Reseña: ‘La librería de los finales felices’, Katarina Bivald

By | 10:00 26 comments

La librería de los finales felices portada planeta
Portada
Cuándo vean la portada de un libro con una enganchina que les promete que ‘va a ser la hostia’, gírense despacio, peguen la vuelta como los de ‘Pimpinela’, corran y nunca más miren atrás. Aléjense de eso. Porqué normalmente una vez leído es, a resultas, un chasco.

Y miren que me conozco. Que ya me pasó con el libro de ‘La sonrisa de las mujeres’ (ver reseña) y parece que no aprendo. A la tercera va a la vencida, llevo dos y les aseguro que no repito. Lo que les decía de las enganchinas de la portada: en ‘La librería de los finales felices’, es de suponer por cuestiones de márqueting, cumple dicha característica con un punto rojo en el que se ha impreso la siguiente frase: ‘Hay un libro para cada persona. Este es el tuyo’.

Así, si una se pone a mirar la cuestión de lejos, es cuanto menos redundante. En ese momento, no caí, pero si se fijan es un método de promoción un tanto ceporro. Básicamente porqué dan por hecho que ya, de buenas a primeras, va a gustar al lector porqué lo dicen ellos. Lo dice la editorial. Pero, yo que sé, llámenme previsora, cabe la posibilidad de que no les guste a quién se lo intentan vender y que ese libro, como reza la primera frase, no sea para esa persona en concreto. Incluso, rizando más el rizo, que ese libro lo hayan puesto a un nivel tan estelar para promocionar las ventas, que acabe siendo como que les claven un stiletto en el dedo meñique del pie.

Todo muy loco.
Los críticos y los planes de estudio deberían rendir cuentas de cómo consiguen que los chavales vean una historia de rebelión, aventura y chulería como una obligación y deberes para la escuela. (…) Se convierten aventuras fantásticas en deberes. (p.107)
Como supondrán ya a estas alturas del párrafo, este libro, desde luego, no es el mío. A no ser que me quiera echar una siesta, pero para eso incluso prefiero los ‘Principia’ de Newton como libro de mesita de noche. Es más entretenido y eso que aquí una de mecánica y cálculo matemático avanzado no entiende ni jota.

¿Y porqué les cuento esto?  Pues verán, siéntense o apóyense en algo que empiezo a cascar. Pero antes, les pongo en contexto.

La librería de los finales felices libros colores
Libros bonitos

Después de dos años escribiéndose cartas, Sara decide ir a conocer a Amy, la persona con la que ha estado intercambiando todo este tiempo letras llenas de pasión por los libros. Para ello, viajará desde Suecia a Broken Wheel -un pueblecito de Iowa-  que está en el quinto pino. Pero al llegar, descubre que la anciana Amy ha fallecido y que justamente,  ese mismo día están celebrando el funeral. Amy, le ha dejado a Sara para su estancia ‘agradable’ su casa y su habitación llena de libros. Sara intentará insuflar vida a un pueblo ‘roto’ –ya lo dice el propio nombre- montando una librería con los libros de su amiga y decidida a cambiar la vida de sus habitantes –y también la suya- mediante la lectura.

Buen planteamiento ¿a qué sí? Pues no.

La protagonista, Sara, es más sosa que la pasiflora. Se ve a kilómetros con quien se va a quedar. Lo bueno de este libro es que salen una gran cantidad de libros, algunos que van a conocer, otros que no sabrán ni que existen. Esta novela es un libro para enamorados de los libros. Aunque sinceramente, tiene más limitaciones que un peaje de autopista.

La verdadera protagonista es Amy, y esto es curioso, puesto que ella ha fallecido, pero sabemos buena parte a través de las cartas que ésta le envía a Sara. Amy le cuenta todos los cotilleos y la vida de los habitantes del pueblo a Sara en cada sobre. Vamos, que ya la ‘prepara’ para lo que vendrá.

Sara está obsesionada con leer. A esta mujer alguien debería decirle que es bueno leer porqué hace que tengas una base general de culturilla (depende de lo que leas, también), que hace abrir la mente (ídem) y bla, bla, bla…Pero una cosa es leer y otra la obsesión que tiene esta chica por la lectura. Que con los libros todo genial, pero con las personas para socializar es un poco cortita. No digo que le cueste, es que simplemente es tonta, que es distinto.

Broken Wheel el pueblo donde va a parar Sara, se lleva fatal con el pueblo de Hope que está al lado (a 40 km y pico de nada), y me ha parecido un pique absurdo. De hecho, a estas alturas, todavía no entiendo porqué se odian. Y eso en teoría, es trabajo de la autora dejármelo claro.

Es un libro lento. Si tuviese que definirlo de alguna forma, el símil sería como ver crecer un tomate. Pero menos bonito.
Le parecía muy triste ver los libros como algo que había que leer porqué otros lo habían leído.
La librería de los finales felices vieja librería cartel
La vieja librería
Otro punto les va a resbalar es cuando la Bivald se dedica a nombrar porqué unos autores son ‘más fiables que otros’. Fiable en el sentido de que todas las obras que produce un autor X son buenas, en pos de otro autor Y que tiene unas que sí lo son y otras que no.
Hombre, no se puede esperar que un autor saque siempre libros que sean una maravilla, que son personas y también tienen sus momentos de bajón y sus ‘paren el mundo que me bajo’. Miren, justamente como esta autora. Este libro es una tortura, pero el de ‘Déjate de chorradas y búscate una vida’ su segunda novela, por lo menos, le da por mejorar.

Hay una gran cantidad de nombres de personajes y a menudo el lector se encuentra con que no sabe ya quién es quién. Y de hecho, es posible que ni los diferencie, que ya es grave. Esto de debe a que los personajes son tan planos que podrían intercambiar entre ellos las personalidades y no pasaría nada. No cambiaría nada.  Lo jodido es que los secundarios tienen más chicha que Sara, el personaje principal. Y cuándo eso pasa, es que en una novela algo falla.

