Reseña: ‘Me vuelves loco’, Isabel Keats

By | 10:06 24 comments
Me vuelves loco portada
Portada
A ver por dónde empiezo porqué esto tiene más tela que un rollo de Scottex. Esta LC la ha organizado Carolina, de Inmarcesiblemente Etérea, que es un amor de chica.

De hecho, este es el libro que salió por votación en la encuesta de Twitter. Servidora votó por otra novela diferente, pues me daba en la nariz que la que nos ocupa aportaría menos que un pelo en el sobaco. Y así ha sido, pero a peor. A día de hoy todavía no tenemos ni idea de dónde está toda esa gente que votó por leerla. Espero que estén sentados.

La historia empieza con Konrad conociendo a su vecina Alicia (Ali). Konrad es un guarro, al contrario que Ali que es una obsesa de la limpieza. Se enamoran. Esa es básicamente la trama, que podría estar bien si la autora hubiese cambiado el libro enterito.

Como ven, la trama, no aporta nada más. Es una natilla ¿repetimos? La fotocopia que se ha visto cientos de veces reproducida en productos literarios y audiovisuales y que podría ser fumable de no ser porque la autora se ha dedicado a insuflar contenido machista.

Ya en la tercera página se encuentra lo que a resultas va a ser una tónica general en el suscrito. Permítanme que no cite las páginas pues ha sido leído desde diferentes dispositivos electrónicos.Lo que sí voy a hacer, en vez de explicar el porqué he dejado el libro, voy a mostrárselo. Voy a mostrarles el porqué esto es tóxico, cliché y tópico. Punto por punto. Cita por cita.
'Me hizo lanzar un gritito de temor nada varonil'
¿Me pueden explicar qué es un grito varonil? Y ya que están, desde cuándo se califica a los gritos por género? Podría haber puesto 'un grito agudo' o 'un grito' y ya está, lo habríamos entendido igual.
Pero la cosa no acaba aquí. ¡Qué va! En la siguiente página -y es una constante- encontramos más:
'Era esa mujer -si es que aquello era en verdad una mujer.'
No, hijo, si te parece es un alien que ha venido a abducirte por ser un machista de nivel, como véase en la siguiente frase que ya dan ganas directamente de ir al váter a echar la pota. Pongamos en contexto: él, es la primera vez que se ven y la invita a pasar a su casa y como ella no se fía, él le suelta:
-Es que piensas que voy a violarte? (...)Yo solo violo los martes y los jueves y creo que hoy es viernes.
Y añade:
'La recorrí de arriba a bajo con repentino interés, pero la volví a descartar en el acto. -Y tú no pareces ocultar grandes curvas debajo de esa ropa, qué quieres que te diga'.
Apología de la cultura de la violación y la objetivación sexual de la mujer en una sola página. Para que digan que el libro no es bueno. Buenísimo. Sobre todo para normalizar y estandarizar el sexismo. Si por aquí se pasa la autora a leer, me gustaría que me explicase:

1) hay mil temas para hacer chistes y ni la violación y ni la violencia son dos de ellos. Y menos, teniendo en cuenta que el INE y el Consejo Nacional del Poder Judicial contabilizan 42 mujeres asesinadas en lo que va de año. Añadiendo que en el primer trimestre de 2017 el Observatorio contra la violencia doméstica y de género registró 40.000 denuncias en los juzgados y 42.700 en el segundo.
 
2) no me vale la excusa de 'es que es ficción'. Por muy ficción, el normalizar el acoso y la violencia de género es INJUSTIFICABLE.

3) en lugar de tenerle que explicar a Keats por qué las bromas sobre violaciones no son graciosas, que me explique el porqué a ella sí se lo parecen. Adelante. Puede empezar cuándo quiera.

violencia de género
Los violadores violan gente no outfits

Pasemos ahora a la segunda cita dentro de esa página: la evalúa como si de un trozo de carne en un expositor se tratase y encima opina del cuerpo de la chica sin que nadie le pida absolutamente ninguna opinión, tal que del plan 'te estoy haciendo un favor no queriéndote violar'. Vale, pues muchas gracias, eh? Asco. Asco de que encima esto, que es totalmente denigrante, lo haya escrito una mujer. No tengo palabras para  definir la total repulsión que he sentido durante las 90 páginas que la he aguantado. Repulsión similar a cuando leí el despropósito de 'El círculo del alba', con la diferencia, que aquí por lo menos no las asesina. Pero no deja de ser la punta del iceberg en cuanto a machismo se refiere.

Como con 6 páginas no tenía suficiente con dejar ir una serie de ideas misóginas escudándose en la ficción, también se mete con las madres no humanas, porqué oigan, a quién se le ocurre ser hembra y encima parir? Atentos:
'es mi gata. Está preñada (...) ya sé que debería esterilizarla y todo eso, pero me da mucha pena. Es que es tan buena madre. Y eso, hoy en día No es una virtud muy extendida'.
Perfecto. Saquen ustedes sus propias conclusiones, que ya se deben imaginar las mías y sino no acabo con toda la sarta de despropósitos que hay en el libro.

Permítanme que siga: los insultos machistas son otra maravilla de esta novela (por llamarla de alguna forma) que vale la pena pararse a contemplar sólo por intentar descubrir si a la autora le llega bien el oxígeno al cerebro. La premisa para ello la tiene el macho alfa chulopiscinas, fiel fauna arraigada del ecosistema cisheteropatriarcal, protagonista de esta iluminación literaria, que todo el mundo querría leer, a poder ser, después de haberse liado tres canutos. Porque para él, hasta la señora que le limpiaba la casa (toma tópico, un trabajo igual de digno que el de abogada, periodista, frutería o albañil) es digna de ser insultada por haberse despedido:
'-Antes tenía una asistenta...pero la muy zorr..'
Zorra. Dilo. Las mujeres somos zorras, guarras o putas. La cosa es denigrarnos por nuestro género. Y por si no le había quedado claro al lector, de que la mujer que tenía que limpiar su mierda era una zorra (porqué él no lo puede hacer pese a tener dos manitas, porqué es demasiado macho para ello), nos lo repite. Por si el lector es tonto.
'He puesto anuncios en algunas tiendas, pero la mi y zo...(...) La...la interfecta ha debido de hablar mal de mi, porqué ahora nadie quiere venir a limpiar'.
La muy zorra. Otra vez. Pobrecito, nadie le quiere limpiar. A toda persona que se precie le gustaría trabajar para alguien así, verdad? ¡Quién no! ¡Es el trabajo de su vida! Por supuesto, después de llamar zorra a la señora de la limpieza dos veces, es menester que a parte, se cumpla otro improperio típico del macho alfa chulopiscina a la mujer. Sobretodo si es tu vecina y hace menos de dos minutos que la conoces, tal que:
'Creo que estas un poco loca'
Saquen un bingo del cuñadismo, que en esta reseña van a ganar triplete. Porque señoras, cuando quedas con un tío y te suelta eso de 'todas mis ex estaban locas', CORRAN. Y como llamarla loca no bastaba, le suelta:
'-Calma, calma! No te mosquees, pero no me negarás que eres una tía rarísima'
Le dice que es rara porqué va como si fuese invierno, con mascarilla, pañuelo en la cabeza y guantes. Primero, una mujer puede vestir como le da la gana, sin que eso incluya la opinión de nadie. Y segundo, perdona, pero la acabas de conocer hace minutos. ¿Qué te da derecho a decir si es o deja de ser? A lo que ella le responde (esto ya es un insulto a la inteligencia del lector):
'-Soy rara. Hasta mi madrastra y mi hermana lo piensan. Padezco un trastorno de pánico.
Si vamos a tocar enfermedades mentales más vale hacerlo desde la perspectiva que merecen y no usarlas como excusa para formar un personaje de cartón piedra. Porqué las enfermedades mentales se merecen diligencia al hablar de ellas, ya no sólo por qué una enfermedad es ya de por sí grave, sino porqué desmerece y vilipendia a las personas que la padecen y la sufren al no tratarla.
Sigamos. Incluso después de que ella viese la pocilga en la que vive él (repito que hace diez minutos que se conocen) ella le pregunta:
-Eres un suicida retardado?'
Me van a perdonar que vuelva repetirme, pero la depresión es una enfermedad mental y le digo a la autora lo mismo: si lo va a hacer servir para chistes sin puñetera gracia, mejor sería el abstenerse de escribir diálogos insustanciales de esta índole, básicamente porqué es una falta de respeto a las personas que padecen esta o cualquier otra enfermedad.

