Latest Posts



Dirigida por David Yates, y con guión debut y producción de J.K. Rowling, ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’ reabre el Mundo Mágico con una trama y personajes completamente distintos, así como también otro espacio y tiempo. Yates es conocido por cualquier fan de Harry Potter por dirigir las cuatro últimas películas de la saga: ‘Harry Potter y la Orden del Fénix’ (2007), ‘Harry Potter y el misterio del príncipe’ (2009) y ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte I y II’ (2010, 2011), así que sabe perfectamente por dónde tirar la historia para agradar al más acérrimo potterhead.

La historia nos pone en situación cuándo el brujo y escritor Newt Sacamander (Eddie Redmayne)  llega al Nueva York de los años 20 acompañado con su maleta repleta de criaturas fantásticas. Esto pasa 70 años antes de que Harry Potter lea su libro en la escuela. Pero para Scamander lo que tenía que ser un viaje sin más de ida y vuelta, acaba yéndose de las manos, pues algunas de sus criaturas escapan y se las ve teniendo que lidiar con la comunidad secreta de brujas y magos y una fuerza oscura destructora. A parte de problemas, también encontrará aliados, como la ex auror Propentina ‘Tina’ Golstein (Katherine Waterston) y su hermana Queenie (Alison Sudol) y también a Jacob Kowalski (Dan Fogler) un ‘no-maj’ –no mago- pastelero.

Lo que primero llama la atención al espectador es la química que hay entre los actores. No solo es un film que se compone de un gran elenco – el reparto incluye dos ganadores del Oscar: Redmayne y Jon Voight, además de dos nominados: Samantha Morton y Johnny Depp-, sino que también consigue el carisma para hacer de esta producción más que disfrutable tanto si le gusta el mundo mágico creado por Rowling, como si no. Colin Farrell en el papel de Percival Graves es un villano de tomo y lomo, aunque el personaje, para sorpresa del espectador, sea compartido con  Johnny Deep metido en la piel del malo malísimo Gellert Grindelwald. Una pena, pues Farrell está espectacular como antagonista. De momento, es de suponer que Depp ocupará el puesto de villano en las próximas cuatro entregas restantes que hay confirmadas. Ezra Miller (el actor escogido para ser Flash en la peli de ‘La liga de la justicia’ de DC) hace también papelón como Credence Barebone, un chaval maltratado física y psicológicamente que da muy mal rollo.


Credence (Ezra Miller) y Percival (Colin Farrell) con cara de acojone. © 2015 Warner Bros.

Es imposible hablar de esta película sin mencionar el saber hacer de Eddie Redmayne (que recordarán por ‘La teoría del todo’ –ver crítica- y ‘La chica danesa’ –ver crítica-), un actor al que tengo especial simpatía, por esa manera tan sentida y peculiar de dar vida a los personajes, en que cada trabajo parece a punto de derrumbarse con esa fragilidad que le hace único. Es por ello que cada vez que servidora ve algún trabajo suyo, me dan ganas de darle una mantita y un colacao caliente. Redmayne, fue en esta producción la primera y única opción para interpretar a Scamander, de hecho, Rowling tenía claro que le quería a él para dar vida a su personaje y no tuvo ni que pasar por una audición previa de selección. Esto contrasta de forma casi surrealista con el hecho que el actor británico se presentó para el papel de Tom Riddle en ‘Harry Potter y la Cámara Secreta’ (2002) y fue rechazado después de leer una sola línea. Imaginen el chasco.

Para que no haya lugar a confusiones, JK Rowling (pseudónimo de Joanne Rowling, la ‘K’ es de Kathleen, el nombre de su abuela) ha declarado que esta película:
‘no es ni una precuela ni una secuela de la serie de Harry Potter, sino una extensión del mundo mágico.’
Efectivamente, la película tiene varias peculiaridades, destacando que fue estrenada 15 años y dos días después de la primera de Potter y que además, es la única película del mundo mágico creado por la autora en la que no se ve un palo de escoba en ninguna escena. Pese a ello, seguro que les suena el nombre de Newt Scamander porqué dentro del universo Harry Potter, aparece en el Mapa del Merodeador de ‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ (2004) además de que dentro de este mismo universo, el libro ‘Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos’ fue publicado por primera vez en 1927 y se convirtió en un éxito de ventas, así como un libro de texto aprobado en Hogwarts. En la década de los 90, cuándo Harry fue a estudiar a la escuela de magia, el libro de Scamander ya iba por la 52ª edición. Además hay que añadir que en 1926 es el año en el que Voldemort nace. Veremos como encajan ese último dato en las producciones que vienen.


Tina deteniendo a Newt. © 2015 Warner Bros

El libro homónimo fue escrito por Rowling en 2001, y el 80% de los beneficios de la venta de cada ejemplar ha ido directamente a los niños pobres de varios lugares del mundo. No se puede negar la influencia que tiene la escritora no solo por la magnánima industria que ha creado alrededor de su Mundo Mágico, sino porqué es una gran mujer de negocios, que además no va a dejar en manos de otros lo que puede hacer ella, como el guión de cada una de las películas venideras. Las otras dos ya se han anunciado y están previstas para 2018 y 2020.  Pueden empezar a morderse las uñas, que solo quedan dos años de interminable espera.

Con un presupuesto estimado de 180.000.000 dólares –actualmente recaudados 4 millones de dólares en España en el primer fin de semana y 218 a nivel mundial- , la película fue rodada entre el 17 de agosto de 2015 y el 15 de diciembre en Reino Unido, concretamente Liverpool y Leavesden Studios. En ella se da a conocer que Ilvermorny es el nombre de la Escuela Americana de Magia y Hechicería, al igual que Hogwarts lo es en Reino Unido. Me pregunto cómo se llamará la española: ¿JamónPanYChorizo?  ¿Siesta? ¿EseToroEnamoraoDeLaLunaQueAbandonaPorLasNochesLaManá ? ¿MiCarro? En fin.

El único ‘pero’ que se le puede poner a esta producción es que se eliminó una escena en la que Scamander mostraba las cicatrices del cuerpo durante su trabajo con animales peligrosos. Eddie Redmayne matándose en el gimnasio solo por esa escena y van y la cortan para su desgracia (y para la nuestra). Veremos si la añaden en la versión DVD como extra. Por pedir, oigan, que no quede.
También encontramos varios huevos de pascua, como el colgante que Graves (Farrell) le da a Credence (Miller), que es la marca de las reliquias de la muerte, y sin ser casualidad, el mismo colgante usado por Xenophilious Lovegood (el padre de Luna Lovegood) en ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte I’ (2010), lo que ya es una pista importante de la trama.


Queenie (Alison Sudol) y Tina (Katherine Waterston) Goldstein. © 2016 Warner Bros

Los fans disfrutarán pues en este film es la primera vez que podrán ver a Frank, un Thunderbird magnífico y símbolo de una de las cuatro casas de la Escuela de Magia y Hechicería Ilvermorny, según Pottermore. Y por supuesto, la gran sorpresa recaerá en la segunda película en la que el director David Yates ha confirmado que

‘En la segunda película Dumbledore regresa . Hay un par de buenas escenas con Newt. Sólo tenemos que averiguar quién lo interpretará.(…) Nosotros regresamos al Reino Unido en la segunda película y grabaremos entre ahí y París. No estoy seguro de dónde Jo está fijando el resto de las películas, pero estará Europa Central. Creo que va a ser difícil hacer caso omiso de los Estados Unidos, pero el siguiente será predominantemente Europa’.
Entrevista concedida en ‘The Leaky Cauldron’
Lo que es imposible es que el espectador no se ría un montón con el no mago Jacob Kowalski (Fogler) y los animales de la maleta de Newt, a cuál de ellos más bonito. Eso sí, servidora también quiere un ‘ficus’ despeluchado con mala leche y con problemas de dependencia (Pickett), y un ‘ornitorrinco’ que se dedica a mangar dinero y joyas a cascoporro (Niffler). A ese habría que meterlo en el senado a recaudar, verán como nos llenaría las arcas pronto.

Dos horas y 13 minutos que se pasen en un suspiro. No solo por el guión, la trama bien hilada y el encanto enérgico que desprende, además de la buena reconstrucción de los años 20, sino que además dispone de la última tecnología digital para hacer real el mundo mágico. A estas, algún crítico lo ha tachado de mera ‘estrategia comercial’. Yo le pregunto a ese crítico: ¿qué película no lo es en la sociedad del consumismo y el capitalismo?


