Reseña: ‘Cariño, cuanto te odio’, Sally Thorne

By | 10:15 25 comments


Si quiero leer un texto sobre feels me leo un fanfiction que seguramente estará mejor escrito. 

Cariño cuanto te odio Sally Thorne (the hating game) portada
Mierda va
Novela llena de clichés y machismo hasta el tuétano. La relación amor odio, con personajes completamente frívolos, insustanciales. Básicamente se puede resumir en chica cree que odia a chico pero se acaba enamorando, follan hay triangulo amoroso desinflado y terminan juntos. Les acabo de ahorrar 327 insufribles páginas.

El marketing editorial lo vende con que es una ‘novela de humor’ y ‘romántica’. El humor no se lo veo por ninguna parte. Debe ser que ya no tengo el chichi pa’ farolillos a cierta edad. Y lo romántico es muy discutible puesto que se basa en relaciones de poder, celos y control. Una novela tan tóxica como llana y olvidable.

Pero ¿de qué va el tinglao?

Pues de tía bajita y mona que trabaja en una editorial como ayudante de dirección llamada Lucy y que odia al otro ayudante de dirección un tío alto y guapo llamado Josh. Ambos trabajan en Bexley&Gamin una editorial fusión. Lo que no sabe Lucy (y cito textualmente el eslogan de portada) ‘es que del odio al amor hay un paso’.

Si hay un resumen coherente de personajes en lo que refiere a esta novela es este: gilipollas ella, gilipollas él. La trama, si es que a eso se le puede llamar trama, es lineal y soporífera. De hecho, al libro se le pueden quitar más de la mitad de las páginas y quedaría tal cual. Debería haberme olido algo mal cuando ya en la sinopsis te enteras de que la baja es ella, él alto, y no al revés.  
'Sentado frente a mi está el ayudante de dirección del señor Bexley. Su secuaz, su fiel criado. La segunda cosa que hay que saber de mi es es esta: odio a Joshua Templeman' (p.8)
Pues vale. También nos enteramos que la prota tiene 28 años y me parecería genial que lo odiase si no fuese porqué es completamente imbécil. ¿Y porqué? Pues bien. Para empezar él la llama 'Fresita' un apodo denigrante que usa por el simple hecho que los padres de Lucy tienen una plantación de fresas. Ella odia que la llame así. Bien. Guay. Después está el tema de los jueguitos sin sentido que se traen tipo 'aguantar la mirada el uno al otro o denunciarse a recursos humanos’. Ella lo odia. Ténganlo presente. Lo odia hasta la página 20 en la que encontramos lo siguiente que ya da una maravillosa idea del potaje:
'(refiriéndose a Joshua) tiene una mandíbula recta y viril'
Dior. ¿Porqué no he tirado este libro a la basura al leer esto? Pues por el 'a ver si es tan bueno como dicen'. Atentos que la prota tarda dos decenas de páginas a fijarse físicamente en el que en teoría odia. Muy lógico no es.

En la página 51 ella tiene un sueño erótico con él. Algo muy raro si odias a alguien. Y en la página 66 ya se están dando un buen magreo en el ascensor. A las 100 páginas él se queda a cuidarla a ella porqué ella se encuentra mal. Que alguien me lo explique. Sigo al trapo.

Pasemos a la escena en la que ella se pone enferma y él la cuida tan sacada de soujo nipón.  A parte de la escenita de 'me quedo a cuidar a la chica' tan fuera de lugar, Josh llama a su hermano médico a las tantas y con el que no se habla (porqué básicamente Josh es un capullo al que romantizan) para que le eche un ojo a Lucy. Porqué Lucy lo de cuidarse sola y tomarse la medicación para la fiebre no tal. A ella la tienen que ayudar. Yo de esto no comentaría nada si el tal Josh no fuese un imbécil, pero como tiene un tufo a telenovela que no se lo aguanta pues lo digo y me quedo tan pichi.

Después de ese drama febril por intoxicación alimentaria/resfriado que pilla Lucy y en el que Josh llama a su hermano para que la visite y su hermano le dice algo tipo 'oooooohhh muy bien, deberías haber sido médico como yo' solo por haber tapado a la muchacha y haberle dado unos gelocatiles, (algo que sinceramente es un insulto al colectivo sanitario) llega la próxima. Porqué en la página 121 nos encontramos con la siguiente tontá:
'Contemplo el techo y reconozco ante mi misma está verdad asombrosa. No odio a Joshua Templeman.'
Lo asombroso es que en un alarde mío de infinita paciencia haya enviado este libro a Marte de una patada. 121 páginas tarda en darse cuenta que siente algo por él. Odiarlo no lo odia mucho. Y precisamente después de que él la haya ‘cuidado’. ¿Qué raro, eh? Lo dicho, sacado de un manga.

Después el lector se entera que Danny, el chaval que va detrás de Lucy, la ha estado llamando mientras ella estaba enferma y ¿adivináis la actitud de Josua? Efectivamente, no le ha pasado los mensajes. Sí señor. Le pilla el móvil, lo chafardea y no le cuenta a Lucy que otros la han llamado porqué está celoso. Meeeeeec. Relación tóxica y machista a la vista. Si antes ya tenía los farolillos de alarma encendidos con el libro, ahora soy un faro con bombilla industrial de 100W . Pero aquí no acaba la cosa porqué esta novela cumple el cliché de lo mal aceptado como romántico: protagonista tonta del bote que se menosprecia a si misma en pos del tío, tío controlador macho y fuerte, y un 'amor' heteronormativo. ¿Y que le dice Lucy a Josh para agradecerle que la haya cuidado?
'Limpiare tu apartamento. Seré tu esclava durante un día entero. Te...prepararé un pastel' (129)
A lo que él responde.
'Estate calladita, Lucinda.'
Denme un segundo. Echo la pota al váter y vuelvo con ustedes.

En la página siguiente encontramos otro ejemplo de celos nada romántico. Les cuento, el tal Danny (ese que va detrás de Lucy) queda con la prota en una cita. Cuando Josh se entera de ello suelta:
'-La mayoría de los chicos intentan un beso en la segunda cita' (130)
Hola perla, mira, qué tal si dejas de meterte con quién sale ella o deja de salir, que a ti no te incumbe. Pero no contento con meterse en la vida privada de la protagonista y lo peor, pensarse que tiene derecho a ello por un calentón de ascensor le dice:
'Hazte un favor a ti misma y quédate en casa esta noche. Tienes una pinta horrorosa.' (131)
Un café caliente. El mismo que le tiraría por encima a la autora.
¿Te ha pedido ella opinión sobre su físico? ¿Sobre su vida? Pues te callas la boca. Esto estaría genial si Lucy no se le cayesen las bragas cada dos por tres y le enseñase el dedo corazón, lo mandase a Lucy es ABSOLUTAMENTE gilipollas como buena protagonista de novela romántica y dos páginas más allá encontramos lo siguiente:
tomar por culo y le dijese que es un tío mierda y que volviese a la cueva de dónde ha salido. Pero no.
'Ahora está muy cerca de mí. Quiero conseguir ese jabón que usa, sea cual sea. Guardaré una pastilla en el cajón superior del aparador para perfumar mi lencería. Noto que empiezan a arderme las mejillas. (...) observo los fuertes tendones de sus muñecas. Advierto por primera vez que tiene en la parte interna del brazo esas venas hinchadas típicas de los hombres musculosos'. (133)
Dior, dame paciencia, porque como me des un bazooka este libro lo flipa.

Después de ese momento zen musculitis, deciden jugar a un 'juego O algo así'. Al principio flipé un poco. Y es normal, porqué se han saltado el punto. Con dos pares. La cuestión es que ese nuevo juego (esto parece una mención ya a 50 defecaciones de Grey) consiste a liarse. Pues vale. Pues muy bien. Sería genial si cada uno se liase y fuese liberal con la sexualidad del otro pero volvemos al ser controlador (y romantizado) del protagonista masculino que le suelta:
'No puedes esperar que me porte como un buen chico cuando entra en la oficina otro hombre, te da un beso y te regala flores. No es así como funciona este juego entre tú y yo'.
Porqué él tiene que ser un machote. Un cuñao. Marcar las reglas. Unga unga.

