Crítica: ‘Truman’

By | 11:13 2 comments

 

truman-cesc-gay-poster

 

Siempre digo lo mismo: que no soy de cine español. Pero a veces salen pequeñas películas diferentes al tópico, al humor para aneuronales y a la cazurrez meloncia que abunda en este país. Así que desde Requisitos para ser una persona normal que no pagaba una entrada -ni ganas, con la porquería que han estrenado 'made in S(pain)- para ver una película española. Recuerdo que mi primera toma de contacto fue con el cartel (cosa rara puesto que normalmente es con el tráiler). No es muy normal toparse con un cartel en el que un perro está en el centro, como si fuese un protagonista más y me cayó lo suficientemente simpático para ponerme a buscar de qué iba la historia.

 

Julián, un hombre con cáncer al que no le queda demasiado (el argentino Ricardo Darín) la única preocupación es buscarle una familia para que Truman, su perro, pueda vivir bien. Así que junto a su amigo Tomás (Javier Cámara) que ha venido desde Canadá a pasar cuatro días con él, intentará dejar todo bien resuelto antes que la enfermedad le consuma del todo.

 

Dirigida por Cesc Gay (Una pistola en cada mano (2012), En la ciudad (2003)), i con guión de éste y de Tomàs Aragay, es una película sobre la muerte (el cáncer) pero también sobre los lazos que unen una amistad verdadera, por muy lejos que se esté. Comentaba Darín en un programa prime time (yo recomiendo mejor el reportaje que le hicieron en Canal +) que 'si que es una película sobre la muerte, pero que también lo son aquellas en las que uno se carga a cuatro con una ametralladora.' Pues eso. Que tiene gran parte dramática y que la comedia se ve muy poco. De hecho me atrevería a decir que sólo está presente en los momentos en los que cámara tiene que pagar porqué su amigo está a dos velas. El guión y las interpretaciones son el punto fuerte y se nota cada detalle cuidado con mimo. El guión transcurre durante esos cuatro días en los que los amigos están juntos y otros personajes van entrando y saliendo de sus vidas a un ritmo apabullante.

 

truman- darín-cámara

Tomás (Cámara) y Julián (Darín) en un bar

 

Cesc Gay ganó el Feroz Zinemaldia Award, y  Ricardo Darín y Javier Cámara el Silver Seashell Award, ambos en el Festival Internacional de San Sebastián. Hablando de Festivales de cine, tras su estreno y proyección en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF, en sus siglas en inglés), el perro que ‘interpretaba’ el papel de Truman murió a los pocos meses por causas naturales. Él era un perro de la raza Bullmastiff, un cruce entre mastín inglés y bulldog, llamado Trolio. Al fallecer éste, Darín y Cámara asistieron a la alfombra roja con una de las hijas de Trolio. Lo que ya de por sí es un gesto significativamente bonito.

 

Por cierto, como curiosidad, el periodista y escritor Truman Capote también tenía un perro, y de hecho, él escribía para su mascota y compañero, un bulldog inglés llamado Charlie J. Fatburger, díganme que no tiene chiste el nombre. Charlie, para quién no lo sepa, a parte de su amigo, era su tabla, el que le ayudó a no caer definitivamente en el alcohol y los fármacos, de hecho no se separaban y cuándo Capote tuvo que alejarse para poder investigar los asesinatos de la familia Clutter, de lo que más adelante sería el reportaje novelado (y que forma parte de esa corriente que junto con Tom Wolfe y otros conforman el nuevo periodismo, mezclando objetividad con literatura que surgió en los 60)  titulado A sangre fría, que le llevó tiempo –la empezó en 1959 y la terminó en 1966- y parte de sus nervios, le escribía cartas y le mandaba huesos de regalo.

 

El metraje se condensa en una hora y 48 minutos, sí, casi dos horas de disfrute de la química entre dos grandes actores, que ya habían trabajado juntos en la comedia Una pistola en cada mano. Rodada en Madrid, Ámsterdam, Winnpeg y Barcelona. Si tengo que utilizar un adjetivo para definirla éste sería ‘intensa’, pero sobretodo ‘amarga’ y ‘trágica’. Si bien en algunos momentos encuentra el punto divertido. Es de esas historias en que el espectador siente que lo fácil para Gay hubiese sido derivar en un drama lacrimógeno de esos en los que se vacía la caja de 36 paquetes de tissues de doble capa con aroma a miel. Pero decidió que pesasen más los toques de humor –en ocasiones negro, por parte de Darín-, los silencios que lo dicen todo o las miradas con las que los personajes tienen suficiente para saber qué piensa el uno y qué opina el otro sobre el tema. Por ese motivo hay que reconocerle al director que ésta es una forma compleja de contar un film. Una película no hecha de secuencias, sino conformada por momentos, en los que la muerte es casi un personaje más, convertida en un espectáculo de cine. Tal como cuenta el director para Cineeuropa (23/09/2015)