Jacob Kowalski (Dan Fogler) flipando en colores después de ver como Newt desaparece dentro de su maleta.
 © 2016 Warner Bros

El tono humorístico no esconde que esta producción contiene cierta oscuridad engrasada de forma que ambos se complementan sin caer en la monotonía. Y justo cuándo parece que el ritmo va a bajar, de repente ‘¡pum!’ escena de acción. El ritmo vertiginoso que embellece la película es más bestia que cualquiera de las de Harry Potter. En este sentido, el espectador no solo va a revivir la nostalgia de sus años mozos (o no tan mozos), sino que el film consigue crear algo totalmente fresco, nuevo y con otro ritmo. Además pueden llevar a sus peques a verla y disfrutarla en familia, algo que no tiene precio. Y me van a caer ositos de peluche por esto, pero es mejor que cualquiera de sus antecesoras en el sentido de que es llanamente encantadora con un extra de dulzura y risa, pero también tenebrosa y oscura. El tándem perfecto que hace que se divierta y no pueda dejar de mirar la pantalla, sin siquiera parpadear. Épica. Hará las delicias de cualquier espectador sea acérrimo o no a la saga original.

Que los personajes sean adultos es un puntazo puesto que los fans de la saga, ya están en la veintena con una pata en los 30 o más. No se profundiza demasiado en ellos,  pero tampoco lo necesita. Tiene 4 pelis más para ello. ¿Qué sentido tendría que lo descubrieran todo en la primera?  Además comprende una llamada de amor al ecologismo y a los animales (un saludín a aquellas personas que dicen amarlos pero que se meten entre pecho y espalda un buen bistec).

Algo que se nota es la influencia de ‘Doctor Who’ en el director y la intención de hacer una película más igualitaria, como por ejemplo el hecho que el puesto de más poder del Ministerio de Magia Hechicería lo lleve una mujer negra, una líder acérrima y fuerte que no se deja amedrentar. También está el hecho que Farrell dota de fuerza magistral la película.

Película inteligente, chispeante, con un elenco con química y dosis infinitas y versátiles de imaginación. Un film que es MAGIA en estado puro y con mayúsculas.


5/5
★★★★★
Fuentes: IMDB, Filmaffinity, http://www.fantasticbeasts.com/Antena 3, The Leaky Cauldron 
Imágenes: Live For Films, Collider, digitaltrends.com, screenrant.com  © 2015 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved.

 

Lectura Conjunta 

Seguramente su cara al leer el título de esta entrada, habrá sido de pura curiosidad. O de extrañeza. O si me leen a menudo, muy probablemente, haya puesto cara de pez. Porqué esta entrada es un tanto diferente a lo que les tengo acostumbrados. Y está organizada por María Ángeles de Bohemian Creative y por servidora.

Les pongo en antecedentes.


 ¿De qué va Cuatro Gatos? 

La idea surgió de nuestro intento frustrado por organizar la lectura histórica de ‘Los Romanov’. No todo son florecillas en blogger y a menudo sale el tiro por la culata, aunque normalmente las bitácoras solo expongan la cara bonita. Sinceramente, prefiero que sepan desde buen principio que aquí, también nos tiramos de los pelos. Sólo se apuntó una persona a la lectura de ‘Los Romanov’ y la editorial Crítica pasó simplemente de respondernos. Véase su buena política de comunicación y a quién no hay que comprar.

Una vez vista la frustración que generaba el leer libros que no son los ‘normalizados’ o los que la gente normalmente lee, se nos metió entre ceja y ceja que esto iría hasta el infinito y más allá. Y como somos culos de mal asiento, decidimos ponerle un nombre a nuestra rebeldía bloggeril. ¿Qué nombre se decía con ello? Cuatro Gatos. Que es en definitiva, como empezó todo esto. La idea de esta iniciativa de lectura conjunta es leer libros que normalmente se desechan o que no se acostumbran a leer en la mayoría de blogs. No olvidemos que leer se ha vuelto una moda y que a menudo se hacen reseñas que dan penica –de lo mal escritas que están- o que simplemente se abordan novelas con un prototípico cliché que da miedito.

Nosotras proponemos lecturas. Lecturas frescas. Lecturas amenas. Lecturas que enganchan. En las que van a aprender. Se van a divertir y se van a reír.

Cuatro lecturas deliciosas escogidas con mimo y cuidado por nosotras –después de quemarnos las pestañas cotejando novelas- que no les van a dejar indiferentes. ¿Se apuntan a pasarlo piruleta?


 Lecturas 





Fecha de la Lectura Conjunta: del 14 de noviembre al 14 diciembre.


(Una semana de margen para subir la entrada y pasarnos el link para añadiros a la lista)






Fecha de la Lectura Conjunta: del 15 de diciembre al 15 de enero.


(Una semana de margen para subir la entrada y pasarnos el link para añadiros a la lista)



  





Fecha de la Lectura Conjunta: del 16 de enero al 16 de febrero. 


(Una semana de margen para subir la entrada y pasarnos el link para añadiros a la lista)







Fecha de la Lectura Conjunta: del 17 de febrero al 17 de abril. 

(Una semana de margen para subir la entrada y pasarnos el link para añadiros a la lista)
 
 
 
 
 
 





 ¿Cómo apuntarse al tingaldo? 

  Seguirnos en blogger a Bohemian Creative y a El blog de Hydre Lana.

  Llevaros el banner a vuestro blog del libro (o libros) que queréis (leer con un link que redireccione a esta entrada)...

  ...y segirnos en twitter a Mari (@JodiEme_) y a moi (@Iris_Ocon). Y también a las editoriales -dependiendo del libro elegido- Urano (@Ediciones_Urano) y Planeta (@Planetadelibros) indicando con el hashtag  #LC4Gatos(+ el nombre del libro)  (si son varios libros, indicadlo con varios hashtags) que participáis..

 Comentar esta entrada añadiendo: cuenta de twitter con la que nos mencionáis, blog (para revisar el banner) y el libro (o libros) que queréis leer.*

*Es necesario que mencionéis la LC en la reseña que subáis el día indicado ya que la hemos organizado para que sea un club de lectura conjunta especial y se de a conocer para futuras lecturas.

NOTA: La editorial URANO se hace cargo de enviar los libros de la LC pero solo disponen de un par de cada: dos de 'Copygirl' y dos de 'Mi lista de deseos'. Por esa razón los primeros en comentar serán los que se lleven el libro. 
De PLANETA aún no tenemos una respuesta clara. Si queréis leer los de esta editorial, dejad un comentario y os avisamos en cuanto tengamos nuevas. 

 
Es una iniciativa con la que estamos muy ilusionadas y esperamos que, como buenos salmoncetes, os lo paséis tan bien leyendo como nosotras creándola. 


¿Quién se apunta a la fiesta?

Recordad: * la lista se publicaría el día indicado como fecha límite, pero se irían incluyendo los enlaces a lo largo de toda la semana para quien no pueda subirla ese día en concreto. Así que el día que subáis la entrada nos mencionáis en Twitter con el enlace y os añadimos. ♥

IMPORTANTE: mandadnos un mail a María y a mi con vuestra dirección, para una vez saber algo, que os envíen los libros.
 





CW  se supera con cada serie de superhéroes que hace. Primero ‘Arrow’ (que lleva unas cuantas temporadas en plan Drama Queen), después ‘The Flash’ (crítica temporada 1/ crítica temporada 2), seguido de ‘Legends of Tomorrow’ y la incorporación de la segunda temporada de ‘Supergirl’ (crítica primera temporada).

Servidora empezó a ver la serie porqué en ella salían tres personajes que previamente habían tenido buena trama en ‘The Flash’: Fisestorm, Captain Cold, Heat Wave y más sibilinamente, Atom. Así que cuando supe que estos tres personajes iban a tener serie compartida y que formarían parte de un equipo de superhéroes más grande, no pude resistir en ver qué nos tenían preparados. No exagero si digo que ya estaba enamorada desde que salió el primer tráiler, pero me dio ya del todo un chungo de fangirleo en cuanto vi al actor Arthur Darvill en el papel de señor del tiempo Rip Hunter. Para quién se le haya pasado, Darvill es conocido por haber sido el capellán de la maravillosa y escalofriante serie 'Broadchurch', pero sobretodo, es conocido por haber interpretado a Rory en la serie británica más larga de la historia (816 capítulos) 'Doctor Who', que precisamente también va sobre señores del tiempo. En 'Legends of Tomorrow' interpreta a un Time Lord (parece que haya intercambiado papel con el Doctor) que en 2166 pierde a su mujer y a su hijo al ser asesinados por el dictador Vandal Savage (Casper Crump). Rip intentará modificar la trayectoria temporal para salvar a su familia y parar a Savage antes de que se cargue el planeta.
En 2166, un tirano inmortal, de nombre Vandal Savage ha conquistado el mundo y asesinado a mi mujer y a mi hijo. He reunido a un equipo de élite para darle caza a través del tiempo y detener su ascenso al poder. Por desgracia, mi plan es opuesto al del cuerpo al que había jurado lealtad: los señores del tiempo. En el futuro mis amigos pueden no ser héroes, pero si tenemos éxito, serán recordados como leyendas.
Para ello, propone a una serie de personas, un tanto estrambóticas, que le ayuden con la tarea. Concretamente a:

Ray Palmer: alias Atom. Un físico con un traje que es capaz de aumentar o menguar en función de lo que necesita. Para que se hagan una idea es como Ant-Man con la diferencia que Marvel hizo una copia vil de este personaje de DC.Al Dr.Palmer lo interpreta Brandon Routh, que si a alguien le suena es precisamente porqué el actor hizo de Superman en la peli de ‘Superman Returns’ (2006). Palmer es un personaje que ha salido mayoritariamente en la serie 'Arrow' de novio de la (odiosa, nivel insoportable) Felicity Smoak. Además, en teoría, todo Star City (donde viven los personajes de la serie) piensa que está muerto. Ray es un optimista y un positivista nato.