Repasemos hasta ahora. Tenemos:
-Apología de la violación.
-Objetivación sexual de mujeres.
-Zorra, loca, rara y demás.
-Faltas de respeto a personas que padecen enfermedades mentales, banalizándolas.

¿Tienen el bingo que les dije antes? Pues vayan marcando también la casilla de especismo por la elección de un modo de vida propio:
'-Eres militante de una secta vegana? Vas a asesinarme por haberme comido unas cuantas salchichas de cerdo?'
Vegano y vegetariano. No son lo mismo. Si es incapaz de buscar una simple definición en Internet, ahora entiendo la sarta de perlas que hay en su escrito.

Pero como a resultas de este libro (por llamarlo algo) el lector se va encontrado cada dos por tres comentarios más machistas que un cóctel de Bertín Osborne, Pablo Motos y Cremades, es lo normal y ya nada sorprendente el que hayan citas como esta. Atentos que no tiene desperdicio. Les pongo en contexto: Ali, la prota, le echa lo siguiente en cara a la cría adolescente que le reparte el pedido del súper:
'Sé de buena tinta que has visitado en más de una ocasión la parte trasera de los coches de Roger Milles y Tom Wilson. No quiero ni pensar en la de virus de transmisión sexual que pululan ahora mismo por tu cuerpo y sólo tienes 15 años'.
Nadie tiene derecho a meterse en tu vida sexual. Nadie. Igual que en ningún momento se meten con la vida sexual del protagonista, por qué si que lo hace con la de otra mujer? Una mujer se puede acostar con quién le de la gana sin por ello tener que aguantar comentarios vomitivos como estos. Que me da hasta vergüenza ajena. Si un tío se acuesta con muchas es lo normal, pero ay como seas mujer y tengas una vida sexual activa.


El elemento más violento de la sociedad es la ignorancia
El elemento más violento de la sociedad es la ignorancia

Los insultos entre ambas mujeres se repiten a continuación tres páginas más adelante:
'-Menuda excusa. Hasta que no lleves una vida más casta, olvídate de tocar mis alimentos con las manos desnudas. Sino hablaré con el señor Watts.
-Zorra chalada. Un buen polvo es lo que tú necesitas'
Maravilloso. Si una mujer deja las cosas claritas o está cabreada se le dice que es una mal follada. Perfecto. Ni que las mujeres necesitaríamos follar para darnos gusto o tener orgasmos. Hay incluso unas cosillas a pilas magníficas, hasta llevan lucecitas y todo, con varios colores a elegir, y para todos los gustos en largada y tamaño. Incluso en varias velocidades, como la batidora. Según la ocasión.

Lo de ‘zorra chalada’, por cierto, se repite en varias páginas. Incluso el protagonista masculino, el machote, lo primero que piensa al ver a la chiquilla adolescente con vida sexual activa es (espero que estén sentados, no, mejor ni se levanten):
'Sabía que la fama de chica fácil la acompañaba desde los primeros años de instituto'.
Y eso es la excusa que Konrad, el protagonista masculino, saca después de que ella le explique que su padrastro la ha intentado violar. Culpabilizar a la mujer de algo que sólo tiene un culpable: el violador.

Se entiende, como es una 'chica fácil' es normal que le haya pasado eso. Culpabilicemos a la víctima en vez de al violador. Es lo que Keats hace. Claro que sí. Repito, que este libro está escrito por una mujer. Y también les recuerdo que el machismo y la misoginia no son exclusivos de un género, como es el caso. Una mujer que ve esto como normal. Que hace chistes sobre violaciones. El humor, va de abajo arriba, del oprimido al opresor, hacerlo a la inversa es darle alas al agresor.

Pero no se asusten si pensaban que esto terminaba aquí, van equivocados. Veamos al prota masculino llamado Konrad, que es un perfecto ejemplo de lo que en estudios de género se denomina masculinidad tóxica.
'<Konrad>, repetí el nombre despacio en mi cabeza. Sí, me gustaba, le iba bien a un tipo tan macho como él'. (Dice la adolescente)
JAJAJAJA. Es para descojonarse el libro. O para llorar. Yo prefiero descojonarme. Es más divertido. ¿Qué es un tipo 'macho'? Y porqué la autora nos dice que 'Konrad' (que a mi parecer suena a gallo Kiriko de los Looney Tunes) es un nombre muy macho? ¿Es que hay nombres muy hombres? ¿Y nombres muy mujeres? ¿Un plato es un plato y un vaso es un vaso? ¿Hay nombres muy trans? ¿Nombres muy panasexuales? ¿Asexuales? ¿Bisexuales? ¿Cisgénero? ¿Qué nos quiere decir con eso Isabel Keats? Si se les ocurre, déjelo en los comentarios. 

EL propio marichulo de Konrad se ve como un semental. Es un ninfómano. La autora no lo dice en ningún momento, porqué ya saben por dónde se pasa las enfermedades mentales, pero es de suponer. Él se ve como un semental, un macho alfa, se cree mierda y no llega ni a pedo. Atentas al uso del lenguaje machista:
'Aún me temblaban las Canillas, pero no era cuestión de quedar como una nenaza'.
Nenaza. Macho. Ya saben cuál de las dos palabras se usa como peyorativa. Ser una niña, luchar como una niña, emana un género tradicional, no tiene nada que ver si esa persona es más o menos válida por haber nacido con un sexo biológico u otro.

