Los bolsillos de mi chaqueta, Regina Matarí

By | 16:04 4 comments

 

los-bolsillos-de-mi-chaqueta-regina-mataríSoy más del libro en papel. Me gusta la sensación de pasar las páginas y disfrutar del tacto. Por eso cuándo la autora me escribió, ofreciéndome amablemente su libro, le dije que si. Y eso es raro, porqué no acostumbro a leer al ordenador y tampoco tengo ebook (no soy mucho de tecnología) -el libro sólo está publicado en formato Kindle- pero eso no me paró, porqué, como sabéis acostumbro a leer todo lo que tenga que ver –poco o mucho- con cierto detective británico y así, a lo tonto, me enganché. 

La historia se lee en un suspiro, pese a sus 310 páginas. Los espaciados de maquetación hacen que los ojos puedan descansar. La protagonista de la historia es Sofía, alias Heidi para sus amigos. Sofía trabaja en una porquería de agencia de viajes llamada Gaes Tours que dirige un jefe apodado ‘Manos Largas’ (Don Gabriel) al que le van las jovencitas de 20 a 30 años y una de sus mayores aficiones es tocar el culo a toda fémina accesible. A parte, Sofía lleva dos años de terapia psicológica que no le han servido de nada, para intentar sobreponerse a la pérdida de Abel, su marido, que perdió hace tres años, y que todavía no ha superado. Su vida es una aburrida fotocopia, de la fotocopia del día anterior, un desastre, hasta que descubre un misterioso papel en un sobre azul en uno de los bolsillos de su chaqueta rosa de Sara (Sara es el nombre de la marca, que conste). Y decide investigar quién es el misterioso admirador usando las técnicas de los detectives creados por Agatha Christie y Conan Doyle.

Me hace mucha gracia cuándo oigo por distintos medios de comunicación –cualesquiera que sean, todos son iguales- sobre las ‘armas más poderosas’, y se refieren, claro está, a las armas nucleares. Los medios no entienden absolutamente nada . Y deberían, porqué ellos trabajan con el arma más poderosa cada día: las palabras. Unas palabras de ánimo pueden cambiar a las personas, y unas palabras de desprecio les pueden sumir en un círculo de malestar. Por eso es importante escogerlas con cuidado. A Sofía cuarto frases le cambian completamente la vida y la hacen resurgir del círculo vicioso dónde se había sumido. Ayudada por su guapísima amiga Clara, ambas se disponen a descubrir el entramado del admirador secreto, empezando por una lista de posibles candidatos al más puro estilo detectivesco. pink-paris

Los capítulos están distribuidos por días de la semana, de lunes a domingo, el nombre de cada capítulo corresponde a una canción popular como ‘Y pega la vuelta’, (Olvídame y pega la vuelta) de Pimpinela, ‘La luna llena sobre parís’ (Lobo Hombre en París) de La Unión –son geniales-, ‘Ojalá pudiera mandar en el alma’ (Amiga mía) de Alejandro Sanz o ‘Sombra aquí, sombra allá’ (Maquillaje) de Mecano. La novela se publicó en agosto de 2015 y  la fotografía de portada está hecha por Isidro Puyo, profesor de la misma escuela dónde trabaja Matarí.

Parte de humor y parte de drama, la autora tardó

‘cuatro años en terminarla, entre el trabajo y que mi enfermedad empezó a enseñar los dientes escribir me resultaba muy cansado. Y la verdad, se hubiera quedado en un cajón toda la vida si no hubiera sido porque un día, por casualidad, me enteré de que era posible autopublicar en Amazon en formato digital’.

Los mensajes de texto (SMS) ocupan un espacio narrativo dentro de la novela. A veces me pregunto si cada vez que eliminamos una vocal al escribirlos no se nos muere una neurona.  Eso no debe ser sano. Reconozco que el punto de las abreviaciones de nombres masculinos como ‘Eva’, de Evaristo, me desconcertó: tuve que releer tres veces la frase para caer en la cuenta que realmente era un chico. Eso sí, un chico de lo más carismático, al que dan ganas de adoptar.

blue-letter-parisEscrito en primera persona y con un lenguaje cercano y ligero, Sofía acaba cogiendo forma real, casi física. De hecho, podría ser cualquier chica que viaja conmigo en el tren cada mañana o que me cruzo caminando por el parque. Y eso es lo que la hace tan cercana, tan amable: que nos podría haber pasado a cualquiera que conocemos o incluso a nosotras mismas. Porqué ¿quién no vive con esa voz interior –hola, conciencia. En el libro, Pepito Grillo- que te dice lo que es y lo que no? Y no es que estemos medio majaras –que alguno habrá por ahí, fijo- pero vamos, que quién más o quién menos ha tenido –serias- conversaciones consigo misma. Y esas, son las más duras, porqué no puedes escapar.

Sofía en parte, me recordó un poco a mí. sobretodo en lo de dejar las cosas de casa, en un montón de ropa e ir cogiendo sin planchar –la plancha es un tostón-.  El jefe de Sofía, Manos Largas, caerá especialmente mal al lector. Es un ególatra consumado, un inútil, un pervertido, un aprovechado y además un narcisista de tomo y lomo. Por no hablar que explota laboralmente a sus dos pobres trabajadores –Sofía y Eva- y que es un machista, por lo tanto no es extraño querida lectora si te dan unas ganas irremediables de meterle la cabeza en el váter y tirar repetidas veces de la cadena.

