De tiendas. Entiendas lo que entiendas

By | 10:16 54 comments
Que a las mujeres nos gusta ir de compras es una auténtica gilipollez.

No es una especie de meditación budista como lo que hacen las de ‘Sexo en Nueva York’, con los bolsos en el codo, con los taconazos y con esos pantalones que les entran a la primera. Yo, el día que tengo que ir a comprar tejanos llego a casa y…

1) me bebo dos copas de licor de whisky.

Y 2) me zampo una tableta de chocolate.

Es una gran tortura saber que las grandes marcas han vuelto a estrechar la ropa y que tú no vas a caber ahí. Cada año la reducen unos milímetros para que te sientas como un boliche y redonda cual pelota de golf. Una pelota de golf que si no entra en una 34 es un lastre social. 

Y que lo digas, muchacha
De hecho, estar en el probador es algo muy deprimente. Casi como una colonoscopia o como tener un apretón en un váter público. Te despelotas frente a un espejo hyper bien iluminado, en el que te puedes ver hasta como te saludan los poros negros de la nariz, para intentar meter sin respirar una pata en un pantalón que sabes que no te vendrá. De hecho, ese pantalón no le cabría ni a mi canario, pero oye, tú vas ahí y te lo pruebas, que por intentar que no quede. Metes una pata y escuchas el ‘kreeeeck’ y miras a los lados por si acaso hay alguien ahí, dentro de tu probador, y ha notado que las costuras se han ido a hacer el Camino de Santiago.

Hay pantalones en los que no se puede ni pasar el pie. Y no es que el pobre se haya alargado de un mes a otro es que simplemente, en el agujero por el que pasar la pata podría filtrarse el café. Yo no lo recomiendo porqué deja un sabor nada agradable.

Por supuesto, los probadores no ayudan. La maniobra para probarse un tejano en el que parezcas una morcilla empanada de Burgos, es harta complicada, ecuánime en equilibrio y ducha en buenos reflejos para evitar apoyarte en la cortinilla y acabar dando un striptease a media tienda. Para ello es bueno usar el modo comba. Consiste en dar saltitos, a ver si así, animándolo, se decide a caber.

La práctica hace a la maestra
Porqué oigan, uno puede encontrar en tienda de tooooodo tipo de pantalones menos de los normales. Los normales no, que no están de moda.
-¿Tienen pantalones normales?
-¿Normales, normales?
-Sí, normales
-No dispensan desde el siglo XV.
Genial.

 Otro dilema con el que se encuentra una es el probar los vestidos. Los tejanos no quedan bien. Pero es que los vestidos, tampoco. Ya me dirán si llevando una 40 me meten una 120 de pecho, qué gracia. Pues nada, ya tengo sitio para cargar la compra.
-¿Quiere bolsas?
-No, lo van a llevar mis chicas, Paca y Maca.
Lo peor es la cintura. Eso no se lo pone ni un mondadientes, al pobre le queda ceñido. La última vez que me probé uno de esos me lo tuvieron que sacar con la rasqueta de la vitrocerámica.

Cuándo diseñadores y mangantes deciden que lo de respirar, para las mujeres, está sobrevalorado
El suelo de los probadores es otro percal. Es un suelo inmovilista , porqué siempre te encuentras las mismas pelusas. Ya se les tiene hasta cariño. Les preguntas cómo les va la vida, cómo es él, en qué lugar se enamoró de ti, a qué dedica el tiempo libre…No contestan, pero es agradable tener a alguien con quién hablar. En el suelo , también proliferan cosas que pinchan: etiquetas mal cortadas, plástico, agujas que incluyen servicio de acupuntura en el pinrel, cactus…la fauna es variopinta, extensa y diversa, como un bocata de pan.

Lo bonito de los probadores mixtos es que se escuchan las conversaciones. Las mujeres tendemos a ‘joder, estoy gorda’ cuándo solo lleva una 48 y por contra, no es extraño escuchar a un hombre diciéndole a su amigo ‘tú lo que estás es fuerte, tío’. Que digo yo, que si estar fuerte es tener una barriga de elefanta de 9 meses, en la que Saturno puede rodar en masa orbital, sí, hijo estás fuerte. Fuertemente gordo. Pueden darte con un mazo hidráulico y que la propulsión del rebote acabe en el Adriático.

Ser mujer equivale a una excesiva preocupación por su cuerpo
Lo bueno de ser mujer es que si a una no le entra lo de la sección femenina, se va a la masculina, que además siempre es más ancha. Es curioso, a nosotras nos aprietan como morcillas, pero ellos pueden ir holgados. Nosotras nos ponemos su ropa, pero ellos lo tienen más chungo para enfundarse los leggins que venden con la cara de Mickey Mouse o un estampado en el culo que ponga ‘Kiss me’. 

Llamémosle karma. O feminismo.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

54 comentarios:

  1. Jajaj como me has hecho reir.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Totalmente de acuerdo, pero hay que tomárselo con humor como tú, porque si no, apaga y vámonos.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Neri!