Insertados se encuentran también varios clichés: un negro fumador, una mujer religiosa con miedo al sexo y –mi favorito- un gay. Muy gay, a poder ser. Que se le note bien la pluma por si el lector es tonto y no lo ha pillado. Y lo ponemos regentando un bar, porqué eso no está manido ni nada, claro que sí.
-Mi madre se esforzó para que la aceptaran. ¿Tú alguna vez has intentado que te acepten?
Sara pensó un segundo antes de responder:
-No lo sé –dijo.
-No vale la pena –prosiguió Grace-. Si sigues sus normas del juego siempre saldrás perdiendo. Es como el dicho: nunca discutas con un idiota, porqué te rebajará a su nivel y entonces te ganará por experiencia. Lo mismo pasa cuando tienes que vivir tu vida. Nunca vivas tu vida según las normas de los idiotas. Porqué te rebajarán a su nivel, ganarán y mientras tanto, tú vivirás una vida despreciable. (p.53)
De un tiempo a esta parte, recordarán que la trama de la novela gira en torno a la librería que abre Sara. Pues bien, esa librería tarda nada más y nada menos que 200 páginas en abrirse de las 459 que tiene la novela. Maravilla. Pero si eso les parece una bestialidad, debo decirles que el romance saca la nariz allá por la misma página en que se abre la tienda. Es decir, que tiene más paja que un pajal. Sara intenta que los habitantes encuentren con un libro la forma de ponerle azúcar a la vida. Pero yo, más que azúcar, lo que he necesitado son sales Eno y mucha paciencia para tragármelo entero.

La librería de los finales felices viejos libros marrones
Más libros
Si hay algo positivo en todo esto y es que en la página 346, es decir en las últimas 100 páginas, la cosa se anima. No tipo fiestón -no se me flipen, que les veo- sino más bien como cuando decides hacer judía verde para cenar porqué tienes la nevera pelá.

El planteamiento happy fantástico de ‘jo, qué maja es la gente que lee libros’ y qué ‘buenas personas’ y qué todo es para enmarcar. Miren, leer no les hace mejor persona ni peor. Hay gente que no lee y son maravillosos, y hay quién lo hace –o se lee las sinopsis, que total para la mierda que escriben después- y son residuos de ectoplasma con patas. No depende de la afición que se tenga, sino de el carácter del sujeto a tratar. Así que verlo en modo generalista a lo unicornio-vomita-arcoíris es de o haber pensado muy poco lo que se va a escribir o de querer restregar por la cara la cantidad de libros que se ha leído la autora y que ha plasmado para inflar su ego.
La línea que separa la independencia de la estupidez es extremadamente fina. (p.231)
Los capítulos, pese a no ser más de 10 páginas y alternados por cada personaje, son pesados. Pongamos que un capitulo tiene esas 10 hojas. Pues de ellas, 5 y media se dedican a descripciones del pueblo (lo que da de sí el puñetero, con lo pequeño que dice que es) y lo otro, son pensamientos, mezclados con diálogos y descripciones de expresiones faciales (Dior, dame paciencia) de los personajes que pertoquen. Una almohada, por favor.

Mención especial merece la relación que se desarrolla entre Sara y Tom –el sobrino de Amy-. Es de traca. Eso es tan anodino, insulso, insustancial y apático que por mí, como si les atropella un tractor.
Tom se rio con algo que había dicho la mujer pelirroja y Sara tuvo que apartar la mirada otra vez. Se maldecía a sí misma. No podía enamorarse de él. Sabía quién era y conocía sus límites. Quizá pudiera arreglárselas para abrir una librería, pero no conseguiría salir adelante si se enamoraba de alguien como Tom: chulo, guapo y perfectamente normal. (p.174)
La librería de los finales felices bookshop azul
Dan ganas de llevársela a casa ♥
Pues qué quieren que les diga, lo de ‘chulo’ no me parece una cualidad destacable a tener en cuenta en una persona. Guapo puede colar –por eso de que la atracción física es un hecho circunstancial-, pero en serio, ¿no hay otra característica de personaje que se pueda escribir para no caer el el cliché? Y lo de ‘perfectamente normal’. Normal, normal, el tío no es precisamente. Analicemos el porqué.

Si les decía que el personaje el femenino de Sara es tonto (véase la cita anterior), el masculino –Tom-es directamente gilipollas. Pero claro, la prota como buena boba y cenutria (con perdón por las ranas, que son un amor) cae rendida a sus pies. Hay una escena en la que él la saca a empujones de una fiesta cuando ella lo que quería era quedarse y bailar un rato. La trata súper bien, ¿eh? ¡Viva el micromachismo! Y ya si tenemos en cuenta la siguiente cita, la ciruelita del pastel, oigan.
(Él) No tenía ninguna necesidad de tener una relación con una mujer que ni siquiera era mona. (p.283)
Joer, si es que si no eres mona, no vas a tener ná. Nos lo dejan clarísimo. Pero da igual, porqué si un tío se fija en nosotras –me hace especial gracia como en las novelas son ellos siempre los que escogen a la tía- se le debe hacer la ola. Porqué nuestra única cualidad es ser bellas, sino ya no valemos tanto. Más o menos como un jarrón del chino. Si a esto se le añade que la protagonista no es más estólida porqué no se entrena, y que se pasa buena parte de la novela pendiente de un tío y de ‘uy, no soy lo suficientemente mona para gustarle’. Y así todo el libro. ‘Uy, no se va a fijar en mí. Él es tan guapo…’ Un aplauso para la autora por incluir tópicos de la novela chick-lit más casposa.

