolencia en el que la mayoría de la sociedad anda metida. Ahora te envío el mail, Lara!

      Un besoteeeee!!! ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.