Y la ciruelita que colma el pastel: 'Él está tratando de ocultar que tiene una erección de dureza extra.'

Me pregunto si hay un barómetro para erecciones y la autora se ha dedicado a estudiarlo y a contabilizarlo. Además dureza ¿como qué? ¿Como hormigón? ¿Si le lanzas una losa de hormigón la cebolleta se mantiene recta? ¿Como una prensa hidráulica? ¿Si la pones en medio no se abolla? ¿Y extra? ¿Es como los chococrispis que ahora llevan extra de fibra?
'Ya lo creo que participaría: tanto que al día siguiente no podrías caminar derecha' (135)
Ah. Era eso. Qué decepción. Seguimos con el unga unga de cavernícola unineuronal. El tal Joshua no ha pensado que a lo mejor es él el que no va a poder caminar? Yo informo a la autora que hay unos juguetitos que van a pilas y tienen diferentes velocidades e incluso lucecitas. Por eso de dejar de lado el cuñadismo y dejar de centrar los libros en un espacio tan sexualmente oprimido.

Pero como buen macho alfa se tiene que sentir legitimado por su virilidad cebollil porqué en eso va su autoestima, que es frágil, como una caja de copas de cristal. Atentos.
'El juego o algo así no volverá a comenzar hasta que me digas que nadie besa como yo. (...) Si besarle a él (Danny) no resulta tan bueno como besarme a mi, no puedes volver a besarle.' (136)
Este tipo de control y relación tóxica no sólo se da en que el protagonista masculino tiene que fomentar una masculinidad tóxica (es dañino para hombres y mujeres de igual forma) sino que es un tipo de estándar que se normaliza cuando no lo es. Una relación romántica no puede estar nunca basada en relaciones de poder. Pero no sólo encontramos machismo en ese personaje sino que el jefe de Josh le dice a Lucy que 'debería sonreír más'. Y la pava se queda otra vez callada. Y lo acepta. Pava durante todo el libro, no es extraño encontrar que llega a un punto que es de traca. Véase.
'Muerde, mastica, traga, y yo tengo que mirar para otro lado porqué resulta tremendamente sexi, la verdad sea dicha'. (138)
Lo ve masticar y se le caen las bragas. Lo ve hacer cualquier cosa y también. Tremendo es que pongan a este libro como una maravilla con la de idioteces que hay y tengan los cojones de haberlo publicado. Por si alguien más duda del marichulismo imperante:
'Esto no es un favor que tu me haces (él a ella sobre el sexo). Es más bien el mayor favor que vas a hacerte a ti misma'.( 139)
En resumen, él opina como va vestida, si puede o no salir, con quién debería salir, a quién debería besar y también lo que debe hacer con su cuerpo. Y esto está escrito por una mujer. No me vengan con que ella también le responde, porqué ella no deja de ser una pavisosa que no funcionaría ni con aire de gasolinera y él un puto controlador.

Después de quedar con Danny, ella no siente chispazo después de morrearse y suelta sobre el chico:
'Una cena carísima a cambio de un mal beso'.
Pava, tonta, y machista. Lucy, coliflor, acelga, animalillo del bosque: TÚ NO LE DEBES NADA A UN TÍO. No eres un objeto. No eres un trueque. Ha pagado porqué él quería y no tienes que follar a cambio. De nada.

De hecho, se pasa todo el libro diciéndose a ella misma que es ‘patética' pero que qué maravilloso es él, en cambio. Tipo:
'no pienso entrar en el edificio (para ir a buscar a Josh). No soy tan absolutamente patética'. 'Quizá nunca me ha odiado: quizá siempre me ha deseado'
Y por eso te ha puteado durante meses. Porqué te ama. Súper empoderador. Magistral.
Después de eso él le manda un mensaje que pone:
'dónde estás? Lucinda, me estoy enfadado'
Controlando otra vez. Sólo le falta decir que la va a encerrar en casa sin ver la tele. Pura mierda. Acosador, controlador y violento.

Pongo una imagen de libros bonitos. Este no lo es.
Cuando se encuentran, después de que ella haya tenido la cita, como buen marichulo él le dice 'él no es suficiente para ti'. Porque él decide lo que es bueno o no para ella. Ella no decide una mierda, y ante tal elogio, se le vuelven a caer las bragas al suelo porqué él es tan guapo que 'el impacto de su belleza resulta casi aterrador desde tan cerca'. (150) Para luego proseguir con 'su piso es masculino y oscuro'. Los pisos tienen género. Perfecto. No lo sabía. Y yo que pensaba que el género era lo que quedaba entre las orejas. Pero el súmmum de la idiotez que nos muestra la autora es este absoluto despropósito sobre un tema del que no se debería ni hacer broma. Pongan la oreja:
'Dejo escapar un suspiro entrecortado. No voy a ser violada. Nadie calienta agua antes de forzarte, salvo quizá en los tiempos de la Edad Media'. (152)
El clásico de lo romántico es hacer chistes sobre violaciones. Porqué ya se sabe que lo peor que le puede pasar a una mujer es que sea violada. En fin.También vemos que el piso de un machote tiene que ser de machote. O como deja bien claro la autora:
'El cabezal marrón oscuro, lujosamente tapizado de cuero, impide que el conjunto resulte femenino'.
Madre mía y si por ello se nos vuelve homosexual qué?!?! Él es demasiado machote para tener algo que pueda ser femenino. Porque, hay que recordar (y sino nos lo recuerda la autora en boca de su protagonista) que
'Los arcos de músculo de sus hombros se sostienen en suave equilibrio sobre unos bíceps curvados. Las articulaciones del codo con la muñeca parecen artilugios de una sofisticada ferretería' (157).
No, si te parece, después de los hombros, hay un tentáculo de calamar, no te jiba. Estoy de los músculos, de los ojos azules y de lo guapo que es el tío hasta las narices, mientras ella se define como 'patética'. Lo de compararlo con una ferretería es una analogía tan mediocre que ni la voy a comentar. Pero cuidao, que cuando se empieza a decir gilipolleces, no se puede parar. Es un nonstop. Como un partido de tenis. Una detrás de otra. Atentos a la cita:
'-Estaba pensando en lo grandote que eres.
Miro nuestras manos entrelazadas. Él acaricia mi palma entera con su pulgar. Cuando volvemos a mirarnos, sus ojos se han oscurecido un poco.
-Encajaré contigo a la perfección' (157)
Súper romántico. Pues al final si que va a tener que ver con algo de ferretería. O con una estantería de Ikea. Ahí, intentando encajar las piezas con la llave allen y haciendo malabares para encajarla en ese rinconcito. De ahí a un modelo FJÄLKINGE hay un paso.

Otro motivo que me hizo saltar las alarmas con este libro y su indudable (y más que demostrada a estas alturas) dosis de machismo fue lo siguiente:
'Me ducho y me maquillo, lo cual es absurdo. ¿Por qué rociarme el escote de perfume?¿Para qué ponerme los tejados buenos? Aquí no hay nadie que pueda verme, u olerme.' (171)
Que a estas alturas tenga que explicar que las mujeres podemos maquillarnos, ponernos ropa chula y perfume PORQUÉ NOS DA LA GANA y no para un tío es muy fuerte, a la par de que un ejemplo tácito de lo mucho que nos queda por luchar por la igualdad. Que tenga que encontrarme esta mierda en un libro que se supone 'romántico' en pleno siglo XXI sin que 1) la editorial le haya puesto el freno como bueno despropósito machista que es y 2) la autora y gran mayoría de las lectoras de esta novela lo vean como normal y no se señale, dice mucho de lo interiorizado y normalizado que tenemos conductas, ya citadas anteriormente, que no son para nada normales y que no deberían estar interiorizadas. Las mujeres no pensamos sólo en tíos. Tenemos vida más allá. Hablamos de más temas. No me sirve lo típico de que es ficción y es romántico, porque lo que hacen este tipo de novelas es reproducir un patrón dañino.

