Pies al vapor

By | 15:14 Leave a Comment

Fratelli Karida 1Parece mentira lo que llega a ver una en la vida simplemente paseando. Y esto no es cosa de ir a la moda, de seguir las tendencias, de ser súperchuli o megafashionguai. Aunque también se les puede echar parte de la culpa, también. Y si nos ponemos tontos, toda ella. Pero estas cosas se eximen de toda lógica. Toda la lógica que se puede tener al pensar que ponerse un calzado que cubre todo el pie por encima del tobillo a 40 grados de temperatura puede ser una buena idea.

“Botas de verano para los días de calor”. Esto tiene el mismo sentido que ir a una sauna y sólo meter las extremidades inferiores para que se asen. Pero claro, esto no tiene nada de válido sin una rigurosa y precisa prueba científica. Sí, porqué en este mundo nada se prueba si no es con la ciencia, así que hagamos la prueba científica: meted un queso roquefort en una bolsa de plástico y dejadlo en la terraza durante dos horas. Después abrid la bolsa. ¿A qué huele? Pues eso.

¿No os ha pasado alguna vez de ir en metro o tren y encontrarte que el tipo que tienes al lado se acaba de sacar las bambas y todo el vagón acaba oliendo a perfume de pinrel concentrado? Lo puedes hasta saborear. Y eso que sólo son bambas. Imaginad con las botas. Que eso no se disimula ni remojándolos con Nenuco.

Pero lo peor no es el tren. No. Lo peor son los probadores. Sí, esa agradable sensación de meterte en un probador y de repente oler a una mezcla de sudor con algo que recuerda a queso de cabra curado, pero que sabes que no lo es porqué ya los has olido antes y sabes perfectamente que el queso curado de cabra huele mucho mejor. Y salir pitando del probador porqué el olor es nauseabundo y te dan ganas de echar la pota ahí en medio, al ladito mismo del espejo. Pues eso, eso. A eso me refiero. Pero multiplicado. Y no me vale la excusa que ponen para venderlas eso de “es que están hechas con una tela especial, menos gruesa que no da tanto calor”. ¡Y un mojón de caballo! Que eso no se lo cree nadie. Aunque creo que habrá gente que sí, por eso lo llevan y…nada, que me lío.

Es una contradicción en si misma. Y lo mejor de toda la pantomima es que las han hecho con agujeros. Como oís. ¿Qué se debe suponer en este caso? ¿Qué es una bota alardeando de sandalia? ¿Qué a la sandalia se le ha ido un tornillo al garete y ahora de cree bota? ¿Qué sandalia y bota tienen un conflicto interno de personalidad entre quedarse sandalia o establecerse de una vez por todas tipo bota, en plan Shrek? ¿O que simplemente tienen un carácter bipolar y no saben como salir del atolladero? Pensándolo bien, es un dilema muy gordo. Pero para gorda, gorda la ampolla que se hace en el pie.

Eso, no es una ampolla. Eso es un globo aerostático en toda regla. Si lo hinchas un poco más, seguro que puedes volar. Hay quien hasta se las pone de plástico, lo que no permite que el pie transpire y que la bacteria Micrococcus sedentarius se reproduzca más alegremente de lo normal. Porqué si, es una bacteria, bueno más bien la caca de la bacteria lo que produce el olor de pies. Y como los bichos viven en colonias y son la mar de majetes y cooperativos se invitan los unos a los otros a compartir el manjar. Concretamente la piel muerta, los aceites que segregamos de forma natural y sí, tragan que no veas. Ya lo dice el nombre: sedentarius, es decir, que al bicho no le gusta hacer mudanzas y que la puedes ir haciendo espacio en el sofá que se va a quedar mirando la TDT contigo in saecula saeculorum.

La parte buena es que siempre los podéis invitar a unas gambas, a una tortilla de patatas o a un gazpacho. Compañía no faltará, no. Eso sí, avisad de que traigan por lo menos vino y postre o no llegaréis a final de mes.

 

Imagen original: Fratelli Karida. Montaje: Hydre Lana

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.