      Pues sí, si nos tuviésemos que tragar la porquería de tallaje que hacen...en fin. Por mí esas empresas pueden irse a poner el culo en el río.

      Un besoteeeee!!!!

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Primero de todo muy bueno el post.Muchas risas :)

    Yo, últimamente, ahora que he adelgazado no tengo tanto problema al "encontrar" pantalones; pero eso sí, los de Berskha siguen sin entrarme o me vienen estrechos. Pero de siempre, en Stradivarius he encontrado. Si necesito pantalones voy allí. No tengo problema. Y además, me sube la moral cuando me pruebo los pantalones y voy bajando de tallas jajajaja.

    Las imágenes son geniales. Ese trozo de la peli es muy bueno.


    Un beso gordoooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva!

      El ejemplo que has puesto es perfecto para ver cómo influyen las tallas que las grandes empresas imponen al cuerpo femenino entre lo que es normal y lo que no, en otras palabras, cuándo dices que estás contenta porqué te cabe el pantalón de Merditex es porqué ellos ya se han encargado de meterte en la cabeza que tus piernas deben hacer X centímetros.

      Si eso no es machismo que me digan qué es.

      Un besoteee!!!

      Eliminar
  4. Por favor, que entrada más estupenda y real, lo que me he reído. Cuánta razón llevas y de verdad: MAGNÍFICA ENTRADA.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Hydre!:
    ¿Has pensado alguna vez en probar suerte con el monólogo cómico? Es que me haces reír mucho más tú que muchos de esos cómicos tan reconocidos y que se supone que son tan buenos.

    Siempre que me toca comprarme ropa pienso que ojalá lo comprara todo en una tienda y acertara a la primera. No sé quien inventó esa imagen estereotipada de la mujer delante del espejo probándose trapitos con una sonrisa porque es una verdadera tortura eso de encontrar ropa.

    Ya no es sólo que me horroricen las modas actuales (lo siento, pero esa vuelta a los 90 no es de mi agrado), es que además tienes que encontrar la talla.
    Que he leído mucho sobre el tema de estrechar tallas y gente que va de guay diciendo "a mí no me define un número, bla, bla, bla, como molo". Luego iré a por la medalla para esta gente. No es que me defina mi talla, es que si uso una 42-44 que es la talla más grande en la mayoría de tiendas, explícame tú que hago si me la estrechan... Que si tienen 46, me la pongo tan a gusto aunque sepa que no es la que suelo usar, pero es que ya me ha pasado, de probarme la talla más grande de la tienda y que no me entre. Además súmale a eso el hecho de ser alta y que muchos pantalones me estén cortos... (y no, no me apunto a la moda del pantalón pesquero con el dobladillo vuelto.)
    Luego están esos pantalones que de piernas y caderas quedan perfectos pero en la cintura bailan. Los que son tan altos que te hacen saludar a los 80's /90's o los que son tan bajos que dejan lorzas al descubierto, por no hablar de lo que dejas a la vista al agacharte...(Por suerte, en H&M suelo encontrar algún pantalón decente.)

    Viendo los problemas que tenemos todas con la ropa, independientemente de nuestro peso y talla, no entiendo para quien hacen los diseñadores las prendas.

    Por cierto, me ha encantado eso de que "No dispensan desde el siglo XV pantalones normales". Suelo comentarlo con las pelusas de los probadores jajaja.

    Soy muy fan de tus reflexiones, ya lo sabes.

    Suerte en tus próximas compras, que la paciencia te acompañe xD

    ¡¡Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chari!

      Pues no, lo he pensado pero nunca me lo había planteado. Aunque supongo que si hay quien escribe monólogos que no hacen gracia, tampoco puede ser muy difícil hacer algo con lo que una se sienta identificada. Me alegra muchísimo que te hagan reír mis escritos!
      Lo de la sonrisa delante del probador, eso es totalmente idílico. Vamos, que la mayoría de nosotras ponemos una cara de morcilla de burgos apretá, que no veas. Además nos lo probamos todo así, como aguantando la respiración no vaya a ser que la talla sea todavía más pequeña que la que marca y de ahí no te puedan sacar ni con jabón. Una tortura, vamos.
      La talla es el horror. Además de que últimamente hacen ropa que horrible, para una prenda que te gusta, resulta que te tienes que pillar una talla más porqué son incapaces de hacerla como deberían. Y estoy muy, muy de acuerdo contigo. La gente que dice que 'no le importa la talla', -medallita, pa' ellos- no se da cuenta que esa talla todavía irá a más pequeña -para ahorrar costes y para favorecer a un modelo de mujer inexistente-. Y si mides más o menos de lo establecido como 'normal' ya es para echarse las manos a la cabeza. No puedo evitar acordarme de Uma Turman y lo que debió pasar pa' buscar en sus años mozos un pantalón que no le quedase en modo pirata. El pantalón pesquero es feucho, seamos sinceras, que solo le quedan bien a quién tenga patas delgadas.
      Los pantalones por encima del ombligo son muy poco cómodos y se parecen más a una faja, que a un pantalón como es debido. Y los bajos, esos parece que cuándo te agaches se te ve todo el canal de Suez, ahí en panorámica y además aprietan tanto que aunque no tengas michelines en la barriga, aparecen ahí súbitamente. Madre mía, ¡qué show!
      Los diseñandores, pobres no creo que tengan la culpa, pero los magnates de la industria, esos tienen todas las papeletas.

