Vogue: minusvaloración femenina

By | 21:05 39 comments

Por el título ya sabréis de qué pie calzo. Y los que me conocéis por las críticas, también. Esto no es una crítica. O sí. No lo sé. Pero necesito contároslo, expresar mi opinión, para eso escribo.
Hace unas semanas compré la Vogue. Una revista más o menos aceptable del mundillo utópico y estereotipado de la moda en la que las mujeres son simples maniquíes y la ropa pura fachada. Normalmente me da igual. He aprendido a no creerme nada de lo que me dicen: eso ayuda a formar una opinión propia no sujeta ni a empresas ni a personas. Libertad de pensamiento. Libertad de realidad.
Todas sabemos lo que pretenden. Nos dicen cómo debemos ser, lo que hay que llevar, lo que es moda, tendencia, lo que dictan las leyes de unos cuántos, que a menudo se pasan de listos y acaban sacando tajada de lo que es un altavoz publicitario anti informativo. Dos últimas palabras que conforman la descripción más acertada en este tipo de publicaciones mensuales que con interés o culpabilidad miramos.
La ostentación de lo fácil se vuelve difícil. Supongo que tampoco me importa. Nunca se sabe lo que se puede conseguir, lo que no. Porqué la llave menos pensada puede abrir la puerta más vieja. ¿Seguís conmigo? La hojeé. Este mes viene con suplemento de belleza. Me gustaría saber que entienden por eso. No hace falta preguntárselo. Conozco la respuesta: se encuentra en las páginas de anuncios de la misma. Mismo miedo, misma porquería.

Os lo voy a mostrar:
DSC_0068DSC_0069DSC_0070DSC_0071DSC_0072


Cinco anuncios de este tipo en 127 páginas de revista. No es publicidad sutil. No es publicidad “bella”, que es lo que ostenta el nuevo Vogue Belleza. La intención es que el mensaje cale en el lector. Y ha cumplido su propósito, pero contrario a la forma esperada.
Nos proponen que para estar bellas lo mejor es el golpe de bisturí. Anestesia, cortes y machetazos para encajar con un patrón social de belleza estereotipado e intransigente de muñeca superflua y efímera a partes iguales. Las mujeres no somos muñecas. No somos irreales. No necesitamos cortes, ni remodelaciones. Somos irremplazables. Cada partícula, cada molécula cada parte del cuerpo nos hacen ser quienes somos, forjan nuestra personalidad, nuestro carácter.
No somos prefectas. Tampoco pretendemos serlo. Tenemos partes del cuerpo que nos gustan más, otras que menos. Y esa es precisamente la gracia. Musa de pintores, escultores, poetas y artistas. La mujer es la misma forma de la naturaleza. Con sus cascadas y llanuras, con sus océanos y montañas.
Seguramente algunas apelarán a la insatisfacción de su físico, a su autoestima. Puede. Es lo que nos meten en la cabeza diariamente. Una implantación no os hará más felices, más seguras, más bellas. La belleza no es sólo física. La belleza es emocional. Es alma. Y por el contrario que nos inyectan, sólo una pequeña parte es física. Cuándo miras un río puedes o no ver los peces, depende de uno mismo. Pero si al río le quitas los peces lo único que verás será el agua. No hay nada vivo.
Es por ello, por la que a veces escondemos nuestras inseguridades con los peces, para que el agua los tape, dejando así entrever lo único que se visualiza a los pocos segundos, la primera impresión, el físico.  Los anunciantes conocen nuestros miedos, nos encuestan, nos lo disfrazan de autoestima, le ponen las guirnaldas del éxito y las luces brillantes de la belleza y nos lo envían con el eslogan de “nosotros podemos cambiar lo que tú no”.  No les vamos a quitar el mérito. No estamos aquí para ello. Depende de cada cuál.
Las modas cambian, los cuerpos también. Los idiotas nunca. No voy a ser las que le de el gusto de cumplir con su perspectiva machista adulada de inseguridades. Vogue Belleza, al igual que otras revistas de contenido consumistamente superfluo deberían plantearse un tendencionismo menos distintintivo. Las recordaré por eso, con la consiguiente pérdida de cliente. Mi pequeña venganza. La de muchas otras mujeres que piensen cómo yo: que no las representan.
¿No sería más práctico enseñar a sentirse bien físicamente? Por el contrario, este pequeño sector de mercado también da dinero. Sería bueno plantearlo. No perdéis nada. Hay otros anunciantes, y puede que hasta más dispuestos en valorar la figura de la mujer, que por si la revista en cuestión tiene una pequeña laguna mental, me complace llenarla recordándoles que las consumidoras de tal tipo de contenido, al igual que el target destinado a éste, son mujeres.
¿Sorprendente? No. Realista. La mujer es única y lo sabe. Me complace decirlo a la vez que recordarlo a los que parece que, por desdicha, lo han olvidado.

