Reseña: ‘A mi este siglo se me está haciendo largo’, Luis Piedrahita

By | 12:41 34 comments




Chirigota. Así se podría definir este libro. Y a Piedrahita (La Coruña, 1977) se le da muy bien eso de hacer monólogos humorísticos que hagan gracia. Y me dirán, ‘chiquilla, pero eso es una obviedad como la copa de un pino’. Pues no. Porqué hay humoristas que la gracia todavía la están buscando, la tienen en busca y captura, con recompensa y todo.   

Hay diferentes tipos de humor: el chabacano/hortera y el inteligente -también hay el absurdo, el blanco, el negro, el gráfico, el hacker, satírico o irónico, pero no los voy a citar todos-. ‘A mi este siglo se me está haciendo largo’ es un libro de monólogos del que llaman ‘rey de las cosas pequeñas’, porqué el autor se dedica a escribir sobre detallitos, como ‘Las plantas de interior, en la naturaleza ¿dónde viven?’ En la primera página del índice hay un dedo índice dibujado, al que también dedica un monólogo como marca páginas. Del próloco (sí, no es prólogo, es próloco, que están como una regadera) se encarga José Mota.

El libro está dividido por apartados, agrupando los monólogos por temas: por la ciudad, en el despacho, en la casa, temas de comida, y la condición humana. Por ponerle un pero, hay frases bastante gores, bestiajas. Pero un monólogo no es como escribir en narrativa. Un monólogo se da a la exageración, a la hipérbole, puesto que no es lo mismo decirlo hablado que, simplemente, leerlo escrito. Lo que los ingleses llaman un ‘stand-up comedy’. El humor es una fuente de entretenimiento, una catarsis del estado emocional compleja, puesto que cada pieza deben encajar para crear el efecto y la carcajada. La ironía, el sarcasmo, la hipérbole, el acmé, la retórica, la sátira, la parodia, la paradoja, antítesis, el oximorón (de hecho él lo cita en dos ocasiones), la atenuación retórica, la alusión, el non sequitur y la silepsis se combinan para tejer un entramado narrativo que haga disminuir al lector los niveles de cortisol.

Me he pasado todo el libro leyendo con la voz de Piedrahita, porqué este autor tiene la voz muy aguda, casi tocando al pitido, que le es ideal para dedicarse a esto del humor. Lo bueno es que es un libro cortito de 220 páginas con sub capítulos de 3 o 4 hojas dedicado a un tema determinado. Aunque a veces, se va por la parra y acaba hablando de otro. Se lee perfectamente en tres días porqué es ligero, pequeño y cuesta 7,95, así que está bastante bien de precio, aunque las carcajadas a lágrima viva en este libro, son impagables.

Durante los días que lo tuve al lado de la cama, se escuchaba en el edifico una risa desenfrenada y hasta de acercó Íker Jiménez, el de ‘Cuarto Milenio’, para estudiar ese fenómeno sobrenatural. Ya pueden imaginar que las carcajadas eran de servidora y los cinco minutos riendo hasta llorar no me los quita nadie, además, lo que me ahorro en gimnasio es una barbaridad, no vean qué abdominales. Tableta de chocolate, cosa fina.