Izda a Dcha: White Canary/Sara Lance (Caity Lotz), Martin Stein/Firestorm (Victor Garber), Leonard Snart/Captain Cold (Wentworth Miller) Ray Palmer/Atom (Brandon Routh), Jackson/Firestorm (Franz Drameh) , Rip Hunter/Time Lord (Arthur Darvill) © 2016 The CW


Leonard Snart: alias, Capitán Frío. Interpretado por Wentworth Miller. Me van a tirar piedras, pero no conocía el trabajo de este actor en ‘Prison Break’, hasta que me lo chivaron, y eso que hace de prota. Muy fan de Miller desde que no dejó a títere con cabeza después de publicar un meme sobre los estereotipos sociales, el escrutinio físico y la depresión. Capitán Frío es un personaje que ha sido protagonista en 'The Flash', y dado la buena acogida y repercusión que tuvo en su momento, fue el villano de varios capítulos en la temporada 1 y 2 del corredor escarlata. Snart es un ladrón profesional que posee una pistola de frío que congela hasta el moquillo. Este personaje va en pack con...

Mick Rory: alias, Heat Wave. Interpretado por Dominic Purcell, actor conocido por ser hermano (ficticio) de Miller también en ‘Prison Break’, repite en ‘Legends of Tomorrow’. En este caso, en vez de ser el hermano es el socio en el maravilloso arte de birlar. Mientras Snart es la cabeza fría, Rory es el que tiene la fuerza bruta (el tonto, que resulta no serlo tanto, al que se le coge cariño). Posee una pistola de fuego, le mola la piromanía, y su pistola está construida por el mismo ingeniero mecánico que su compañero.

Sara Lance: alias, Withe Canary (interpertada por Caity Lotz). Una de las heroínas de la serie 'Arrow' que resucitaron. Hermana de Laurel Lance (Black Canary, que esta última temporada le han dado el finiquito, pero no está muerta, sino de parranda). Al ser resucitada, tiene ansias de sangre y venganza, pero a menudo, es la más fría y racional del grupo. También es la que patea más culos, con diferencia. Durante esta temporada desarrolla una relación de algo parecido a la amistad con Snart. El único personaje abiertamente homosexual.

Firestorm: superhéroe compuesto por dos personajes, que al fusionarse, crean a un tipo en llamas. Marvel copió vilmente Firestorm para su Antorcha Humana. Firestorm es un personaje de 'The Flash' y una de las tramas de la primera temporada. Por un lado:
  • Jackson (Franz Drameh): mecánico de coches compatible con la matriz de Firestorm. Es el cuerpo del superhéroe y el único no caucásico de la serie.
  • Dr.Martin Stein (Víctor Garber, muy fan de este actor) es la mente de Firestorm y un científico y físico especializado en unas materias muy chungas. Para que se hagan una idea, es el Harrison Wells del equipo. No se lleva demasiado bien con Jackson , aunque su evolución en materia personal trasciende para bien en toda la serie. Este personaje es el más 'mayor' , y me parece genial que no renieguen de personajes o actores que han pasado los 50 en series de superhéroes.
Kendra Saunders: alias, Chy-Ara/Hawkgirl (Chica Halcón), interpretada por Ciara René es un personaje que no podemos ver en todo su potencial y mala leche. Chica Halcón es el eje de esta serie, en lo que a primera temporada se refiere. Ella y su compañero es a quien Vandal Savage (el malo malísimo) quiere eliminar para poder seguir siendo inmortal. Ella es la reencarnación de una sacerdotisa egipcia.

Carter Hall: alias, Príncipe Kufu (sí, a mi también me dio la risa con el nombre)/Chico Halcón, interpretado por Falk Hentschel. La pareja de Kendra en tropecientas reencarnaciones. Es un personaje que más bien deja del todo frío y (SPOILER) que se cargan en el capítulo 5, pero que reviven más adelante, para mi decepción (FIN SPOILER). Es de esos totalmente prescindibles.

‘Y de aquí, directos al traumatólogo en 3…2…1’
Sara Lance (Lotz), Mick Rory (Dominic Purcell), Leonard Snart (Miller) y Martin Stein (Garber) a punto de repartir mandaca © 2016 The CW

Tanto Kendra como Carter y Vandal han salido en ‘Arrow’ y ‘The Fash’ , como proceso introductorio a ‘Legends of Tomorrow’.

Pese a que la trama gira entorno a evitar que Vandal Savage (está como una chota, el tío) mate a la familia de Rip, a Kendra y a Carter, al obtener sus plumíferos poderes del mismo modo que Savage (les cayó un meteorito en todo el colondrio y de ahí los poderes) y al este buscarlos para acabar con ellos, es inevitable que parte del guión gire en pos de ambos.

Lo bueno de esta serie es que si me ponen a escoger personaje favorito no sabría cuál elegir, porqué todos acaban cayendo en gracia al espectador. Menos el chico halcón. Ese es más insoportable que un grano en el culo.

Por ponerle un pero, es más violenta que ‘The Flash’, ‘Arrow’ y ‘Supergirl’. Es decir, que hay escenas que no hacen falta, en serio. Pese a ello es una serie más que recomendable, mezcla de ciencia ficción y superhéroes, con acción a raudales y unas coreografías preciosas. En los personajes también hay una evolución: Sara controlando su parte sanguinaria, Stein y Jackson aprendiendo a combinar sus habilidades y a completarse juntos (son el ejemplo perfecto de que nivel social, cultural, profesión, edad ni etnia son barrera para la convivencia y el entendimiento), Ray aprendiendo a volver a amar (un papel que normalmente siempre recae en un personaje femenino, pero en este caso, recae en uno masculino). Leonard siendo en perfecto antihéroe y llevando el compañerismo con Rory en una amistad carente de palabras no dichas y resumida en actos, y Rory que está hasta las narices de que le digan que es el 'tonto', es el personaje que da la gran sorpresa de la serie. Mientras, Kendra intentará rehacer su vida (SPOILER) después de la pérdida de Carter (FIN SPOILER) y diciéndose a si misma eso de 'yo puedo' en plan tarjetilla de Mr. Wonderfull. Rip, el capitán y señor del tiempo, es el personaje más atormentado e infeliz que alguien se pueda echar a la cara, además de no controlar muy bien eso de conducir un grupo de superhéroes, y va a costar más de la mitad de la serie que por fin confíen en él. Y no es de extrañar, puesto que no explica de la misa la mitad.

Una vez situados, la acción transcurre en diferentes periodos históricos alternados por varios malvados: bandidos del lejano oeste, Cronos, una mujer capaz de parar el tiempo con dotes de mercenaria, nazis, señores del tiempo que merecen todo apelativo negativo menos el de 'señores' y variantes del presente, futuro y pasado. Paradojas temporales y lo mejor: un capítulo donde sale Celia Imrie (actriz de ‘El exótico Hotel Marigold’). Si a eso además se le añade un guión dinámico, humor, que los personajes se chinchen entre ellos, en parte, porqué no se soportan, y que mantiene la tensión hasta el final del capítulo y de la temporada da, a resultas, una buena serie.

Liándola en el antiguo oeste
Ray Palmer (Routh), Rip Hunter (Darvill) Martin Stein (Garber), Jackson (Drameh) y Kendra Saunders/Chica Halcón (Ciara René) © 2016 The CW
El final de esta temporada 1 es cuanto menos pródigo, alal servidora quedar completamente ojiplatica. ¿Veremos en la segunda temporada a la Sociedad de la Justicia de América? Los personajes que seguro que no veremos son Hawkgirl y Hawkboy que (SPOILER) se han ido por ahí a hacer su vida y a comer perdices (FIN SPOILER).