Tampoco es ni medio normal que ella lo describa así:
'Su sudor huele a lluvia y a cedro, y deja también un ligero cosquilleo a pino en mis narinas.' (174)
No es sudor, es J'Dore. El sudor, huele a eso, a sudor. No me jodas que ahora el sudor huele a Ambipur Bosque Fresco.

Y sigue:
'Su clavícula encaja a la perfección bajo mi pómulo. (...) Llena un vaso y yo pego la oreja a su cuello para escuchar cómo traga'.
Maravilla. Qué romántico, qué todo. Ni en First Dates, oigan. ¿Me explican qué coño tiene de romántico el escuchar tragar a alguien? Por si no ha quedado claro que el tío es musculoso, guapo y alto nos lo vuelve a repetir. Porque sí, si no queda claro eso, se va a tomar por culo todo el libro.
'Como una piña musculosa. (...) Una musculosa porción del hombro'. (176)
Las piñas ahora hacen pesas. Son culturistas. Se ponen hasta el tallo de hormonas y es probable que paguen la matrícula del gimnasio a toca teja. Si ve usted una piña corriendo en la cinta, por favor, no le pregunte nada, que se las apiña muy bien.

Dos páginas más tarde, es decir, en la 178, hace la misma referencia. Teniendo en cuenta que la autora debe pensar que sus lectores son completamente gilipollas, repite. Como las natillas.
'Me impulsa a apoyarme en él. La parte media de su espalda es un rincón ergonómicamente perfecto para ocultar mi cara'. (...) Al pegar la mejilla a su pecho, noto cómo su calor irradia hacia mí.'
Ah, pero ¿no era una piña? Las piñas no calientan a no ser que las metas al microondas. Entonces, ¿es una piña calentada al microondas? A qué temperatura la habrá puesto? Cuantos minutos? Se le han deshecho los músculos con el calor? Qué siente una piña? Qué piensa una piña? Le gusta el mito de la caverna a la piña? O prefiere leer a Belén Esteban? Una piña es una piña y un calabacín un calabacín? Es la piña la que quiere que sea el alcalde y es el alcalde el que quiera que sea la piña el alcalde?
'Tomo un poco más de helado. La cuchara de roza con mi lengua en un contacto que resulta obsceno. Su lengua, mi lengua. Lamo la cucharita y él me observa en silencio.(...)
-Doctor Josh...Habrías sido un médico muy sexi. (...) y noto que se me empiezan a erguir los pezones. (...) Es una situación tan sexi que estoy segura de que se me acelera el ritmo.’ (180)
Enga, un abrazo a los compañeros de la Facultad de medicina y a todo el colectivo sanitario. Y no, no te mamas seis de carrera, entre dos y cinco años de MIR, más otros tantos de especialización extra para que sexualicen tu profesión de esta manera. De hecho, poco tiempo te da de respirar en un hospital. Ni siquiera da tiempo de cagar. Erótica pura. Lee esto Casanova y se limpia el orto con las páginas de la novela. Añado que a esta señora se le erguen las tetas con un soplido. Tú le soplas y puedes rayar parmesano en ellas. Es genial para ponerlo en la pizza. El parmesano, no las tetas de la señora. La pizza es sexi. Mogollón de erótica. Esta escena no.

La autora, en un afán de demostrar que en tema de medicina sabe mogollón, más que un cuñado en nochevieja, lo peta. Recordemos que el prota, Josh, estuvo en primero de medicina y por eso, sabe darle un gelocatil a Lucy, taparla con mantitas y tomarle la temperatura con el termómetro. Un machote. De ahí, a hacer intervenciones a corazón abierto hay un pasito.Y por supuesto, el pobre está traumado. Porqué todos los cabrones tienen que estar traumados para así justificar que traten mal a los demás. Les pongo en situación. Se ve que el padre de Josh, nuestro machote, quería que estudiaste medicina, cómo él. Durante unas vacaciones él:
'Acompañaba a algunos médicos que debían de estar demasiado exhaustos para decirle que no. Pero, una tarde, me da una palmada en la espalda, me presenta al médico forense y nos deja solos.’ (182)
¡Claro que sí, hombre! Tu te vas a un hospital y dices: 'mira que me he traído el churumbel y a ver si podéis cargar vosotros con él en vacaciones, que va para médico'. Así, sin placa identificativa, ni nada, a pasar visita a los pacientes. No puedes acompañar a un médico si no estás autorizado por una universidad (prácticas) u organización. Se nota que se ha informado.
'Me incorporo con dificultad y me apoyo en él. Mi cabeza se adapta fácilmente al hueco perfecto de su cuello. No hay duda: encaja conmigo por todas partes.' (183)
Hola, estantería.

Este libro enseña a odiarnos entre nosotras. 
El plato fuerte viene ahora. Cuándo Lucy considera que toda chica que se le acerque a él es 'una zorra afortunada'. Porqué qué mejor que ver a otras mujeres como rivales y enemigas que te van a quitar al tío. Perpetuando el patriarcado. Bravo.
'Yo estaba sentada enfrente, mirando cómo tapaba el sol por su cuerpo como una marea, y aspiraba la fragancia de la tela que iba calentándose sobre su cuerpo' (187)
Repite dos veces la palabra 'cuerpo' en una misma frase porqué el diccionario de sinónimos lo tenía muy lejos. Un ejemplo tonto que sirve como demostración de calidad narrativa de Sally Thorne.
'Él se arquea hacia mí. Su erección me presiona de tal modo bajo la pierna que me duelen los tendones de la corva'. (189) Y por sin no nos habíamos enterado, repite en la misma página: 'Joder, estoy muy excitado'
Pura poesía. Se ve que es una piña con músculos y taladro.

Después vemos como se describe la propia protagonista, como cliché femenino con patas de lo que debe ser una mujer:
'Soy una buena chica. La dulce criatura a la que todos adoran. Siempre servicial y dispuesta a complacer.’ (193)
Qué puto asco me da. Porqué oye, te tienen que adorar. Todo el mundo te tiene que adorar, porque tu ego depende de ello. Vaya mierda de personaje.

¿Siguen pensando que la autora no trata de imbécil al lector? Arreen como la prota vuelve a describir al maromo.
'Nunca en mi vida he visto a un hombre tan guapo en persona. Todo él resulta una gozada. Rebosa clase, lujo y excelencia. Cada una de sus partes está diseñada y mantenida a la perfección. No puedo creer que haya malgastado todo el tiempo en otras cosas en lugar de dedicarme a admirarlo'. (217)
Y unas páginas más allá, encontramos:
'Una farola me ofrece una preciosa imagen congelada de un bulto duro y prononciado.' (224)
Lo que hace pensar que al protagonista masculino le salen bultos como a un adolescente granos.

Véase:
'El remueve las caderas. Noto la prueba de que me quiere, firme durísima, contra mi cuerpo.' (228)
Si lo dejas así, lo puedes usar de perchero, y es maravilloso en Navidad, porque viene con dos bolas incluidas.

Siguiendo con el tema, hay que recordar que es 'un hombre guapísimo, de una belleza inhumana' (229) y que 'sería capaz de asesinar por unas pestañas como éstas, pero parece que la naturaleza siempre se las otorga a los hombres más masculinos' (233).

