‘Libro de reclamaciones. Reclamaciones de grandes personajes históricos’, Marina Pérez y Dani Niño

By | 10:29 4 comments

 

Libro de reclamaciones de grandes personajes históricosEs el primer libro al que le doy cinco estrellas y no es para menos. Me lo he pasado genial leyéndolo . El libro, como bien menciona el título, va sobre reclamaciones. Aquí en España poner una reclamación es tan natural como el café con leche de la mañana o el ir a evacuar, también por la mañana. Aunque no es muy frecuente. El poner reclamaciones, digo, que lo otro todos sabemos que sí, que cada día nos sentamos en el trono para un Let it go. Si alguien me preguntase si las reclamaciones sirven para algo le diría que depende de la empresa. Por ejemplo, una reclamación a un banco, a un gran centro comercial, a una aseguradora de coches o a Booking va a caer en saco roto. También depende de la consideración que tengan por el cliente así como por una buena imagen de marca (lo que se conoce en el lenguaje de la comunicación corporativa como ‘saber hacer y contarlo’). Aunque si la cosa se pone mal, lo mejor es una demanda y santas pascuas.

En las páginas  se incluyen ilustraciones de la actriz Estíbaliz Gabilondo (no sabía que dibujaba, pero sí que había trabajado en Caiga Quién Caiga, como uno de los autores de este libro), un próloco –no, no me he equivocado al escribir- del humorista Javier Coronas y un epílogo del también humorista Eduardo Aldán. Respecto a los autores, Marina Pérez ha trabajado en la SER , El Jueves, Caiga Quién Caiga y En el Aire como humorista (todo queda en familia). Dani Niño también viene de la radio (SER, M80, Radio3) y Crackòvia, un programa de TV de pitorreo deportivo que aquí en Cataluña tiene mucho éxito. También toca el saxofón.

El libro lo edita Léeme Libros, no había oído hablar de esta editorial. Bueno, ni hablar ni ver. Que no la conocía, vamos pero la tendré presente porqué edita libros ¿cómo decirlo? diferentes, que no lee todo el mundo. Con decir que en la página final del libro, la que se deja para que la maquetación quede bonita,  lleva impresa en la parte inferior lo siguiente: well, the best is yet to come. Love the enemy (Bien, lo mejor está por llegar. Ama al enemigo) dice mucho de su forma de pensar. La ilustración y el diseño de cubierta está hecho por Marta Bellvehí, aunque con un pequeño pero: en la portada sale Dalí y en la contraportada Shakespeare, y ambos no figuran dentro del libro. Vamos, que no han escrito ninguna hoja de reclamaciones. Una pena, hubiesen quedado muy bien. Dalí con ese bigote tan suyo, su oso hormiguero y obsesión por los huevos –de gallina, se entiende- y Shakespeare con su pearcing en la oreja –ya era hipster antes de que se inventase esa palabra- y con su manía de escribir todos los papeles femeninos para que fuesen representados por hombres. Decidme que eso no da, por lo menos, para dos novelas de cachondeo.

El libro, como ya os he contado, va de reclamaciones, y en concreto de personajes que por un motivo u otro han pasado a formar parte de los libros de historia y de la culturilla en general. Porqué no hay que olvidar que la historia cada uno la cuenta como le da la gana. Bajo esta premisa los autores proponen al lector lo siguiente:

¿Y si la historia no fuese como nos la han contado? ¿Y si hubiese documentos que comprometen todo lo que nos han hecho creer? ¿Y si esos documentos fuesen diferentes hojas de reclamaciones escritas por los propios protagonistas de los acontecimientos? ¿Y si dejamos de preguntarnos qué hubiese pasado si, y pasamos al siguiente párrafo?

A lo que vamos…¿De qué va este libro? [Voz profunda de tráiler cinematográfico] : <<Marina Pérez y Dani Niño han realizado una investigación exhaustiva (salían a correr juntos todas las mañanas mientras compartían sus investigaciones, y así, hasta quedar exhaustos) y han descubierto que la gente no siempre reclama al maestro armero, al menos no los personajes hispersonajes históricostóricos. Sus hallazgos harán tambalearse a los pilares de la civilización occidental y…>>

Bueno, vale, no lo harán pero estaba quedando muy resultón y seguro que habíamos captado tu atención…El caso es que por estas páginas pasan un montón de personajes históricos que, a través de sus reclamaciones, nos cuentan una versión de los hechos mucho más divertida e hilarante que la que conocíamos.

No queda claro si los protagonistas de este libro son reclamantes o reclamados. Lo que sí aseguramos es que el sentido del humor se activa con la lectura de estas páginas. Le recomendamos, querido lector, reírse a mandíbula batiente. ¡Que lo disfrute!

A través de estas reclamaciones surrealistas conocemos un poco más los motivos de las cagadas históricas. A este paso, da igual que sea realidad o ficción  -a veces ambas se entremezclan- lo importante es reír y disfrutar y yo con esta lectura me lo he pasado pipa. Así que si esta mañana os habéis cruzado con una chica que se reía sola, a carcajadas en algún parque o transporte público, mientras se le caían lágrimas por el ataque de risa, esa muchacha, era yo. ¡Haberme saludado, caramba!

A lo que voy. Este libro lo encontré –como todos- por casualidad. Y lo abrí. Y me topé con Cristóbal Colón y la siguiente presentación:

‘Nombre: Cristóbal.

Apellidos: Colón Fontarrosa

Origen: genovés. O español. O portugués. Que yo a usted no tengo que darle explicaciones’.