Respecto a la segunda temporada, el productor ya ha adelantado que Vandal Savage es una motita de polvo comparado con lo que les viene encima a nuestros protagonistas. También aprovechó para dejar claro que los héroes de Legends of Tomorrow estaban pensados para que la serie nunca tuviese los mismos. Y lo que les viene encima a los protas es ni mas ni menos que –agárrense a la silla con garbo, porqué a mi me pilló de pie, y casi me arreo con una farola-: Damien Darhk (Neal McDonough), Eobard Thawne/Reverse Flash (Matt Letscher, ¡siiiiiiiiiiii!), Malcolm Merlyn/ Dark Archer (John Barrowman, que también fue Jack Harkness en ‘Doctor Who’. ¡Joooooohn! ¡Quiero tu marca de exfoliante!) y Leonard Snart/Captain Cold (Wentworth Miller). Venga, suerte a los superhéroes que la van a necesitar a raudales. Aquí servidora, con estos señores que parecen armarios empotrados, se pasa al bando villanicio buenorro.

Por cierto, Guideon, el cerebro pensante digital de la Waverider (la nave en la que viajan por el tiempo, y nombre agenciado del superheróe de DC que debutó con la historia ‘Armageddon 2001’, en la que viajó al pasado para detener a un dictador) es ya un clásico. Para quién no le suene, es la misma conciencia que hizo servir Eoboard Thawne (Reverse Flash) en la serie del velocista y que fue creada por el Barry Allen del futuro.

Como curiosidad, decir que muchas de las líneas de guión son una clara referencia a lo que les ocurrió a los creadores de ‘Arrow’ tipo: ‘Empecé todo esto por mí solo y tenía la intención de mantenerlo de esta forma’, ‘Yo tenía un plan, pero la vida, tenía otro diferente’ (guiño  a que los creadores no pensaban hacer spin-offs, pero la buena acogida y la demanda les hicieron pasar por el tubo). Por supuesto también hay referencias a otros personajes de DC cuándo Rip suelta en el tercer episodio ‘Yo he visto hombres de acero morir y caballeros oscuros caer.’ Clara mención a Superman y a Batman, respectivamente. O cuándo Leonard Snart (Wentworth Miller) dice ‘Esto no es mi primer Prison Break’, en referencia a la serie de TV que próximamente estrenará nueva temporada. 
Debido a que esta serie se rodó antes del final de la tercera temporada de ‘Arrow’ y la primera temporada de ‘The Flash’, hay escenas que tuvieron que ser re-filmadas para dar cabida a las líneas temporales.

Una de las relaciones más bonitas es la que se da entre Jakson (Drameh) y Stein (Garber) © 2016 The CW
Los capítulos constan de 42 minutos, de los cuales ni uno de ellos aburre. Filmada en Vancuver (Canadá), es una mezcla de ‘Doctor Who’ y ‘Guardianes de la Galaxia’. Esto no es Marvel ni una serie que te mantiene con el corazón en un puño (a no ser que sean tan frikis como servidora), sino una serie que entretiene, que divierte, que tiene acción para parar un tren y unos personajes con carisma tratados desde lo superficial, pero que funcionan estupendamente. Una serie que ni ella misma se toma en serio pero que resulta estimulante y fascinante gracias al magnánimo plantel de actores, al currado guión, a las coreografías de lucha y a los buenos efectos especiales.

Da a cada personaje su momento y tiempo en pantalla, de esta forma no hay nadie que se quede excluido. Creo sinceramente, que en nuestra cultura no se aprecia suficiente el entretenimiento, y se asocia a esta palabra como sinónimo de baja calidad, cuando para entretener, hay que tener ni más ni menos, todo lo contrario, pues no es tarea fácil. Para ello, se necesita una sincronización constante con el objetivo que el espectador no caiga en las redes de Morfeo. En la serie que nos ocupa este proceso es su eje principal en coordinación con el VFX –que es genial teniendo en cuenta el presupuesto para TV-, las coreografías de 360º, el carisma de los actores, el diseño, e incluso la escenografía, que es puro espectáculo distópico.

Es una serie de viajes, que garantiza un tiempo y un lugar diferente en cada capítulo. En este sentido, hay detrás un espléndido trabajo. Y si les gusta ‘Arrow’ y ‘The Flash’, probablemente les guste también ‘Legends Of Tomorrow’. En honesta opinión, tengo la percepción (o la certeza, si quieren) que va a mejorar más si cabe en esta segunda temporada.

Como fan de DC (y Marvel, vale, me han pillado) es otra gran producción que se debe tener en cuenta a la vez que se va expandiendo este universo a base de spin-offs cada vez más legendarios, mediante incluso recuperando, como si fuese una hemeroteca, conexiones bien hiladas con otras series de la factoría mientras mezclan humor, química y acción a raudales. Lo bueno, es que no son superhéroes (si se pueden llamar así, los pobres) tan conocidos como pueden ser –se me ocurre, a bote pronto- Batman, Wonder Woman o Superman. Sino con personajes que no tienen tanto bombo como Atom, Firestorm o Hawk Girl. Especialmente, servidora siente un gusanillo de emoción al ver expandirse, sin prisa pero sin pausa, el mundo de DC en la pequeña pantalla.

De un tiempo a esta parte, me hace especial gracia el trato de algunos críticos. No se trata de desmerecerlos, por supuesto, pero teniendo dos dedos de frente, estaría bien que antes de escribir sobre una serie, acabasen de mirar la temporada entera y no basasen sus opiniones enteramente por el primer capítulo o nada más haber visionado el piloto. A veces, da la sensación de haber un patrón en ello, como si estuviesen al acecho, cuál anguila que ve pasar un calamar, para atacar a programas de TV de cadenas más ‘pequeñas’. Además, a todo ello hay que sumarle el presupuesto limitado –cogido con pinzas-.

Vandal Savage (Casper Crump) está como una regadera © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

Por supuesto, no todo van a ser florecillas y no tengo manía en decirlo. La serie, como buena serie que se precie, tiene sus más y sus menas y dónde esta falla es en los diálogos sentimentales. Que están ahí puestos con calzador. Tampoco ayuda que vaya vagando sin rumbo hasta media temporada sin hacer ningún progreso. Pero a partir de ahí es cuándo la serie se asienta y coge rumbo a lo que verdaderamente quiere contar.

Hablando del guión, los guionistas hacen de estos héroes unos nerds en potencia mientras obran que sus personalidades entren en conflicto llevándolas al punto de ebullición, creando entre ellos una tensión de la que no saben de quién fiarse. Esto pasa con el personaje de Rip, que está bien logrado para ser el perfecto desvencijado sinvergüenza, parte desinteresada, parte de interés propio con un gran punto de egoísmo.  El momento es que los personajes son redondos y evolucionan a lo largo de la serie valiéndose como punto de apoyo. Véase el orgulloso final que le dan a Leonard Snart, que rivaliza en emoción casi con la despedida de la madre de Barry en ‘The Flash’. Un punto positivo en lo que respecta a guión es que el espectador puede escoger dos personajes al azar y crear una dinámica muy divertida de explorar. Por ejemplo, se puede destacar la dinámica entre Ray y Mick (el primero haciendo lo imposible para que se lleven bien y el otro poniéndole apodos constantemente tipo ‘señor peinadito’), entre Stein y Ray (rivalizando para ver quién es mejor en lo que a física se refiere) o con Sara y Leonad (en un tira y afloja de ligoteo por parte del segundo). Así que no faltan conflictos de peso para que esto funcione. Esta serie no es ‘creamos un grupo y nos llevamos todos genial’ sino que cada uno a menudo va a lo suyo y acostumbran a liarla parda.

Ray y Leonard se llevan como el perro y el gato © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

Pero si hay dos personajes que fueron a años luz los eslabones débiles son Chico y Chica Halcón. Ambos inaguantables por igual. Kendra, (chica halcón) es la que le daban más trama y a menudo la que menos brillaba en ella. Esto no se debe a la actriz, Ciara René, que hacía lo que buenamente podía, sino a que suavizaron el carácter del personaje del cómic. Si en el material original ella es agresiva, dinámica y con los pies en la tierra, sin dejarse amedrentar, en la serie es más insegura, volátil y sufrida. Y a menudo una se encontraba diciéndole, ‘pero bueno, chica! Un poco de sangre en las venas, ¡arréale!’. Otro problemón (y este es de los gordos) es que los guionistas hayan insistido en meter con calzador un trío amoroso entre Ray (Atom), Kendra (Chica Halcón) y Carter (Chico Halcón) que no lleva a ningún sitio. Los triángulos están bien cuándo vienen al caso, pero en la que nos ocupa es que no pega ni en pintura. Además desestabiliza toda la trama anterior, llevando el drama romántico en tierra de nadie, cuándo precisamente, este show no lo necesita para mantenerse a flote durante 16 capítulos.