Este es el primer libro de monólogos que leo, propiamente dicho, y me lo he pasado piruleta. Como sabrán, a mi me gusta el humor bien pensado, e inteligente, y este libro roza el sobresaliente de la inteligencia, sin tocar lo vulgar, ni siquiera lo machista. Lo que es un plus, porqué hay cada uno por ahí que parece que si no hace chistes misóginos no da. Aunque tampoco da haciéndolos, claro.
Bueno, a lo que voy. Luis Piedrahita estudió Comunicación Audiovisual con posgrado en guión. Fue el Campeón de España en Micromagia, en 1999. Es guionista de ‘El Hormiguero’ ese programa en que los actores y cantantes internacionales alucinan mandarinas y acaban por pensar, y con razón, que los españoles estamos todos majaras y que se nos va la pinza a base de bien. También ha escrito para ‘La Ventana’ de la ‘SER’, ‘Yu no te pierdas nada’, en ‘Los 40’. Ha participado en ‘El club de la comedia’, ‘Cruz y Raya’ –de ahí el próloco de Mota-, entre otros. Este es su sexto libro de humor: ‘El castellano es un idioma loable, lo hable quién lo hable’, ‘¿Porqué los mayores construyen los columpios siempre encima de un charco?’, ‘Dios hizo el mundo en siete días…y se nota’, ‘¿Cada cuánto hay que echar a lavar un pijama?’, ‘Un cacahuete flotando en una piscina…¿sigue siendo un fruto seco?’. También ha dirigido ‘La habitación de Fermat’ –si no la han visto, es una película muy buena y muy claustrofóbica, también-  y ha colaborado en el guión del largometraje ‘Cosas que hacen que la vida valga la pena’. Es conocido porqué critica el poco respeto que los humanos le tienen a las cosas pequeñas y los objetos cotidianos, de ahí el sobrenombre de ‘Rey de las cosas pequeñas’.  Véase:
‘Las alarmas pueden dispararse por muchos motivos, por ejemplo, porqué sí. Este es el motivo más frecuente, El segundo es la caída de meteoritos  o invasiones de Godzilla, en cuyo caso, el hecho de que te roben el coche es un problema menor.’
Al final de casi cada capítulo hay un ¿Sabías qué? relacionado con el tema del monólogo. Aunque a veces, también se los inventa, pero oigan, le queda muy bien. Muy acertadas, sí señor. Piedrahita insta a la reflexión. Una de las características del humor es que es esencial para resaltar lo que no funciona en la sociedad, a la vez que la enjuicia y la pone en ridículo.   
‘El arte contemporáneo es aquél que no se había hecho hasta el momento y que esperemos que no se vuelva a repetir.’
Hay una crítica a la tortura de los toros en el monólogo de las abejas, que dice así:
‘Las abejas: si quieres las tomas, sino las dejas. (…) Al parecer nosotros somos la única raza cuya extinción solo traería cosas buenas para el resto del planeta. (…) Las abejas dan más miedo que los toros. Se puede demostrar científicamente. Los toros son más grandes, pero las abejas generan más terror por centímetro cúbico. Un torero se pone delante de un toro de seiscientos quilos y tiene mérito, lo reconozco. Pero si al abrir la puerta de toriles salieran a la plaza seiscientos quilos de abejas furiosas, ese tío se caga en los pantalones. Seiscientos quilos de abejas, a gramo y medio por abeja, son cuatrocientas mil abejas. ¡A ver quién torea eso! ¡Que salga el picador a ver quién pica a quién! Y no es por la cantidad. Cuanto más rebajes el número, peor. Imagínate seiscientas abejas nada más, pero de un kilo cada una, o todavía peor: seis abejas solamente, pero de cien quilos cada pieza. Seis abejas como seis remeros vascos. Pon ahí unas banderillas a ver si te atreves.’
El humor es una de las armas más efectivas para denunciar, señalar lo que no va bien y decir: ¡Ahí! ¡Ése es el punto que no funciona en esta sociedad! Es imposible no sentirse reconocido en sus monólogos, porqué son cosas que para bien o para mal, a todos nos han pasado, cosas nimias, que pasamos y a las que no de damos mayor importancia, pero que están ahí. ‘La carpetilla de documentos del coche’ es uno de esos monólogos con los que todo lector va a sentir empatía, porqué todo el mundo la ha tenido que tocar alguna vez.
‘¿Porqué esa falta de afecto hacia la pobre carpeta? Pues porqué está hecha del material más poco apetecible y más repugnante creado jamás, esa especie de plástico que parece piel o de piel que parece plástico, no sé. Puede ser plástico porqué huele a colchoneta de playa, pero puede ser piel porqué suda’.
O cuándo se mete con la política alegando otro tema de esta manera tan fina e ingeniosa:
‘Los pisapapeles son objetos prescindibles por naturaleza. Les pasa lo mismo que a los senadores, que su función la podría desempeñar cualquier otro objeto. Cualquier cosa, con tal de mantenerse en el campo gravitatorio terrestre, puede ser un pisapapeles. Un senador, por ejemplo, podría ser un pisapapeles. Es más: he visto algún pisapapeles, que si se lo propusiera podría llegar a senador’.