Para esta afirmación la autora ha seleccionado una muestra de población varonil, y cumpliendo la base del método cuantitativo, ha ido analizando señor a señor, ella misma. Pestaña por pestaña. Después ha estudiado lo muy mucho machote que son en función de los 'unga, unga' que ha eructado cada uno.
'-Nadie sería tan masoquista como para casarse conmigo.
Yo le defiendo con cierta indignación.
-Alguna estaría dispuesta, seguro. Eres absolutamente despampanante. Un tipo cuidado, alto, musculoso. Y con empleo. Y con un buen coche. Y con unos dientes perfectos. Vienes a ser lo opuesto de la mayoría de chicos con los que he salido. (234)
Y un cabrón celoso y controlador. ¿Quién no querría salir con alguien así? Los celos son otro proceso que en este libro se dan como normales y que son tóxicos.
'Imaginármelo dando placer a otra es demasiado para mí.
-Por qué no?
-Me pondría celosa -refunfuño.' (236)
Porqué sí, en una relación los celos son normales, al igual que el control. Ella se lleva la palma por gilipollas pero él se la lleva por machista.
'Por eso no tengo novia. Todas acaban dejándome por un chico amable.'(236)
Eh, pero que sea un capullo no tiene nada que ver, ¿eh? Pobrecillo.
Y otra cosilla. Si uno de tus personajes tiene que ver con la medicina es importante informarse mínimamente.
'Mi madre era cirujana, corazón y transplantes principalmente'. (237)
Hay que joderse. Lo explico por si alguien se pierde y da esta mierda por buena. Un trasplante de corazón lo hace un cardiólogo, que es un médico/cirujano especializado. Sí, los médicos se especializan por sectores. Y añadir 'y trasplantes' como si un cardiólogo pudiese cambiar, yo qué sé, unos pulmones, un cerebro o un riñón como quién monta un puzle, es una absoluta falta de respeto. A la autora se la peta todo eso y prefiere ofrecer un producto mediocre en el conjunto de sus facetas.
'Nunca le había visto tal cantidad de piel: una piel dorada e impecable, que irradia salud. Las líneas de sus clavículas y sus caderas constituyen un marco impresionante. Entre medias, hay una serie de músculos individuales, cada uno de los cuales representa un objetivo cumplido: una casilla marcada. Los pectorales son planos y cuadrados de contornos redondeados. La tersa piel del estómago ciñe esos músculos.Josh plancha la camisa y todos los músculos se mueven a la vez. Sus bíceps, y también los músculos de la parte baja de su abdomen, están surcados por ese tipo de venas tan descaradamente masculinas. Sus caderas dibujan unas crestas que apuntan hacia su ingle.' (238)
¡Qué forma de narrar! ¡Qué belleza! ¡Qué precisión! Lo ve Gustavo Adolfo Bécquer y le baila una jota en los morros. Voy a potar. La obsesión que tiene ella con él no se reduce ahí, en un momento dado, ella me pregunta: '¿Quieres que lo rebaje un poco? (el color del pintalabios)’ (239). Porqué claro, a lo mejor no le parece bien el tono que llevas y lo tiene que decidir él. Incluso llega al punto que ella escoge un color de vestido porqué 'combina con las paredes de su dormitorio' (240). E insulta a otras mujeres refiriéndose a que 'todas esas mujeres estúpidas que no saben cómo tratar a un hombre como es debido' (241).

Por supuesto llega el brillante momento en que él, le presenta a sus padres. Y cómo lo hace no tiene desperdicio:.
'-Esta es Lucy Hutton. Lucy, mi madre, la doctora Elaine Templeman' (242)
Llama 'doctora' a su madre. Algo raro es. Tu no vas llamando a tus padres por su profesión. Esto es tipo: Hola, mira, aquí la física nuclear condensadora de supositorios de neutrones, ¿qué tal? Pero es que la madre es igual de perla que el hijo porqué responde:
-¡Lucy, al fin! -Exlqma sobre mi pelo. Luego se aparta y me estudia- Es preciosa, Josh. (242)
Josh, te has comprado un perro muy mono, Josh. Un jarrón precioso. Y sin conocerla ni nada, pa qué? Si lo que importa es que sea mona. Y de qué van a hablar dos mujeres en una boda? Pues de tíos. Estereotipo? Eso qué es? Se come?
'(Lucy refiriéndose al catarro) tuve mucha suerte de que sus hijos me ayudasen a superarlo' (243)
Era un catarro, no la fiebre amarilla. Suerte de los caballeros de la brillante armadura porqué sino ella no se habría podido tomar el gelocatil solita. Nuestra protagonista también tiene una visión un tanto absurda del matrimonio refiriéndose como 'es algo totalmente primario. Él lleva mi anillo. Es mío. Nunca será tuyo'. (246) Claaaaaro. No, si las tías estamos constantemente fijándonos en los tíos. Siempre. Y claro, esa posesión se tiene que ver. Esto nos lleva otra vez al tema de que a la autora le parece que las mujeres somos enemigas entre nosotras y no vaya a ser que le robemos a otra la posesión más preciada, que es un marido /novio.

Tampoco nuestra prota tiene problema en que la utilicen como un jarrón: de decoración.
'El hombre que me ha odiado durante tanto tiempo está exhibiendome ahora y atrayendome hacia sí. Cuando volvemos adentro, me besa en la sien. Acerca los labios a mi oído y me dice que estoy preciosa. Luego me hace girar noventa grados y me presenta a otro grupo de parientes. Me sigue exhibiendo.' (248)
Perrito, perrito bonito. Toma la chuche y sigue moviendo la cola.

Y cuando Sally Thorne no está con eso, vuelve a dejar claro que no tiene ni jota de medicina. Yo qué sé, una búsqueda rápida en Google o algo. Pero no. Nos deleita otra vez con algo que me dejó con cara de pez.
'Las grasas saturadas y las grasas trans, una vez en las arterias, ya no salen de ahí. A menos que tengas un atraque cardíaco' (254)
Según la autora, con una parada cardíaca, las arterias se limpian ya de grasas saturadas? Es más, tiene que ser un paro cardíaco? Porqué también puede desarrollar en otros tipos como, yo que sé, se me ocurre, la diabetes tipo II, y otras enfermedades. También hay que tener en cuenta que hay varios tipos de grasas y que hay que comerlas porqué el cuerpo no las genera por sí solo. Eso también se lo pasa por el forro.

En este sentido de complexión médica de la que la autora es una auténtica crack aparece la ciruelita del pastel. Es tan total pro que usa frases como 'siento una punzada en el plexo solar'. En vez de decir en el estómago. El estómago y el plexo solar no son lo mismo. Alias, para que lo entienda todo el mundo, con plexo solar, se refiere al abdomen. Generalizándolo. Porqué en realidad, el plexo solar es una red de neurotransmisores que rodea la arteria aorta y en la que se combinan fibras de los sistemas simpáticos y parasimpaticos. En otras palabras, queda muy bien usarla en una novela pero cuando tienes idea de lo que es. Sino, te la ahorras. Tú ahorras neuronas, y yo me ahorro tener que explicar porque tu novela es una mierda.

Siguiendo con el tema romántico, el prototipo cliché de 'tú eres la chica que ha fundido al hombre de hielo' (255) y vamos a odiar a todas las mujeres que se acerquen a mi machote. Porqué a ver si me lo van a quitar. Y a las que no se acerquen también, por si acaso.
'Salieron un año entero. Seguro que se han acostado juntos. Esa rubita esbelta e inmaculada ha dormido en su cama. Lo ha besado en la boca.' (256)
La culpa es de ella. Él no tiene nunca nada que ver con el sexo. Él sólo pasaba por ahí. Claro que lo de estar celoso de cualquiera también es muy machote. Por ejemplo, ella se aparta para responder a una llamada de trabajo, y después él la sigue:
'Veo a Josh reflejado en la ventana, por encima de mi cabeza, y doy un respingo. Él me quita el teléfono de la mano y mira el identificador de llamada.
-Soy Joshua. No vuelvas a llamarla. Sí, hablo en serio.-dice. Cuelga y se guarda el móvil en el bolsillo.
-Eh. Dame mi teléfono.
-Ni hablar. ¿Era con él con quién tenías que hablar a escondidas?-La expresión de sus ojos se vuelve oscura y acerada. (264)
Repetid conmigo. Los celos son tóxicos. Ser controlador no es amor. La violencia no es amor. El acoso no es amor. La invasión del espacio privado y personal no es amor. NO ES AMOR. NO ES ROMÁNTICO. NO ES SALUDABLE.

