‘No pasa nada, y si pasa, se le saluda’, Raquel Martos

By | 10:58 8 comments

 

no-pasa-nada-y-si-pasa-se-le-saluda-Hay veces en las que no se sabe si uno escoge los libros o si los libros lo escogen a uno. Este es el primer libro que leo de Raquel Martos, y que llegó a mis manos por casualidad. Estaba solito en la estantería del súper y en casa no pudimos evitar adoptarlo. Lo primero que me llamó la atención fue –como acostumbra a suceder con los libros- el título. Yo en ese momento estaba de bajón, así que me apunté durante algunos meses la frase como mantra: no pasa nada, y si pasa, se le saluda.

A Carla, que vive con su gato Viggo, la han operado de las cuerdas vocales y si quiere seguir con su preciado trabajo –es locutora de anuncios de radio- tendrá que estar seis mese calladita. Para Carla eso supone un esfuerzo terrible, casi titánico, porqué ella es una habladora compulsiva. Así que compra una pizarra de esas de boli y se dedica a comunicarse por whatsapp y por mail. Justo cuándo su vida personal es una mierda. ¿Algo le puede salir peor?

Para mí que este libro es de esos que caben en la categoría de ‘aptos para la playa’, porqué es muy fácil de leer y la mayoría de las situaciones son pensamientos y reflexiones internas de la protagonista escritas en un lenguaje muy coloquial. Combina cada capítulo con canciones y al abrir la portada hay un código QR para escuchar la música favorita de Carla.

El primer capítulo ya de entrada me dejó un poco patidifusa y descolocada. Porqué el lector se empieza a imaginar cosas que no son –con la edad nos volvemos más mal pensados- y Martos a base de narrativa nos engaña como a tontos, dedicándose a jugar a las dobles interpretaciones. micro de radio

Martos, que es periodista y ha desarrollado parte de su carrera profesional en la radio (seguro que la conoceréis por su trabajo de guionista y colaboradora en El Hormiguero) expone en este libro los efectos de la ‘microfonia’, es decir, ‘los efectos que produce la radio a quienes la aman’. La autora aprovecha cada capítulo para hacer una reflexión sobre varios aspectos sociales y políticos de actualidad, que pese a ser una novela publicada en 2013, sirve para que una se de cuenta que no han cambiado las cosas mucho en dos años: nos sigue preocupando lo mismo. Es decir, el trabajo (al que llamamos ‘casa’), los despidos, la explotación al trabajador, los recortes y ERES, el querer un trabajo mejor pero tener que conformarse con la mierda que hay, sobre los bancos (nos imaginamos las sanguijuelas que nos han metido de basura hasta el cuello, pero la palabra tiene más significados: banco de peces, el de sentarse, los de sangre, órganos, semen…).  También habla de sexo y de nuevas formas de convivencia en pareja. Un buen ejemplo es Marián, la amiga de la protagonista.

Aunque sigo sin entender eso que hombres y mujeres no pueden ser amigos y ya está. Vale. No os voy a engañar. Los que me leéis ya sabéis que la sinceridad es una virtud cuándo escribo en este blog. El final es previsible desde el segundo capítulo, pero eso no dista que no sea una lectura amena y agradable. En algunas reflexiones me he sentido hasta identificada como: ‘hay personas con las que da pánico discutir, porqué temes que la cosa no va a acabar bien (…) es cuestión de química, la reacción inevitable entre dos elementos, que provoca que, al mínimo contacto, explosionen (…) Pero no hay peores discusiones que las que entablo conmigo misma’.

El libro también expone lo que es, a grandes rasgos, una relación tóxica, concretamente la de Carla con su ex Roberto, al que dan ganas de sencillamente, meterle la cabeza en el váter sin haber tirado antes de la cadena. Lo de las citas por internet, la leche de moderno. Yo de verdad que sigo sin entender el porqué algunas mujeres necesitan tener pareja para sentirse realizadas como cúspide de su felicidad en la vida y sinónimo de éxito. Algún día haré un artículo sobre ello y me van a llover camiones.

Un párrafo que recuerdo con claridad es cuándo Clara le ofrece un chicle al taxista. Eso me izo pensar que a veces compartimos espacio con otra persona y no nos dignamos ni a compartir una triste goma de mascar, ni mucho menos a mirarlo.

Yo también me tendría que aplicar los parámetros de ‘no seguir haciendo’ de Carla, que dejo resumidos a continuación:

-No sufriré antes de que algo suceda.

-Me protegeré de los depredadores emocionales.