Me ha hecho especial gracia que metiera una canción de Joan Manuel Serrat  en el monólogo ‘La herencia’, y no cualquier canción, sino ‘Mediterráneo’, que es casi un himno. La verdad es que le tengo que reconocer que nunca me había parado a pensar muchos de los detalles que plantea el libro. La vida pasa tan rápido que no se tiene tiempo para pequeñeces, sabemos que están, pero no las escuchamos, no les prestamos atención. Fíjense en el siguiente dato, que parece tonto, pero estoy segura que nadie había caído antes:
‘Yo también he recibido una carta firmada por el presidente de ‘El corte inglés’ que me felicita el cumpleaños. Como los usuarios de la tarjeta de ‘El corte inglés’ somos 11.800.000 y el año tiene 365 días, este señor firma 32.328 cartas al día. Como en una jornada laboral de ocho horas hay 480 minutos, deducimos que firma 67 cartas por minuto. Es más de una carta por segundo. No sé cuál será el sueldo del jefe, pero todo lo que le paguen me parece poco.’
O esta crítica al machismo
‘Un hombre que arregla algo con la herramienta adecuada se siente un superhéroe, pero un hombre que arregla algo usado con una herramienta que no lo es se siente un semidiós’.
No es la última vez que se burla de la frágil virilidad masculina impuesta por la sociedad. Yo la verdad, me gusta apañármelas, porqué si ellos con eso ya se sienten superheróes, es que se conforman con poco. Aquí servidora, acostumbrada a arreglar cosas, a serrar, a barnizar, a construir, a hacer servir el taladro para ir colgando lámparas y a cruzar cables para la instalación eléctrica de la casa, y claro, me da la risa. Porqué si al hacer eso ya tienen esas ínfulas, yo, que tampoco hago nada del otro mundo, qué soy ¿Terminator?
‘Otra aspiradora muy masculina es el robotito, la Roomba. (…) Las aspiradoras son capicúa: aspiran aire por delante y aspiran cable por detrás. Si pudieran aspirar sin estar enchufadas, se daría la paradoja de la aspiradora que se muerde la cola. Mientras aspira por delante, le metes el cable en la boca, le das a recoger el cable, la aspiradora se retroaspira a sí misma, implosiona y da origen a un cataclismo que destruye el mundo’.
O un drama que es peor que el enfrentamiento de la tortilla de patata con o sin cebolla: el ser de churros o de porras. Esto tiene dividida a media España. Y no se lo tomen a chungueo que es del todo cierto. Se montan unos debates,  que ni en fallas. Es un tema serio, no se crean. Aunque para porras, las de la benemérita, que no vean qué jarabe de palo dan a los manifestantes.
‘El churro tiene grasa, hay que reconocerlo. Recuerdo un señor que en vez de dar miguitas a las palomas les daba churros. Es la primera vez en mi vida que vi a una paloma echarse la siesta.’
Hay algunos que hasta te hacen reflexionar. Por ejemplo: ¿porqué dejamos de comer carne, pero en cambio con el marisco no tenemos problema y son bichillos igual, que piensan y sienten igual que nosotros? Pobrecillos. Yo lo único que como son gambas en Navidad y creo que lo voy a dejar de hacer. Porqué a mi eso que le hacen a los mejillones, a las almejas, y a las langostas y cangrejos, cocerlos vivos, me parece una atrocidad. Fíjense que no puedo pasar por delante de una pescadería sin que me den arcadas y ganas de llevarme a las langostas y ponerlas a salvo en el mar. O de hacerles una piscina, algo para que estén seguras.
El autor también juega con los dobles sentidos en el monólogo de ‘Las pajitas’, y no se crean, que también hace una profunda reflexión sobre las 12 uvas de navidad y las mezcla con la monarquía Española y su situación en los juzgados. Vean, vean:
‘Hay alimentos navideños que son solo para un día, como las uvas de Nochevieja. Las  doce de la noche son el único momento del año en el que uno se come 12 uvas en 12 segundos. Sanidad recomienda comer cinco piezas de fruta al día: en Nochevieja te tomas 12 y eso no parece ser muy sano. Yo he visto a mi madre echar mosto por la nariz. (…) En Nochevieja no te comes una rosca, pero en Reyes te cae un roscón con esa costra crujiente de azúcar tumbadiabéticos, ese delicioso relleno revientavesículas y esa sorpresa escondida que no serías el primero que se la traga y se asfixia. (…) Los reyes ya no son lo que eran. El otro día le pregunté a mi sobrino
-Lucas, ¿tú que vas a querer que te traigan los reyes?
-Yo me conformo con que no se lleven nada'.
Parte especial se lo lleva el monólogo sobre los probadores en el que más de uno se va a sentir identificado:
‘En el cubículo sólo hay un colgador. Un colgador, una banqueta y una pelusa gigante en el suelo. Yo dejo mi ropa en el colgador, la de la tienda en el tamburete y me siento encima de la pelusa, que es lo más cómodo que hay en el probador, con diferencia'.
Dicho lo cual, es un libro ingenioso, esperpéntico, y muy, muy necesario para los tiempos de desasosiego social que corren. Piedrahita ridiculiza la naturaleza y la idioticia humana de una forma elegante e inteligente. Es el reír para no llorar de la sociedad, resumido. Porqué la risa es la mejor baza para que uno se coma el mundo antes de que el mundo se lo zampe a uno. Es nuestra mejor mano, una arma eficaz y saludable que ahuyenta los miedos. La risa es la clave en la que se descifra a la humanidad.
 