Romantizar eso es ser irresponsable, como autor, como persona, como ser humano.
'El problema con Josh es que aún cuando está furioso, sigue resultando delicioso mirarlo. Tal vez incluso más que en condiciones normales. Todo él concentrado en el brillo oscuro de los ojos, en la tensión airada de la mandíbula. El pelo alborotado, la mano en la cadera tensando la camisa azul. Con lo cual a mi me resulta un poquito más difícil estar enfadada con él.' (264) (...) ¿Qué llevas puesto? Ese tipo se la está buscando de verdad. La expresión de su rostro hace que me pregunte si yo también me la estaré buscando. Me sitúo por ssi acaso detrás de un sillón.’(265)
Arranques de celos, ataques de violencia súbita muy normales. Y lo peor, ella se pregunta si va a ser víctima en su propia piel de esos ataques. Es horrible. Y como se justifica el ser así? Pues con un trauma. En este caso el trauma es de que su padre nunca le ha aceptado.

Por supuesto después de todo eso ese ataque de celos y violencia y esa tremenda confesión traumática, follan. Durante 11 páginas. Sí, repito. Follan durante 11 páginas. Y por supuesto, encontramos flores, perlas de esas a las que los tiene acostumbrada la autora tipo:
'-Eres enorme. No sabes como me excita.
-Y tú eres diminuta. Lo cual me hace pensar en todas las maneras que tendremos que encajar. No pienso en nada más desde el día que nos conocimos.’ (273)
Romanticismo puro. Ya no hablemos de que Thorne tiene un gran léxico, una gran materia prima de vocablos que se repiten insaciablemente tales como encajar, sexi, músculo y perfección. Y que efectivamente, el sexo empieza y acaba cuando a él se le empina y se le afloja.
'Agarro su miembro duro e intrigante' (278)
Para eso mejor titular el libro como ‘historia de un miembro duro e intrigante’ (ideaca de Meg, de El cuervo de alas rotas) o imaginando a la protagonista diciendo ‘ohhhh, esto es un pene? Pensaba que era un freno de mano’ (ideaca de Mari, de Bohemian Creative). Thorne, el colgajo no es la estrella del sexo. Al igual que hay otras formas de sexo y que el sexo no tiene por qué incluir penetración. Lo mismo con que la protagonista 'le suplique' a él que se la meta. Se sigue mostrando una relación que no es de igual a igual. Sino que la superioridad la tiene el tío, porque ella se deja hacer y no decide cuándo. Pero la autora a lo suyo.
'Siguiendo el curso del agua, miro el vello más espeso del pubis y la eminencia imponente de su miembro erecto. Todo mojado. Bellamente cubierto de venas. Me basta mirarlo para que me flaqueen las rodillas. Ha estado dentro de mí. Lo necesito otra vez. Lo necesito tantas veces que pierdo la cuenta' (284)
Cuándo el colgajo es la estrella, se desestima por ejemplo, la maravillosidad que las mujeres tenemos. Se llama clítoris que, como Teruel, también existe.
'El contraste entre mi cuerpo y su enorme y glorioso físico' (288)
Eso quiere decir que el cuerpo de él es precioso y el de ella una mierda? Sigamos autoflagelándonos por no encajar en los cánones. Quiero una protagonista que se quiera. Que se diga lo buena que está, con sus estrías, michelines, sus arrugas y sus tetas caídas. Quiero una protagonista que tenga autoestima. Que no gire en torno a un tío. Quiero una protagonista que se mime, y que para hacerlo no necesite a nadie. Quiero una protagonista que no le caiga bien a todo el mundo. Con su carácter. Una protagonista que no insulte a las demás mujeres, que las vea como aliadas y no como rivales. Es necesaria una protagonista así. Muy necesaria. Y la que este libro ofrece es todo lo contrario.

Otro ejemplo es que Lucy examina con microscopio a cada mujer con la que se cruza, las juzga son saber nada de ellas, las insulta. A la recepcionista del hotel le llama 'barbie de hotel' porqué ha sonreído a Josh. Y claro, para que no se lo quiten entonces 'Yo extiendo una mano sobre el pecho de Josh. Como diciendo: 'es mío'. (292)

Resumiendo, que acaban juntos y él, le dice que 'te amé nada más verte' (hola, instalove) por eso precisamente la puteó en el trabajo durante meses. Así que recuerda mujer, si te maltratan no es maltrato, no es acoso laboral, es porque te quiere. Bravo, Sally Thorne por seguir fomentando la violencia machista. Ahora, me voy a limpiar el ojete con tu novela.


1/5
★★★

Imágenes:  casadellibro, pixabay
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

25 comentarios:

  1. Madre mía, querida, me has dejado con el culo abierto (nunca mejor dicho xDDDDD). Creo que me vas a odiar después de leer mi crítica, aunque espero que todavía me sigas queriendo... me encantan tus reseñas >< jajajajaj

    Este libro lo leí el año pasado y, la verdad, a mí me gustó mucho. Lo disfruté bastante, y me reí otro tanto. El personaje masculino no lo encontré posesivo, simplemente ambos estaban jugando a un juego donde corrían el riesgo de salir calcinados.

    En cuanto al personaje femenino, no te voy a negar que me cae como el culo. La encontré muy desagradecida, egoísta y, en ocasiones, algo egocéntrica. Algo que me dio muchísima rabia de ella fue juzgar a su madre, por el hecho de haberlo dejado todo por su padre. Creo que, esa decisión, sólo le incumbe a su madre y no lo debería juzgar, que gracias a su querida mamá tuvo un futuro.

    He de admitir que Joshua me gustó mucho. Era un topicazo increíble que fuese tan capullo y después un trozo de pan, pero es lo típico en esas historias de amor/odio. No sé... si que es cierto que hay comentarios machistas, pero también he encontrado comentarios de Lucy donde Josh sólo es un cuerpo bonito y que está deseando empotrarlo sin importar nada más. Es decir que, en mi opinión, hay comentarios machistas y comentarios... no sabría que nombre ponerle a esos xD, perdón.

    En fin, no sé, creo que tenemos visiones diferentes en esta novela. Siento que no te haya gustado, es cierto que toca mucho los cojones leer un libro que ha sido una mierda... es como que has perdido el tiempo con él xD

    Espero que tu visión de mí no cambie con mi opinión, no es mi intención >___________<

    Nos vemos, cariño!! Un besazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Sandra!

      Pa qué me voy yo a enfadá contigo? Anda ya! Mira, que de gilis son el uno y el otro. Vamos, que a mi ninguno de los dos me ha caído en gracia. Unos inmaduros del copón. El personaje masculino es posesivo, vamos que imagina que tu pareja te dice dónde has estado, con quién, como vas vestida, te controla incluso las llamadas o con quién quedas (y estamos hablando que esos dos no son ni pareja en ese 'juego'), la verdad es que no es ni medio normal, al igual que esos arranques de ira, de cleos y de violencia que tiene. El personaje femenino es en fin. Es qué qué te voy a contar. Si el masculino es así, el femenino se le caen las bragas de un soplío. No tiene personalidad propia, es como esos papeles cebolla que soplas y se rompen. Una de las cosas que dices (y que no he puesto porqué sino no se acaba la reseña ni en 1.000 años) es lo que la protagonista opina de la madre. Concuerdo contigo en que la juzga (básicamente porque ese personaje femenino es lo único que sabe hacer: juzgar a otras mujeres) y me da la sensación de que la autora más que un ejercicio de sororidad propone que nos tenemos que odiar las unas a las otras, nos tenemos que juzgar y este eso otro de los aspectos que no me ha gustado un pelo.
      Bueno, lo que comentábamos de Lucy, por un lado tenemos los comentarios machistas de Josh (a parte del control) y por el otro Lucy que es para darle de comer a parte, y que lo de amor/odio no lo lleva muy bien. Vamos que en la página 100 y pico se esté fijando en qué guapo es pues, hija, qué sé yo, hay más cosas, que es una persona no un objeto (igual que me quejo cuando Josh la trata como objeto, tampoco me gusta cuándo lo hacen con él). Vamos, que es una relación que no hay por dónde pillarla.
      Pues sí, pero oye, hay que leer mucha mierda para encontrar un libro que verdaderamente haga tilín. Forma parte de un proceso de aprendizaje! :)
      Andaaaaaa ya! Cada una tiene los gustos que tiene, y no por ello se es más o menos, que eso es como los culos XD ♥

      Un besote enooooorme!!!! ♥

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    MI PARTE FAVORITA: Si lo dejas así, lo puedes usar de perchero, y es maravilloso en Navidad, porque viene con dos bolas incluidas.