Dentro de esto, me da hasta gustirrinín adjuntarles lo siguiente.
¿De verdad es pedirle demasiado a la vida? –pensó- ¿No tener que estar siempre sola? (p.385)
Según la protagonista, en las palabras citadas, no concibe la vida sin un tío, porqué evidentemente, las mujeres no pueden estar solas, sino son unas amargadas. Sigamos fomentando el machismo, sigamos. Pero la cosa no acaba aquí, no. Atentos a la siguiente frase:

Las sábanas tenían un olor desconocido fresco y varonil.

¿Por qué Dior de Todos los Atunetes de Alaska? ¡¿Porqué me tengo que tragar yo esto?! Me desorino. Analicémoslo con propiedad antes de que que me de otro ataque de risa. En otras reseñas, leyendo sus comentarios coincidimos en que el ‘olor varonil’ se refería a) a tigre, b) a no echarse un agüita, c) a ser un guarro, d) todas las anteriores son correctas. A falta de una especificación plausible demos por buena la opción ‘d’ que engloba todo. Pasemos a lo siguiente: si el olor es fresco pero también es varonil, eso es en mi pueblo un oxímoron. No puede ser fresco un olor que huele a rayos y centellas.

Siguiendo con el tema amoroso, no hay que ser ni Holmes ni Marple para saber a ciencia cierta que esos dos van a terminar juntos. De hecho, basta con leer el epílogo titulado ‘felices por el resto de sus días’, una frase que haría potar hasta a cualquier princesa Disney. Y con ese pedazo final que es tal que así: ‘pues yo también te quiero. Pues venga, nos casamos’.

Pues guay.

Es más, la protagonista llega a un punto en el que deja de pensar en la librería y se pasa buena parte del libro pensando en Tom, el idiota por el que se ha colado. Le deberían cambiar el título y renombrarlo como ‘Pensando en Tom’, porqué la tía está ahí día y noche, con el tiparraco en la cabeza. En serio, ¡qué pesadez!

No me vale la excusa típica de que es un libro ‘feel-good’ para caer en este desastre de narración. Servidora es la primera a la que le encanta este tipo de narrativa, y no tiene por qué ser cursi, falta de condimento, aburrida y con personajes más planos que el papel cebolla. Antes que este, les recomendaría leer del mismo género los siguientes: ‘La librería de las nuevas oportunidades’, ‘La pequeña panadería de la isla’, ‘Encender de nuevo las estrellas’, ‘Como el perro y el gato’, ‘Días de perros’, ‘Más maldito karma’, ‘Las chicas de la buena suerte’, ‘Déjate de chorradas y búscate una vida’ (si le dan al click encima de el título podrán ver cada una de las reseñas) y seguro que me dejo más.
Pero creo que me guardo mi mayor reconocimiento a las mujeres. (…) No hay autora a la que admire más que a Joyce Carol Oates. Creo que la única razón por la que no le han dado el Premio Nobel es que escribe demasiado. Una productividad así es demasiado para la autoestima masculina de los críticos (escribe más deprisa de lo que la critican). (p.108)
De un tiempo a esta parte, el encanto no se lo he visto por ningún sitio. Hay mucho relleno y muy poco ‘pasan cosas’, es decir, un libro al que le sobran páginas y le falta contenido. El romance tiene menos chispa que una lechuga después de tres días al sol

Antes de centrarse en Sara hubiese sido preferible que se centrase en Caroline, una mujer católica de 45 años que es de ordeno y mando y que se lía con un chico de 25. ¡Eso es genial! Aprecio que en las novelas los personajes femeninos se líen con otros más jóvenes, por contrastar eso de que siempre las mujeres se líen con tipos que les doblan la edad y que tanto abunda en novela. Los secundarios tienen más chicha,  pero están poco desarrollados para lo buenos que hubiesen sido con una novela centrada en cada uno de ellos.
Nunca me ha parecido que soñar haga más feliz a nadie. (p.236)
Hay cientos de libros que inmiscuyen al poder de la lectura. Cabría antes preguntarse cómo ha dado esto un giro de tuerca. Vale que haya libros sobre libros. Libros sobre libros para amantes de los libros.  De acuerdo. Bien. ¿Pero hacía falta escribir un libro sobre libros para amantes de los libros, que explica cómo la protagonista lee libros y con narrador en tercera persona? ¿De verdad? ¿Estamos tontos? 394 páginas sobre esto. Y la ‘acción’ –si se puede llamar así a lo más excitante que pasa, que es que la Sara abra una librería- tarda 200 páginas en llegar. Es decir, la mitad del libro. Libro aburrido, narración aburrida, con personajes aburridos, sin chicha, sin sangre en las venas. De hecho, mientras lo leía, y las veces que no me quedaba dormida, me miraba a mi ficus, de soslayo y con la firme constancia que mi planta de interior tenía más entretenimiento que la novela que en ese momento sujetaba entre las manos.
La librería de los finales felices Sara librera
Librera


Un libro que no aporta. Que compré porqué estaba de oferta (a 5,95 euros, concretamente) y me ha salido el tiro por la culata. No es una novela que se les vaya a quedar grabada. Más bien en cuanto lo terminen (si es que lo terminan, porqué hay que tener una paciencia budista para ello) lo cerrarán y se les habrá olvidado la mitad. Vamos, que no hay nada a lo que agarrarse.

Añadir la imagen pésima que este libro da de los habitantes de Iowa: gente con pocas luces, sin nada que hacer en la vida, pobres, vulgares, mediocres y anodinos. Ganas de hacerles una visita no dan, precisamente.

Se podría resumir perfectamente en que mucho márqueting y muy poca calidad. Ritmo nefasto, romance sin chispa. Los personajes están muertos. Imposible ponerles ni rostro. La protagonista, también parece estarlo. ¿Cómo va una prota así a levantar un pueblo que también lo está? No tiene sentido, no es plausible. Son como marionetas a las que se le ven los hilos: parecen moverse, pero son inanimadas.

