‘Vacaciones con papá’, de Dora Heldt

By | 11:43 1 comment

 

Si yo tuviese un padre como ese ya haría tiempo que me hubiese largado far, far away. Y no es ninguna coña. Lo digo muy en serio.

Vacaciones con papá

Christine y Dorothea, dos amigas de cuarenta y tantos años, se disponen a pasar unas relajadas vacaciones ayudando a una amiga común a renovar su hostal: el plan es trabajar poco y pasear mucho. Tomarse unas cuantas copas y pasarlo muy bien. Pero la madre de Christine tiene otros planes para ella…una operación la tendrá dos semanas en el hospital, así que “invita” a Christine a que se lleve a su padre con ella, ya que a sus sesenta y tres años no es capaz de estar ni un día solo.

El libro da unas ganas tremendas de estrangular al padre, porqué el hombre sitio donde mete la nariz, sitio donde mete la pata, liándolo todo y poniendo por allá dónde pasa patas arriba. Y eso es lo que pasa cuando llegan la pequeña isla de Norderney. Heinz, que es como se llama el hombre, es un metomentodo. Y sí, necesita ayuda para todo, sobre todo para escoger la ropa, puesto que es daltónico. Tal y cómo lo describe su hija, Heinz es una mezcla de Rantamplán (el perro miedica de Lucky Luke) con los ojos de Terence Hill. A Christine no le hace ninguna gracia viajar con su padre. La última vez que lo hizo fue hace 30 años y en el último viaje la dejó tirada en una área de servicio de Kassel por “motivos pedagógicos”. ¿Verdad que es una relación la mar de bonita? 

Cuando Heinz se entera de que hay un hombre que se dedica a robar a mujeres ricas en la isla decide iniciar una investigación junto con su amigo ya jubilado Kalli, al que le endosa todos los líos que él ha provocado y un joven periodista con cara de rata y muy patoso. La operación consiste en pillar infraganti al nuevo novio que su hija Christine se ha echado en la isla, puesto que seguro, seguro, segurísimo tiene que ser él el estafador. Así que armados con unos prismáticos, una cámara de fotos y unas gorras con visera, la comunidad de jubilados de la isla se convierten en súper espías. A su manera, claro.

Éste es un libro bien narrado, ameno, ágil y divertido, en ocasiones tremendamente estúpido por la forma de actuar de los personajes. Refiriéndome a la hija y a la amiga que actúan como si tuvieran 15 años y no 45, unas inmaduras respecto a las relaciones. Todavía no le veo el sentido a eso de morderse la pierna cuando ve a un tío bueno y parece que las únicas que están un poco cuerdas en esta novela sean las chicas que trabajan en el hostal. En fin, cosas de la narrativa, supongo.

La autora, Dora Heldt  es en realidad el seudónimo de Bärbel Schmidt, que por miedo a poner en peligro su puesto de trabajo, decidió firmar su primera novela con el nombre de su abuela. En su primera novela, Urlaub mit papa (título original) hay muchas situaciones crispantes por parte del padre, que es un jeta ( y de los buenos) y un pasota pero que sabe vender muy bien cosas que no sabe hacer él cuándo lo único que sabe hacer es hablar y decir todo lo que hace (que no hace, en realidad porqué lo hacen otros por él).  Es un magnífico vendedor del producto de su persona lo que a la vez lo hace un personaje único.

La narración hace que cueste dejar la novela para ir a dormir. Altamente recomendable, si quieres salir de la cotidianidad de los días grises. Diferente a todos los libros que hasta ahora he leído. Todos los personajes son muy similares a gente que conocemos en la vida real, lo que hace que el libro tenga mucho más encanto y sea más cercano.

Altamente recomendable en épocas de mucha tensión y estrés.

Lo mejor: Los ancianos jugando a ser el Tom Cruise del espionaje.

3/5

Sin título5

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario:

  1. Hola, estoy leyendo este libro y la verdad te provoca cada capitulo poder tener mas tiempo para iniciar el proximo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.