-No dejaré que me afecten los obstáculos que otros van poniendo en mi camino.

-Relativizaré todo: lo positivo y lo negativo.

Este libro está inspirado después de que Martos hubiese pasado por dos intervenciones de las cuerdas vocales. ‘Durante unos años, viví situaciones tan angustiosas como quedarme sin voz delante de algún cliente, en antena, en directo o en un programa’. ‘La voz es el tono del alma’. La novela no va a cambiar la vida de nadie, pero se disfruta si no tienes nada que hacer.

A los que nos gusta el doblaje nos pasa mucho. Mi amiga M., tiene una voz espectacular en ese campo y ambas acostumbramos a enamorarnos de la voz de los dobladores de las series. ¡Estoy segura que conseguirá hacerse un hueco en este mundillo! Soy de las que piensan que la voz es como un texto, hay que saber decir, pero más importante es escuchar.

 

3/5

★★★★★

Imágenes: casadellibro.com, blogs.ideal.es

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

8 comentarios:

  1. No sabía que Raquel Martos era escritora!
    La verdad es que el libro parece interesante, y nunca viene mal aplicar esos parámetros de los que hablas. Creo que le daré una oportunidad y lo pondré a la cola en mi interminable lista de libros que quiero leer (espero poder darle un avance un siglo de estos, porque se está alargando mucho y mi tiempo se acorta hahaha).

    Un beso, Hydre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ha escrito varios libros. Yo solo he leído este, porqué los otros tratan más el tema romántico y como que lo romántico no me va mucho, sino que más bien me aburre. Madre mía, debes tener un listado de libros enoooorme! Yo últimamente ni tiempo para leer. A ver si acabo y puedo ponerme a ello.

      Un besoteee! ♥

      Eliminar
  2. Pensé que era a la única que le gustaban las voces de los actores de doblaje... Son un gremio poco valorado en mi opinión. Tengo un poco de problema con los guionistas del hormiguero y algunos locutores de radio es como que quieren ser lo mas progresistas posible pero se quedan cortos, una sensación muy rara xD. Pero le daré una oportunidad al libro porque me parece interesante ver el mundo de la radio ( y el mundo general) desde el punto de vista de un psudo-muda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, que va! Hay todo un club de fans de voces de doblaje, pero nos mantenemos en secreto por eso de no acosarlos. En Cataluña, por ejemplo se vive con garbo porqué como la mayoría doblan en catalán (y también lo hacen en castellano) pues ya conoces sus voces, tonos y nombres y cada vez que los ves en una peli -doblada- se me pone la carne de gallina. Además hay algunos muy majos y con unas voces que quitan el hipo. No sé que haríamos sin ellos. De hecho el otro día leía que hay un resurgir del doblaje.
      El Hormiguero ha bajado mucho en calidad, ahora es más barriobajero, más tosco y más tonto también y produce una especie de vergüenza ajena cuándo ves a otros invitados -sobretodo internacionales, que deben pensar que los españoles estamos todos pa' atarnos como chorizos de cantimpalo- .
      Un saludo

      Eliminar
  3. te acabo de conocer y desde ya super fan. me quedo por aqui para no perderme nada.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura! Ahora me paso por tu blog!

      Un besote! ♥

      Eliminar
  4. Hay libros que no tienen una gran calidad literaria, que abusan de algunos clichés y que son completamente previsibles, y sin embargo,por alguna extraña razón, nos dan buen rollo, nos hacen sentir mejor en malos momentos. Es algo que no pueden hacer obras consideradas como grandiosas por la crítica literaria ¿por qué? No lo sé.
    Tengo varios de estos títulos guardados para mis momentos de bajón de la misma forma que otras personas guardan helado en la nevera y películas románticas.

    Como siempre me ha gustado la forma sincera en la que expresas tu opinión. Me encanta cuando criticas esos típicos tópicos de tener pareja para ser feliz, etc.

    Me fío de tu criterio, así que tendré este libro en cuenta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. No es que el libro sea la panacea en vinagre pero tiene sus momentillos buenos y otros que son un auténtico tostón. Es ligerito y se lee bien. Las obras consideradas 'grandiosas' más por puro márqueting que porqué en realidad lo sean no me llaman en absoluto. Y pongo de ejemplo a Ken Follet, que es soporífero. Si quieres más libros chachis para momentos 'chof' tengo unos cuantos que son súper bonitos. De esos que cuándo los acabas te dejan una sensación como de estar flotando en una nube, eso sí, sin ser empalagosos.

      Un besote ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.