Fehacientemente no es un libro que recomendaría. La historia es plana y lineal. Sin sobresaltos. Previsible. Sara abre la librería porqué está segura que existe un libro para cada persona. No lo pongo en duda, pero desde luego, este, por todo lo argumentado anteriormente, dista mucho de ser siquiera el mío y el de cualquier persona que no quiera caer en un profundo sopor.

Cada vez que lo ojeaba pensaba en que simplemente la autora nos quería refregar los libros que había leído o simplemente, que podía haber estando escribiendo este libro como limándose las durezas de los pinreles, porqué total, el resultado hubiese sido el mismo: una novela absolutamente aburrida, prescindible, predecible, falta de interés y lo peor, falta de vida.

2/5
★★★

Imágenes: casadelibro, weheartit
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

26 comentarios:

  1. Pues vaya, es una pena todo lo que cuentas. El planteamiento sí que parece interesante y me ha recordado un poco a la peli "Chocolat" pero con libros, jajaja. Lo que pasa que si la protagonista es sosa y no cala ni a la gente ni al lector... pues nada.

    Encima dices que el libro es lento, uf. La mitad del libro solo para abrirla XDDDD

    Estoy contigo en que eso de "todo el mundo que lee es genial" pues no es verdad xD hay de todo en esta vida y, como dices, hay gente maravillosa que nunca ha leído más allá de los libros del cole y otra que lee un porrón de libros y que, bueno, mejor no tenerlas cerca. Jajajaja. Tu afición solo define tus gustos, no el tipo de persona que eres (aunque también depende de la afición... si te gusta la caza, en fin).

    Me encanta lo de "chulo, guapo y perfectamente normal". What? xD chulo? en serio? pero chulo de "oh, mira que guay" o chulo de "te pegaría dos tortas por idiota"? xDDDDDDD y lo de perfectamente normal a mí me suena a soso, si en lo diferente está lo interesante! Yo también sería más fan de la mujer de 45 años con el de 25 xDDD ¡que nosotras también podemos estar con chicos jóvenes, eh?!

    En fin, que siento que no hayas tenido una buena lectura. A ver si la próxima es mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Sora!

      Pues es de esos chulos que les dirías 'ven aquí que tengo galletas para darte'. Un gilipollas de esos de premio, vamos. Y más lerdo que el palo de un gallinero. Y ya me dirás si hacía falta que las 200 primeras páginas fuesen paja pura y que solo se salven las del final (un final más de peli de Divinity que de otra cosa).

      Uy, si te gusta la caza vas a ser un ser deplorable. Eso pa empezar. No entenderé nunca porqué le llaman deporte. No sé, llámalo deporte en el caso de que el ciervo que vayas a disparar también lleve una escopeta para poderse defender, no?

      La verdad es que me encantaría encontrar un libro en que una mujer le dobla la edad a un tío y no al revés y que encima sea ella la protagonista. Además, seamos sinceras, ellos se conservan peor que nosotras. ^^

      Un besote enooorme!! ♥

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Jajajjaj de verdad que yo vivo enamorada de tus reseñas haters, es que me lo paso bomba leyéndolas.
    En fin, que ni con un palo lo toco... me encantan los libros que demuestran amor por los libros y la lectura, pero creo que, además de eso, deben de tener algo más: chicha, sustancia, salseo, LO QUE SEA. Y que la muchacha tarde 200 páginas en abrir la librería y el libro tenga 500, pues no. Aquí hay algo que huele a chamusquina.
    Además, me parece genial que se quiera transmitir el amor por los libros, pero es que hay un límite... ¿qué es esa chorrada de que todas las personas que leen son super guays del paraguay y los que no leen, pues no? Ay ay ay ay. Y para colmo, estoy cansadita del cliché de chica antisocial que lee y que ya está, no hace nada más con su vida, todo gira en torno a los libros y punto. Por favor, que la mayoría de los lectores no somos así y ese cliché está ya muy visto. Poned a una protagonista que ame leer, pero que no sea mojigata y antisocial, sino que le guste la fiesta y que se yo...

    Muy fan de eso de : las últimas páginas mejoran, pero tampoco fue una fiesta, no se me flipen que los veo venir xDDDDDD

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Irene!!

      Jajajajaja!! Mira, es que yo ya me doy por contenta si te has reído un rato. Por lo menos, sacarle punta a todo, que en esta sociedad tan aburridilla siempre es un plus y viene bien.
      El libro es más soso que el agua con gas. Lo de las 200 páginas ya dice mucho de la forma en la que se desarrolla el libro (desastrosa). Hay libros de amor por los libros, pero este no es uno de ellos. XD El cliché ese del lector es pa descojonarse vivo. Y mira, si ponen a una señora que le gusta leer pero la fiesta a partes iguales (es una ideaca la que has tenido) pues oye lo miraría de otra forma.

      Un besazo enoooooorme!!!! ♥

      Eliminar
  3. ¡Hola, Iris!

    Me encanta tu reseña. Hay veces que para reseñar un libro simplemente hace falta ser así de sincero. Muchas gracias por traernos un título que creo que dejaré pasar.

    ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santi!

      Encantada de que te haya encantado la reseña. Ya sabes tú que yo siempre soy la mar se sincera y oye, si es una caquita, pues se dice. ^^

      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  4. Hola guapa.
    ¿más sosa que la pasiflora?, ¿Es eso posible?, jajajjaja.
    No he leído este libro, sí , me atrae el título, porque lo metaliterario me flipa, pero esa "previsibilidad" me frena. EStoy hasta el moño de libros con estructura lineal, carentes de giros y soporíferos. HAsta el toto, vaya.

    Besitossss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther!