La trama de Sofía y su sobre azul se complementa a la vez de diferentes subtramas: el dilema de Antoñito con una chica que apenas conoce (me dieron unas ganas terribles de ensaladilla rusa durante los dos días que tardé en leer el libro), Raúl el de la ONG S.C.C. (Salvad al Camarón Caletero) que habla con acento gaditano, literalmente, y que me dio antojo de tortilla de camarones (por Dior! Qué buena!). En resumen, que entre tanto, me engordé un par de quilos. royal-pink

Matarí  también ha introducido la vena ecologista/animalista en el libro (ya sabéis que una es una firme defensora contra el maltrato animal) y que en la actualidad es una corriente imparable. La trama de Pedro y Clara que lleva de cabeza a la protagonista, los malentendidos, el bibliotecario (en eso también coincido con la protagonista, me declaro muy fan de las bibliotecas públicas), el chico con pinta de yonki (que no es yonki) y la señora tejedora que se encuentra cada día en el bus –que me dio grimilla, no me digáis porqué-, Ricardo y su viaje a París, y Yasmina y su mala fama: que es lo que tiene el ser humano, que juzga sin conocer y habla sin pensar. El personaje de Andrea, un pivón con un secretillo, está muy bien conseguido. El libro también expone la inutilidad de algunos psicólogos.Y no puedo decir más para no desvelar la trama.  No sé si será casualidad, pero uno de los personajes se llama Daniel, igual que el marido de la autora  a quién dedica la novela.

El libro sigue la transformación anímica de Sofía después de la pérdida de su marido. Pero no os preocupéis que no es un drama. El maravilloso momento ‘Operación Almendro’ de Pedro y Clara (de ahí que a ella la llamen Heidi), con su apoyo incondicional y sobretodo el final. Bueno, para ser sincera, hay dos finales. El último, el final, final de la novela de buen seguro que os hará sonreír y emocionar a la vez.

Regina Matarí (Cádiz, 1977) está licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Cádiz. Actualmente es profesora de inglés en un colegio de Chiclana de la Frontera, localidad en la que reside. Ha escrito cuentos cortos en inglés, y fue premiada por ellos por la antigua Academia Británica de Cádiz (hoy Instituto Nacional de Idiomas), además de conseguir el Primer Premio de Poesía en el II Certamen de Poesía, Cómic y Relato Corto organizado por la Universidad de Cádiz. Tras dos relatos cortos de terror (Lunática y The Date, que pueden leerse bajo el seudónimo de Rossetti), ha autopublicado‘ en “Los Bolsillos de mi Chaqueta”. Maratí afirma que ya trabaja en la segunda novela. Una de sus aficiones son las muñecas -tiene un blog sobre Barbies-  y de hecho, la imagen de la portada es de una Barbie articulada . Como cuenta ‘aunque la novela en sí no tiene nada que ver con el mundo muñequil, si que quise que tuviera un toque de esta afición que nos apasiona, por eso su portada luce así de rosa pantone’.

 

4/5

★★★★

Fuentes: librosderomantica.com,

Imágenes: barbieholics.com

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. ¡He aquí otra fan de las bibliotecas públicas! (aunque si que tengo ebook y cosas de esas, pero nada como el papel, tanto para leer como para escribir).
    Justo hoy me he puesto a escribir la reseña (aún no publicada)sobre un libro que me he leído (Gente que Viene y Bah) y destaco como punto positivo lo real de los personajes y que la protagonista podría ser tu vecina, tu mejor amiga o incluso tú misma. Creo que es muy importante en todo tipo de novela, pero sobretodo en este género, que la protagonista tenga defectos y virtudes; que se nos antoje tangible.

    El argumento también me ha llamado la atención: esa mezcla de misterio, amor y humor, me gusta. Por lo que cuentas no se ve una novela simple, creo que la peculiaridad de los personajes y la diferencia de temas, tiene que hacer de la trama algo diferente, de esas que nos despiertan cosas y nos hacen pensar un poquito.
    Además por lo que veo, tenemos unas ideas muy parecidas en lo que hace que un libro nos guste o no, así, que, otro libro para mi lista ;)

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin te lo has leído? Que guay, así podremos comentarlo! Si el personaje es humano -con sus pros y contras-, eso hace que simpatices más con él, que parece una tontería pero muchos autores no dan pie con bola al crearlos. Y eso que a mi la narrativa romántica me acostumbra a importar un pito -paso por esa estantería como una exhalación por si se me pega algo de la tontería que últimamente les ha dado por publicar-, pero este libro tenía un no sé qué humano que me enganchó. Si lo lees ya me dirás!

      Un besote Chari!!!!! ♥

      Eliminar
  2. ¡Buenas!
    Me alegro mucho de que te haya gustado, pero por lo que leo no creo que sea un libro para mí. Gracias por compartir.
    Nos leemos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos colores! Y todos igual de respetables!

      Un besote!!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.