Crítica: ‘Ático sin ascensor’

By | 10:46 2 comments

 

five-flights-up

 

Que Diane Keaton es una de mis actrices favoritas, seguramente al lector no le descubro nada nuevo. Me encanta su modo simple de hacer comedia, su vertiente feminista y oposición contra lo que se supone que debe ser la vida de una mujer: casarse, tener hijos, ponerse vestiditos, además de ser una de las precursoras de la tendencia de vestirse con ropa de hombre blanca y llevar guantes. Keaton nunca se ha casado y es conocida por interpretar papeles de mujeres excéntricas, libres e independientes...y si además de Keaton, su compañero de reparto es Morgan Freeman, un actor que hace papeles de personajes calmados, pago la entrada de cine la mar de a gusto. La vimos en V.O. y no tiene pérdida. Lo bueno de la V.O es que al final le pillas el truco y ya entiendes la mitad sin casi leer los subtítulos.

 

Lo que cuenta de esta película es que Keaton y Freeman se lo han pasado pipa haciéndola, porqué son papeles que no exigen un gran desgaste, lo que les ha permitido disfrutar de lo que mejor saben hacer: actuar. Que para eso son dos grandes monstruos. La historia no puede ser más simple: una pareja jubilada compuesta por una profesora de literatura, Ruth Carver (Keaton), y un pintor llamado Alex Carver (Freeman) quieren cambiar su ático sin ascensor, por otro piso que sí que tenga y que además les guste para vivir, porqué ya son demasiado 'viejos' para subir tanta escalera. Lo de viejos lo pongo entre comillas porqué ambos están estupendos. Pero la búsqueda de piso no será fácil y tendrán que lidiar con lo típico de una venta de estas características: la inmobiliaria pesada, los regateos, los pisos hechos un asco y además convivir con cada recuerdo que les evoca el piso en el que llevan viviendo más de 30 años. Pero deciden venderlo para poder mejorar su calidad de vida, y ya de paso participar en el fin de semana de jornada de puertas abiertas que se celebra en NY. Esto es, abrir las puertas del piso para que la gente pueda pujar por el inmueble. El film se mezcla con dos tramas secundarias: por un lado la operación de la perrita de la pareja, Dorothy, que también tiene una edad, y que no deja de ser una metáfora de lo que les sucede. Y por otro, la alarma de un posible terrorista que teóricamente lleva una bomba y que los medios se dedican a dar bombo y platillo con tal de generar audiencia y no como medio para buscar la verdad. Lo que los periodistas llamamos la fritura, de la fritura del día anterior.

 

ático-sin-ascensor

Alex y Ruth con Dotrothy © 2015 - Focus World

 

Dirigida por Richard Loncraine (Amenaza de tormenta (2002), Firewall (2006)), con guión de Charlie Peters, con el que Loncraine trabajó en Más vale sola que mal acompañada (2009) y basado en el libro homónimo de la escritora americana Jill Ciment llamado Heroic Measures y renombrado para la película Life Itself, Ruth and Alex, para finalmente poner el título de 5 Flights Up, que aquí han traducido como siempre como les ha dado la real gana, es decir como Ático sin ascensor.  Aunque debo reconocer que el título en español no me asusta tanto como otros, puesto que en esta película tiene sentido porqué los dos protagonistas viven, precisamente, en un ático sin ascensor.

 

A Contracorriente Films (la distribuidora que se ha ocupado de hacerla llegar a España) es una de las que más me gustan a parte de Vértigo Films, claro está porqué sus propuestas nada tienen que ver con las grandes como Universal, Fox o Columbia Pictures, sino que son más intimistas y cercanas. En este caso estamos ante una producción de hora y media  con un presupuesto aproximado de seis millones de dólares y filmado íntegramente en Nueva York, concretamente en dos localizaciones para las escenas de calle: Manhattan y Brooklyn, los dos distritos más famosos de la ciudad.

 

La película está rodada con un único tipo de cámara, la Arri Alexa XT, una cámara muy versátil que vale tanto para un zurcido como para un descosido. Abundan las situaciones surrealistas, como en la vida. Una película sencilla, sin pretensiones, en que el objetivo principal es pasarlo bien y disfrutar de dos grandes e increíbles actores como Morgan Freeman y Diane Keaton que dan vida a un agradable y feliz matrimonio a punto de entrar en la vejez, representados con un cariño infinito. Cabe decir que el principal atractivo del film, como bien supondrá el lector, es el casting, la maravillosa compenetración entre Keaton y Freeman y su juego de miradas que tiran millas frente al guión de Peters que está muy por debajo de lo que cabría esperar. En otra palabras, el guión es anodino y exánime.

 

atico-sin-ascensor

Freeman y Keaton, sorprendentemente, tienen química como pareja cinematográfica © 2015 - Focus World

 

Siempre es bueno contar con producciones que transmiten la vejez desde otro punto de vista, más allá, y nunca sobran, más bien todo lo contrario, estamos faltos de ellas, en un mundo en que la vejez no se relaciona como experiencia vivida sino como bulto innecesario e inservible. Se necesita una fuerte dinamización y cambio de mentalidad en ese aspecto. En la que nos ocupa, es todo un punto que no decaiga en el aspecto lacrimógeno, ligado a la muerte o a la soledad. Escapa de ello y muestra al espectador una cara menos ácida, más cálida y dulce, dejando entrever cierto tono irónico y a la par cínico que llevan a cabo estos dos grandes fenómenos de la actuación.  Por ello, calificar a esta película de independiente no es ninguna burrada, de hecho, el cine dónde fuimos a verla se especializa precisamente en films de dicha índole.