      Sí, sí, lo es. Es posible. En realidad yo no pensaba que lo fuese, pero la prota es que se lo lleva de calle. XD Que no tiene sangre en las venas, que tú la ves y parece una lechuga pocha. Si estás hasta el toto de libros así, ni te lo leas, porqué vamos, este yo no sé ni como lo terminé!

      Un besote enoooorem!!! ♥

      Eliminar
  5. Socorroooo!!! Se me ha ido a tomar por saco el anterior comentario, joeeee TT Te había hecho hasta un pareado...y ya ni me acuerdo!!!

    Veo que ha vuelto loca y no en el buen sentido!!! jajaja

    A mí las historias sobre libros y librería es que me encantan!! Yo creo que como a casi todos los lectores, nos atraen como la miel a las abejas. No lo podemos evitar... Y también me encantaría abrir una librería, ¿a ti? Pero tengo claro que la abriría lo antes que pudiera, algo que a esta autora no parece importarle mucho cuando tarda 200 páginas para que su protagonista lo haga.

    Lo de alargar las historias metiéndonos un rollo que no tiene ni pies ni cabeza no me gusta nada, al final el lector no es tonto. Aburre, oño!! Deben de pagar a peso porque sino no lo entiendo.

    Parece que ya no saben hacer historias sin amor, no creo que sea imprescindible. Y sí, además es lo que tú dices: Llenas de clichés, de tíos estupendos con tías menos guapas, tíos que al final siempre determinan lo que ellas hacen. ÑA ÑA A mí me encanta la romántica, pero es que no la leo tanto por estas cosas.

    No me lo llevo, prefiero no perder el tiempo con todas las historias que tengo por leer.

    Besitos

    Pd: A mí me flipan las judías verdes para cenar!!! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Cris!!

      Ayyyyy, con lo que fastidia eso!! Y con el pareado y todo! No pasa nada, si yo con tus comentarios, feliz. ^^ Uy, para que un libro me vuelva que me suba por las paredes tiene que ser peor. Vamos que las dos estrellas es por eso, que los he leído peores XD Siii!! Precisamente por eso te las venden como éxito, para que los lectores vayamos ahí a curiosear. Pues mira, ahora me pillas en bragas. No sé si me atrevería a abrir una librería y más como está el sector librero y editorial, que da miedo (como todos los sectores de españa XD). Verdad? A que es horrible cuando te meten páginas de paja y tú ahí 'veeeeenggggaaaa avanza' y no se mueve de ahí? Pues lo mismo con esta novela, esto debe ser por que habrá consensuado X número de páginas con la editorial, porqué sino no se entiende.
      Pues sabes qué? Estaría guay que alguan autor/a se atreviese a hacer una historia sin amoroso (heterosexual) de por medio. Es muy cansino encontrarse siempre con lo mismo.

      Un besote enooorme!!!! ♥

      PS: jajajajajaja!!! A mi también XD en ese momento no se me ocurría otra comparación!

      Eliminar
  6. Hola Iris!
    Hasta me sorpende esa nota con la de zascas que has repartido jajaj, por doquier, chica.
    A verrr. Esta pasiflora, digo Sara parece que el falta un hervor sobre todo en habilidades sociales, pero si se junta con el machito (o casi) del pueblo pues ya me dirás... algo muy bueno no puede salir de ahí. lo típico chico cañon con la friki.
    a los pobres del estado de USa los habrán dejado bonitos con tanto catetismo, una pena, así están leugo, estereotipados.
    yyy se me olvida algo más que quería comentar.... pero bueno, se me ha ido. otal, que no cojo este libro ni patrás, la verdad es que no lo había visto por ninún lado.

    besotessssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola María!!!

      Uy, esa nota es porqué por suerte no hay escenas de maltrato ni violencia, que sino el cero patatero le hubiese caído. De hecho he leído libros peores, y si me pongo a comparar, pues este se salva algo. XD Un hervor? Qué va, María! Esa tía está cruda, te lo digo yo! Si es que no puede salir nada bueno de ahí, que lo ve y ya casi se le caen las bragas. Ay. Entre eso y que ha dejado a los que viven en los pueblos como paletos pues hija, un poco de info o algo antes de escribir.

      Un besote enoooorme!!! ♥

      Eliminar
  7. ¡Hola Irissss!
    Ay mi madre, y pensar que yo también me compre el libro en un arrebato de 5'95€. Mirémoslo por el lado positivo, de no ser así nos habríamos arrepentido de gastarnos más. Si Amy levantase cabeza y viera que Tom estaba filtreando con la que era la destinataria de sus cartas le daría dos buenas yoyas. ç
    Por lo que he entendido la protagonista que se ha ido a un pueblo, con menos habitantes que un charco en la calle, para llenarlo de vida cuando ni ella misma es capaz de proseguir con el cometido que le lleva a acabar en ese lugar. Muy bien Sara, un pin para ti.
    A mi el feelgood después de leer a Mónica y La librería del señor Livingstone me atrae demasiado. No creo que este sea el caso porque las frases que has dejado por aquí no son dignas de estar dentro de este género, ya que lo único que se pretende con él es que el lector se sienta bien durante y después de la lectura del ejemplar. Este no sería el caso. Porque hay una protagonista que no es mona, un protagonisto (ya sabes, por eso de poner la igualdad de género al mismo nivel) que es un prepotente y que se las da de latin lover y unos secundarios que deberían ser más troncales y necesarias que las asignaturas de lengua y matemáticas.
    Vamos que para disparates estos y que nos quiten lo bailao'. Cuando he leído lo que la autora piensa sobre autores X o Y, no me he caído de la silla porque tiene un respaldar bastante contundente. De no haber sido así ahora mismo estaría en Urgencias o vete tú a saber. Obviamente no siempre llueve a gusto de todos, no nos pueden gustar los mismos libros, los mismos géneros, los mismos autores y si uno se convierte en nuestro favorito... No tienen que enamorarnos todas sus publicaciones. Habrá algunas que sí, otras que no y otras que meh, ni fu ni fa; pero vamos que si piensa así (no quiero señalar a nadie) pensará que todo lo que escribe es canelita en rama. Y que no se convierte en una autora de best sellers de milagro.