5/5
★★★★




Imágenes: casadellibro 
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

34 comentarios:

  1. Jajaja me encanta los monólogos pero no todos los que los hacen, sin duda me apunto el libro por ya me reído con las frases que has puesto no me quiero imaginar cuando me lo esté leyendo, lo cierto es que no sé por que no sabía que tenía un libro, por que lo veo bastante, así que nada apuntado queda para cuando una esté más de bajón, un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa igual. A Piedrahita lo descubrí por recomendación de una amiga, que le encanta y mira por donde, es la risa asegurada. Y eso que a mí hacerme reír no es fácil. Te va a subir el ánimo a la estratosfera!

      Un besoteee!!!

      Eliminar
  2. DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS QUE RESEÑA MÁS LARGA!!!!
    Ya me gustaría a mi hacer algo la MITAD de largo.
    En relación del libro, Me encanta Luis Piedrahita y quiero leer su libro prontito ^^
    Pd: No conocia a tu blog. Me quedo en un rincón de tus seguidores :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Micaela!

      Normalmente mis posts acostumbran a ser largos, porqué el saber no ocupa lugar! Y aquí estamos para compartir. Es un libro que puedes llevar en el bolso y tiene el tamaño perfecto además de no pesar nada. Es perfecto para ir en transporte público!

      Un besoteeee!!

      Eliminar
  3. Me encantan los monólogos de Luis Piedrahita, son buenísimos. Cuando hacían "El Club de la Comedia" siempre era uno de mis favoritos. El libro ya lo conocía, pero todavía no lo he leído. No sé si los monólogos escritos me harán tanta gracia, pero quiero leerlo algún día.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mary!