De hecho, el personaje está todas las páginas pensando en sexo, incluso deja claro que como él es un machorro en la cama, por eso tiene derecho a tirarse a la protagonista hasta el punto de decirle a Ali que:
'Estarás de acuerdo en que este picnic se merece un abrazo, y como mínimo, un beso con lengua, no?'
¿Estás de coña? Es decir que cómo él la 'ha llevado de picnic' (me hace especial gracia eso de llevar a una persona, como si llevases una bolsa de 5 kilos de naranjas o al perro al pipican) como 'recompensa' ella lo tiene que complacer sexualmente, no? Keats perpetúa la idea de que una tía debe sexo a un tío si éste gasta dinero en ella o le da su atención.

Es asqueroso.

Tenemos el caso también de cuándo va a encender una hoguera y ella le dice que ya lo hace sola, pero no, le suelta un:
'Ni hablar. Esto es cosa de hombres'.
Claaaaaaro porqué 'hay cosas de hombres y cosas de mujeres. ¿No tiene dos manos como todo el mundo? Pues si tiene dos manos está totalmente capacitada para encender una puñetera hoguera.
¿Y qué le falta a alguien tan macho, tan, tan macho, tan súper macho? Pues sí, lo han adivinado:
'En Ali había una vulnerabilidad evidente que despertaba en mi aquel deseo de protegerla de todo y contra todos'.
Porque como las mujeres somos vulnerables, nos tienen que proteger. Anda, venga Konrad, pilla la nacional A-350 y date un voltio por ella, que a lo mejor, con un poco de suerte, te pierdes. Lo de ser macho ya es una obsesión:
'Mejor diré ¡demonios! Es más varonil'.
¿Alguna voluntaria más para meter esta novela en un barreño con carbono? Vayan cogiendo ticket.
Lo jodido es que en esta novela todos se piensan que las mujeres necesitamos follar para ser más simpáticas, estar menos tristes, ser más agradables...
'Mi vecina necesita para olvidar sus manías un buen polvo, pero uno con mayúsculas' (Konrad, el marichulo)
Porqué todo el mundo sabe que para curar una enfermedad mental lo mejor es fornicar. También tenemos en varias páginas como él se dedica a mirar a Ali, como si fuese un mero trozo de carne que estuviese a su entera disposición hasta después de comérsela con los ojos varias veces y de decirle que está buena. Porqué claro, a todas nos encanta que un tío que no conocemos -ni conociéndolo- nos mire libidinosamente y suelte que 'estás buenísima' y nosotras nos tengamos que sentir halagadas y felices, porqué no somos más que eso, un juguete sexual para ser expuesto, admirado y acosado por una mirada masculina.


Somos más que esto
Somos más que esto

La mirada masculina –concepto introducido en la segunda ola de feminismo por Laura Mulvey- está en todo el libro (Ali nos la venden como fuerte pero es sumisa), o por lo menos es la tónica hasta la página 90, que es hasta donde he podido leer hasta que se me han hinchado los ovarios, antes de decidir qué hay lecturas no misóginas con las que prefiero entretenerme y que no van a insultar la inteligencia de cualquier lector. Además de que el lector nunca tiene la culpa de que el autor no haya captado la atención y no por ello me tengo que tragar su vomitera casposa.

También hay otras escenas que son para enmarcar. Si me diesen dinero por cada perla machista que he encontrado en este libro, ahora mismo estaría viviendo en las Maldivas con un coco-loco en la mano mientras controlo mis acciones en tabacaleras en la otra.

Ella, Ali, le propone ser entrenadora de Konrad a cambio de encontrarle una señora de la limpieza (que no señor, eh). Lo descojonante es que al segundo día de conocerse él le dice que le cuente lo que pasó con el novio de ella. En otras palabras, la vida de la protagonista gira alrededor de los tíos. Test de Bechdel suspendido.
'Me pareció que tenía aspecto de beduina sexy y devoré con ojos hambrientos aquel trasero perfecto y las piernas largas y tostadas mientras la seguía hasta el salón'.
Pero ay, cómo cambia la cosa si se encuentra con una mujer mayor. La describe así:
'En vez de mi bella vecina surgió el rostro avinagrado y el cuerpo nada apetecible de la señora Williams'.
A parte de opinar sobre el cuerpo de las demás sin que nadie le haya pedido opinión, de ver a las mujeres como meros objetos sexuales también, como buen macho que es, le tienen que servir:
'Ya que estás de pie (le dice a Ali después de haberse colado en casa de ella sin que nadie le invitase -acoso-) ¿puedes traerme un par de esas barritas de cereales? Vuelvo a tener hambre.’
Dos días que se conocen. Repito. Y se ha colado en casa de la chavala. Pero claro, como 'además de como una cabra, estaba buenísima', pues aprovecha.

Después tenemos la excusa de que él ‘conoce a las mujeres porqué él tiene tres hermanas’ y (siéntense otra vez, que van a flipar):
'por desgracia, soy bastante calzonazos en lo que respecta a mis hermanas y (una de ellas) me obligó a acompañarla a todo tipo de tiendas'.
Omito ya comentarios.

De los creadores de 'eres un poquito exagerada' en lo que refiere a enfermedad mental, llega el súmmum de la gilipollez del bocachancla:
'Tú lo has querido, voy a denunciarte por malos tratos en la comisaría más cercana y le diré a todo el mundo que eres una ...'
No lo pone, pero podemos adivinar por contexto: a) persona que necesita ayuda de un profesional de la sanidad, b) persona que se debería poner en tratamiento, c) zorra.Ya no hablamos en que en esta se reitera otra vez la guirnalda de la autora con respecto a las denuncias por violencia de género, en pos de las falsas.

El cuerpo físico nos lo deja también bien clarito: lo importante es que una mujer sea guapa. Se ve que de pequeña Ali era 'fea' porqué: 'llevaba gafas de culo de vaso y aparato dental' pero suerte que ahora ya 'sé que soy guapa' y 'al menos Dios tuvo la decencia de volverme atractiva unos años más tarde'.

Mujer, si no eres guapa y no sirves para empinársela a los tíos, ¿para qué sirves? Si una mujer se viste sexy no es para ti.

En fin, pasemos de tema.

Respecto a la narración de Keats, hay fanfictions mejor escritos que esto. Hacer feliz a un lector es fácil: sé original, aporta algo al lector, construye personajes con base, investiga, documéntate. Este libro no aporta absolutamente nada a parte de una trama manida y nula, personajes más planos que el papel cebolla que parecen sacados de un cartón de leche del Día, cantidad ingente de perlas machistas y misóginas y diálogos que no van a ningún sitio, y banalización de las enfermedades mentales. Ya no hablemos de que la señora de la limpieza hable con mayúsculas. Es tal la cantidad de capturas de pantalla que hice al leer, que peté la memoria del móvil. 90 páginas leídas, un tiempo de mi vida que no voy a recuperar y una novela que es de todo menos ejemplar. Le iba a dar cero, pero hoy me siento generosa y como el rating no me permite dar menos, se queda con la que después de todo lo expuesto anteriormente, merece: una.