    Vi hace poco La librería y quedé encantada con ella. No la he leído, pero si la película es fiel al libro creo que es otro que deberíamos añadir a nuestra lista de pendientes. Y no de esos que se cuelgan de la oreja y que a veces nos llegan a los tobillos (bromas a parte). Escribir no es fácil, llegar a los lectores es sumamente complicado porque hay el mismo número de gustos que de colores, pero narrar una historia que empieza con un propósito que a los lectores nos encantan y que es la construcción de una biblioteca... Ha acabado siendo pasando de ser amor hacia los libros a amor hacia un gilipichis. Y así parece haber ido, de mal en peor.
    En fin, no sé que nos intentan vender. ¿Romance por todos lados? ¿Siempre tiene que haber una relación romántica humana? ¿No puede existir el amor por los libros y ya? Apaguemos y vayámonos.
    ¡Gracias por compartir la opinión sobre este libro Iris! A sabiendas de que lo tengo, y que acabo de salir de una lectura de mírame y no me toques, prefiero tocar otros palos y otros géneros.
    Un besazo enorme ❤

    Etérea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Carol!!

      Cuándo veamos libros tan baratos vamos a desconfiar y cuándo veamos que tienen más márketing que una campaña de cocacola, también. Porqué tela la de sorpresas que te llevas. Vamos, que te venden lo que quieren. Exaaaacto! Es un poco sinsentido: prota que no tiene vida, para llenar un pueblo de vida. No se entiende. Y otro punto es que si la librería es la protagonista no puedes tardad 200 páginas (casi la mitad del libro) en abrirla. El feelgood es un tipo de novela que si se hace bien genial (yo también soy fan) pero si se hace mal te queda un libro como el que nos hemos encontrado aquí: sin pies ni cabeza y más aburrido que una viga de hormigón.
      Exacto, no te van a gustar los mismos libros que el vecino, que los libros no son una croqueta. Y cada uno, como personas independientes que somos tiramos más hacia un lado que hacia el otro. De ahí que poner estos autores son la hostia y estos otros no, pues yo creo que sería mejor que la autora hubiese optado por que fuese el lector el que decidiese lo que le gusta no no. Vamos, que no les llamase tontos. Lo bonito del tema es que la segunda novela de la autora, 'Déjate de chorradas y búscate una vida' es maravillosa. Así que algo habrá aprendido, porqué de ésta a aquella hay un cambio brutal. Lo del romance cansa tanto, nos venden que tu vida no tiene sentido o no está completa sin pareja cuando no es así ni de guasa.

      Un besote enoooorme!! ♥

      Eliminar
  8. Hola preciosa! Ya ando por aquí! Por dios, yo con ese titulo no lo compraría! LO JURO! Ya de por si tiene una portada que no me llama para nada y el titulo como que me dice que debo salir corriendo jajaja
    Aparte que garrón que haya tenido una protagonista sosa! Esos son de los peores personajes... Por eso es que yo no agarro libros románticos o de este tipo de temáticas: para no clavarme. Cuando leo románticos casi siempre los abro y desconfió hasta que me demuestren lo contrario xD
    Yo por suerte estoy contenta de que acabo de terminar un libro que, a pesar de que tiene romance un poco, la base de la historia es amor de otro tipo.
    La verdad que una santa para terminar el libro! Yo no lo hubiera hecho la verdad.
    Lo que más me asusta es que haya un pedacito de trama que no tenga sentido, solo para alargar la historia.
    Obviamente PASO de leer este libro o de acercarme a el. Eso Sí, la reseña te ha quedado impecable como siempre y me morí de risa con ella. ♥
    Besote genia! Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Nea!!!

      Jajajajajaja!! Yo caí en la tentación de 'a ver si va a ser verdad eso que dice en la portada' y no, los anuncios nunca son verdad. Vamos, que no vuelvo a pillar un libro de estos ni harta mojitos. Si, sosa, sosa, es que no tiene conversación la tía. Si vas a crear un personaje en plan robot, pues mejor lo dejas y te pones como autor, a jugar al parchís. Los libros románticos son una sarta de clichés que no hay por donde pillarlos y ya haces bien pasando de ellos. Pa cuatro que valen la pena el resto, ñordos todos.
      Jajajaja!! Si te has reído con la reseña me doy por más que satisfecha!

      Un besote enooooorme!!! ♥

      Eliminar
  9. Madre mía, no leo ese libro ni harta de vino. Y bien tocho es. Eso de que los libros ayudan a ser una buena persona está por ver. Tiene todos los ingredientes para no leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosalía!

      Ni tocarlo con un palo, que da urticaria, ya te digo. Sí, totalmente. Será que eso de los libros y las personas se lo ha sacado de la manga.
      Un besoteee!!

      Eliminar
  10. ¡¡¡Puuuufff!!! Tocas tantos palos que no se ni por dónde empezar a comentarte... ¿Quizá por el principio? ODIO el marketing en los libros, lo odio mucho. Cuando entras en una librería y la faja de diez libros distintos te anuncia ese título como "lo mejor que leerás este año". ¿Es que a todos nos gusta lo mismo, o qué? "Stephen King ha leído este libro". Sí, sí, no se por qué pero hay un montón de libros que usan a King como señuelo o hasta te comparan a los autores, con lo bonito que es decir que un libro no tiene comparación, ¡Hombre ya! Y mi favorito: "Si te gustó la chica del tren..." DEJEN descansar ya a esa maldita novela, por dios, que yo LA ODIÉ y con esa promoción lo único que sacan es que huya despavorida. Conclusión, que no me suelo fiar en absoluto a la hora de comprar un libro.