      Un besote enooorme!!! ♥

      Eliminar
  6. jajajaja me meo...todo lo que cuentas sumado a las imágenes de una de mis películas favoritas la hace una entrada estupenda. Pero sobre todo veraz.

    Yo no puedo decir que no he sido de las que ha salido de compras y ha vuelto llorando a casa...pero sinceramente ahora paso un poco de todo. No será esta estúpida sociedad que determina que las mujeres tenemos que estar estupendas las 24 horas del día quien me haga sentir una mierda cuando me como un trozo de chocolate. Mención a parte lo de que siempre seamos las mujeres a las que más se nos critique...mientras que para ellos todo es más fácil.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris!

      Esa película es también una de mis favoritas. Cada vez que la veo me parto sola, es genialérrima! Yo creo que todas nos hemos encontrado con esos problemas en el probador, a los chicos les cuesta más porqué sus tallas son más normales que las nuestras.
      Yo no he vuelto llorando a casa, pero sí que hay chicas que a edad más temprana eso puede ser un sinónimo de frustración (nosotras ya tenemos espolones, Cris, y seguro que lo mandamos todo a la mierda antes de que nos bajen la moral). La sociedad se va a pique en ese aspecto, en el que encontrar una talla normal se asemeja más a una peli de Indiana Jones. Eso sí, el trozo de chocolate me lo zampo igual de feliz, que se gasten la pasta y pongan el pedazo de ropa que le corresponde a las tallas, collons!

      Un besotee!!!

      Eliminar
  7. Lo de las tallas infladas lo note hace unos meses cuando yo siendo un palo de escoba de toda la vida con talla 32-34 (36 que me quedan holgados pero "llevables") me probé un pantalón y de repente tenia una 38. Claro, me emocione porque pensé que había engordado pero mi felicidad se desvaneció cuando vi que la bascula pesaba lo mismo. Estos casos sumadas a las expectativas sociales crean baja autoestima hasta el punto de que puede llegar a enfermedad mental.
    Por cosas como estas no soy fan de ir de compras e intento evitarlo, ademas de que esta el hecho de que cuanto mas baja es la talla mas corta y mas dibujitos y cosas extrañas tienen, y personalmente no soy muy fan de ir por la calle enseñando mi intestino grueso.
    Lo de los tios es verdad, y sumale intentar conseguir una camisa de una serie (o cualquier otra cosa) que solo encuentras tallas para hombres. Yo tengo una camisa de Darth Vader que puedo usar perfectamente de vestido.
    A veces da tanto asco el mundo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mery!

      Es tremendo el choriceo que hay con las tallas, que parece que nos toman por tontas. Yo me imagino a las chiquillas jóvenes y adolescentes ahí intentando encontrar ropa de su talla que les quede bien y pensando que su cuerpo es un asco por no adaptarse al estándar impuesto. Coincido con lo que cuentas, que influye en enfermedades. Porqué básicamente te dicen que si no entras ahí eres un bicho raro, es lo mismo que te repiten hasta la saciedad las revistas de moda y belleza, que son el asco puro.
      Uyyy! Mira, ahora has sacado el tema de las camisetas de hombre, que es un tema de debate enooorme. Me pasa lo mismo que a ti, que hay una serie o unos personajes de cómic que me gustan y solo las encuentro en la sección de tío (a pilarse una S, toca, una talla que siempre me va holgada). Qué se supone que las mujeres debemos vestir de Minnie o de disney? Es que solo de pensarlo me cabreo.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Muy buena entrada! Me he reído muchísimo :) Y más con los gifs!! JAJAJAJA eres tan genial!!

    Muchas gracias por esta entrada, porque además me he sentido muy identificada en un 99% de todo lo que has dicho!! Un besito enorme Hydre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari!

      Graaacias! ♥ Es que es algo por lo que es inevitable pasar si eres mujer. Nos lo ponen muy chungo! Me alegra sobremanera que te hayas sentido identificada porqué es precisamente eso lo que pretendía.

      Un besote enooorme!!! ♥

      Eliminar
  9. Hydre pasarse por aquí es de lo mejor que se puede hacer !
    Lo que me he reído! Yo tengo un problema de tiroides ahora ya en tratamiento y en el último año no me he acercado siquiera a una tienda a coprarme nada. Lo pido a Violeta by Mango y lo pruebo en casa no me dan problemas de devolución y cambio de tallas y no pasó el disgusto que me llevaba al ir de
    Compras físicas.
    Eso sí por una cuestión de salud espero que las pastillitas devuelvan el tiroides a sus valores normales y con ayuda de dieta pueda comprarme alguna de esas tallas que ellos consideran normales.
    Yo siempre digo una frase .
    Porque vengo ya querida de casa y la autoestima me la alimentan otros ocios que no son las
    Compras.....
    Me ha encantado lo de las pelusas . Porque confiesa en invierno con la media puesta pase, pero en verano y con el pie al aire , que aggggggcoooo.
    Besitos y gracias por arrancar una sonrisa !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noelia!!