      Te ríes un montón con ellos. En 'El club de la comedia' no le he visto actuar, pero con la labia que tiene...mira, buscaré algún vídeo en el Tube a ver, porqué tengo curiosidad. Lo había visto eso sí, en 'El Hormiguero' cuándo hacía los trucos de magia. Y sí, los monólogos escritos hacen mucha gracia, sobretodo cuándo después te cogen agujetas de las carcajadas.

      Un besoteee!!

      Eliminar
  4. Me encanta Luis Piedrahita!! Es de los pocos monologistas que me hace reír a carcajadas porque, como dices, hacer reír con un monólogo no es siempre tan fácil como lo pintan. El otro día vi un capítulo de "El Club de la Comedia" y el que más me hizo reír fue él xDDDD y solo hablaba del Polo y los Ilgúes! XD

    Siempre he querido tener un libro de Piedrahita porque seguro que es para mondarse. De hecho, he leído los fragmentos que has puesto y con algunos me he descojonado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sorasaku!

      Tú lo has dicho! Es de los pocos que tienen humor. Además se saca unas cosas que una piensa 'cómo se puede hacer un monólogo de esto??', pues él se pone y además lo hace con gracia y desparpajo. Aunque dicen que este es su mejor libro de monólogos, yo por si acaso ya me he agenciado otro, así puedo hablar con propiedad después de un buen ataque de risa. XD

      Un besoteeee!!!

      Eliminar
  5. Hola guapa!
    La verdad que todavía no he leído nada de este género, no se si me gustará. Genial reseña. No conocía tu blog, me quedo por aquí y te invito al mío si quieres. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Violeta!

      Si no lo lees no sabrás si te gusta, todo es probar.

      Un besotee!!

      Eliminar
  6. No sabía que Piedrahita había escrito un libro. La verdad es que los monólogos me gustan para verlos, pero nunca he probado a leer un libro de ellos. Igual debería probar con este, que tiene buena pinta.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sara!

      Yo tampoco, que este libro fue una recomendación de mi amiga de aventuras periodísticas, bloggueriles, libreras y cinéfilas. Y como me fío de su criterio, pues me dije '¿porqué no?' y vamos, que la sorpresa que me llevé fue muy grata. Este es cortito (es el más cortito que tiene) y lo puedes leer yendo en el trayecto en metro, que te lo acabas en una semana, tirando largo.

      Un besoteeee!!!!

      Eliminar
  7. No lo conocía, pero me encantan estos libros para pasar un rato entretenido y divertido jaja :)
    Saludos!! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Leafa!

      Seguro que te encantará!

      Un saludo!

      Eliminar
  8. Aquest home m'encanta!!!
    Soc fan dels monòlegs, i quan son bons ploro de tant riure.
    Ara que si el monòleg es dolent.Dolent de veritat, em dona tanta vergonya aliena.aix...
    Aquest home és dels bons. I m'encanta la seva manera d'explicar les coses. Les petites coses del dia a dia.
    Un besote enorme i que disfrutis molt del cap de setmana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Neus!

      Jo no el coneixia, però es l'hòstia. Li treu punta a tot, inclòs el nimi. I si ho compares amb alguns monòlegs que no li arriben ni a la sola de la sabata...en fi, que hi ha gent que té l'humor al cul. Per sort, aquest autor no es el cas, que de veritat, amb lo dels roscons, va haver un moment que no podia parar de riure.

      Un petonàs ben gran i bon que tinguis una setmana meravellosa!

      Eliminar
  9. Sólo he leído un libro de humor, del club de la comedia, y también me sorprendió para bien que me provocara risas sin necesidad de los gestos, la voz o las expresiones que podemos ver en la tele.

    No me importaría leerlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cris!

      El libro de 'El club de la comedia' lo estoy leyendo -voy por la mitad- pero para mí queda a años luz del de Piedrahita, de hecho en primero, hay monólogos que gracia poca. Pero vamos, que si un texto es bueno, hace gracia en papel y en TV.

      Un besote!