Al escribir esta reseña me he cascado media libretilla y tres bolis. No iba a darle siquiera publicidad a esto (me niego a llamarlo literatura) pero creo y veo necesario que se sepa el tipo de novelas que venden como amor y que no es nada más que una sarta de clichés y de patrones tóxicos nada saludables en una relación sana, para colmo, escritos por una mujer. Es un insulto ya no sólo al lector, sino también a todos aquellos escritores que se toman mínimamente en serio su trabajo. Si ven todo lo anterior como normal es que tienen un problema. Porqué esto es de todo menos una historia de amor, menos una historia sobre ‘segundas oportunidades’.

Decía la autora que ‘no entendía dónde estaban los chascarrillos machistas’. Espero que ahora los haya visto.

Espero que ahora, teniendo la posibilidad de ofrecer un producto de divulgación, como es un libro, trabaje para poner su granito de arena en una sociedad más justa y equitativa sin tirar de la misoginia, la apología de la violación ni hacer chistes sobre ello. Que empiece a trabajar a favor de una igualdad afectiva y no perpetuando un patriarcado asfixiante ni adoptando una ideología jerárquica en que arquetipa la feminidad a la sumisión.
1/5
★★★★
Imágenes: Weheartit, amazon

Fuentes: INE, Institut català de les Dones, Consejo General del Poder Judicial.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

24 comentarios:

  1. Madre mía, menuda joya de libro. ¡¡ALÉJATE DE MI, SATANÁS!!

    Qué horror! Eres una valiente por aguantar tantas páginas leyendo y es lo que tu dices, me parece increíble que con todo el machismo que hay en la novela sea escrito por una mujer, para flipar.

    El segundo libro que leí de la autora ya me dejó mosca, pero dudo mucho que vuelva a leer algo de ella.

    Un besote enorme!

    ResponderEliminar
  2. Y demasiado has aguantado, joder. Vaya perla. La verdad que yo no lo habría soportado, aunque sin duda no habría hecho un recuento tan exhaustivo de las bobadas que hay.

    No obstante, no me sorprende. La literatura romántica, especialmente la juvenil, está cargada de tópicos machistas y mayoritariamente son escritas por mujeres. Está claro que no voy a leer nada de ella. Sin embargo, sí que debo hacer mención de que nos escandalizamos por pensar que hay hombres así, pero obviamos cuántas mujeres son capaces de hacer esas mismas cosas al respecto de otras mujeres y, aunque haya quienes no se lo crean, también a los hombres: insultos, objetualización sexual, opinión sobre los cuerpos, sobre la vestimenta... etc. Quizá no venga a cuento, pero yo no soy persona de estar tan a la defensiva de la mujer cuando creo que somos nuestras primeras enemigas, aunque ciertamente siga existiendo un machismo exacerbado.

    Volviendo al tema, ya leí algo en Twitter sobre que la autora no entendía lo que criticaban... espero que se lea tu reseña. Como siempre, para quitarse el sombrero.

    Un besote bien grande!

    PD: Los orgasmos, en pareja, con juguetes o con nuestras propias manos, nos quitan la cara de vinagre a todos y nos hacen más felices. Eso es una verdad como un templo. Si la gente se molestara más en dar y darse placer en vez de buscar amargar al mundo, nos iría bastante mejor xDDD

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa!!

    Ya hemos estado hablando sobre este tema pero quería dejarte mi opinión por aquí. Tiene tela que hayas aguandado 90 páginas de semejante truño. (Pobres cagarros que les estoy insultando) Y que todo esto salga de la pluma de una mujer... si es que da mucha vergüenza ajena.

    Este libro simplemente debería ser quemado. A la hoguera ya. Por hacer chistes sobre violaciones, por objetivizar a la mujer, por hacer apología del machismo, por ser tan cazurra de tratar tan banalmente las enfermedades mentales.

    Y luego está el tema de que chicas jóvenes lean esto y se lo tomen como ejemplo porque claro, esta es una novela romántica. El amor es así, cargado de mierda machista y objetivización sexual. La mujer tiene que estar buena y si no tiene nada en la cabeza pues oye, no pasa nada porque solo es un cuerpo. QUE NO COÑO, QUE NO. Ya está bien de publicar basura que no aporta nada al lector y que encima echa por tierra la lucha feminista.

    Espero que la autora lea tu reseña y todos los comentarios, a ver si así entra un poco en razón.

    Un beso preciosa <3
    Sandra

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Ya había leído otra reseña de este libro, y también enseñaba fragmentos que me dejaron con la boca abierta. Me parece muy triste que una mujer escriba estas cosas y que, encima, no sepa ver dónde está lo negativo.

    Keats nunca me ha llamado la atención, y no la voy a probar de leer nunca. Como tú has dicho: leyendo este libro has perdido un tiempo que ya no vas a poder recuperar. Hay muchos libros en este mundo y no podremos leer todos los que querríamos porque no hay tiempo material, así que a ser exigentes al elegir...

    ¡Nos leemos!
    Lua.

    ResponderEliminar
  5. jjajajaja, Dios, he muerto de risa con tu reseña.
    Yo es que directamente huyo de estas pasteladas sin sentido alguno que buscan entretener, pero que a mí me aportan ganas de lanzarlas contra la pared o incluso de hacer una fogata con ella.
    No se me ocurre leerlo, pero me alegra que lo hayas hecho tú porque me has alegrado la tarde con esta reseña, jajajajjajaja.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Iris,
    No se que comentar porque ya lo has dicho todo tu muy bien. De verdad es que cansa tanto ver tantos libros de mierda publicados. Es casi violencia contra la literatura.
    Tener esos estereotipos que ya pasan hasta más allá de lo casposo como lo de nenaza (que raro es que no haya usado maricón por cierto), lo de voz femenina y sexualizar a la mujer. Y además la autora se cree que el lector es estúpido porque lo de decir zorr pero cortándolo como si no supiera el insulto es de pensar que escribe para subnormales, y es que para más inri aunque no diga la palabra esta juzgado a una mujer por su vida sexual, es decir, llamándola zorra con otras palabras.
    Y lo de poner en un libro que parece una comedia románticas, intentos de violaciones, chiste sobre violaciones y trivializar las enfermedades mentales. Asco.
    Seguro que el final era que ella lo "cambiaba" con su vagina mágica. Otro estereotipo machista creo que es imposible que no nos den el bingo a todos.
    Además he visto un libro de ella que según la sinopsis trataba de una chica enamorándose del chico que le hacia bullying. Que tufo a cerrado tiene que tener esa señora en la cueva.
    Todo bien dicho.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Buf, vaya perlitas, ni loca lo leo -.-

    Un abrazote :P

    ResponderEliminar
  8. Hola Iris! que estupendo libro te has leído ¿eh? Por lo menos has aprovechado tomando notas... para criticarlo xD.