Este post participa en la Fiesta de Blogs de Blanche´s Blog. 
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

39 comentarios:

  1. Me parece una gran reflexión la tuya, yo por estas cosas he tenido ciertos complejos cuando era jovencilla, pero a medida que creces y sobre todo a medida que aprendes y a consecuencia de esto adquieres un espíritu crítico (que no tiene nada que ver con criticas o poner pegas porque sí) ves que es imposible que te parezcas a las chicas de los anuncios, que además esas chicas ya son así, que no han usado productos de ese tipo que pretenden vendernos (ejemplo: la chica que se depila unas piernas sin un solo pelo) aprendes a ser tú misma, con tus puntos fuertes y tus puntos flacos, los aceptas... porque al final todos vamos a acabar igual, pero algunas habremos tenido una vida con algo que contar, más interesante y más plena. Porque el cuerpo no basta, hay que tener algo dentro de él.

    ResponderEliminar
  2. jajaja yo soy una glotona asi qqqqqq no abandono el gym

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes a otra glotona. Y no voy a dejar de serlo para tener una o dos tallas menos, oye. :P

      Eliminar
  3. Si hubiesen más chicas como tu en este mundillo... la cosa cambiaria, y bastante. Tienes razón, lo único que buscan es que nos sintamos inseguras y nos convirtamos en consumidoras compulsivas de productos que no funcionan ni para atrás! a parte de ser un intento de perfección, lo cual no existe. Muy buena tu reflexión! Besos =)

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo contigo y con @maiicampos
    No hace falta llegar hasta las operaciones para ver lo que la sociedad nos hace. Solo con ver la cantidad de cosa que se ponen algunas chicas como pestañas postizas, extensiones, lentillas y toda clase de rellenos solo para convertirse en simples mentiras(porque dejan de ser ellas) basta.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Lo peor es que cada vez desde más pequeñas nos meten en la cabeza que nuestro cuerpo "está mal", que hay que cambiarlo, retocarlo, "vigilarlo" constantemente. ¿Pero cómo que está "mal"? ¿Acaso no es igual de natural en la mujer tener vello? ¿Celulitis? ¿Arrugas? ¿Granos? Lo que no es natural es lo que nos imponen.

    Por otro lado, existen multitud de cuerpos diferentes y que no se ajusten a los cánones de moda actuales (es decir, ser de raza blanca, altísima y delgadísima) no quiere decir en absoluto que no sean bellos también. Bien, me diréis que siempre han existido los cánones de belleza y efectivamente: las mujeres siempre hemos estado más expuestas a estas exigencias por el papel que nos otorga el sistema patriarcal como símbolo de debilidad y belleza. La diferencia está ahora en que se puede sacar mucho dinero de estas inseguridades. Y poco a poco van acotando nuestra percepción de la belleza femenina, hasta un punto terrible: el que hace que odies la imagen que te devuelve el espejo.

    Muchos y muchas me dicen y dirán exagerada, pero yo a esto lo llamo violencia. Una violencia perfectamente legal aunque vaya contra algo tan sagrado como debería ser nuestra autoestima.

    Fenomenal el artículo, hace mucha falta alzar la voz contra esto, y sobre todo, desde "dentro del mundillo" como habitualmente hacéis vosotras. Chapeau! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy de acuerdo contigo, en cierto modo creo que todo esto se podría considerar violencia psicológica (que a veces puede llegar a ser más destructiva que la física).