 

La película no es la lucha contra eso, sino más bien, la aceptación, lo que pasa luego. Muchas películas se construyen más bien sobre la lucha, lo que pasa: va al médico, y al final se salva. Empezamos con este guión más en serio; por eso Tomás (Cámara) coge ese avión, porque Julián (Darín) ha decidido que no va a volver. Julián iba a tirar la toalla y…

 

truman-ricardo darín-javier cámara

Tomás, Truman y Julián después de ir a la farmacia

 

Hasta ahí todo bien. Incluso estaba por ponerle la máxima puntuación. Pero a los 15 minutos del final se va todo al garete con una escena de sexo a caballo entre la vergüenza ajena y lo grotesco que rompe absolutamente todo lo construido hasta el momento y en la que el espectador tiene la impresión de que le han vendido un chasco como un piano. Insisto en que iba todo bien, pero esta escena además de estar metida a presión, con calzador, es un absoluto sinsentido.  Lo que me parece totalmente prescindible, más no aporta nada a al trama. ¿Hacía falta que fuese tan explícita? Con menos el espectador ya se hace una idea. Y eso de que el personaje masculino  (Tomás) esté casado y a la mujer la ha dejado en la casa familiar de Canadá con dos niños pero eso de ‘oye, yo me tiro a otra la mar de feliz’, me parece de muy mal gusto.

 

Yo sentía que tenía que ser un equilibrio de escenas. Algunas, con el hijo, otras, como el momento del sexo, liberador para Julián, y luego secuencias más negras. La película tenía que contener todos los ingredientes; teníamos que saber ajustarlos con criterio. Siempre intento escribir con la sensación de estar muy cerca de la realidad y de la verdad. Nunca he escrito con códigos cinematográficos, ¡a pesar de que me haya costado más de un disgusto a la hora de buscar financiaciones! No realizamos los guiones en base a las fórmulas de la narrativa americana, que el espectador conoce perfectamente. Ahí todo es muy previsible, y yo intento alejarme de eso. Truman habría sido muy diferente si hubiera sido interpretada por mujeres, porque hubiera sido más expresiva,  más compartida, más llorada. No sé si habría sido capaz de escribirla, porque tenía claro que era una historia de hombres. Yo iba a construir la historia masculina a través de la contención, del pudor.

 

truman-darín-javier-cámara

Las escenas de Ámsterdam y el abrazo son uno de los momentos más bonitos de la película

 

Una película que me viene a la mente al hablar del tema del cáncer es Nuestro último verano en Escocia, que recomiendo enfáticamente, porqué la enfermedad está tratada desde otro ángulo. Si encontré que había algo que le faltaba a la película es sangre y no fría, me refiero a la otra, a flaquear. ¡Joder! deberías sentir rabia y tristeza por dejar la vida. Sentir algo a flor de piel. Luchar, que para eso sirve estar vivo. Así que no puedo evitar ver que tiene un toque de artificialidad por una especie de pudor que no se coge por ningún lado. ¿Pudor y orgullo masculino? Una realidad tan cruda, tan difícil, y el efecto de impasibilidad perdura durante todo el metraje, lo que le da un gran efecto de no realismo. ¡Enfádate! ¡Grita! ¡Patea! ¡Lucha! ¡Haz algo! Muestra tu alma como la puerta abierta de un frigorífico, no te rindas. Pues hala, ante todo planicie y al final, lo único que me llegó a importar era el perro. Y amistad, bueno, sí, pero si fuese mi amigo, lo haría entrar en razón aunque fuese arrastrándolo de las orejas, como método más suave. Bien saben, quién tiene que saber, que soy capaz de eso y más.

 

3/5

★★★★★

Ver tráiler

Web oficial: http://trumanfilm.com/

Fuentes: IMDB, Filmaffinity, http://cineuropa.org/it.aspx?t=interview&l=es&did=299107

Imágenes: youtube, http://www.capitolgranvia.com/cine-madrid/truman/

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. Hola!!! la verdad es que no soy mucho de cine español, me parece lleno de topicos y muchas veces repiten la misma formula. en cuanto a esta peli, la verdad es que no la conocia, pero tiene a dos buenos actores, asi que tal vez le de una oportunidad. Gracias por tu critica
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jaime!

      Yo tampoco soy de cine español, me parece que está lleno de tópicos y se arriesgan poco, aunque últimamente puede que nos llevamos una sorpresa porqué están tirando de cine policíaco, y funciona muy bien. Por ejemplo con 'Cien años de perdón', la nueva de Luis Tosar que pinta muy, muy, bien.
      Gracias a ti por leerme!

      Un abrazo

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.