    Este es uno de los motivos del por qué no suelo hacer conjuntas, salen votadas o ni me interesa el tema, aparte de tener que seguir el ritmo que se impone y no puedo.
    En cuanto a tu magnífica joya que decir... que te has tenido que quedar agusto desahogándote porque telita, vaya comentarios entre personajes, y vaya autora. Entiendo por un lado que se quiera mostrar la sociedad actual de la que por desgracia sigue habiendo comentarios y comportamientos de este tipo y por tanto, se reflejen por poco que nos gusten, pero podría eqilibarlo de otra manera al menos.
    En fin, ponte con algo mejor!!!!


    besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola corazón!
    No sé ni por donde empezar porque lo has dejado más claro imposible. Solo decir que si en 90 páginas tú te has encontrado eso, imagínate en las 300 que tiene. Ha sido un despropósito por completo que saliera este libro ganador. ¿Lo mejor? Que nadie de los que votaron por él han aparecido ni asomado la cabeza.
    Me parece perfecto que nuestra opinión no sea compartida por todos, ya vemos que la comprensión lectora aquí cada uno se la activa cómo y cuándo quiere; pero como ya te he dicho vamos a dejar de justificar nuestra fundamentación porque si el repetimos no es suficiente, mejor vamos a presentarnos como fatiga de esa seca de las que te dan ganas de vomitar bilis.
    Cuando empecé este libro, después de ser avisada de las joyas que te encontraste, en a penas seis páginas ya podíamos ver la calidad de lo que había escrito. Mira pase algunas situaciones pero, ¿todo el libro plagado de estereotipos y clichés? No maja. Para eso no me leo yo un libro, porque al final pasa lo que pasa y es justamente lo que ha pasado. Que hemos acabado asqueadas de tanto machismo que pulula por doquier en este ejemplar. Le guste más o menos aquí a la señora autora; porque no olvidemos que ella es digna de merecer nuestro respeto pero nosotras no porque somos bazofia que lo único que buscamos con estas opiniones es hacernos viral o famosas. Vete tú a saber.
    La verdad que lo único que buscaba yo con la reseña era deshacerme de todo el estercolero que he leído capítulo tras capítulo. Manda narices que nos hayamos tenido que tragar la objetivización sexual, la apología y frivolización de la violación y otros temas que nos repetimos como el gazpacho si seguimos mencionándolos.

    Lo único que me queda decir es que TODAS Y CADA UNA DE LAS FRASES QUE ESTÁN PRESENTADAS ESTÁN SACADAS DEL LIBRO QUE LA PROPIA AUTORA DE SU PUÑO Y LETRA HA PUBLICADO. Ni más ni menos. Quien quiera entender que en el siglo XXI es una vergüenza que las propias mujeres, que tenemos el poder para romper esos estereotipos y oficios que se nos echa sobre las espaldas día tras día, nos echemos más mierda de la que ya tenemos. ¿Que quieren acabar con nosotras por tener esta opinión? Perfecto. Conmigo no lo van a conseguir, principalmente porque no voy a consentir que se me diga que mi opinión cuenta menos porque es negativa. Quien no esté preparada para recibir una crítica que se convierta en runner y, de mi parte, que se vaya a la China corriendo. Ya somos adultos/as para aceptar y sacar de todo lo malo algo positivo. Quien no sepa hacerlo que se lo haga mirar, porque hasta yo he podido. ¿Lo positivo? Que tendré más tiempo para leer a otros escritores/as. Así que imagínate tú, si hasta yo que he malgastado mi tiempo (que no invertido, porque no me ha aportado nada más que dolores de estómago, cabeza, rabia, lástima y vergüenza ajena) he podido extraer algo bueno de todo lo malo que ha llevado consigo esta lectura conjunta.

    En fin Iris, no nos vamos a hacer más mala sangre. Nuestra opinión está dicha, con palabras malsonantes o biensonantes (porque vaya, ¡me dirás tú que los tecnicismos que hemos empleado para exponer nuestras palabras no están fundamentados con frases del libro!) recordando a Hipólito G. Navarro que mejor no nos puede acercar que lo políticamente correcto no nos hace ni mejores ni peores personas. Y menos, lectores. O bloqueros, como leí hace poco xD
    ¡Un besazo guapísima!

    Etérea

    ResponderEliminar
  10. Después de leerte solo tengo una pregunta: ¿POR QUÉ LE DAS UNA ESTRELLA? Es que ni eso se merece, porque mira que puede excusarse diciendo que los machistas son sus personajes, pero con semejante colecta de perlas no hay excusa que valga, no puedes escribir un personaje así (o varios) y hacerlos pasar por normales, no es eso lo que quiero encontrarme cuando cierro un libro y vuelvo al mundo real. Y éste, sin duda, lo hubiera cerrado mucho antes de acabarlo. Odio ese tipo de literatura, donde ella parece caer rendida ante el personaje masculino sin casi cuestionárselo o él tiene que hacer gracias sin gracia cada dos líneas para demostrar lo machote que es. Que no. Pocos libros habré visto con tantas tonterías juntas (Porque intento evitar los de éste género precisamente para curarme en disgustos, aunque alguno siempre se cuela, si). Aún tengo cara de espanto después de leerme los fragmentos que compartes, en serio, ni uno se salva. Y luego nos venden eso como relaciones sanas y NORMALES, claro, claro que si. Como para conseguir que las cosas cambien. Creo que aquí la que tiene un serio problema es la autora, no puedes hacer semejante apología de la violación entre otro millón de lindezas y decir que es una historia de amor. Puaj. Y lo peor es que luego historias como esta triunfen y las mas niñas se crean que no valen más que lo que retrata esa novela. Mucho, mucho asco. Menos mal que a ti pelos en la lengua no te quedan jajajaja sabía que iba a haber sangre desde que abrí el post. Y bien que haces, las cosas claras, que para censurar tu opinión no tiene sentido reseñar libros.

    Un besoteeeee!!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!

    Madre. Mía. De mi alma.
    Primero de todo, da gusto cuando lees una reseña así porque se nota que te has quedado más agusto que en brazos escribiéndola jajaja
    En fin, he leído todas las citas y no puedo menos que flipar en colorines. Es sorprendente como cada vez me doy más cuenta de que en muchas de las novelas románticas que leo el machismo está siempre presente como si fuera lo más natural del mundo, e incluso como si fuera algo bueno y sexy. Y lo mejor de todo es eso, que la mayoría de esos libros están escritos por mujeres, y yo estoy como... ¿pero estamos locos o qué?
    Vaya perlita de libro. Lo que más me ha sacado de quicio han sido los insultos, sobre todo la fijación que tiene la escritora por la palabra "zorra". En fin.

    ¡muchos besos y genial entrada!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, preciosa!

    Siempre es un gusto leerte, ¡menudos tochacos nos dejas! Y no te voy a negar que, en ocasiones, me haces reír con algún comentario que sueltas. Me encantas, chica, que le vamos hacer.