      Muchas gracias por el comentario. :)

      Eliminar
  6. Y que lo digas, nena, y que lo digas. Bien está que lo hagas si te gusta (a colación del ejemplo que ha puesto Carmen de las pestañas y/o lentillas), pero el problema viene con el complejo, el "querer ser" algo distinto a lo que somos. Peor aún, querer ser el modelo perfecto de mujer que nos venden y que, ¡eh!, ¡va cambiando según la temporada!
    Pero bueno, ya sabemos cómo funciona la publi y sobre qué bases trabajan (ojo, no es negativo ni positivo, simplemente es un hecho). Personalmente, he decidido disfrutar de los anuncios en lugar de pensar en lo que quieren venderme.
    ...
    Aunque estos anuncios son feos como el demonio, todo hay que decirlo.
    ¡Comed lo que os apetezca, mantened hábitos saludables y sonreíd, sonreíd mucho, que no hay cirugía, por cara que sea, que supere eso!

    ResponderEliminar
  7. No queda nada por decir, así que me limitaré a quitarme el sombrero. *se levanta de la silla y aplaude*

    ResponderEliminar
  8. Somos muy influenciables. Generalizo, aunque soy consciente de que habrá gente que no. En mi caso concreto no me creo todo lo que me dicen en un anuncio, pero si que pongo atención a lo que me quieren transmitir porque puede que me interese. Luego es cuestión de ser una persona con dos dedos de frente y no pensar que, por tomarte o ponerte tal y cual cosa, te vas a convertir en la Bundchen a la primera de cambio. Gran post chicas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, que no nos creemos todo lo que nos dicen. Pero la evidencia dice otra cosa. Una cosa es lo que nosotros pensemos que no nos creemos y otra nuestro comportamiento efectivo de compra y socialmente adquirido. Estamos acostumbrados a ver lo que nos quieren enseñar. Y ahí es dónde radica la magia de la publicidad y el marketing. Lo tenemos tan interiorizado que no vemos el problema de fondo.

      Un besito!!!

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho el post, gran reflexión. La verdad es que tienes toda la razón. El problema es que la sociedad en general es muy superficial y te venden que si no eres perfecta no vas a conseguir ser feliz, ni que te quieran etc. La verdad es que por mi experiencia he podido comprobar que muchas veces cuenta más "estar buena" que otras cosas más valiosas, casi todo el mundo funciona así, sobre todo los hombres que son la mayoría unos grandes superficiales. Yo he dedicido no cambiar mi esencia nunca.

    ¡Besazos y a seguir así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que sea superficial, es que interesa construirla así. Sobre un paradigma de belleza insólita e inalcanzable. El problema viene cuándo nos quieren hacer creer que lo es y que ellos tienen el método en vez de hacer otra política. La política de subir la autoestima. Un ejemplo de lo que para mí es buena publicidad para la mujer (aunque algunas han tachado de superficiales) es la última campaña de Dove. No hace falta hacer que otro te quiera. Una ha de aprender a quererse. Y te digo esto mientras me zampo la tableta de chocolate.

      Si el tío en cuestión es un imbécil egocéntrico que no te sabe ver es que por supuesto, no te llega ni a la altura del betún. Así que pistoealo bien (figuradamente). La esencia de la belleza es creérsela.

      Un besito y gracias por leernos Laura! ♥

      Eliminar
  10. Magnifica reflexión que hace pensar. Ojalá hubiera más gente en el mundo que pensara como tú, bueno, y como todas las comentaristas. Si es que en el fondo, las mujeres de a pie pensamos todas igual, es la tele, revistas, etc. quien nos hace creer lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias dulce!
      En la tele son unos idiotas. Solo hay que fijarse el tipo de "trepa" prepotente que ponen en los informativos. Un secreto: las noticias los redactan los pringados de redacción. Y al igual pasa en las revistas. La cara bonita, pa' la foto, el cerebro para la redacción.

      Un beso!