    Otra cosa que aborrezco son los personajes planos, no entiendo para qué meten tantos si luego van a ser insustanciales o imposibles de recordar. ¿Y por qué la librería es tan importante como para ser el título de la novela, pero se tiran 200 páginas hasta que se dignan a abrirla? Menuda tortura.

    Sobre el presunto romance que hay entre sus páginas comparto tus opiniones. Ella siempre normalita tirando a fea, él descomunalmente guapo y si puede ser, con aires de malote. Que oye, si no la trata bien no pasa nada, porque es la gracia del asunto, que vaya de macho cabrío. ¿De verdad es tan difícil escribir historias de amor hoy en día? De las sanas, naturales, agradables, en las que la felicidad e integridad de uno no penda de las decisiones del otro. A lo del "olor fresco y varonil" ya no se ni cómo responder porque me ha entrado la risa nada más verlo. Y esto me lleva a pensar... ¿Cuántas veces usan lo del "olor varonil" como si fuera lo más erótico del mundo, cuando yo en realidad lo que entiendo es que olía a tigre? Cualquier día hasta los pedos que se tiren resultan cautivadores, dales tiempo.

    Una pena porque creo que yo hubiera pecado al igual que tú, dejándome llevar por ese ambiente tan bibliófilo y que al final parece que ha pasado desapercibido entre tanto clavo suelto.

    Espero que con la próxima lectura haya más suerte, y así compensen. La reseña, por otra parte, impecable.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Meg!!

      El marketing en los libros es brutal. De la gracia que hace, digo. Porqué nunca es lo que te venden. Y esto es un poco como los culos, que a cada uno nos gusta un tipo de culete, y cada uno tiene su propio tipo de culo. Vamos, que hay tantos gustos como personas. Y es cierto que cuándo comparan novelas o te dicen que tal autor ha leído tal es como 'pues vale'. En otras palabras, no es algo que me importe porqué es una información que no aporta nada. La chica del tren es un libro que no he leído y no tengo ni el más mínimo interés por hacerlo. Huyo de los superventas más que un corrupto de hacienda. Pues eso mismo me preguntaba yo. Vamos a ver, se supone que la librería es el alma de ese libro, pero la abre a la mitad, entonces no es tan importante, digo. El cliché romántico típico del que las señoras estamos hasta el choto. Eso es. No creo que sea tan difícil escribir historias de amor de dos personas normales que se quieren, digo yo. No lo es. Vas en el metro y te sirves de inspiración a raudales. Lo del olor varonil es el chungueo. Si es que mira que hay sinónimos que se van a eso que lo único que da es risa, a parte de quedar como el culo de mal en una novela. 'Se cuescó un pedo que olía a rosas silvestres', lo veo. XD
      Graaaaciaaaas!!!

      Un besote enooorme!!! ♥

      Eliminar
  11. Lo de “chulo, guapo y perfectamente normal” me ha llegado al alma. Igual que lo del “olor varonil” (de esta última creo que lo que más me ha chocado es que aún se siga usando esa expresión “olor varonil”). No sé si descartarla o leerla para hacer “hate-reading” (y no me gusta usar expresiones en inglés así alegremente, pero no sé cómo traducirla bien).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Manupi!

      Sí, sí se sigue usando en lo romanticón. Lo de olor varonil para mi es olor a orco sudao. Un ascazo. Uy, si decides hacer una lectura odiadora y me dirás que me pasaré con gusto a leerla!

      Un besote enooorme!

      Eliminar
  12. Hola bonicaaa!!!

    Primero de todo, disculparme por haber tardado tanto en pasarme por tu blog! Te juro que te tenía en mente pero la vida me ha llevado por otros derroteros jajjajajaja

    Buah nena. Es que el título a mí ya me echa para atrás. Más cursi imposible. Desde luego no es la clase de libros que me llama la atención y por lo que cuentas... menudo ñordo. Puro aburrimiento.

    Qué hartita estoy del machismo en los libros, de que las protagonistas sean tan tontas como para perder el culo por alguien que no les trata con respeto y que encima se le siga dando pie al estereotipo de "mujer sin un hombre al lado no vale para nada". Qué triste todo.

    Un besazo preciosa y sigue haciendo estas reseñas porque me parto el culo con ellas xD

    Hasta la próxima,
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Sandra!!

      No pasa nada, que todos tenemos vida social a parte de la bloggosfera y quién no entienda eso es que muy tocho tiene que ser. Jajajajaja!! Ahora que lo dices sí que tiene un tono cursi, mira en eso no había caído. Más que tontas tengo la sensación que las protas femeninas las meten ahí como si fuesen meros objetos sin personalidad que están ahí porqué tocan y para demostrar que lo amoroso es sinónimo de felicidad y que un tío lo cura todo. Un asco.

      Jajajajajaja!! Ay, qué bonica eres! Graciaaas!!!

      Un besote enoooorme!!