    Pero, oye... ¿de dónde eliges tus lecturas? Has traído unas cuantas al blog que, madre mía, parecen una obra maestra sacadas de la mismísima mierda jajajaja. Eso sí, te has quedado bien a gusto con todo lo que nos has soltado del libro.

    En fin... de hecho, esto lo hemos hablado por Instagram con otro libro. Pero, parece, que este es mucho peor que el de Jojo Moyes.

    Tienes razón que, algunos libros, parece que usar el acoso o la violación como si fuera algo natural no conlleva ningún problema. Creo que ya es hora de darse cuenta que este tipo de cosas pueden afectar al lector, tanto de forma positiva (si es que hay algún enfermo) como de forma negativa.

    La verdad, no entiendo cuando entre mujeres se insultan como si no hubiera mañana. Es decir, ¿hola? ¿dónde ha quedado el respeto? Puede no gustarte una persona pero, de ahí a llamarle zorra y puta y blablabla, hay un largo trecho. Y estas cosas no las entiendo.

    Lo que más me llama la atención es que el autor de este libro sea una mujer. MANDA HUEVOS. En fin, que ya sé que autora no tengo que leer en mi vida.

    Un beso enorme <3

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa!

    Dios mio, tras tu descargo no lo toco ni con un palo, hace un par de días lei una reseña que ya lo ponia muy mal pero la tuya sirve para explicar con pelos y señales el porqué no es mío para nada. Lo dejo pasar seguramente, una lástima que la autora no se haya parado a pensar en los efectos que su novela podria suscitar, el hecho de hacer bromas con temas tan graves me parece demasiado absurdo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Hydre!
    Vaya "lectura" nos traes... Mira que desde el principio pensaba que iba a ser una comedia romanticona de estas fáciles de leer. Pero coñe, ¿qué es esto? He leído muchos libros donde hay comentarios machistas que son contestados y de todo ello se saca algo. Ese mensaje que dice: esto no es bueno.
    Pero vaya, este librito está al otro lado, el casposo y machista.
    Manda cojones que lo escriba una mujer. No leo a muchos hombres en romántica pero los pocos que conozco tratan con un amor y respeto al género femenino que es envidiable.
    En fin, espero que lo elimines de tu mente pronto.
    Gracias por la reseña ;)

    ¡Besotessss!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola, Hydre! ^^

    Creo que es la primera vez que consigo quedarme sin saber qué decir. Estoy que no me lo creo. Sólo me viene una palabra a la cabeza: vergüenza. Vergüenza de la que hace que quieras llorar. Por el amor de Dios o de lo que demonios quieras, ¿qué coño es esto? Es que no sé ni por dónde empezar. No sólo es siniestro el planteamiento en sí mismo, es que es de diagnóstico reservado que el muy desgraciado sólo piense en cómo de "follable" es cada chica que pasa por delante de él. Y suena atroz eso de "follable", pero es que es lo primero que viene a la cabeza teniendo en cuenta la de aberraciones que he leído en un momento.
    Te juro que en mi vida había leído tantas barbaridades en tan poco tiempo. Bueno, miento, las he leído en casos de violadores que nos han pasado en clase para analizar por partes sus procesos mentales y todo ese rollo, pero ver que la novela se cataloga como "romántica" y encontrarme con esto... Es que estoy totalmente descolocada. Ya no es sólo que se tire de tópicos abusivos como el hecho de que una mujer necesite a un hombre para no sentirse vulnerable - personalmente, me paso yo por el culo la seguridad que pueda brindarme un hombre, que yo solita me basto y me sobro para tirar para adelante pase lo que pase, joder -, sino el hecho de que se tratan problemas como puedan serlo los trastornos de pánico como algo banalizable y ridículo. Un trastorno de pánico NO es gracioso. Bajo ningún puto concepto. ¿Estamos locos o qué? ¡¿2017 años de historia para llegar aquí?! Porque a mí me da vergüenza que esto lo haya escrito una mujer. Vergüenza, porque ya hay bastante machismo en la calle como para que una señora que no sabe qué diferencia hay entre ser vegano y vegetariano llegue y diga que está bien que seamos "unas locas", "unas zorras" y "unas malfolladas". Malfollada, qué palabra más bonita, joder. Lo que dices, parece ser que una necesita a un hombre para tener un orgasmo. Menos mal que hay gente tan maravillosa como Konrad por el mundo, que está dispuesto a follarse hasta la extenuación a "las tías buenas". Nótese el sarcasmo, porque me estoy poniendo de mala leche y todo.
    Hablando del nombre del protagonista... yo también me descojonaría. Nombres varoniles. Cosas de hombres. Invito a la autora a ponerse delante del espejo y fijarse en que, ¡¡sorpresa!!, ella TAMBIÉN es una mujer. Porque si no se siente insultada con la aberración que ha escrito, es que tal vez tenga un problema del que se ríe tan alegremente como de los trastornos mentales. Que por cierto, no sólo es para hacer sentir a la lectora insultada, al lector insultado, es para hacerse mirar la clase de educación que quiere dar esa señora a sus hijos; porque yo no sé ella, pero si yo en un futuro tengo hijos y escriben algo como esto, me sentiría muy mal conmigo misma. Ahí dejo la reflexión.
    Más cosas. La calidad de lo que se nos ofrece... pues mal, Hydre, mal. Has aguantado 90 páginas, que para mí ya es todo un logro teniendo en cuenta la de cosas atroces que has tenido que leer. Ya no hablemos del tiempo perdido y los valores negativos que transmite.
    Las violaciones NO son graciosas. Las mujeres NO somos objetos. Las mujeres NO necesitamos que nadie nos proteja de nada. Las mujeres NO son unas zorras, ni están locas, ni son unas malfolladas. Y quién crea lo contrario que se lo haga mirar, porque es de traca.
    Como siempre, una reseña brillante, Hydre. Es un placer ver que hay personas en este mundo que defienden sus derechos.
    Espero que tu próxima lectura pueda considerarse literatura.
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola Hydre!

    Después de lo que ya hemos hablado pues mira.. para qué seguir dándole bombo al tema. Me parece un libro increíblemente machista desde la primera página hasta la última. Resulta que ya pasó eso con su primero libro. Qué casualidad ¿no? Sinceramente me asusta. Me asusta que estas frases suenen bien en la cabeza de alguien. Eso es el resultado de que cada vez esta sociedad de mierda -Permíteme la expresión- vaya en decadencia. Me da igual como se tome la autora el comentario y tu reseña, pues bueno, a fin de cuentas son opiniones de lectores. Repito, LECTORES. No palmeros. LECTORES. Personas que leen los libros y dan su opinión independientemente de la persona que se esconda tras la teclas de un ordenador...

    ¡Muchisimas gracias por la reseña, está bastante claro que no lo leeré!