      Graaaacias!!!!! Vaya piropo me has echado! Pues haces bien, porqué es un rollo, además que la gente tiende a juzgar sin siquiera saber, solo por el cuerpo. La gente es muy idiota. Lo de las compras físicas, si te sales de la talla establecida -cuidaaaao si tallas más de una 44, que casi te echan los perros- es una auténtica miércoles encontrar algo que ponerte medianamente y que encima te guste.
      Las tiroides pasa, ya verás! Lo que lleva su tiempo, pero vamos, que volver fijo que vuelven a la normalidad. ♥ Y tu lo has dicho: son tallas que 'ellos consideran normales', eso no quiere decir que lo sean. Por ejemplo en Gran Bretaña tallan más grande (normal) y en Estados Unidos, también. En Europa nos meten el sablazo.
      Y sí, en esta sociedad y siendo mujer, la autoestima hay que cuidarla muy mucho.

      Un besote enooorme!!!!

      PS: esas pelusas creo que tienen vida propia...

      Eliminar
  10. Ay, ¡me ha encantado! La de veces que me ha pasado lo de ir a buscar ropa "normal" y que sea imposible de encontrar... Mi parte preferida: Tú usando de filtro de café los pantalones, y llevando la compra en el escote. Genial, jaja.

    ¡Pasaré mucho por aquí, sin duda! Un besito ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daphne!

      Verdad que sí? Si es que no hay quien la encuentre, que eso más que ir de compras parece un spin-off de Misión Imposible.

      Un besote enoorme!!! ♥

      Eliminar
  11. Jajaja No puedo estar más de acuerdo. Ir de tiendas es otra tortura que nos hemos autoimpuesto nosotras mismas y la sociedad. Y cuanto más creces más te das cuenta de lo pequeñas que son las tallas o de lo que te ha engordado el culo XD En fin, hay que tomárselo con humor, que solo tenemos una vida y hay que disfrutarla, no martirizarse.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!

      Vaya que sí! Sobretodo la sociedad (hola, machismo). Eso lo ves cuándo ya tienes espolones, del plan 'coño! antes me cabía el culo ahí y ahora me entra solo una nalga!' Pero como bien dices, mal que venga, humor que tenga, oye. Y hakuna matata.

      Un besote

      Eliminar
  12. Aix, dios... ¡Qué razón tienes! Totalmente de acuerdo contigo. Me ha encantado esta entrada jaja.
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  13. Ets genial!!!!
    I tanta raó que tens!!! Aix quina tortura anar a buscar roba! I ja et dic quan no tens una talla "normal". Si es que el dia que trobes un texans perfectes, aquests els portes dia si, i dia també...això és una festa! jiji!!!
    Un petonasso preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Neus!

      Gràcieees!!! Però de veritat de la bona! I si surts una mica de la 44, es tota una aventura. Jajajajaja!! Lo dels texans m'ha arribat! És ben cert!! Com 'ostres, algo que em queda bé'!

      Un petonàs!!! ♥

      Eliminar
  14. Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado la entrada =)
    El tema de las mujeres y las compras da para mucho, yo también odio ir de compras porque me agobia tanta gente en las tiendas, tener que bajar subir bajar subir los pantalones en un minúsculo espacio que llaman probador xD Y el tema de las tallas... es una vergüenza, ni cuando estaba delgadita encontraba pantalones en Bershka, por ejemplo, que es una tienda para chicas muy muy muy delgadas; ahora que he engordado ni me planteo ir de visita jajaja

    Un besito ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandy!

      Gracias por el priropo!

      La gente va como loca en las tiendas. Es una pasada, ¡ni que regalasen la ropa! Y lo del probador es tremendo. Cómo lleves medias, te tienes que desmontar entera mientras haces equilibrios. Vamos, que más que alguien quitándose ropa una parece un mueble automontable de Ikea. Bershka es el horror. La mayoría de nosotras creo que pasamos, que como bien dices tienes que ser una caña de pescar para que te entre algo de ahí, y pese a ello, seguro que ni con esas.

      Un besoteeee!! ♥

      Eliminar
  15. A mí tampoco me gusta ir de tiendas, y la semana que viene tengo que ir sin falta, porque necesito algunas cosillas. Yo ya no sé ni la talla que uso, porque cada vez que voy a comprarme ropa uso una diferente. Con lo que más problemas tengo es para encontrar pantalones vaqueros que me queden bien, tanto de cuerpo como de cintura. Y eso que estoy delgada, que si no xD
    De todas formas, en esos probadores con esos espejos enormes y la luz, parece que todo te quede mal. Tienes toda la razón :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary!

      Verdad que sí? Si es que basta que digas llevo una M, para que a la temporada siguiente digas 'ahora llevo una L?', y si llegas a casa y comparas la falda del año pasado con la que te has comprado ahora resulta que no hay ni un centímetro de diferencia y la cara de pez que se te queda es indescriptible. Yo creo que el problema no es el estar delgao o gordo, el problema es que tengas el cuerpo que tengas las tallas las cortan como el culo de mal.