    La verdad es que tengo ganas de leerlo para destruirlo, me serviría tanto para sacar mi rabia en un momento de tensión, aunque probablemente también me mataría leer tal cosa. Lo que más pena me da es que las editoriales prefieran vender a revisar qué tipo de contenido están publicando, qué cosa están esparciendo. Una vergüenza, la verdad, que alguien escriba algo como esto y que alguien decida publicarlo.
    No lo sé, me encantaría toparme con una historia de una chica que comienza a conocer a un tipo como éste y reacciona a los cuantos minutos, en verdad.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!

      Me alegro que te haya gustado ^^ No, si lo lees no lo hagas por eso. Mira, a mi me lo recomendaron y yo no tenía ni flowers de lo que me iba a encontrar, así que la sorpresa para mal que me llevé fue de órdago. Pero creo, sinceramente que lo de leer se tiene que hacer por gusto, porqué para leer y pasarlo mal, o estar de mala leche, mejor que no se haga. Pues sí, yo tampoco lo entiendo. Supongo que el concepto de romántica que tiene la sociedad (y con ello las editoriales, porqué si publican eso es porqué gusta y porqué venden) dista mucho del que debería ser: una relación en que ambos estén a la misma altura. Una relación sana.

      Un besote enorme!! ♥

      Eliminar
  3. Que mala suerte estás teniendo últimamente con las lecturas, ¿no? Veo mucha decepción y muchos clichés en las que te estás leyendo :/ al menos en las últimas que has reseñado.

    A mí la verdad es que este tipo de libros no me van mucho xD no suelo leer novela romántica en general y desde luego tras leerte, menos.

    Me mata lo de la mandíbula recta y viril y el sueño porno xDDDDDD que odio más raro tiene la gente.

    Es verdad que es muy prototipo de manga shôjo, aunque allí tienen otra mentalidad y forma de ver las relaciones porque son muy reprimidos y poco afectuosos publicamente, además de que es un país que aún sigue siendo muy machista. Así que no pega en una novela occidental xD

    'Limpiare tu apartamento. Seré tu esclava durante un día entero. Te...prepararé un pastel'

    Perdón? Eso por haberla ayudado cuando estaba enferma? En serio? FLI-PO. Además como si no supieramos hacer nada que no sea cocinar y limpiar. En fin. A mi me manda un tío a callar y lo mando a la mierda xDDD

    Voy a ir acortando el comentario porque has escrito tantas cosas que podría hacértelo kilométrico.

    La verdad es que estoy totalmente contigo. No entiendo como venden esto como amor romántico y bonito, de verdad :/ a mí un tío celoso, controlador y de todas las demás cosas que has contado no me parece ni romántico, ni sexy ni nada. Todos esos clichés de "oh, es gilipollas pero le he hecho cambiar", "es así con todo el mundo menos conmigo". No sé. Odio que vendan eso porque no es la realidad. Un gilipollas y un controlador seguirán siéndolo, solo que tú no lo ves porque estás cegada por el amor y las mentiras que te cuentan estos libros xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sora!

      Pues sí. La parte en la que ella se pone enferma y 'deja de odiarlo' fue muy tipo manga romántico, y la verdad es que pega menos que el yeso y la mantequilla. En Japón lo entiendo, en los mangas, lo entiendo, porqué es lo que tú dices, que son muy poco amorosos, pero en una novela 'romántica' occidental? Yo tampoco acostumbro a leer libros de esta índole, pero claro, como la puntuación y tal era tan buena, pues dije, 'vamos a probar'. Y me ha salido el tiro por la culata. Bueno, de todo se aprende,incluso de las novelas caca. Uy, lo de hacerlo callar ella a él, impensable. La protagonista no tiene personalidad, ninguna. Y está constantemente diciendo que ella es patética y lo genial y guapo que es él. El prototipo de masculinidad tóxica (eso de ser celoso, del control, y demás) es un clásico en novela 'romántica', el que se justifique ese comportamiento y el plan de 'lo he cambiado por amor' con un trauma cuando ese tipo de comportamiento es injustificable dice mucho de cuánto nos queda por luchar en feminismo y en una sociedad que sea de igual a igual independientemente del género. Me gusta recalcar este tipo de conductas en novelas y producciones audiovisuales porqué están tan normalizadas y tan aceptadas que a menudo la gente no se da cuenta de lo dañinas que resultan.

      Un besote enooorme!! ♥

      Eliminar
  4. Hola!
    Ay, lo que me reí con tu reseña por Dior! <- Término que me encantaría empezar a implementar si me lo permitís, jajaja.
    Desde ya que el título no inspira nada bonito, a no seeeer que, por una vez, hubiera sido verdad! Te imaginás el plot twist? Protagonistas en una novela romántica que dicen odiarse Y REALMENTE SE ODIAN!! Sería interesante de leer, creo, jajaja.
    De más está decir que no planeo darle una oportunidad, a menos que quiera frustrarme un ratito, jaja.
    A propósito, tus comentarios son ORO!
    Te estoy siguiendo.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Soy taaaaaaaaaaan fan de tus reseñas... llevo días queriendo pararme a leer esta y NO, no es su extensión lo que me ha retrasado, es que tengo unos días horribles de estudios y trabajos que no me dejan ponerme al día con todo lo demás. Shit. Pero hoy ya sí que me he sentado un ratito y además sabía que leerte sería toda una maravilla, porque me encanta el buen gusto con el que pones a caldo joyitas como esa.

    Primero. ¡¡Qué manía con idolatrar el sudor de los tíos!! Es sudor, punto. El sudor no es sexy, el sudor no huele bien y yo no sé si a alguien le pone cachondo su olor, pero vamos, no me parece que sea una opinión mayoritaria. Igual que la mandíbula viril, las pestañas masculinas, o en general atribuir a un hombre cualidades y rasgos DE HOMBRES que necesito seriamente que me expliquen qué se supone que son y de qué manga se las han sacado. ¿Mi sudor no puede ser irresistible y mi mandíbula sexy? Pues ta luego.

    Después sí, controlador y cromagnon un rato, pero ella tampoco se queda corta porque le baila las aguas todo lo que puede y más. Y fíjate que ya de por sí todo esto es indignante, pero a mi lo que más me molesta es esa imagen de competitividad entre mujeres, como bien dices, vende que debemos odiarnos entre nosotras. ¡Y encima por culpa de los hombres, como si fuera necesario COMPETIR, como si fueran un premio y nosotras careciéramos de validez sin ellos! Espera, no, hay algo aún peor. Que ésta novela no es la excepción, es la regla. ¿Y encima lo publica una mujer? ¿HOLA?

    Lo del miembro duro e intrigante es que también merece un repaso. ¿Intrigante el qué? Si tienen un mecanismo más básico que un chupete... me pone de los nervios que a él lo pasen de Adonis para arriba, oye, que hasta sus pedos deben ponerla cachonda (¿Lo dice en alguna parte? Ni me sorprendería) y ella sea una pobrecita (Y bajita, como si además hiciera falta denotar físicamente que la están menospreciando) que hasta le limpia para demostrar cuánto le quiere. Puaj puaj puaj.

    Gracias por descubrirme un libro que admirar... de lejos.

    ¡¡¡UN BESAZO!!!



    ResponderEliminar
  6. Yo como Meg, me pirra una reseña negativa tuya. Vamos...que tienes un mal día, te pasas por aquí y te echas unas carcajadas que se te quita todo lo malo.