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Iris! Desde el principio de tu reseña, ya he notado que hay mucho que comentar. No he leído el libro ni pienso hacerlo, ya que en sí tampoco es que despertara mucho mi atención, pero quiero opinar sobre varias de las cosas que mencionas:
    - Que fuera una historia repleta de tópicos, no tendría que ser un problema si al menos se disfrutara de la química de la pareja, pero veo que aquí el asunto es grave, porque no solo hay tópicos sino actitudes muy reprochables por parte de los personajes.
    - Lo del grito varonil no me parece para tanto, las mujeres sabemos gritar también, por supuesto, pero reconozcamos que no suele sonar igual el grito de una mujer que el de un hombre.
    - Sobre lo de la broma con la violación... eso no le veo ningún tipo de justificación. Para empezar, con solo ver al personaje bromear sobre algo tan serio, lo único que puedo pensar de él es que es un idiota sin cerebro cuya estupidez es preocupante.
    - Que llame zorra a su asistenta... definitivamente, el personaje masculino protagonista de esta obra hace méritos para que el odio por él aumente.
    - Lo de que quiera protegerla tampoco lo veo nada grave. Se supone que si tienes pareja no quieres que nada malo le pase, ya sea un hombre o una mujer. Otra cosa es que quiera protegerla y eso le lleve a prohibirle cosas y a ella a ir de tonta a acatar sus normas.
    - En general, por lo que cuentas, parece una historia simplona cuyo mayor fallo es es tener unos personajes que dejan mucho que desear.
    Qué pena que te hayas encontrado una lectura tan desastrosa, pero te felicito por tu reseña ya que has argumentado muy bien tu punto de vista. Ahora cada cual es libre de decidir si quiere darle una oportunidad o no.
    ¡Saludos y espero que tengas más suerte con los próximos libros que leas! ;-)

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Hola, Iris!!

    Tenía muchísimas ganas de pasarme por aquí. Ya sabes que he seguido con extrañeza, flipando muchísimo, vuestra experiencia leyendo esta joyita de lo que no puede llamarse literatura. Lo único bueno que tiene es como me he indignado y, al mismo tiempo, me he muerto de risa con tu reseña. Creo que tiene más provecho tu reseña que toda la novela, si es que se puede llamar a esto novela.

    Sobre el tema de la violación y el acoso. Yo me sorprendo cuando a día de hoy a veces hay que aclararle a la gente que no, si te violan no te hacen ningún favor. Y que ni el alcohol, ni tu ropa, ni nada da derecho a otra persona a tener relaciones sexuales contigo si tú no quieres. Parece que aún hay quienes no acaban de darse cuenta de lo que es la violación, y utilizan estas palabras así, a la ligera.

    Luego lo de nuestro aspecto físico. Vaya, hombre, una niña con gafas y aparato dental, ¡qué horror de la naturaleza! ¿Y lo contenta que estaba yo poniéndole gomas de colores a los brackets? Por supuesto, lo único bueno de crecer no es madurar, es volverte guapa, sobre todo para hombres como Konrad, porque, ¿cuál es nuestro valor si no? Es que yo creo que la gente que escribe cosas así no piensa, de verdad. Y luego se dan cuenta, porque si no la autora no andaría tan escocida como la he visto por otros blogs, diciendo simplezas y sin querer entrar verdaderamente en materia.

    Vamos, que no me trago este libro (ni esta autora) ni de coña. Pero es que me indigna que haya gente que eche con tanta ligereza la lucha de tantas personas por tierra. Con la cantidad de cosas interesantes que hay por leer, que te aportan algo y te dejan un buen sabor de boca... En fin, siento que hayas tenido que dar con algo así, pero muchas gracias por decirnos que estas cosas existen y dejar clara tu postura. ¡Espero que las ventas del libro caigan en picado!

    ¡¡¡Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Iris!

    ¿Pero por qué o cómo dejan publicar libros así? Ufff... En serio que entiendo esto. Lo que pasa después es que las chicas leen estos libros y buscan esas "bonitas y felices historias de amor".
    Bromear sobre las violaciones o enfermedades... Lo siento, eso no es normal y creo que todo el mundo debería entenderlo. ¿Y lo que que una mujer tiene que ser guapa? POR FAVOR YA VALE! ¿Es que todo depende del aspecto que tengamos? Pues no, hasta los ovarios me tiene este temita. Todo viene a que me obligan (a mi y a mis compañeras) a maquillarnos más en el trabajo, porque según los superiores, se nos ve muy "pálidas"... Claro, porque el trabajo que realizo depende de cómo vista o cómo me maquille, por supuesto.

    Sigo, a ver si lo he entendido bien, el tío le abre la puerta a la uan señora mayor y dice dice "rostro avinagrado y el cuerpo nada apetecible"... Em... hace falta decir de cuerpo nada apetecible? ¿No hay mas adjetivos que usar por parte de la autora?
    Y entrando en el típico tema de toda la vida: que cada persona haga lo que se salga del toto. Aquí por lo que he visto de tus cita del libro, si una folla mucho es una zorra y no folla es una sosa modosita. Perfecto, el caso es juzgar.

    Ya ni me acuerdo cuantas cosas horribles has sacado de tan solo 90 páginas, no me quiero ni imaginar qué más cosas se podrían haber sacado del libro.
    La trama ya veo que es simple no, lo siguiente, pero alguien me podría decir como es que de un hombre tan machista, estúpido y maleducado se puedan enamorar? Por que yo no veo como puede evolucionar bien esa historia...

    Espero que no te topes más con este tipo de libros corazón.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Hola hermosa!! Wow! Estoy sin palabras después de leer tu reseña. Me quede completamente muda y con los ojos como platos de que hayas tenido que leer un libro como este. Yo hubiera hecho lo mismo, dejarlo fue la cosa mas sabia. Definitivamente este es de esos libros que uno nunca quisiera encontrarse dentro de la literatura porque arruinan lo bonito de leer.
    Increíble que hayas tenido que desperdiciar tiempo en una lectura de este estilo. Nada sale bien de estas lecturas "machistas". en fin, a la basura bella! Besotes y nos leemos! ♥

    ResponderEliminar
  21. Hola!
    Vale...estuve leyendo en twitter algunos avances de esta lectura pero no había podido pasarme a leer todo...Ahora que lo acabo de leer, o.O así me hallo.
    Yo principalmente no voy a juzgar a la escritora ni creo que lo haya hecho con malísima intención (vamos, sería de locos) y que querría perfilar el personaje muy mucho. O eso quiero pensar. Porque si no es así...todas las citas que pones, la de la violación en martes y jueves (o cuando sea) he flipado mucho...Y bueno, lo de zorra por no querer limpiarle, que se limpie solito, hijo de mi vida. Y así, con todo.
    Está claro que lo fácil en esta vida es etiquetar y, normalmente y por desgracia, la mujer es más fácil de ser etiquetada en esta sociedad...
    No me extraña que te haya calentado y hayas reventado así cómo una bomba atómica. Menuda tela...
    Un abrazo y a por otra cosa más relax ahora, que las novelas están para disfrutarlas y no para que nos hierva la sangre!
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  22. El libro de la discordia! xD tenía muchas ganas de leer tu reseña después de tus comentarios por el grupo de Twitter.