 

Como curiosidad, si el avispado lector ha tenido la oportunidad de verla seguramente se estará preguntando cómo se llama el libro que Alex sostiene en la jornada de puertas abiertas. Pues bien, el libro se titula A War Against Truth: An Intimate Account of the Invasion of Iraq (2004) y es del escritor y periodista canadiense Paul William Roberts, una novela políticamente incorrecta que ya ha puesto los pelos de punta a más de un lector.

 

ático-sin-ascensor-keaton-freeman

Esa mirada de ‘sé lo que piensas’ © 2015 - Focus World

 

Que el espectador no le busque los tres pies al gato, esta es una película para pasarlo bien, para disfrutar, con personajes de buen corazón e historias secundarias que acaban bien. En este aspecto, destacar el papel de Lily Portman (Cynthia Nixon, conocida por Sexo en Nueva York) como agente inmobiliaria con el típico carácter capitalista, agresivo-obsesivo, estresante y enganchada al móvil que le ha impuesto la sociedad de consumo estadunidense, que ya se sabe que allí todo es a lo grande, a lo bestia, hasta los batidos. Ya no digamos la competitividad, en este caso contra otra agente inmobiliaria, Miriam Carswell (Carrie Preston, conocida por las series Person of Interest y The Good Wife).  No puedo dejar de lado la sub trama del sensacionalismo en el que ha ido cayendo la profesión del periodismo y que se ejemplifica muy bien –aunque un poco por encima- en esta película con el terrorista musulmán.

 

A media que avanza, la película el espectador va conociendo la vida, mediante flashbacks de cuándo eran jóvenes, que se diga lo que se diga, los flashbacks son necesarios para acabar de comprender una historia. Y se plantean en qué punto están, como dice Alex, el personaje de Freeman, ‘¿Quién hubiese pensado que todas las obras que he pintado durante mi vida valdrían menos que la habitación en la que fueron creadas?’ Una producción austera y afable que recuerda en cierto modo a El exótico hotel Marigold, por su modo en que el espectador sale con una sonrisa, y que muestra que aunque se pase por momentos difíciles la ilusión y el optimismo es lo último que se pierde. Esta es, precisamente la magia de estar vivo.

 

 

3/5

★★★★★

Ver tráiler

Fuentes: IMDB, Filmaffinity,

Imágenes: loftcinema.com, rosevillecinemas, © 2015 - Focus World

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. ¡¡Hola!!:
    Me ha encantado la forma en la que has ido desgranando cada uno de los aspectos de la película. Hay veces que leo reseñas sin haber entendido muy bien de qué va, sin embargo creo que con tu reseña queda todo clarísimo, e incluso sacas a la luz pequeños detalles que quizás, sin haberte leído antes de ver la peli no hubiera caído (como por ejemplo la metáfora de la operación de la perrita),

    La veo una película tranquila, de las que disfrutar una tarde de domingo y quedarte con buena sensación, así que la tendré muy en cuenta para descansar mi mente de tanta acción y terror.

    Eso sí, lo de verla con subtítulos... Me encantaría poder hacerlo, pero soy incapaz de disfrutar de la película si tengo que estar leyendo, es como que me pierdo las expresiones de los actores o no sé. Seré la única idiota que no sé estar en las dos cosas a la vez xD Y mira que no será porque no lo he intentado. Ains.

    Me gusta mucho que te atraiga tanto el tema de la vejez en una sociedad en la que parece que cuando dejas de ser joven ya no existes, me das mucho que pensar con tus reseñas.

    Feliz comienzo de semana.

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Chari!!!

    Gracias por tu comentario! La verdad es que me gusta lo que hago y quiero que esa sensación de gozo y divertimento que tengo cuándo escribo se transmita al lector. Los pequeños detalles són el juguito, es como un caldo de fideos y esas pequeñeces són las verduras y el pollo que le echas, para que todo el conjunto tenga sabor mientras lo cocinas a fuego lento.
    Respecto a los subtítulos, no te preocupes: a mi me encanta verla tanto doblada (soy una gran, gran fan de los dobladores porqué es una profesión muy mal valorada pero muy necesaria) como en V.O, aunque sí que es cierto que las primeras en versión original te pierdes las caras y los gestos, pero en cuanto le coges el tranquillo (a la sexta o a la séptima peli que vesa, lo tienes chupado) da cierto gustirrinín. Aunque acostumbrada con el doblaje al español, por ejemplo las voces de Keaton o de Freeman, este último doblado la mayoría de veces por Pepe Mediavilla, que són muy características se hace rara hasta la versión en inglés.

    Si te doy que pensar y aprendes algo (lo que sea) leyéndo las críticas, me doy por más que feliz.

    Un besoteeeee!!! ♥

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.