De todas formas, como pasa en cualquier serie que empieza, necesita correría para asentarse, para encontrar el punto adecuado y salir disparado hacia él, construyendo una trama de buen engranaje. Así que puede que esta primera temporada sea necesariamente introductoria y que en la segunda vean todo su potencial. Como ejemplo tácito de ello, solo hay que fijarse en cómo termina la primera temporada: (SPOILER) cargándose a Svage y deshaciéndose de los cansinos Chica y Chico Halcón. (FIN SPOILER)  Además de introducir a Rex Tyler (emisario de la Sociedad de la Justicia de América, que en parte su aparición se debe a que se tenía la idea de producir la serie de ‘Hourman’, pero la idea fue desechada ), se atan los cabos sueltos y abren la puerta a futuras y peligrosas aventuras. De todas formas, decir que cada episodio no es una sorpresa sería caer en vaso sin fondo. A veces, puede ser muy violento (no la vean con sus peques) pero también tiene escenas de distensión y divertimento y esto permite al público distraerse con ellos.

Si les gusta el concepto de fantasía y ciencia, esa es su serie. Así que póngase cómodos, cojan sus polainas, los rulos, siéntese con una palomitas, relájense y disfruten del espectáculo. Pueden tardar algún tiempo en acostumbrarse a su tono grandioso, pero vale la pena. Si bien no está exenta de defectos, ‘Legends of Tomorrow’ es una serie demasiado buena como para ignorarla. Un programa completamente fascinante por derecho propio.

Nota: Para entender con propiedad las alusiones de la serie, es recomendable ver The Flash (2 temporadas, especialmente el capítulo ‘Legends of Today’), Arrow (5 temporadas, especialmente el capítulo ‘Legends of Yesterday’), Supergirl (1 temporada), ‘Superhero Fight Club’ (ver vídeo) y ‘Superhero Fight Club 2.0’ (ver vídeo). Y si tienen tiempo y les apetece, ‘Freedon Fighters: The Ray’, que pasa en el mismo universo que las anteriores.

5/5
★★★★★
Nominado al Saturn Award, en la categoría de Mejor Adaptación de Superheróes en TV.
Fuentes: IMDB, Filaffinity, http://cwtv.com/shows/dcs-legends-of-tomorrow/

Imágenes: IMDB © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Un descuajeringue. Es la palabra con la que podría resumir todo el libro, sin más. Esta es la segunda publicación que servidora lee del autor, la primera fue ‘A mi este siglo se me está haciendo largo’, del que pueden leer la reseña. Aunque con el que nos ocupa no me ha dado un ataque de risa con lagrimones incluidos, como con el anterior. El libro es una recopilación de algunas de sus actuaciones más sonadas.

Los libros de Piedrahita son sinónimo de jocoso pasatiempo, pero también de reflexión, aunque claro está que esto último no es su propósito principal. El autor tiene un don que sabe explotar muy bien y es el de combinar su habilidad como guionista para crear microhistorias sobre cosas mundanas, cosas con las que estamos tan acostumbrados a vivir que ya ni nos damos cuenta, que están ahí, mirándonos.

Del prólogo del libro se encarga Antonio Fraguas, alias Forges, que es un grande del humor de la viñeta, amén de la crítica socio-política de un estilo imperecedero. El libro está dividido por secciones: 'Cocina y comidas variadas’, ‘Naturaleza’, ‘Ropajes y complementos’, ‘Aperos que andan por casa’, ‘Cacharrería tecnológica’ y finalmente, ‘Ocio, tiempo libre y vacaciones’. Como se dice en la sinopsis, ‘busca una lupa grande y descubre con el Rey de las cosas pequeñas qué pata de la realidad es la que cojea hoy’. Las editoriales lo venden todo muy bien y muy bonito.
El segundo capítulo va dedicado a un ser que ha sido un incomprendido de la humanidad: el hielo (amarillo en inglés, yelou). A mi me suena de algo que vive ahí dentro de la nevera o que me tomo con los mojitos.
Todo el hielo es malo: corazón de hielo, mirada de hielo, La Bella y la Bestia sobre hielo…Todo.
Incluso dedica un capítulo al azúcar. Estoy completamente de acuerdo con el autor: un millón de cuadrúpedos no pueden equivocarse. Ya tienen excusa para mandar a freír espárragos la operación bikini. Para meterme entre pecho y espalda medio paquete de galletas de chocolate. 
Cuando somos niños nos encanta el azúcar por eso tenemos la sensación de que la infancia es un momento dulce y tierno, sin embargo hay unos señores que no les parece nada bien: los dentistas. Todo el día están: << el azúcar es malo para los dientes, el azúcar es malo para los dientes>> si de verdad fuera malo no lo dirían. Se lo callarían. No van a tirar piedras contra su propio tejado. Imaginad la gracia que les tiene que hacer a los empresarios del azúcar que los dentistas digan eso. Los pobres no pueden defenderse. Tendrían que inventar algo en plan: << Niños, si os laváis mucho los dientes, se os cierra el culo y explotáis>>.
Es una buena contra. Más de uno se lo creería, fijo. En lo que respecta a bocatas: sí, cuanto más crecemos, menos bocatas comemos. Pero hay algo que como a Piedrahita, y a todo vegetariano que se precie, nos escama bastante. Y es el tema de los bocatas vegetales. Es decir...¡¿Qué narices hace el atún, o el huevo, en un bocata vegetal?! Es lo más normal del mundo: tú vas por la calle, y te encuentras naranjos, manzanos, mandarinos, atuneros y hueveros, que todo el mundo sabe, crecen en los árboles y por eso son considerados como verduras. Me pregunto qué surge si a algún jardinero se le ocurre mezclar un mandarino con un atunero. Esas mandarinas, fijo que traerían cola.

Pero con uno de los monólogos que más me he reído ha sido el de los cercos de los vasos, porqué si hay alguien que le podría dedicar un texto optimista y empatizar con los cercos, ese es Piedrahita.
A la mañana siguiente te levantas y (el cerco) ya se ha convertido en un donut adulto. Entonces viene la fase de aceptación, que es la más peligrosa: tratar de borrar el cerco, con lo que sea antes de que lo vea nadie. Le das con todos los productos de limpieza que ay por casa, el ocèdar, el reparador, el producto abrillantador, politus, cristasol…Aunque no tengan nada que ver con la madera: <<qué es esto? Pato WC, por probar…>>.
Aunque si hay algo por lo que destaca el libro es como se mete el autor con la realeza y los punkis, de una forma la mar de elegante, eso sí. Como siempre, el tema escatológico es un clásico que bien usado da de si, véase el siguiente ejemplo.
Os invito a mirar al grifo a los ojos, al ojo azul y al ojo rojo, porqué los grifos tienen los ojos de diferentes colores, como David Bowie, que también tiene los ojos de distinto color, uno azul y dos marrones.
Pese a estar publicado en 2008, vemos que en pleno medio de 2016, hay cosas que no han cambiado, que siguen impertérritas, como las piedras. Como por ejemplo, el telediario de TVE, del que el autor también hace buena mella añadiendo que 'no hay información'.

Es lo más normal del mundo meterse con TVE teniendo en cuenta la porquería que hace y que se emite con dinero de todos los ciudadanos. Lo bueno de estos monólogos es que es imposible no sentirse identificado, sobretodo en lo que se refiere a las bolsas de plástico, que ahora porqué las cobran pero antes una veía en el súper a gente comprando una lechuga y llevándose 10 bolsas pa’ la saca. Eso nos pasa porqué las cogemos ‘por si acaso’.