      Un besote enooorme!!

      Eliminar
  16. ¡Qué buenísimo!
    Hace reír pero porque es un vivo reflejo de la realidad, así de ardua es la aventura de salir a comprar ropa (Y volver a casa habiendo cumplido con tu cometido). Yo misma he tenido el problema de la cintura con los pantalones cientos de veces. Si de cadera te sienta bien, entonces te va a quedar largo. Si de largo va bien, fijo que la cadera no te ajusta. Y si llegaron a fabricar el pantalón perfecto entonces debió haberselo comprado otra, porque yo NUNCA lo encuentro.

    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Meg!

      Lo chungo es volver a casa con lo cometido, que basta que un día decides que vas a comprar esos tejanos que te faltan para que no encuentres nada, pero nada que te guste o en el que quepas mínimamente. A veces me pregunto cómo los miden, porqué es lo que cuentas, que siempre pillas un pantalón que te queda bien de una cosa pero que te podrías hacer unas cortinas con lo que sobra de, por ejemplo, cintura. ¡Tremendo!

      Un saludo!!

      Eliminar
  17. Ayyyyy! Que risa me ha dado leyendo el post jajajaj es triste pero totalmente cierto, cuando empiecen a hacer tallas normales ya no será un suplicio ir de compras jajaj y eso que tengo una 40, pero oye... a los diseñadores les ha dado por intentar meterme en la cabeza que no es una talla normal. Pero eh. No lo van a conseguir. No voy a volverme una sílfide para entrar en su estereotipo de 'mujer con cuerpo de palo y sin ni un gramito de grasa'. Ni de coña! Tiene tela el tema.
    Por cierto, muy bien descrito el momento probador jajajaja es que no puedo estar más de acuerdo!!!
    Un besote guapa :D
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!!

      Cierto como la vida misma, que dice el refrán popular! Imagina si las que tenemos una 40 vamos con el ay en el cuerpo, y les ha dado por decirnos que más que una 40 deberíamos usar todas una 36. Yo tampoco tengo la intención de quedarme más delgada porqué los aneuronados de la industia de la moda y la belleza les haya dado por establecer un canon de mujer surrealista. La autoestima bien alta!!

      Un besote enoorme!! ♥

      Eliminar
  18. hola! muy graciosa.y autentica.te felicito por esta entrada genial. los comentarios huelgan... no nos vamos a deprimir. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Gracias chicas!!! Las cosas con humor sientan mejor.

      Un beso!

      Eliminar
  19. Hola divina!!! Te juro que me has hecho reír y me levantaste el animo que lo tenia por algún lado menos donde debía estar jajaja.
    Te juro que te aplaudo ya desde la primer frase.
    Ya de por si yo detesto ir de compras, y mas si se trata de ropa. Así que ir y que haya miles de disgustos al probársela es completamente injusto.
    A mi no me pasa muy seguido lo de que no me entre la ropa la verdad, siempre fui petit y lo seguiré siendo eternamente parece porque no creo que vaya a crecer con casi 29 años. Por el contrario, mis problemas son mas de largos de pantalones, o me quedan enormes, o me quedan bien y mis piernas quedan hiper flojas dentro de ellos. Y si algo estoy mas que de acuerdo es en los probadores. Excelente entrada!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nea!!

      Jajajaja!! Pues mira, si he conseguido levantarte el ánimo, yo ya estoy la mar de feliz, cuál perdiz.
      Probarse ropa te baja la moral hasta límites insospechados. Además de que lo que últimamente hacen es feo de narices, para encontrar una talla normal lo que cuesta es indecible. Por no hablar del horror de iluminación y de espejos que hay en los probadores, que cada uno te hace un cuerpo diferente. Recuerdo hará relativamente poco entré en una famosa tienda de sujetadores y al ir a probármelo me vi una barriga de barril nivel bombona de butano que no me había visto en mi vida. Después al verlo en un espejo más normal me di cuenta que era todo para hacerte sentir mal. Que triste que jueguen con nuestro cuerpo de esa manera.
      Las chicas petit también os las veis y deseáis, que con lo largo que lo hacen todo, ahí dentro una puede bailar el hula-hop!