    A ver si me centro...porque he leído la reseña del tirón, me he ido a comer y me he dejado la sesera en la mesa. Vaya modorra tengo jajaja

    Había leído alguna reseña positiva de este libro y lo tenía ya fichado por si me cruzaba con él, pero ahora leyendo tus ejemplos se me han quitado la ganas de un plumazo. Precisamente por cosas como las que comentas ya leo muy poco de este género, solo a algunas autoras en concreto porque parece que si pasas sus historias por un filtro de machismo ninguna sale indemne. A mí tampoco me entra en la cabeza que estas historias las escriban mujeres.

    No hace falta una relación tóxica y machista para que sea romántica, ni un tío oloroso y con la mandíbula en forma poligonal para que atraiga a una chica, ni tampoco unas venas gordas de matarse en el gimnasio. Tampoco hace falta demostrar el amor en forma de celos controladores, ni en insultos contra las de nuestro género. Coñe!

    Yo con este tipo de libros machistas empiezo a bizquear y me pongo enferma, porque se alejan totalmente de mis ideales y de lo que debería ser normal en la época en la que estamos. Joder, que hasta Jane Austen era más feminista. O Tomas Hardy, y tenía pito!

    No creo que sea necesario escribir cosas así para crear historias de amor. Hay historias preciosas que no necesitan ni machitos como croissants de grandes, ni tías estupendas que no tengan una dichosa estría. Una historia de amor normal nos sirve, tampoco pedimos mucho jajjaa Y un poco de humor oyee!!!

    Aunque para humor el tuyo con el barómetro de miembros duros JAJAJAJAJJA lo que me he reído. No hay necesidad, de verdad que no.

    A mí me ha quedado clarinete que mejor no acercarme a esta historia. ¿Machismo? ¡¡No, gracias!!

    Besazos

    ResponderEliminar
  7. hola Hydre!!!!!! puajjjjjjjjj! horrible novelucha, en serio dice todas esas gillipolleces??????? extensa y creativa tu entrada, que gracias a esos libros tan malisimos, nos permite disfrutar de tu lengua karateca, gracias por la diversion!! impagable, chica eres fantastica,( aun no salgo de mi asombro de novela tan mala) saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoola chicas!!!

      Jajajaja! Un poco sí. Paciencia para acabármela he necesitado, desde luego. Gracias a vosotras por el comentario!

      Un besote!! ♥

      Eliminar
  8. JAJAJA Iris, de verdad, que narices tienes de hcer una reseña de este tipo XD, creo que pocas personas se atreven a ser tan francas y directas.

    Me has matado con lo de la piña XD, te imagino poniendo caras mientras lo leías y me descojono viva jajajaj!!!!
    Vaya librito que has ido a coger, lleno de tópicos y de machirulos por todos lados. Desde luego no lo toco ni con un palo, tampoco lo tenía pensado ajaj porque estos que ponen como que te partes de risa luego suelen ser bastante descafeinados, empezando por ahí y lo del amor-odio en compañeros de trabajo, tengo el recuerdo de haber leído algo ya similar y fue una mierder.
    En fn... a ver si tienes mejro ojo con el siguiente, jamía, que menuda rachita.
    Besotessssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola María!!

      Ay, para narices el haberme terminado el libro. Que si tu me vieses en la biblioteca, el pobre estudiante de medicina que tenía delante lo estaba flipando con las cabezadas que estaba dando. Un sueño, una cosa tremenda, oye!
      Anda que no! Cómo me conoces XXXD Pues sí, iba poniendo cadas, sí. No lo puedo evitar: cuándo leo algo que me huele así como a cuñadismo arrugo la nariz. Y de verdad que yo pensaba que me iba a gustar. Quería que me gustase y meeeeh. Totalmente, lo del amor-odio ya lo han publicado en novelas, series, pelis, obras de teatro. Yo no habí leído nada sobre ello (ya sabes que escapo de la romántica) y cuándo me atrevo, ¡toma caldo!

      Ay sí, espero que el siguiente sea mejor. Total, a peor ya no puede ir XXD

      Un besote enoooorme!!! ♥

      Eliminar
  9. ¡Hola! Justamente hoy he leído una reseña totalmente contraria a la tuya y de todas formas no me ha llamado la atención. Ahora que leo tu reseña, con más motivo lo dejo pasar.
    Un beso y espero que tengas mejores lecturas ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!

      Cada blogger tiene su opinión del libro ¡es lo bonito de este mundillo! Pero vamos, que a mi precisamente no me ha hecho tilín. XD

      Un besote enooorme!! ♥

      PS: yo también espero que la próxima lectura sea mejor.

      Eliminar
  10. ¡Hola!
    Vaya, pues creo que puedo dejar pasar este libro, había escuchado poco de el y no me llamaba, entonces ahora creo que no es tan indispensable su lectura.
    Me quedo aquí en tu blog:)
    Saludos Infinitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rebeca!

      Desde luego, a mi personalmente no me ha gustado. Yo creo que hay lecturas mejores por ahí!

      Un besote enooorme!! ♥

      Eliminar
  11. ¡Hola, Iris! ^^

    Sabía que iba a flipar, pero no me esperaba que tanto. La piña. La jodida piña jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja ¡¡Yo quiero verla correr en la cinta!! xD
    vale, bueno, supongo que sobra decir que ahora me siento mala persona. Yo de verdad que leí el libro, me reí y, oye, pues que me gustó, qué coño. ¿El problema? Que ahora leo lo que comentas y... pues como que me has dejado muy muerta ^^"
    Por partes. Contándolo así, con tanta crudeza, tengo que darte la razón. Supongo que el problema está en qué quiere una persona transmitir con su novela. De verdad, Iris, me estoy sintiendo muy miserable ahora mismo xD Y te lo digo (escribo) riéndome, pero, joder, es que me siento mala persona ^^"
    Tienes mucha razón en que hay un problema, sobre todo, con el sexo. Es muy triste que se hable de relaciones sexuales basadas sólo en si a él se le levanta, se corre o se le baja la erección. Hay muchas maneras de follar (va, sé que me perdonas mi vocabulario xD), no es necesario que siempre sea él el Máster del Sexo y ella la pobre aprendiz que, con suerte, ha echado un par de malos polvos. Porque siempre son malos polvos, ¿te has fijado? Con lo que yo me pongo aún más triste. Triste por eso y por haberle dado tan buena nota al libro. Esto es como cuando de peque algo te encanta, lo ves años después y te preguntas por qué nadie te dio 2 hostias (y ahí entra en juego la compasión, que suele dar bastante asco).
    Nada, Iris, no sé qué más decir. Que me sabe mal que lo hayas pasado tan mal con el libro, pero me sabe aún peor que hayas leído todas las patadas que se dan a la medicina. Sinceramente, yo no me fijé en ninguna. Quiero decir, no estudio medicina, ni enfermería y mis conocimientos de biología son bastante básicos. Vamos, que sintiéndolo mucho soy un poco (bastante) ignorante en ese campo. Pero me sabe mal que tú hayas tenido que ver/notar cómo te sangraban los ojos leyendo esas cosas. Ay.
    Espero que no te encuentres con más novelas así y, oye, ojalá te oigan/lean y creen una protagonista que, como dices, rompa todos los asquerosos esquemas que nos creamos solas y solos. Una que hable de mujeres como personas, no como enemigas, que ya está bien, joder.
    Una reseña muy divertida y muy sincera, como siempre :)
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz miércoles, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Carme!!!