Otro de los monólogos que oscila entre la reflexión de la guerra y la sonrisa es el que hace referencia a las moscas.
El problema con las moscas es que son gratis. Si costasen 60.000 euros el kilo, como las angulas, nos las comeríamos en navidad (…) Muchas veces la mosca hace una cosa muy misteriosa. Va volando, la sigues con la mirada, y de repente, hace un giro inesperado…y ¡zas! ¡Desaparece! ¡Se vuelve invisible! Y mientras los americanos gastando millones de dólares en hacer un avión que no lo vea el radar. ¿No sería mucho más fácil mandar al ejército montado encima de una mosca? Sería la primera vez que va la mierda encima de la mosca y no al revés.
Y se queda tan pancho, oigan. A parte, de con los del otro lado del charquito, también encontramos una crítica al medio ambiente, que sigue un poco la línea del otro libro.
A lo que íbamos: comer algas puede parecer una buena idea al principio, parecen lechugas marinas. Es como si formaran parte de una gigantesca ensalada que es el océano. Además entre la sal del mar y el aceite que echan los petroleros, la ensalada está aliñada.
En el capítulo de las pinzas, lo tengo que confesar: he sufrido por ellas. Pensaba, con el frío que hace fuera, pobrecitas, ellas ahí aguantando la ropa con decisión y garbo, y cuándo no, pues oigan, pa’ cerrar la bolsa de cereales también sirven. Por no hablar de otras marginadas, las perchas:
En España hay más perchas que personas y no hay una ley que las ampare. Alguien debería legislar cuántas prendas de ropa se pueden poner como máximo, en una misma percha, porqué yo he visto perchas con más capas que una abuela en invierno. Eso es explotación laboral.
También hace referencia a los paraguas, que los dejamos en todas partes, o a esa manía de disfrazarnos y que encima, con el fresquito a las mujeres solo nos propongan disfraces de puta o de bruja. Piedrahita también propone al lector que imagine la vida de las trabillas. Debe ser muy duro eso de mantener el pantalón en su sitio.
Las trabillas sí que son valientes (…) otras veces el dueño del pantalón se agacha en cuclillas, el pantalón baja, el culo asoma, y la pobre trabilla de atrás, la de en medio, se asoma a un abismo profundo y oscuro.
Eso es un trabajo de riesgo. Las pobres trabillas deberían trabajar con mascarilla, por eso de los gases que puedan surgir de ese abismo.
Con el monólogo de las pilas, pasa lo mismo. ¿Quién no se le han acabado las pilas y le ha quitado las mismas a otro electrodoméstico en vez de ir a comprar? Algo en lo que tiene razón y que ya no es un must have –hasta que los hipsters lo vuelvan a poner de moda- es que
Una característica de las casettes de gasolinera es que la carátula siempre sale una foto del artista con el instumento que toca: Francisco, y se ve un señor con una guitarra en la mano. Obdulio, lo ves con una gaita y dices: ‘vale, este toca la gaita’. Feliciano, la flauta. Viéndolas sabes qué instrumento toca cada uno, hasta que de repente hay una cinta que pone Fiesta Caribe, y se ve un culo. Ahí te rompe. ¿El culo qué es? ¿Instrumento de viento o de percusión?
Respecto a los ambientadores:
Si te subes por la mañana a un taxi con pino en el retrovisor, el taxi tiene un olor peculiar…En la nariz los olores se ordenan de peor a mejor…sudor, tabaco y la goma de las alfombrillas del coche…y el pobre ambientador de pino, colgado del retrovisor, te mira como diciendo: ‘yo hago lo que puedo. Te lo juro’.
Y las toallas de baño…
Está la toalla del cuerpo, que es la hermana mayor, la más grande, como una capa de superhéroe en tela de toalla. Luego está la toalla de manos, que es la hermana mediana, y luego la toalla de los pies, la más pisoteada. Ésta es como de otra familia, está llena de pies descalzos. Hay unos pies grandes en medio y luego muchos pies desnuditos alrededor. En teoría representa la imagen de una familia, pero si tú coges a un señor desnudo, le pones los pies en el sitio de la alfombra, y luego pones niños pequeños desnudos en las huellecitas de alrededor…ese señor va a la cárcel.
Libro divertido, ligero y ameno que os alegrará el rato (sobretodo si estás hecho polvo). Si les gusta el buen humor, se lo van a pasar teta. No apto eso sí, para la gente que le encandile el humor negro, básicamente porqué no lo va a entender.
 
5/5
★★★★

Imágenes: casadellibro.com


¿Otra serie protagonizada por mujeres? ¡Sí, por favor!

‘Supergirl’ tiene el mismo carácter alegre que ‘The Flash’ (crítica temporada 1/ crítica temporada 2) con la diferencia que el rating de edad: en la serie del velocista escarlata se ha dispuesto en 7 años, y en esta, por razones que les ha salido del píloro a partir de 12 años.

Supergirl es la prima de Superman. Siempre ha sido ‘la prima de…’, nunca con su propio nombre, su propio carácter. Ha crecido a la sombra.

De hecho, Kara Zor-El fue enviada junto con Kal-El en otra cápsula para, al llegar a la Tierra, protegerlo. Pero la cápsula de Kara se pierde en el espacio, y cuándo ella llega a la Tierra, todavía siendo una cría, Superman ya es adulto, así que le busca una familia adoptiva: los Danvers, que también tienen una hija de su misma edad, llamada Alex.

Pasados los años, y con Kara esforzándose para tener una vida normal en National City, con un trabajo normal (de asistente para Cat Grant, interpretada por Calista Flockhart, uno de los mejores personajes de la serie), el día menos pensado se ve obligada a usar sus poderes de alien, para salvar el avión en el que viajaba su hermana. Ahí, se da cuenta de que lleva demasiado tiempo reprimida, y que si su primo puede hacerlo y usarlos cuándo le dé la real gana, ella también puede ayudar a la gente y salvar vidas.

Así que se lo cuenta a Winn (interpretado por Jeremy Jordan, su mejor amigo y compañero de trabajo) y juntos cosen el traje, con la ‘S’ en el pecho, que es el escudo de la casa de El, la familia biológica de Kara, que murió en Krypton: ha nacido Supergirl.

El traje de Supergirl fue diseñado por Colleen Atwood, que también diseñó el vestuario de ‘Arrow’ (2012) y ‘The Flash’ (2014), amén de los trajes para ‘Superman Lives’ film del que –aguanten la risa- Nicholas Cage sería estrella y que nunca se llevó a cabo por motivos patentes en la anterior frase.
Pero no todo van a ser florecillas para Kara, porqué al aterrizar ella en la Tierra, también lo hizo Fort Rozz la prisión flotante de su planeta, y entre que ahí hay encerrado cada uno que da cosilla y que la madre de nuestra protagonista es la que los envió entre rejas, no la quieren demasiado bien. Por suerte, no está sola: su hermana Alex (Chyler Leigh, personaje especialmente creado para la serie), una agente del DEO (agencia para la lucha contra aliens que se han pasado de la raya) va a ayudarla en ello.


La relación de Alex (Chyler Leigh) y Kara (Melissa Benoist) es lo más bonito © 2016 WBEI. All rights reserved

Melisa Benoist está genial en el papel de Kara/Supergirl, de hecho, de esta serie no cambiaría a ningún actor, excepto a Jame Olsen (personaje al que da vida Mehcad Brooks) que es más estriado que un palillo de sushi y no pega nada. Digamos que es el hombre florero. Está ahí como interés amoroso y poco más. A Maxwell Lord lo interpreta  Peter Facinelli (el Carlisle Cullen de Crepúsculo y Fitch Cooper de ‘Nurse Jackie’) como el genio al que se le ha ido el bolo. El antagonista, vamos. Un megalómano narcisista y ricachón, con pocos escrúpulos que fabrica armamento, concretamente uno que puede acabar con nuestra heroína, pues la concibe como un peligro público.

Si hay algo que se debe destacar de la serie es su feminismo. Es ella la que rescata al hombre en apuros. Las dos hermanas son un tándem, y lo mejor que ha dado la serie ha sido la relación entre ambas: se protegen, se quieren, tienen una relación sincera y reparten cera juntas. Los primeros capítulos me recordaron un poco a ‘Frozen’, por la relación de amistad que tienen Alex y Kara.

Alex Danvers es un personaje que vale la pena verlo en acción junto con el jefe del DEO Hank Henshaw (David Harewood, genial interpretación) que esconde más de un secreto, y que no es ni mucho menos lo que aparenta. Debo confesar que estuve toda la serie con el ‘ay’ en el cuerpo por si se lo cargaban (como tienen últimamente esa manía de cargarse a personajes no caucásicos, una ya no se fía un pelo). De hecho, cuándo le propusieron al actor que en realidad iba a interpretar a un marciano, él dijo a modo irónico: ‘Voy a estar interpretando a Shrek durante siete años’. Pues se le da muy bien.

Otro punto es cuándo en el segundo capítulo le hacen una entrevista a Supergirl y le preguntan ‘si tiene intención de formar una familia’ , a lo que ella responde ‘esa pregunta nunca se la han hecho a mi primo’. Esto es algo que pasa demasiado a menudo en las entrevistas: a ellos no se les pregunta nunca por su vida privada, pero como seas mujer, es lo primero que te sueltan. De hecho, Kara pasa varios capítulos soltando un ‘por esto no tuvo que pasar mi primo’, la diferencia es que ella es mujer, pero cuándo la cosa se pone chunga y Superman (al que se le intuye pero no se le ve en ningún momento) se desploma cuál peso pluma, es Kara la que saca a todos del apuro.