Y claro, me enamoré y me lo tuve que llevar bajo el brazo. A lo tonto, parece que no, pero con la coña se aprende. Es más, es mejor explicar la historia desde el cachondeo y el chiste que no desde el tostón académico, que duerme hasta las piedras y lo digo por experiencia. Después me enteré que eran los autores los que iban dejando sus libros en sitios visibles. ¿Habrán venido a pasar un fin de semana en Barcelona o será cosa de la casualidad? ¿Existen? ¿Son metafóricamente previsibles? ¿O todo eso es mecánica cuántica?

En este libro se encuentran reclamaciones de gran valor histórico, de personajes a los que se les ha ido la pinza y han metido la pata a base de bien. Entre éstas historias de pataleo las que más me gustaron fueron las de Eva -por su perspectiva feminista-, la de Tutankamón -y su Pictionary (pajarito, ojo, pajarito) -, la de Diógenes de Sinope y su tinaja –lo mejor de lo mejor-, la imprenta de Gutenberg, el mal pagado Miguel Ángel ‘El Capillitas’ –que todavía no ha cobrado un duro-, la pintura del Hombre Invisible, o Confuncio ese ‘chino-japonés que inventó la confusión’, según declaraciones de una modelo con aneuronalidad patológica. Las reclamaciones están ordenadas cronológicamente según la época en la que vivieron dichos personajes. 

HistoricalCharacters

Debo reconocer que la reclamación de Diógenes de Sinope : -‘Puede que ya me conozca. Mi nombre es Diógenes de Sinope y vivo en la tercera de sus tinajas empezando por la derecha’- es de lo mejor que he leído.También recomiendo no saltarse la bibliografía del libro, que tampoco tiene desperdicio. El troleo que se llevan es espléndido (hasta eso se han currado), lo que es de agradecer, porqué normalmente la bibliografía es un apartado que nadie se mira, así que en cierto modo se cachondean del lector en ese aspecto.

Es divertido y mordaz, no apto para mentes cuadriculadas, tópicas y sesgadas. Los autores mezclan las reclamaciones de personajes históricos con frases actuales de personajillos populares (en sentido literal y figurado) que combinan para crear un escrito hilarante. Los que vivís en S(pain) recordaréis el famoso ‘no todo es cierto, salvo alguna cosa’ que pronunció un señor con barba gris y pelo castaño (guiño a Rajoy) que nos mal gobierna. Los autores comentaron en una entrevista en el programa de radio de 80 y la madre, en M80 Radio (8/5/2015) que

‘Hemos utilizado personajes históricos para poder dar alguna colleja a personajes actuales. Al final te das cuenta que no hemos evolucionado tanto’.

Porqué vamos a ser sinceros, en este país nos gusta cabrearnos para lo que nos interesa. Esto me recuerda –saliendo un poco del tema- cuándo fuimos a Londres y tuvimos problemas con el hotel –en serio, si encontráis alguno que esté bien en esa ciudad os habrá tocado la lotería, a mi me ha tocado dos veces- y claro, como eso de cabrearse en inglés ‘no toca’ (guiño a Pujol), y como sabéis en Cataluña, como en el País Vasco o Galicia somos bilingües y el catalán se parece al francés, pues eso. Que de pasar del catalán –que es suavecito y dulce, casi un siseo- al castellano, que suena más fuerte, pues se cagaron patas pa’ bajo. Porqué cuándo nos cabreamos tenemos muy mala leche. Vamos, que me vais a comparar el ‘fuck you’ con el ‘me cago en (añadir lo que plazca, que hay muchas variantes) de los cojones, joder’.

Los autores aseguran que ‘al ser humano como mejor se le conoce es cabreándole’ y les doy la razón. Pero no todas las reclamaciones de los personajes históricos las ponen ellos, sino que a algunos se las ponen otros que no están de acuerdo con lo que hacen, como por ejemplo a Moisés le pone la reclamación Abraham Encinas, el portavoz de AENA (Asociación de Ecologistas del Nilo y Alrededores) por dejar a su paso un ‘cúmulo de desastres medioambientales, que podrían poner en peligro la capa de ozono, el planeta y el mundo tal y como lo conocemos’.

Para  pasarlo bien y reír a carcajadas. Si estás buscando aprender –algo- de historia pero te parece un tostón infumable, prueba con este libro. No te decepcionará.

5/5

★★★★★

 

Imágenes: Léeme, cazadordenarvales.com, livebinders.

Fuentes: entrevista 80 y la madre (8/5/2015)

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. Puedo confirmar y confirmo (siguiendo con los guiños políticos. Este modificado para la ocasión) que los hoteles en Londres son el horror, después entiendes porque cuando vienen aquí lo flipan tanto.
    También creo que es verdad que nos gusta enfadarnos pero que ademas tenemos mucho humor ( hay que tenerlo porque solo en una semana en este país se montan unas entre los indios, los bailes, los platos y vasos...), y si ese humor se utiliza para enseñar me parece una gran iniciativa.
    Le echare un vistazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que sí. Los hoteles de Reino Unido tienen el privilegio de ostentar entre los más guarros de Europa. Y además esa manía de poner moqueta: qué asco! A saber quién o qué ha caminado por ahí!

      Eliminar
  2. Una entrada tan bien formada, que no sé ni que comentar...

    Genial la entrada, con el libro no creo animarme, pero tu opinión es estupenda.


    Saludos. xD

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.