      Eliminar
  11. Hace muchísimo tiempo que dejé de comprar las revistas de moda periódicamente, especialmente cuando "toca" suplemento de belleza, ya que sospecho que todos sus artículos están pagados como publicidad aunque no lo parezca. Creedme, sé mucho de esto!. Solo las compro cuando llegan los resumenes de tendencias porque me son útiles a la hora de conocer lo nuevo de los diseñadores consagrados.Sin embargo, en cuanto se meten en el tema de lo que ellos llaman "belleza", los artículos suelen ser penosos, llenos de tópicos, y a mi entender, peligrosos para la salud, ya que te hablan de tratamientos extremadamente agresivos, bisturí, etc. como si fueramos al dentista y todo fuera muy fácil, cuando sabemos que cualquier acción de este tipo en nuestro cuerpo conlleva un riesgo. Es penoso y deleznable pero todo es negocio a cualquier precio.
    Un besazo y felicidades por tu post.
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Pagados, y más que pagados y con convenios de por medio también. Se le llama publicidad encubierta, pero podrían cambiarle el nombre por descarada o bestiaja, que le daría un toque más convincente. Estoy completamente de acuerdo contigo. No se puede tratar a la mujer cómo un molde, una muñeca de poner y quitar piezas. Entiendo que se haga con la ropa, pero no con intrusiones externas cómo abrir un cuerpo para modificar-lo, con el consiguiente consecuente de un peligro de infección, una rehabilitación y recordamos también que hay más probabilidades de cagarla que de otra cosa. Te cortan como si fueses un jamón y no de bellota. Mejor no cuento cómo se hacen las liposucciones ( ya lo dice el nombre) las rinoplastias o los implantes de pecho...

      Un beso! ♥

      Eliminar
  12. Pues oye yo muy feliz con mi cuerpo tipo Marilyn aunque ahora no se lleve nada y supuestamente esté gorda comparada con "la belleza actual". Que les den a las revistas, a las modelos, a la publicidad y a su puta madre! Yo me pongo mi ropa retro y rollo pin up y arraso por donde paso! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que le den a la belleza actual. Quererse y mimarse mucho.

      Eliminar
  13. Gracias por participar chicas y más con un post tan bueno! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Blanca, por organizarlo!
      Un besote!

      Eliminar
  14. No cabe duda que Freud hizo un gran trabajo con los mensajes subliminales y si a eso le sumamos la publicidad descarada como este, es que no tenemos escapatoria verdad? sin embargo gracias a reflexiones como esta podemos reaccionar y no caer tan fácilmente.
    Excelente reflexión como las que a mi me gustan!
    Te he descubierto gracias a la fiesta de blogs de Blanca y ahora ya tienes una nueva seguidora por GFC!

    Me encantará que me visites en: http://integralwomanbygladys.blogspot.com.es/

    Saludos y felicidades por el post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Una de las vertientes del marketing publicitario es cómo afecta éste a la percepción cerebral y en qué medida, a qué mensajes hacemos caso y a cuáles no. Cómo presentarlos para que surga el efecto deseado. Lo tienen más que estudiado. Y saben cómo hacerlo. El problema es que lo vemos cómo algo normal, a fuerza de repetición se graba a fuego en la mente cómo deben ser las cosas, cómo debe ser la norma, nos acostumbran a no salir nunca de ella por miedo a la soledad y al rechazo.

      Gracias por comentar!

      Un beso!

      Eliminar
  15. Gracias por este post, creo que es uno de los mas interesantes que he encontrado hoy a través de la fiesta de blogs...yo creci acomplejada y después de muchos años de búsqueda interior y de quererme cada vez mas a mi misma, he sido capaz de mirar este tipo de anuncios con un "no os lo creeis ni vosotras"...es todo tan irreal...

    Un besote y enhorabuena
    nata

    natalialuzentupelo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia!

      Yo también crecí acomplejada. Sé lo que se siente en no "encajar" y (por experiencia personal) en que te llamen de todo sólo por el físico. Lo bueno es que cuando una crece se da cuenta que en realidad, no se está tan mal siendo uno mismo. Y que una chica puede engordar, adelgazar, cambiar, pero que las neuronas de los que la minusvaloraron de chiquita tendrán el mismo vacío cerebral hasta que su portador estire la pata. A menudo doy las gracias por ser cómo soy. Seguramente si fuese un bombonazo no tendría la capacidad de pensar cómo pienso, ni mi prioridad hubiese sido cultivar la mente.

      Así que cuándo veo lo que pretenden, lo primero que se me ocurre es compartirlo con vosotras mediante la mejor y más peligrosa de las armas: las palabras.