      Eliminar
  10. Hola Iris! Me encantan tus reseñas, son siempre super completas y geniales. Este libro no lo conocia pero por todo lo que contaste me encantaria leerlo. Si bien soy mas de leer novelas y no monologos, da la impresion que tiene su cuota de humor. Ademas de que toca temas super interesantes!
    A mi tambien me ha pasado de leer algo con la voz del escritor jajaja Ojala pueda conseguir este libro por estos lados. Y voy a tener en cuenta el nombre del autor por las dudas que encuentre alguna otra de sus obras
    Gracias por la reseña! Nos leemos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anto!

      Gracias por el priopo!!! Me lo quedo y lo guardo para mí. ¡Jijijiji! Eso de leer con la voz del escritor, es inevitable. Es como si la tuvieses metido en la cabeza. Sinó lo encuentras por allí, seguro que está en E-book.

      Un besoteeeeee!!!!

      Eliminar
  11. No he leído nunca nada de este género . Lo tendré en cuenta si decido aventurarme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Noelia!

      Aventúrate con ganas, que no te defraudará.

      Besos

      Eliminar
  12. Yo no soy mucho de libros de monólogos pero creo que lo mejor que se puede hacer en esta vida es reírse y si lo has conseguido con este libro me lo apunto... yo no soy de risa fácil pero creo que este es humor de verdad y(como te he dicho) tengo ganas de pasármelo bien¡¡ genial reseña y recomendación¡¡¡
    un beso enorme¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Francis!

      Tú lo has dicho, ya vivimos demasiado condicionados con ser 'serios'. De hecho, todo el mundo va con la misma cara de palo, que parecemos sacados de una fábrica de coches Ford, ahí todos iguales por la vida. Además el humor sirve para sacarle punta a todo lo que no se puede decir estando 'serio'. He de confesar, que me pasa como a ti, es difícil que me hagan reír, pero Piedrahita lo consigue con creces porqué el hombre es de lo más ingenioso.

      Un besote enorme y gracia por comentar!!!!

      Eliminar
  13. ¡Hoooola Iris!
    Una vez más por aquí.
    Siguiendo el modelo de comentarios de más arriba voy a comenzar con un "no lo conocía", ya que es lo que se puso de moda en tu entrada jaja. (Como nadie me va a leer lo pongo).

    Ahora sí, a lo serio. Aunque cuesta serlo después de leer que se trata de un libro de monólogos cómicos. No sabía de la existencia de este señor. ¡Dioses! ha hecho de todo. También te confieso que no soy muy fan del humor porque básicamente me cuesta entenderlo (sí, soy tontísima con ese asunto), sin embargo al tratarse de un humor inteligente sí que me puede llegar a gustar. Me gustan las críticas sociales escondidas detrás del humor.
    No podía asemejarse más a la realidad con el tema de los probadores de las tiendas jaja, opino totalmente lo mismo. Es igual a como lo describe.
    ¡AL FIN un señor que no utiliza el machismo para hacer reir a la gente! Que ya cansa que siempre sea el mismo temita de las mujeres que limpian y los hombres que trabajan. Eso es de valorar.
    No podía estar más de acuerdo con el fragmento del monólogo de las abejas, a ver quién es el machito que saldría a torearlas. Muy bueno.
    ¡Ah! y el del pescado ¡DIOSES ES TOTALMENTE CIERTO! Sigo sin entender a los vegetarianos que dejan de comer carne por ética animalista pero siguen comiendo seres que vengan del mar ¿es que no sienten y padecen? a mí nunca me gustaron y al hacerme vegetariana fue perfecto. ¿Qué me dices de los bocatas vegetales cargadísimos de atún? ¿es que los peces nacen de una planta y yo no me he enterado? Hace poco mi madre compró una pizza vegetal que tenía de verduras lo que yo de monja y volvió a la panadería y le dijo a la dependienta que "de qué árbol había sacado el bocata" jajaja, me partí de risa cuando me lo dijo, es que ella no es vegetariana pero en más de una ocasión les ha soltado un comentario de estos.