Supergirl dando cera como la que más  © 2016 WBEI. All rights reserved

No me sorprende el hecho que al ser una superheroína femenina haya tanto machista por ahí suelto haciendo una de estas dos cosas: 1) criticándolo o 2) alabando que ‘la tía esté tan buena’ en vez de hablar del trabajo de la actriz y no de su cuerpo. Lo digo porqué parece que en el mundo de la interpretación eso todavía cuesta diferenciarlo, sobretodo si se tiene el cerebro nivel residuo de ectoplasma.


Mencionar a partir del quinto capítulo donde se muestra la relación entre las protagonistas fuertes de la serie, especialmente en los comentarios misóginos de Lightwaver, que Cat Grant contrarrresta sin despeinarse. Se profundiza en la relación madre (adoptiva)-hija y en lo que significa ser mujer en una sociedad hetero-patriarcal.

Pasaría el test de Bechdel porqué las protagonistas hablan de trabajo, amigos, família, amores, poderes, aliens, y todas tienen trama propia además de comentar los problemas a los que son sometido su género por el hecho de ser mujeres sobretodo en lo que respeta a llevar una gran corporación de medios de comunicación, como lo hace el personaje de Flockhart. Creo sinceramente, que si la serie la protagonizase un chico como es en el caso de ‘Arrow’ o ‘The Flash’ las críticas serían distintas. Hablando del corredor escarlata en el capítulo 18 hay un crossover junto a Kara que es de lejos el mejor capítulo de la temporada. Este crossover se emitió sólo tres días después del estreno de ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’ y se titula ‘Worlds Finest’ (‘Lo mejor del mundo’), en referencia al estreno de la película.

Fue a finales de 2014 cuándo se sugirió llevar esta serie a la vida. Esto fue planeado por la cadena CBS, por la cual ha sido emitida esta primera temporada. Pero el hecho de que el canal CW tenga a dos series de éxito de DC en parrilla  como son ‘The Flash’ y ‘Arrow’ de las que ambas cadenas son co-propietarias ha propiciado que, debido al crossover del capítulo 18 con Grant Gustin, Supergirl se mude de la CBS a la CW con el objetivo de hacer más cruces.


Una de las escenas más emotivas del último capítulo: Supergirl se despide de Hank Henshaw (David Harewood) © 2016 CBS Broadcasting, Inc. All Rights Reserved

Jenna Dewan Tatum tiene un papel secundario como Lucy Lane (hermana de Louise Lane) una militar y abogada, ex pareja de James Olsen (el fotógrafo amigo de Superman y florero de la serie por excelencia), que básicamente sirve como trío amoroso.

Aunque Superman siempre será Brandon Routh  (Atom, de la serie ‘Legends Of Tomorrow’). Una serie bien amenizada que mejorará en la segunda temporada pues se pasa al canal CW que es el que lleva todas las series de DC y además incluirán a Tyler Hoechlin como Superman y un crossover musical con ‘The Flash’. La cosa promete. Si una se pone en plan prensa rosa, debo decir que Hoechlin se fue al baile con Katie Cassidy que interpreta a la superheroina Laurel Lance/ Black Canary en ‘Arrow’ y también se presentó para Batman en la nueva peli del ‘Amanecer de la justicia’.

Mientras que el Superman de esta primera temporada hace apariciones breves, interpretado por el actor Kevin Caliber y su cara nunca se ve o se deja fuera de cámara –al igual que tampoco se escucha su voz- la única aparición que vemos de Kal-El es siendo un niño y aunque solo nos dejan ver muy de refilón el traje, se puede decir que es un personaje más en la serie, puesto que aunque no se vea, se sabe que está. Esto se consigue en parte, por la comunicación mediante mensajes de texto que tiene con Kara. Después, al renovar por segunda temporada se anunció a Hoechlin como primo de Supergirl.

La alocada idea del musical fue porqué además de actuar, Melissa Benoist (Supergirl), Jeremy Jordan (Winn), Chyler Leigh (Alex), Mehcad Brooks (James Olsen), David Harewood (Hank Henshaw) y Laura Benanti (Alura Zor-El/Astra Zor-El) son cantantes. Lo que empezó como una broma , teniendo en cuenta que casi la mitad de los actores tienen buena voz, acabó en propuesta firme anunciada en 2016 y que contará además con el protagonismo de Grant Gustin (Flash/Barry Allen), que también tiene buenas cuerdas vocales como el espectador pudo comprobar en el episodio 12 de la primera temporada. Además para más inri Benoist (ver video) y Gustin (ver vídeo) coincidieron en la comedia musical ‘Glee’ (2009). Los vídeos que les he adjuntado no tienen desperdicio.

Pese a que otras actrices como  Claire Holt , Gemma Atkinson  y Elizabeth Lail  fueron consideradas para el papel de Kara/Supergirl, Melissa se lo llevó de calle. Y eso que la pobre tenía una lesión en el ojo –con parche incluido- cuándo se puso por primera vez el traje de Supergirl. Para interpretar al personaje, la actriz leyó los cómics de ‘Supergirl: new 52’, hasta que los productores le dijeron que los tiros no iban a ir por ahí.


Eliza Danvers (Helen Slater) y su hija Kara (Melissa Benoist) © 2015 WBEI. All rights reserved

El cambio más importante que sucede entre serie y cómics es que Kara asume el apellido Danvers como suyo dejando el nombre de Kara, mientras que en el cómic original, Linda Lee Danvers fue el nombre completo que le pusieron al adoptarla. Otra diferencia es que Kara y Siobhan Smythe / Silver Banshee son enemigas en la serie mientras que en el cómic ‘New 52’ son amigas y compañeras puesto que Siobhan es la única capaz de entender el kryptoinano y entender la naturaleza de nuestra protagonista además de ser la primera en reconocerla como heroína. Además los padres adoptivos de Kara, en el cómic se llamaban Fred y Edna, mientras que en la serie les han puesto Jeremiah (Dean Cain) y Eliza (Helen Slater). Slater fue Supergirl en la película de 1984.

Lo curioso del caso es que Laura Benanti, que interpreta a Alura Zor-El (la tía de Kara) y a Aura Zor-El (la madre de Kara) es solo nueve años mayor que Benoist.

Hablando de edades, el huevo de pascua que meten al espectador en el episodio 19, llamado ‘Myraid’ es de órdago. Cuándo Cat Grant (Flockhart) dice que ‘ella no sale con hombres mayores, especialmente cuándo están casados’ es una referencia a Harrison Ford. Ella y Ford están casados y se llevan 22 años de diferencia.

Por cierto, el efecto de sonido utilizado en Supergirl para su visión de rayos X es el mismo que se utilizó en ‘Smallville’ (2001). Y si sacas las A del nombre de Kara, se obtiene Kr, que es el símbolo del elemento de la Kryptonita. Se debe añadir que el disfraz de ‘humana’ que usa Kara es semejante al de Clark Kent, es decir, que generalmente usa gafas y pelo recogido en una coleta. Por suerte, parece que los personajes de esta serie no san tan tontos como los de su primo y a la primera de cambio su jefa Cat (a la que no le llama Kara, sinó Kyra) descubre su álter ego.

Pese a que es una buena serie, ha sido desmerecida por las críticas por su carácter feminista. De hecho, Greg Berlanti, productor (el que pone el dinero) de ‘Arrow’, ‘The Flash’ y la que nos ocupa, describió a Melissa Benoist como la ‘Annie Hall’ (célebre película dirigida por Woody Allen en 1978 con la maravillosa Diane Keaton de protagonista) de los superheróes.
Para colmo de los colmos, el candidato presidencial Jeb Bush inundó los titulares después de comentar que  Melissa Benoist ‘se ve muy caliente’ en el tráiler de esta primera temporada. ¿Hay galletita para el que vote a semejante engendro machista?



De iza a dcha: Livewire (Brit Morgan), Cat Grant (Calista Flockhart), Siobhan Smythe / Silver Banshee (Italia Ricci) © 2016 WBEI. All rights reserved

Como sabrán, servidora es una gran amante de los superhéroes. Supergirl fue creada como referencia inestimable y punto de apoyo para que las niñas tuviesen una figura de versión heroica en la que verse reflejadas. Después de leer montones de críticas, he decidido resumir  las negativas en una serie de puntos a continuación, para que no se tengan que dejar las pestañas durante horas como moi. Ahí van:
  • El guión es tonto.
  • El vestuario es horrible.
  • Las escenas de lucha, también.
  • Los villanos son ridículos.
  • La trama es muy predecible.
  • Supergirl no es suficiente Súper. (esta en especial, se contradice a sí misma)
Y ahí voy yo:

No siento que haya tantas personas que piensen que el guión es tonto. Porqué no lo es. ‘Zoolander’ tiene un guión tonto. ‘Loca academia de policía’ tiene un guión tonto. Supergirl no. Hay que diferenciar entre ‘tonto’ y dulce, no violento. La trama es predecible. Sí, claro que lo es, para eso es un espectáculo familiar que puedes ver con tus hijos. Eso no quiere decir que sea inmaduro, sino que está adaptado a un público objetivo que ama los cómics, que adora a Kara, es decir: que está hecho para un target muy específico de público. Esto no es ‘Gotham’. No es ‘Daredevil’. No es ‘Jessica Jones’. Es ‘Supergirl’ y es consciente de hacia quién va dirigida y cómo. Créanme, este espectáculo sabe lo que está haciendo y lo hace a la perfección. Es un paso en la dirección correcta.