      Un besote enooorme!!! ♥

      Eliminar
  20. ¡Hola, Hydre!
    Una vez más disfruto y disfruto con tus entradas. <333
    Tienes toda la razón, a mí tampoco me gusta ir de compras, de hecho voy cuando no me queda más remedio, por necesidad, vaya. Y me preparo como si fuese a la guerra. ¿Tacones o pitillos? ¡JÁ! Me pongo vaqueros más bien anchos, las converse y una camiseta. Todo para poder llegar al probador, quitármelo todo rápidamente y vestirme luego aún más rápido. :'D
    Lo que dices de los espejos... Hace poco leí un artículo en el que se hacía un estudio sobre los probadores de las diferentes tiendas de ropa joven habituales. Y llegaron a la conclusión de que en cada una de ellas se jugaba de una forma diferente con la luz y los espejos para que tuvieras diferentes percepciones sobre ti misma...
    Pero en fin, esto de la moda es una locura. Sobre todo las tallas, como bien dices. Yo ya no sé cuál es la mía, puñetas. Suelo tener la 36-38, pero en ocasiones he tenido que usar la 34 y en otras ¡la 40! ¿Alguien me lo explica? ¡Es para volverse loca! Y la mayoría de veces en las tiendas a las que voy siempre.
    ¡Y las pelusas, esas amigas! ¡Jajajajaja! Totalmente cierto, Hydre. :'DDDDD
    Me encantaría que nos regalases una entrada sobre las modas, porque cada vez me parecen más absurdas. El año pasado se llevaron los hombros al descubierto (hacía años que no pasaba) y este año veo blusas con los hombros al aire y unos colgajos al nivel de las axilas que no soy capaz de comprender. Que manía de llevarlo todo al límite.
    Por no hablar de lo que he alucinado este invierno viendo a muchachos y muchachas con los tobillos AZULES porque oye, mola llevar el vaquero por la pantorrilla aunque se te de una necrosis del frío.
    ¡Ay, mamá! ¿Dónde vamos a llegar?
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex!

      Pero en serio hay alguna loca que se vaya de compras con pantalones pitillos y tacones?? No si alguna habrá, pero dónde se pongan unas bambas y unos tejanos normales (normales de normales, ni boyfriend ni leches en vinagre). En fin, imagina las risas de esa señora que decide ir a cambiarse al probador con tacones, que si ya nos cuesta a las que vamos planas mantener el equilibrio, hasta un equilibrista del Cirque du Soleil lo tiene chungo.
      Tú lo has dicho: la moda es una locura que genera pasta. Billones y billones de dólares, de ahí que le interese hacernos sentir minusvaloradas físicamente para que consumamos, fíjate lo retorcidos que son.
      Las tallas, quién las entienda que nos lo explique. Cada uno las confecciona como le sale de los huevecillos, normalmente para mal. Las pelusas merecen capítulo a parte, o un libro. Ay, por favor, que alguien se anime a escribir un libro sobre pelusas de los probadores, que sería genialérrimo!
      Hombreeee, las modas es otro gran temazo!!! Va, algún día así como inspirada a ver si me pongo a ello y destripo unas cuantas -se lo merecen por feas, horteras, poco cómodas y anti estéticas-. Por no hablar de esos pantalones rotos que venden...si te dicen hace 10 años que pagarías por comprar un pantalón roto, vamos, te descojonas, y oye ahora la gente los compra como churros. Es el mundo al revés.
      Lo de los shorts...madre mía del amor hermoso, que no sabes si eso són shorts, bragas, pantalones, tangas, brasileñas o culottes. Los pobres deben tener ahí un conflicto de personalidad de no te menees. Me creo los tobillos azules, es tremendo lo que hacen por la moda que les imponen, y que al fin y al cabo es sólo para sentirse integrados dentro de un grupo social.

      Vamos pa' bajo y sin frenoooos!!!

      Un besoteeee!!! ♥

      Eliminar
  21. Pfff, yo odio ir de compras XD en serio. Comprar ropa lo odio y probarmela aún más. Todo lo que cuentas en este post es la pura verdad. Empezando por las tallas, que a veces te quedas: no tengo ni idea de que talla tengo. Una vez me pasó (¡es verídico!) que me probé una 42 y me estaba pequeña y luego en otro pantalón me probé la 38 y me estaba grande. ¿¡Cómo es posible!? (Se supone que yo tenía una 40). Hacen bailar las tallas para que te sientas más gorda o más delgada... sobretodo lo primero.

    Con lo que has comentado de los pantalones me he sentido muy identificada. A mi la moda siempre me la ha repanpinflado. Mis pantalones favoritos son los normales de toda la vida. Los que son rectos y punto, sin pitillo, sin "boyfriends", sin cintura en los sobacos, ni nada. ¡Y son dificilísimos de encontrar! Tengo 4 y creo que van a vivir conmigo toda mi vida porque no encuentro más XDDDD

    Otra cosa que también coincido es en la ropa de tio. Yo tengo múltiples camisetas de chico. No sólo porque la ropa es más holgada sino por los estampados! Chicas: florecitas, minnie mouse, maripositas, etc. Chicos: superhéroes, grupos de rock, calaveras. ¿Qué pasa? Que las chicas solo somos "monas" o que? ¿No somos frikis? ¿No nos pueden gustar los superhéroes o el rock? En fins.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sorasaku!