      Un besote! ♥3♥


      Eliminar
  16. Muy buen post aunque creo que si existe este tipo de oferta es porque existe demanda, ¿por qué las mujeres consumimos este tipo de productos? Pues unas será porque están influenciadas y otras será por probar o que sé yo jaja. A mi la publicidad me gusta y si creo que puede funcionar algo pues lo pruebo aunque tengo mis límites y tampoco me creo todo, lógicamente pero reconozco que soy caprichosilla sobre todo con maquillaje y cremitas
    Vengo de la fiesta de blogs de Blanca!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No necesariamente. Hay muchos productos que no son necesarios y que compramos. No es que la demanda genere la oferta, la publicidad también se encarga de hacernos creer que necesitamos algo, que ni no lo tenemos no seremos felices. La publicidad se encarga de vender inutilidades.
      Creo que la cosmética es menos intrusiva que lo que se anuncia en este caso: la cirugía estética. No hay ningún problema en probar cremitas, el problema está en probar bisturí.

      Un besote! ♥

      Eliminar
  17. Pues voy a aplaudir tu opinión. Estamos inmersos en un mundo consumista, de cánones de belleza e irrealismos. Lo cierto es que todas caemos en comprar la última crema milagrosa para las arrugas, pero nunca optaría por arreglos con bisturí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Por ello nos bombardean con la "perfección" de la felicidad. El bisturí, en mi opinión no es una opción comparable con la cosmética. La cosmética es superficial, el bisturí es dañino e irreversible.

      Eliminar
  18. Hace poco más de un año pesaba 50kg y usaba una 34-36. Era una maravilla ir a comprar ropa, todo me servía, todo me parecía bien, y además low cost, ¡qué lujo!... Ahora peso 13 kg más... Y ahora "soy feliz"... ¡Qué importante es sentirse bella, estilizada, moderna, "tía buena", desde el interior, desde el alma!!!! Me ha encantado leerte. Un beso!. Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad? No hay nada cómo quererse uno mismo!!! ♥

      Un besito! ♥

      Eliminar
  19. Un post estupendo. Enhorabuena.
    Las mujeres reales con kilos de mas y centímetros de menos te lo agradecemos.
    La belleza se irradia de dentro hacia fuera y no va en la talla de la ropa. Si quieres conocer mas gente imperfecta visita nuestro blog que también participa en la fiesta.
    Besotes.
    Lourdes
    http://lapeormadredelano.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. No sé que artista decía que la belleza es la imperfección. Comparto esa idea, sobretodo cuando se trata de nosotras!

      Un Beso!! ♥3♥

      Eliminar
  20. No es problema de Vogue, es más bien un problema de la sociedad en que vivimos. En todo caso, yo tengo que reconocer que estoy a favor de la cirugia estética eso sí, con cabeza y sentido común.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es cierto es un problema social. Pero para cambiar la sociedad hay que levantarse. ¿Y que mejor que hacerlo con las revistas de moda? Una de las principales influencias en la mujer, a parte de los anuncios. Si no se hace es cómo quedarse sentado en el sofá esperando que todo se calme, que todo pase. Todos queremos un cambio pero nadie se atreve a hacerlo. Para mí el quirófano no es una opción de belleza, si se entra es por una necesidad de salud. Sigo sin entender a que responde el sentido común. ¿A la autoestima? Es cómo nadar en círculos. El pez que se muerde la cola. Una necesidad innecesaria.

      Eliminar
  21. Me gusta mucho tu reflexion. De acuerdo con que la meta deberia ser sentirnos mejor con nuestros propios cuerpos que pensar solo en cambiarlos... Te sigo desde BEE, un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Concuerdo!!! En mi experiencia me cuesta encontrar revistas femeninas que me gusten, entre las naif y las que realmente nos subestiman... hace un tiempo que prefiero no gastar en eso, me quedo con las bloggers, cuya lectura es mucho, pero mucho más interesante!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  23. como bien dices hay que tener opinión propia, que no esté afectada por la publicidad porque si no no estaríamos nunca contentas con nosotras mismas y hay que aceptarse y quererse tal y como se es :)
    bss!

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado este post. Estoy de acuerdo contigo y lo había pensado muchas veces, aunque nunca lo había puesto por escrito. Lo has dicho muy bien dicho. Ojalá más mujeres pensaran (pensáramos) así, y nos dejáramos de comprar potingues y curas milagrosas para ser quien no somos. ¿Por qué no podemos ser bellas siendo nosotras? Yo también me lo pregunto. Un abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.