    Bueno, me despido a hablar contigo por Twitter.
    ¡Un abrazo y disfruta del sábado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hooooooola Lucía!

      Menuda parrafada! Pero se agradece de verdad que alguien lea más allá de el típico 'me gusta, pásate por mi blog'. No creo que a la gente le de siguiera por mirar las respuestas ni los comentarios anteriores (ahí la has clavado ^^).
      Si hubiese un autor que fuese multitarea, seguro que la RAE pondría en la definición su nombre y apellidos. Multitarea sinónimo de Luis Piedrahita. Lo veo. El humor es como todo: hay gente que lo hace bien y otros que podrían dedicarse al parchís, por suerte, me he topado con este señor que corresponde a la primera opción de cómicos. A mi por ejemplo, el humor gilipondio, pues no puedo con él, me quedo con cara de tótem, porqué lo asocio al poco nivel neuronal. Pero es imposible ponerle una pega al como liga y va de un lado a otro en cada capítulo tocando los temas sin despeinarse (con lo de los reyes les ha metido un buen zasca, la mar de cohesionado). Lo de los probadores es un mundo a parte, porqué ahí durante todo el monólogo me sentí muy identificada (eso de salir medio en pelotas a buscar otra talla, es una tortura por la que todos hemos pasado, sobretodo si el pantalón no te abrocha).
      Tengo que confesar que el puntito de dejar el atún todavía no lo he conseguido -hace poco que decidimos serlo en casa y vamos paso a paso-, pero Roma no se hizo en dos días. Con lo que no puedo es con las langostas. Fue ver Master Chef en el que un idiota se dedicó a atravesarles la cabeza con un cuchillo y ver como dejaban de mover las antenitas y mira, no pude. Es que no. ¿Cómo puede haber gente que les haga eso? Es muy cruel, es no tener sentimientos. Fue un horror. Lo de los bocatas de atún, es de órdago. O esas pizzas que ponen de verduras y ponen bacon. ¿Estamos tontos? Jajajajajaja! Y no me estraña lo que le soltó tu madre, si es que se lo merecía, que si es vegetal es vegetal. Y vamos, que debe llevar sólo verduras, que para eso es vegetal. Parece tonto, matizarlo pero hay gente que no lo entiende.

      Un besoteeeeee!!!! Y buen inicio de semana!!!! ♥

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Jajajajajaja!!! Ya ni sabemos en qué día vivimos. Pasa el tiempo tan rápido...

      Eliminar
  15. Hola!
    Nunca he leído nada parecido a lo que nos relatas, me encanta el stand up comedy satírico que por medio del humor intenta mostrarnos la realidad de la sociedad y sus problemas, que hacen una critica a esas situaciones. Pero nunca he leído monólogos cómicos.
    Me llama bastante la atención y me encantaría leer.
    Besos

    Believe in Yourself

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Isabel!

      El 'stand up' es genial. Sobretodo para los que están ahí sentados disfrutando de un buen monólogo, porqué como te toque el que no hace gracia...si te animas, ya me dirás que te parece.

      Un beso

      Eliminar
  16. ¡Hola, Hydre!
    Me ha encantado tu reseña, como siempre <33
    Tienes mucha razón en lo que dices sobre la enorme cantidad de monologistas que hay, pero lo escasos que son los que hacen reír de verdad. Piedrahita es uno de ellos.
    No me suelen interesar este tipo de libros sobre humor. Pero me has despertado la curiosidad sobre este y, lo cierto, es que me encantaría leerlo y pegarme panzás' de reír. Algo muy necesario como bien dices.
    Espero poder tener la oportunidad de echarle un vistazo. :)
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Alex!

      Dicen que este es el mejor libro de monólogos que ha publicado, pero ya te lo diré, porqué voy a leer los otros que ha sacado y así poder compararlos todos.
      Eso, sí, con este, la panzá de reír la tienes asegurada. Si decides leerlo (no va a tardar ni dos días) ya me dirás que te ha parecido.

      Un besoteee!!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.