    Para empezar diré que el libro en sí (antes de leer tu reseña) no me llamaba nada, ya que sabes que a mi el género romántico sin más como que no me va mucho, pero es que después de leer todo definitivamente este libro no es para mí. Demasiado me parece que has durado tú, jajajaja.

    El chico ya me repele xDDDD a mi me sueltan ese tipo de frases y huyo despavorida. Es totalmente mi anti-prototipo. Ya no solo por el chiste de la violación (que se las trae) sino por el resto de frases... en serio tio, ¿en serio resulta atractivo un hombre al que solo le interesa tu atractivo físico? ¿Que mensaje estamos mandando? ¿Qué es eso de que las mujeres somos más vulnerables y que hay cosas "que son de hombres"? Anda, por favor. Y ya si hablamos de los comentarios sexuales... más asco me da. Échate agua fría porque estás muy salido, que el sexo no lo es todo en la vida.

    Yo la verdad es que tampoco entiendo cuando dicen "es ficción" porque al fin y al cabo estamos mandando un mensaje. Quizás esa justificación (si es que la tiene) me serviría si fuera un libro de época donde el machismo estaba más arraigado o de fantasía o lo que sea, algo que no me recuerde a nuestra vida cotidiana y sean casos que se pueden dar xD

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Iris! Yo creo que esperaba más que nada comentar esta reseñota que te mandaste porque sabía que no te gustó el libro y me interesaba muchísimo ver tu opinión en cada rinconcito del libro, porque eso es lo que me gusta de tu blog y de ti
    ¡Estoy sentada! Así que venga con todo
    Lo del grito, bueno, es común hacerle una especie de clasificación a veces, pero lo otro...puf. Si pensó que con eso uno se podría reír, mamma mía, quien la salvará de su perdición. Es cierto, es más repugnante al ver que lo escribe una mujer. Lo de las enfermedades me puso de los pelos al leerlo. Que cara tiene de poner a algo así. Alguien que sufre de esa manera...en serio. Lo de la batidora jajaja. Es cierto, no necesitamos de un hombre para tener placer. Obviamente si es nuestra elección, ¿por qué no? Eso que una mujer le debe dinero a un hombre que le paga algo está muy mal, demasiado mal. Que asco...dios mio. Dios mio. Para eso prefiero quedarme en casa y no ver al tipo, que que se cree que le debo algo porque me pague algo que yo ni le pedí que hiciera. Por favor. En fin, es un libro que no pienso ni tocar con mis manos porque me quemaré. Ya te he comentado que me cuesta discernir los tonos machistas de las cosas, pero que esto está tan explícito que te das cuenta, no se como no se dan cuenta las personas que lo leyeron y lo catalogan como lo mejor de lo mejor. Los libros pueden tener partes cómicas, pero no se tendría que usar este tipos de cosas para eso, está mal, muy mal. Desde ya, me obligaré a mi misma a no leer nada de ella, que hasta creo que la tenía anotada como autora. Nunca más, ni en peda
    Gracias por toda la reseñota, nos dejaste en claro todos los fallos que nos dejo la autora y que al parecer les causa gracia
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola Hydre!:

    Sí, ya sé, qué sorpresa verme por estos lares. Me sorprende casi hasta a mí, pero este es mi gran propósito del año: volver a Blogger. Así que he empezado por mi persona preferida de este mundillo ;)

    Ya vi por twitter lo que ibas diciendo de este libro y ya intuía que la reseña iba a ser de lo más interesante...

    “Esa es básicamente la trama, que podría estar bien si la autora hubiese cambiado el libro enterito. “

    Veo que no me equivocaba xD

    Sé que me repito pero me sigue alucinando que a día de hoy se sigan escribiendo y publicando libros con este carácter machista y ese tratamiento frívolo de algo tan grave como una violación.
    Como siempre, en esta reseña muestras que no hablas por hablar, ya que no sólo citas partes del libro sino los escalofriantes datos del INE sobre el número de mujeres asesinadas en un sólo año.

    Y estoy contigo al 100 % cuando dices que no vale la excusa ni de las bromas ni de la ficción, ya vale de ese disco rayado, casi aplaudo cuando he leído “en lugar de tenerle que explicar a Keats por qué las bromas sobre violaciones no son graciosas, que me explique el porqué a ella sí se lo parecen”.

    Me parece despreciable el tratamiento de zorras, putas y demás, pero también he sentido mucha tristeza ante ese tufillo de desprecio hacia el oficio de limpiadora. Creo que es un trabajo mucho más digno que el de escritoras que se dedican a fomentar estos prejucios y estereotipos varios.

    Por no hablar de banalizar las enfermedades mentales al catalogarlas de “rarezas”, como si tener ansiedad, depresión, trastornos de pánico o lo que sea, fueran excentricidades. Por favor, Isabel Keats, o la autora que sea, si vamos a meternos en camisas de once varas, informémonos antes de que estamos hablando. No usemos un trastorno como símbolo de diferencia o de ser especial.

    ¿¿Por cierto, que co*o es esto?!:

    'Sé de buena tinta que has visitado en más de una ocasión la parte trasera de los coches de Roger Milles y Tom Wilson. No quiero ni pensar en la de virus de transmisión sexual que pululan ahora mismo por tu cuerpo y sólo tienes 15 años'.

    Me he echado las manos a la cabeza al leer ese párrafo. Por no hablar de los comentarios hacia la ropa, el como el objetivo de vida de una mujer debe ser el gustar a los hombres, etc, etc.
    Supongo que la autora escribió toda esta sarta de barbaridades para demostrar como luego este ser cambia “por amor”, sin darse cuenta del mensaje erróneo y dañino que manda a las mujeres que le leen: Es normal que los hombres sean misóginos e hijos de puta, lo que tienes que hacer es ser guapa y aguantar, verás como si consigues que te ame, se volverá tu príncipe azul.
    Ese mensaje que subyace en la mente de muchas mujeres que aguantan maltratos y se engañan a sí mismas.

    YA BASTA POR FAVOR.

    Ya basta de novelitas rosas en las que los capullos cambian, queremos a uno que ya este “cambiao'”. Ya basta del mito del amor romántico, de las damiselas en apuros y de las princesas. El amor debería ser de igual a igual, recíproco y mutuo, sin mierdas de poder, ni “aguantar”, ni “cambios”.
    Bueno, una vez más he sacado mi vena revolucionaria al comentarte una entrada jajaja.

    Voy a volver a estudiar que los apuntes me esperan. Me verás mucho más por aquí ;)

    ¡¡Feliz año guapa y un besote grande!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.

--------------------------------------------------------------------------------------

En cumplimiento de la política de privacidad RGPD. Información básica sobre protección de datos:

Responsable » Iris Ocón (aquí, servidora)
Finalidad » moderar los comentarios (hay cada uno, que tela, telita)
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » los datos serán guardados por el sistema de comentarios de blogger
Derechos » tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.