      Eliminar
  13. ¡Hola, Iris! ^^

    Me ha costado la vida y media, pero por fin me paso por aquí a leer una de las entradas que tengo pendiente. Sí, una. Esto va lento, lo sé. Ay. En serio, me faltan horas al cabo del día ^^" Dejando los malos rollos de lado - en serio, no valen para una mierda -, ¿qué tal ha empezado la semana? ¿Bien? ^^ Espero que sí :D
    Cositas. Cositas importantes. El marketing. Ay, la hostia. Vamos a ver. Yo me lo imagino tal que así: "eh, Pepe, que tenemos que publicar X y hacer que la gente lo compre como si viniera la camioneta de los churros en Navidad", "anda, Juani, pues de puta madre, porque tengo aquí un libro que ni me he leído, pero viene a ser metaliteratura, así que pa'lante". Eso o es que soy una cabrona insensible pero, joder, al final una piensa que nos toman por tont@s. ¿Quieres un libro guay? ¿Este es tu libro? ¿HOLA? Cuando lo lea, cuando pasee mis ojitos por las letritas, decidiré si es mi libro o no, gracias.
    Dicho esto - siempre me sale la venilla chunga leyendo tus entradas, lo siento xD De verdad que no soy mala gente jajajajajajajaja -, siento que el libro haya sido tan soporífero. Si el tema está en que Sara abra una librería, oye, por mí guay. Y esto lo digo con intención porque, seamos realistas, es un curro guay. Sacrificado, sí, pero guay. Y sacrificado porque a mí me entra una depresión si tengo que limpiar tanto libro, que vender polvo es de mal gusto ;D El problema está en cuando se nos toma por lerdas, por lerdos. No puedes tardar 200 páginas en abrir la librería, que es el objetivo. Es como si tardas quince hojas en explicarme cómo se hace un pastel de manzana. Pues aquí servidora se va al Mercadona y, mientras se ríe malignamente, compra el que viene hecho, que tendrá un porrón de mierda saturada, pero yo me lo zampo a bocados xD
    Más cositas. El amor. Ay, el amor. Qué bonito eso de que te saquen de una fiesta porque sí, que te digan que no pueden estar contigo porque no eres guapa. Eso es amor, claro que sí. ¿Respeto? ¿Eso se come? Me voy a cagar un poquito el todo. No va a haber mierda suficiente, también lo tengo claro. Qué no, qué no me parece ni medio normal. Es verdad que las primeras impresiones cuentan y que la atracción sexual está basada, principalmente, en si la persona te resulta o no atractiva; ahora bien, esos comentarios tan "bonitos" se los puede meter por el escroto, hasta que salga sangre. Gracias.
    Siguiente. Que te interesara más el ficus - seguro que es monísimo ^^ - que el libro no habla bien de lo que hay entre sus páginas. Es triste, porque has tenido las narices de acabarlo. Yo últimamente, si no puedo, le doy una patada en el pompis.
    Hemos hablado alguna vez del tema de dedicarse única y exclusivamente a leer. Oye, pues que a lo mejor al cabo del día se hacen otras cosas y no pasa nada. Ya sabes, como hablar con la gente, ir a comprar, hacer deporte... yo qué sé, trabajar. ¡Qué locura! *Bob Esponja sale corriendo con las manos levantadas* Pero es que el tema de que no sepa relacionarse con la gente... Ay. AY. Yo no quiero ser mala - aunque lo esté siendo - pero, vamos a ver, alma de cántaro, ¿tan difícil es? ¿Tan jodidamente difícil es? Y siempre ellas, que seguro que el Papi Perla ese de los chascarrillos machistas es todo sonrisas, simpatía y unas habilidades sociales que harían llorar a las mejores oradoras, a los mejores oradores.
    Poquito más que decir, en realidad. Si un libro no consigue que le prestes atención, si no hace nada porque sus personajes brillen por luz propia y dejan un género que a mí me gusta por los suelos... pues como que paso. Nada, nada, qué corra el aire jajajajajajaja
    Como siempre, una reseña más que genial, Iris ^^ Leerte siempre es un placer, sí, sí, sí :D
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz lunes, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Carme!!

      Pues la semana de momento, bien!! La verdad es que lo del márketing, huele a chufla a kilómetros. Y mira que lo tengo asumido, que normalmente huyo de él, pero claro, el precio, el que parecía por dentro bien escrito, nada, que me he dejado engañar. Lo divertido del tema es que te toman por tonto. Es decir, que si quieres que el lector lea, no le digas lo que tiene que opinar antes siquiera de haberse leído el libro, que eso es imposición. No sé, molaría más un márketing tipo: 'leélo y después nos cuentas que a nosotros nos ha parecido guay'. Eso sí. O 'este está bien escrito y a lo mejor te gusta'. Pues también. Pues no, no se entiende. 200 hojas para una librería que es la que debería ser la protagonista es que algo va muy mal. Y sinó, pues oye, no titules así el libro. Ponlo tipo 'historia de una señora sosa que huye de su propia vida y que es incapaz de decidir que quiere hacer para ser feliz'. Mejor resumido, y más escueto que las 400 y pico páginas. Lo del tema amoroso es tremendo. Si es que las mujeres si no somos guapas (hola jarrón) no servimos para nada. En serio, se puede escribir romance, y se puede escribir bien. De verdad. No es tan difícil no caer en el cliché. Por sorprendente que parezca hay autores y autoras que lo hacen. Solo hay que tener un poquito de sentido común de lo que viene siendo una relación sana.
      Los ficus son amor. Notan los cambios de ambiente y son muy propensos al estrés, pobrecitos míos. ♥ Hay que ponerles mucho mimo y que se sientan queridos. Con este ya van dos los libros que he terminado por terminar. Pero si bien es cierto, que normalmente los mando al cubo de reciclaje si no me molan, debía en ese momento de estar armada de una paciencia descomunal. Lo de dedicarse exclusivamente a leer no lo entiendo. Hay gente que lee en diagonal, vale, o con música, vale. Pero realmente se procesa lo que se está leyendo con ese método? Se me hace raro. También la gente tiene vida social, digo. Ellas son las que tienen problemas para relacionarse siempre, otro tópico. A ver cuando nos cambian las tornas y los ponen a ellos un poco tímidos, que hombres tímidos también hay.
      Graaaciaaas!!!

      Un besote enoooorme y que pases una semana geniaaaaal!!! ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.

--------------------------------------------------------------------------------------

En cumplimiento de la política de privacidad RGPD. Información básica sobre protección de datos:

Responsable » Iris Ocón (aquí, servidora)
Finalidad » moderar los comentarios (hay cada uno, que tela, telita)
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » los datos serán guardados por el sistema de comentarios de blogger
Derechos » tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.