      Normal, normal! Qué te voy a decir yo tu tú no sepas o no hayas experimentado! Es tremendo. Mira, el otro día me fui a probar un vestido, me lo puse y me vi los pechos ladeados. Y yo flipé claro, porqué recuerdo no haber entrado en el probador con una pendiente descendente en la pechuga, y a que no sabes qué me hacía ese efecto? Pues sí, el vestido! Las tallas es otro percal con el que tenemos que lidiar -los tíos no se pelean con esa mier- por el hecho de ser mujeres (nosotras mantenemos esa industria falaz de moda y belleza) y es lo típico de ir y no saber qué talla usas o mirar así un poco a ojo cuál piensas que te puede caber.
      Sinceramente, la moda es una de esas cosas que también me la sopla, lo dejo para las egobloggers, las narcisistas y las fans del postureo en general, pero cuándo ves que los pantalones de toda la vida, los normales (sin pata de elefante, sin boyfirend, ni skinny, ni high, ni low, ni lechugas)están en peligro de extinción (verás como dentro de poco nos lo encontramos en un museo arqueológico con una plaquita que ponga: 'extintos desde el año 2016 por razón de la gilipollez humana') te replanteas qué está pasando. Yo recuerdo ir a la tienda, encontrarlos, probármelos y llevarme de golpe cuatro 40, pa' casa. Esos los voy a tener hasta que se desintegren. Y me da cosa el día que hagan 'plof!', porqué entonces ya puedo pillarme la cantimplora, el gorro, el látigo e irme de aventuras en plan Indiana Jones: en busca del tejano perdido. XD
      Siiiii!!!! También tengo muchas camisetas de tío. Tampoco entiendo porqué a las chicas nos imponen vestir con Minnies y ellos pueden llevar camisetas de Series, DC o Marvel alegremente. Joder! Es que tanto cuesta hacer camisetas de temas variados para mujer?! Que que yo sepa los cómics y las series no tienen género. Pues no, venga Minnies y Mickeys para las mujeres. Y encima las de ellos son más baratas! Se me hinchan los ovarios de una manera cuándo veo estas cosas...

      Un besoteee!! ♥

      Eliminar
  22. Holaaa guapaa!
    Gracias por pasarte por mi blog porque me ha encantado tu comentario, me he reído un montón y además me ha servido para descubrir el tuyo que puff ... que risas jajajaj
    Tienes razón en absolutamente todo pero lo de las tallas ya es vergonzoso, de hecho acabo de venir de dar una vuelta por las tiendas con mis amigas y entremos en Pull and Bear y vimos unos pantalones de la 34 (talla que supuestamente yo uso) ... y no entraba ni una pierna mía, no se si algún ser humano que aún este vivo podrá llevar eso ... y buscando equivalencias los pantalones que a mi me servirían, es decir, una 34 ... en realidad los tenían tallados como una 38 (alucina pegatina)! Pero oye, me he ido muy feliz, porque ahora ya puedo presumir de que soy una mujer real como nos venden ahora! He pasado de estar anoréxica para las marcas a ser una mujer real y probablemente al ritmo que van reduciendo céntimetros en dos años ya seré obesa y en 4 tendré obesidad mórbida y necesitaré vestirme con un saco ... jajaja en fin ... por que les cuesta tanto poner un tallaje real??? mi autoestima no va a subir por llevar una talla u otra, ni me voy a considerar una mujer REAL por llevar una 30, una 40 o una 90 pero me facilitaría mucho que hubiese una talla REAL (esto si que sería real), para no perder el tiempo haciendo traduciones de tallas. Lo único bueno que tienen estas cosas es leer entradas como la tuya.
    Un beso =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooooola Sandra!

      Jajajaja!!! Me alegro de que te guste! Pull and Bear tallan como el culo de mal, bueno todo Inditex, pero ahí en esa tienda las tallas son mucho más pequeñas de lo que cabría esperar. Así que me lo creo, que la 34 no es 34 sino más bien 22 o algo así. Madre mía, de una 34 a una 38 van un montón de tallas entre medio. No sé ni cómo se puede premitir eso.
      Ya ves! Al ritmo que lo encojen todo acabaremos usando sábanas para vestirnos. El problema precisamente es el que tú dices, que no hay una talla real, que si midiesen a las mujeres que usan una 36 o una 42, el patrón y la tela a usar les saldría completamente diferente a los truños que están haciendo ahora.

      Un besoteeee!!! ♥

      Eliminar
  23. Hola!!!
    Lo que me he llegado a reír...
    Que gusto ver que no estoy sola en el mundo ^^ Odio ir de compras, no se de donde sacan que nos encanta, de echo recuerdo ir con amigas en contadas ocasiones...
    Lo de las tallas tampoco tiene explicación y encima si preguntas porque de un modelo necesitas la 36 y del otro la 40 te dirán que es "porque son distintos modelos y el patrón cambia" (si lo sabré yo... xD)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lit!

      Me alegro mucho que por lo menos te haya hecho reír esta entrada. A veces, es mejor tomárselo todo con humor. El otro día sin ir más lejos escuchaba que uno le decía a la mujer que las chicas perdemos la cabeza con las compras. Machista y esterotípico, no, lo siguiente.
      Lo de los modelos es muy bueno. Y tienes toda la razón del mundo, tal cual te contestan eso y se quedan más anchos que panchos.

