Crítica ‘Perdiendo el Norte’

By | 13:03 2 comments

Perdiendo el norte poster

No soy muy de cine español. Creo que no existe una industria propiamente descrita en el cine de este país. Eso sí, somos buenos, muy buenos, haciendo comedia. Y no comedia cualquiera, sino comedia con crítica social flojilla, que eso, se quiera o no, es más difícil. He de confesar que la última película que vi de esta índole fue 8 apellidos vascos, y salí satisfecha, en su momento, de la sala de cine. Esta vez me decidí con Perdiendo el Norte, no por los actores. Me importa un pimiento de poquillo que los actores que la protagonicen sean 'jóvenes, guapos y estén de moda' citando el anuncio de un famoso programa de radio vespertino. La fui a ver porqué del creador de 7 vidas, Nacho G. Velilla, es difícil que salga algún producto malo, excepto Aída, claro.

La verdad es que me estuve riendo durante toda la película. El guión está muy bien pensado e introduce analogías y chistes amenizadas con caras actorales que a veces, dicen más que el propio guión. Los líos, los malentendidos, el romance, la broma y los chistes son una constante en esta producción. Si además de estos factores se le añade la fuga de cerebros que está viviendo España, y que además, no volverán más al país, tiene todos los ingredientes para ser éxito de taquilla nacional, muy merecidamente, o por lo menos hasta que Home, de Pixar le pase la mano por la cara.

Pelicula PERDIENDO EL NORTE de Nacho G.Vililla Produccion Aparte Films ,Atresmedia cine. Telefonica

González, Cámara, Machi y Corberó liándola parda

La historia explica como dos amigos, Hugo (Yon González) y Braulio (Julián López, que es un roba escenas profesional), con dos carreras y un máster en económicas uno y el otro en biología molecular emigran a Berlín para encontrar lo que no se encuentra en España: un trabajo. Allí se encuentran con más españoles –un José Sacristán, buenísimo como siempre- y con el problema del idioma. ‘¿Qué les costará a los alemanes poner vocales?’ Rezaba uno de los personajes.  Por la parte amorosa, Blanca Suárez y Úrsula Corberó completan el trío, mientras que Javier Cámara y Carmen Machi hacen de preciosos secundarios. Otros actores destacables son una  Malena Alterio con ansias por ser madre y un Miki Esparbé con una ida de bola importante. Además de unos cameos añadidos con el presentador Arturo Valls haciendo de basurero o Alberto Chicote con la sotana puesta y las bambas de correr, dicho lo cual vaya promoción importante le hacen a cierta marca de ropa deportiva.

Con un argumento basado en la realidad de la emigración actual, la película tiene un trasfondo de crítica social y política, aunque se explique desde una perspectiva humanística. Dicen que el humor es el mejor instrumento para contar lo políticamente incorrecto. En este film se critica tanto las políticas del gobierno actual respecto al paro, a la educación, a la sanidad y a las becas, como la política alemana. Y quien dice Alemania, dice Reino Unido –muchos compañeros se están marchando hacia allí-. Todo esto maquillado con una base de humor y de líos entre personajes, junto con alguna que otra frase lapidaria de Sacristán. Tampoco se piense, querido lector, que es una película profunda. ¡Ni mucho menos! Aquí, en este país,  lo profundo no nos va ni falta que hace. Véase el fútbol. Si para algo tenemos capacidad en este país, a parte de para ver a once tíos detrás de una pelota, es para la guasa, el chiste y la risa floja. Y de eso, precisamente, encontrará a raudales en este film. Aunque no salga del tópico, lo tópico funciona. Así que el espectador tiene dónde elegir, la risa o la crítica social. Todo como compota. Y eso no es malo. La risa, que yo sepa, no lo es. Es la expresión del alma. Antes de escribir esta crítica he leído algunas otras que ponían verde a la película. Ya se que les encanta a los críticos poner verde (cuánto más, mejor)  pero si para algo –y este comentario es a nivel personal- voy al cine es para des estresarme, y si además me río, pues salgo encantada.

Blanca suárez y Julián López perdiendo el norte

Blanca Suárez junto a un Julián López travestido

He visto la película dos veces así que ‘la falta de riesgo’ o ‘lo tópico’ poco me importa. No voy al cine, y creo que coincido con la mayoría de espectadores, para que me pongan la cabeza como una olla exprés. Para eso me quedo en casa leyendo una tesis doctoral. De este modo, entiendo la posición de la crítica –criticar es su trabajo- pero desde la perspectiva del espectador –y porqué no, desde la del estudiante-  ya nos va bien películas con las que no tengamos que darle vueltas al cerebro. Una vez al año, que dicen, no hace daño. Que hay chistes blandecidos, si. Que está llena de tópicos, también. Que es para no pensar, pues hijo, en la sala de al lado echan Bob Esponja. Sin acritud.

En resumen, es una película entretenida, para disfrutar, pasarlo bien y reírse con ganas. En cierto modo, una recuerda las semejanzas a Vente a Alemania, Pepe o a Un franco, 14 pesetas.  Hay hechos que no cambian con el paso del tiempo. Y éste es uno de ellos.

4/5

Ver tráiler

Fuentes: IMDB, Filmaffinity

Imágenes: yahoo, cinedor

Web oficial: http://perdiendoelnorte.es/

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Tengo muchas ganas de verla y viendo que te ha gustado mucho más ganas aún. A ver si a mí me gusta tanto como a ti cuando la vea y reírme tanto como lo hiciste tú, que me gustan mucho las comedias.

    Un beso <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una compota de tópicos, pero el resultado es genial! Total los que se quejan de ellos serán porqué no se los comen con patatas cada vez que abren un medio de comunicación...jajajaja! Cuándo la veas dime y la comentamos por aquí si quieres! Un besoteeee!!!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.