De un tiempo a esta parte, Kara es el tipo de personaje femenino del que es imposible no enamorarse y no querer entrar en la serie para achucharla (se podría decir que es el equivalente femenino a Barry de ‘The Flash’). Tiene un carácter afable, es amable, divertida y dura cuándo debe serlo. Todo en su justa medida y cuándo corresponde. Y lo más importante de todo: valora a sus amigos y los cuida.

Sinceramente, es una buena lección para nuestros hijos. Además, es una figura femenina no sexualizada –algo que no pasa a menudo en el mundo audiovisual- , no se basa en el tamaño de sus pechos o de sus muslos para demostrar lo que ella es capaz de hacer o de crear. Puede que sea un espectáculo para que los que nacimos en los 90 nos podamos resarcir en la nostalgia, pero eso no quita que Supergirl, en esta serie, es un buen personaje a tener en cuenta y un modelo de feminismo.  
Benoist, que debe estar hasta las trompas de falopio de tanto comentario misógino sobre su cuerpo, se preparó el papel a sabiendas de lo que hacía: se inspiró en las actrices  Susan Sontag y Gloria Steinem, ambas feministas, para interpretar a Supergirl.


Lucy Lane (Jenna Dewan Tatum) en una discusión con Supergirl (Melissa Benoist) © 2015 CBS Broadcasting Inc. All Rights Reserved.

Quiero que mi hija vea Supergirl. Igual que también quiero que vea la nueva de ‘Cazafantasmas’. Quiero que crezca con personajes femeninos que no se basan en el físico para triunfar, que tienen carácter y no conciben toda su vida en torno a lo amoroso o a lo buenas que están. Que saben plantar cara cuándo es necesario. Pero que bajo ningún concepto dejan de ser ellas para complacer a la sociedad. Personajes que meten la pata, que son socialmente torpes.  Hoy en día es difícil encontrar programas de TV que ver en familia, que sean divertidos. No solo es un personaje honesto, sino también altruista. La televisión está llena a rebosar de series cínicas y no está de más que alguna aporte luz e incluso de lecciones para ser una mejor persona con moral y ética. Un soplo de aire fresco.

Por supuesto, la serie no es perfecta. No tiene un enorme presupuesto, como otras, y es una adaptación del cómic, pero acostumbrados como estamos a series en que la oscuridad lo impregna todo, sin esperanza, con rencor, es de agradecer que se nos muestre una esperanzadora, capaz de liberar al niño interior que todos llevamos dentro. Y está bien, no pasa nada porqué lo liberen. Si han tenido infancia es lo mejor que pueden hacer.

Si bien  es cierto que es una serie que tarda unos capítulos en enganchar el ritmo y adaptarse, una vez cogida la dinámica, y el equilibrio fluye por sí sola y se expande. El error puede que haya sido el sacar un piloto de calidad dudosa y que la gente critique después de ver el primer capítulo, que es lo que acostumbra a pasar con los que tienen boca pero no cerebro. En otras palabras, que se juzgó demasiado rápido a una serie por un par de capítulos. Dicen que la paciencia, es la madre de la ciencia. Sería provechoso que se aplicasen ese mantra.

El gran villano es Maxwell Lord (Peter Farcinelli), que está bien construido –en los cómics a Maxwell se lo carga Wonderwoman-. Pero si hay algo que se lleva la palma en cuanto a bien llevado, es la relación que se desarrolla entre Cat Grant (Flockhart) y Supergirl. El dinamismo que hay entre las dos y la inteligencia de la relación, a veces sin palabras, es lo que hace a ambas dos magníficas protagonistas, formadas y escritas. Flockhart hace un trabajo admirable en lo que a interpretación se refiere, es la joya de la corona. Yo de mayor quiero ser como Cat Grant.  Retrata a una mujer que no está ahí por estar, que tiene un pasado complejo, que está dañada, que no le han regalado el éxito y que muchas veces la quieren patear por tener dos ovarios, pero que quiere ayudar a una sociedad mejor. 


Cat Grant (Calista Flockhart), la genialérrima  © 2015 WBEI. All rights reserved

La dinámica entre  personajes femeninos en la serie  son importantes porqué a medida que pasa , se van desarrollando en complejidad y en psicología. Se van ligando sus vidas. Da igual si son amigas o villanas (como Astra, Siobhan, y Livewire). Me encanta. Me encanta y requetenencanta que la gran mayoría de personajes sean mujeres, tengan protagonismo y minutos en pantalla, que tengan profundidad y que además sean tridimensionales. Tocan temas que merecen tener presencia, el trabajo y la dificultad para escalar posiciones en una empresa, es un tema recurrente en la serie, al igual que la conciliación familiar y laboral, explícitamente en el caso de Cat Grant.

El problema es que la sociedad está tan acostumbrada a ver que los superhéroes son hombres que hasta se hace extraño ver a una mujer. Me consuela ver que los tiempos están cambiando, que cada vez estamos más empoderadas y potenciadas y que este tipo de series demuestran que las mujeres no son juguetes de la belleza, la moda o floreros para atracción ajena, sino que podemos manejar el poder. Cualquier tipo de poder. Empresarial/periodístico (Cait Grant), súper heroico (Kara), militar/abogacía (Lucy Lane), agente con dominio de armas (Alex Danvers) o bioquímica (Eliza Danvers).

Es bueno cuándo este tipo de programas sirven para encender y desajustar las convenciones sociales y los retorcidos estereotipos, mientras hacen caviar al espectador de puntos de vista. Kara trae de vuelta la ideología de que no hay que sucumbir a la presión social. Que hay que abrazarse y quererse mucho. Que hay que aprender a volar y para hacerlo, estrellarse varias veces.

Esto no trata de una mujer tratando de actuar como un tío o tratando de ser una calienta gayumbos. Hay mucho marichulo aficionado a los cómics que critica porqué tiene una idea sesgada, prototípica, cliché y tradicionalista de lo que debería ser una heroína, según su inalterable construcción masculina. Bien. Este espectáculo no es para ellos. Sino para los espectadores que vean a una mujer como una heroína, sin establecerse como fantasía erótico-sexual.

En este aspecto, vale decir que la mayoría de críticas de índole negativa expuestas sin sentido que me estoy cargando en este post, a dos carrillos, sin piedad y con una tranquilidad pasmosa, están escritas por hombres.

Siguiendo con el tema, en ningún momento se dan lecciones de feminismo, simplemente, se muestran a las protagonistas como son. Sin perfección, sino cometiendo una y otra vez errores de los que se responsabilizan, con psicología compleja y bien construidos que usan su tenacidad y su ingenio para conseguir las cosas.  En cada episodio se explora los problemas a que nos enfrentamos como sociedad y como individuos: el miedo, los prejuicios, la ira o la incertidumbre. Cada una con sus fortalezas i debilidades, que es lo que los hace humanos.

El espectáculo va dirigido a todas aquella personas que busquen diversión, ambiente familiar y superhéroes en una serie entretenida, bonita y con un mensaje positivo. La alegría que desprende la hace ideal para niños (a partir de cierta edad, reitero), puesto que no es oscura, gore o terriblemente violenta. Ya tenemos suficientes programas para los adultos que tocan todo este aspecto más renegrido: ‘SHIELD’, ‘Daredevil’, ‘Jessica Jones’ o ‘Arrow’.

Así que cuidado con ‘Supergirl’. Es buena. Sabe lo que hace. Es fácil de seguir, luminosa, alegre, divertida y sustenta una gran  trama feminista con un optimismo inquebrantable. Necesitamos más heroínas femeninas. Con ahínco, tesón y vehemencia. Sigue volando, Supergirl. No necesitas la sombra de tu primo para llegar alto.

10 octubre estreno en CW.

4/5
★★★

-Premios:
  • Critics' Choice TV Award: Most exciting new series
  • People's Choice Award: Favorite New TV Drama
Fuentes: IMDB, Filmffinity, http://www.cbs.com/,

Imágenes: es.ign.com, www.goerie.com,  IMDB