      Un besoteee!! ♥

      Eliminar
  24. Hola Hydre:

    Vi la entrada y dije la tengo que leer. Lo malo es cuando comienzas a reirte y me acuerdo de que estoy en una biblioteca donde no se puede hacer ruido. Dejando eso a un lado, totalmente de acuerdo. A mí no me gusta ir de compras, y menos ahora que llevo una 40 o 42. Bueno en los pantalones que me compre el año pasado sigue apareciendo en la etiqueta una 38, pero este año casi no entro en las 40. Totalmente de acuerdo en todo y debo añadir que es una tortura ir de compras. Siempre lo he pensado pero ahora más, por lo menos antes decía, es muy caro no me lo puedo permitir, ahora digo, es una talla muy pequeña no me caben las caderas.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mindy!

      Uyyyy!!! A mi eso también me pasa, basta con que no puedas reírte como para que te de un ataque de esos de órdago.
      Lo peor es que cada año reducen más las tallas. Y si antes entrabas en una 40, ahora entrarás en una 42 y el año que vine como sigan así, en una 44.

      Un besoteee!! ♥

      Eliminar
  25. Hola!!
    Me he pasado porque he visto tu comentario en mi blog he curioseado, he visto que tenías uno y aquí estoy y cómo me aelgro!! Lo que me he podido reír porque es 100% verídico!!
    Te aseguro que me verás a menudo por aquí. Me encanta tu sentido del humor serías capaz de arrancarle una sonrisa a una piedra
    Un beso enorme!^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana María!!

      Es que el humor, a veces, es la mejor forma de contar las cosas. Gracias por el piropo porqué lo de sacarle una sonrisa a una piedra, no me lo habían dicho nunca!

      Un besote enooorme!!! ♥

      Eliminar
  26. ¡Hola, guapa!
    Me he topado con tu blog porque comentaste en el mío en la entrada de debate de las colaboraciones con editoriales y ¡gracias que lo hiciste! Porque ahora he conocido tu blog, me encanta y me quedo por aquí como otra seguidora más.

    Y ahora vayamos al grano.

    Me he reído muchísimo con tu entrada porque, desgraciadamente, me he visto tan reflejada en tus palabras que me ha dado hasta miedo. Y es que es tan verdad como la vida misma. A mí no me gusta ir de compras porque es una odisea redescubrir cual es tu nueva talla según la nueva estrechez de las prendas de la tienda. Y es que entiendo que los jeans elásticos sean a simple vista más pequeños pero ¿TAN pequeños? Es imposible que algo estire tantísimo. Y si ya los pantalones no son elásticos... apaga y vámonos, escuchas gritar las costuras desde la otra esquina de la tienda.

    Es lamentable que sea todo lo que cuentas tan verídico pero a estas alturas o nos lo tomamos con humor o nos deprimiríamos cada vez que fuésemos a comprarnos algo.

    ¡Un besazo enorme, guapa!
    Me ha encantado leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sherezade!

      Uyyyy si! Me acuerdo!! Me quedé muy a gusto!! ^^ Gracias por quedarte, esta es tu casa.
      Fíjate que cada año reducen unos centímetros las prendas. Seguramente si comparas unos pantalones de el año pasado con los de este año siendo la misma talla, habrán encogido súbitamente unos milímetros, así como quién no quiere la cosa.
      Los jeans elásticos son el horror. Yo creo que los hacen más pequeños con la excusa de que como son elásticos y se tienen que adaptar al cuerpo...pero una cosa es adaptar al cuerpo y otra bien distinta el no poder respirar. Vamos, digo yo.

      Un besote enoooorme!!!! ♥

      Eliminar
  27. Para que luego te llamen rara cuando dices que no te gusta mucho ir de compras. Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que comentas, porque a mí personalmente me entra una depresión cuando crees que has bajado peso y oh, sigues sin entrar en una prenda de 'tamaño normal'; y claro, lo más probable es que ese 'normal' no sea el 'normal' que debería ser. Si es que no sé cuántas veces me he sorprendido a mí misma mirando la ropa y diciendo: ¿me he equivocado y estoy en la sección infantil? Porque es que si ahí cabe una chica adulta... que Dios nos pille confesados.

    Tampoco voy a mentir, cuando voy de tiendas (porque estoy de ánimo o bien porque me paso por el forro lo que ocurra en el probador) a veces sí te saca alguna sonrisa simplemente el comprarte algo bonito y que te queda bien. Claro, que esas ocasiones son muy pocas.

    Muy divertida la entrada :D

    Besos gatunos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lilly!

      Si ya sabía yo que no era la única. Que eso de que nos gusta ir a comprar es un estereotipo como la copa de un pino.
      Cada año encogen las tallas unos milímetros, a ver si cuela y ya de paso ahorran costes en ropa y por tanto, se pueden meter en el bolsillo unos eurillos de más.

      Hay pantalones que te los miras y dices, 'ahí no cabe ni la Barbie'. La mayoría no cabemos en un pantalón que nos venden como 'normal' ni con calzador.

      ¡Verás qué risa con las rebajas!

      Hay que disfrutar de las pocas ocasiones en que la ropa nos queda como un guante a la primera!

      Un besote!!! ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.