      La piña es un must have adorable. Yo la veo en en gimnasio ahí, haciendo pesas para sacar almíbar. Verla correr en la cinta con la banda en la cabeza y la cresta que lleva encima moviéndose como un anuncio de pelo de L'Oreal. Una piña sexy y buenorra dónde las haya XXD

      Pero porqué?! No, no te sientas mal, en serio! Lo bueno es que tu disfrutaste del libro, que es un punto a favor. Y oye, que te quiten lo bailao. Yo cuando leo o veo productos audiovisuales tengo un radar para lo machista. Lo jodido del tema es que a menudo el machismo está tan normalizado que lo damos como bueno. Lo maravilloso de este tipo de libros es que a menudo los roles de género son un esterotipo con patas (algo que ya tengo asumido y que no comparto) pero si además le añades el control, y la sumisión, no hay por donde cogerlo, que es lo que ha pasado en este libro.
      Respecto al sexo en romántica es lo mismo. Las relaciones no están basadas en lo que podamos sentir nosotras sino que se basan en el colgajo de ellos. Esto me recuerda a que es como si convirtiesen a los personajes femeninos en un agujero de árbol (que me perdonen los árboles) sin voluntad. Cuando encuentre un libro que usan lubricante o algo parecido, aplaudiré con las orejas. También está el tema de que ella es siempre la que no sabe o la que se sorprende de ver el nabo (no te preocupes por hablar mal, que yo también soy bastante soez ^^) y él el experto tipo 'los hombres me explican cosas'. Muy coitocéntrico todo. Los malos polvos son el clásico para justificar el 'ooooohhhhh es que es guapo ya además bueno en tooooodo'. Un puto asco.
      Uy, ahora que dices lo de cuando ves algo de pequeña y lo ves años más tarde. XD Hay mangas que tengo ahí, que si los vuelvo a leer ahora los tiro por la ventana (ej: Fruits Basket). Así que te entiendo. O Crepúsculo. Aunque a la edad en que me lo leí (adolescencia) ya encontraba que el trío protagonista era meh pura.
      Anda, anda, tira pa' allá y deja de disculparte. Para que sepas, tengo pendiente de leer Seis de Cuervos jijijijiji!Lo de darle patadas a la medicina ya estoy acostumbrada. Es lo mismo que cuando una de romántica decide hacer una novela histórica (eh, Jojo Moyes?) ¿qué pasa? Pues que la caga. También está el tema de que una es curiosa por naturaleza y cuándo no me cuadra algo lo busco, me informo (algo que no hacen, por ejemplo, los propios autores). La medicina y la historia me encantan, eso sí. ♥ De verdad que me encantaría una novela romántica en la que se tratase a la mujer como una persona y no como un objeto.

      Un besote enoooooooorme y feliz miércoles!!!! ♥

      Eliminar
  12. Hola, Iris
    Cuando empece a leer pensé en lo del manga japones antes de que mencionaras la escena de los cuidados intensivos por catarro (una enfermedad rara donde las haya) y claro, como habías dicho que no tenía gracia pensé que sería lo genero esn ese tipo de ficción de que todos acaban rojos a la misma y pcon sangre en la nariz. Parece ser que la señora si es que ese estereotipo peor, vamos, que esto es literalmente Cincuenta sombras de Grey. Una oda a la violencia de genero. Con los tópicos de que ella es una flor inocente y el un macho alfa super experimentado y, por supuesto, como has dicho, su buena dosis de masculinidad tóxica. En serio ¿cuantas veces dice que es masculino? Para empezar se muestra repetitivo y como si el lector fuera imbécil y no lo pillara la primera vez y después que refuerza los roles de genero y la heteronorma. Y por supuesto, celos con violación de la intimidad y de demás derechos humanos porque literalmente es la esclava. Una esclava que, como no, es una machista.
    Suscribo cada palabra de esta reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Meri!

      Uy, si el catarro es raro, raro. Por favor, que el tío le da los gelocatiles y todo porqué ella es tan pava que es incapaz de levantarse. Me recordó tanto a un manga (está calcado, de hecho). Lo que me parece triste es que la gente no se haya dado cuenta de lo tóxicos que resultan estos libros, de lo mal que hace reproducir un patrón machista y lo ligero que las mujeres (va destinado a lectoras) se lo tragan como algo normal, o un amor sano. Estoy contenta de haber puesto mi granito de arena desmitificando un libro clasificado como romántico cuando es violencia y acoso gratuito. La masculinidad tóxica y el romanticismo nunca deberían ir de la mano y que esto lo escriban mujeres tiene tela.
      Totalmente de acuerdo, el vocabulario a esta autora no le da.De los roles de género ejem, de eso a patás.

      Un besote enorme! ♥

      Eliminar
  13. Diossss, has compartido un montón de fragmentos, y te juro que casi se me sale el agua por la nariz leyendo esta crítica. jajaja. Eres lo más.
    A ver, yo es muy raro que me acerque a este tipo de libro, muy muy muy, porque me parecen tonterías, previsibles, manidas, y bastante sinsorgas. PEro.. en alguna ocasión tengo una temporada mierduski y digo, bueno, voy a leer algo así en plan "pasa-páginas".
    Desde luego, esta la has tirad por tierra, jajajajjajaa.
    Descarto, descarto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester!!

      Jajajajaja!! Yo ya me doy por contenta si se te ha salido el agua por la nariz XXD No, si tampoco me suelo acercar a este tipo de libros, pero claro lo ponían tan y tan bien que a ver quién es el guapo que no le tira un ojo (o dos). Y vaya chasco me he llevado!! Vamos que no repito ni jartá mojitos!

      Un besote enorme! ♥

      Eliminar
  14. ¡Hola guapísima!

    Madre mía, cada vez tengo más claro que un mismo libro puede ser maravilloso para unos y una verdadera mierda para otros, hablando mal y pronto. He leído muchísimas reseñas de este libro, todas buenísimas, eso sí, dejaban claro que la historia era un poco cliché pero que era divertida y tenía un toque de humor. Dices que el humor no lo has visto por ningún lado (no sé de qué otro libro que nos vendieron como humor me suena esto..ejem ejem), yo la verdad es que para que algo me haga reir muy bueno tiene que ser, no me conformo con cualquier frase tonta.
    La protagonista directamente me ha dado arcadas leerla en algunas frases que has puesto, esa sumisión y ese modo de deberle algo a alguien por pagar una cena, esa adoración a un hombre por el simple hecho de estar bien físicamente, no puedo con ello, no puedo. Leo muchos libros románticos, y si que es cierto que la imagen del hombre siempre está muy bien puesta y son guapos todos, hasta ahí vale, pero luego tienen algo más de chicha en el resto del libro y una pues lo disfruta, ¿pero este? parece que entre los clichés, la sumisión y el poco humor, se queda en nada.

    Tenía la vista puesta en él, queria leerlo porque había leido muy buenas opiniones, pero sinceramente, con todos los libros que tengo pendientes, mejor no perder el tiempo con uno así.

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola Cris!!

      No es cuestión de que sea maravilloso o no, es cuestión de saber lo que es una relación sana. Vamos, todo lo contrario que pasa en este libro. Ya te digo que el humor no se lo he visto por ningún lado, eso sí, el cliché y lo machista (se ve que ahora se confunde lo uno con lo otro, tal y como está el percal bloggeril) a palás. Lo bonito de los libros de humor es que te tienen que hacer reír. Hay maravillosos ejemplos de libros que lo consiguen, pero este no forma parte de ellos. Y después está el tema romántico, que es simplemente, asqueroso de ver. Vamos, que nos venden como romántica una relación basada en la sumisión. Creo que tienen un concepto un tanto distorsionado de la realidad. Después me pregunto como ciertas conductas pueden suceder, y aquí está el quid de la cuestión: las dan como normalizadas. Al principio del comentario decías que hay gente que le ha gustado, pero esto no es una cuestión de gustos, esto es una cuestión de machismo puro. Pues sí, hay más libros que merecen ser leídos. Y para qué perder el tiempo en un lectura como esta?

      Un besote enooorme!! ♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.

--------------------------------------------------------------------------------------

En cumplimiento de la política de privacidad RGPD. Información básica sobre protección de datos:

Responsable » Iris Ocón (aquí, servidora)
Finalidad » moderar los comentarios (hay cada uno, que tela, telita)
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » los datos serán guardados por el sistema de comentarios de blogger
Derechos » tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.