‘Ant-Man’

By | 9:49 2 comments

 

Ant-Man-Movie-Poster

De lo mejorcito de Marvel. Para mi gusto, estaría al nivel de la primera de Los Vengadores, e incluso si se me apura, un poquito por encima. No pretendo deslegitimizar una de las películas más taquilleras de la factoría (y menos si sale Loki, digo….Tom Hiddleston), pero en Ant-Man existe una diferencia que la hace más digna que cualquiera presentada hasta la fecha: su humildad.

La palabra humildad me gusta especialmente e intento aplicarla en todo lo que hago, y por supuesto también en las críticas de libros y cine, porqué sé que producir y escribir –bien- cuesta un enorme trabajo y mucho, muchísimo tiempo. De ahí que normalmente puntúe a partir de tres estrellas a no ser que sea una auténtica porquería infumable. Pues lo dicho, la humildad es vital en todos los aspectos de la vida, así que cuándo me encuentro con una película sin pretensiones, con un presupuesto –relativamente- bajo y con pocos efectos especiales –tirando a normalitos, pero que a esta humilde servidora le parecieron muy conseguidos- no puedo evitar que ya me caiga en gracia y la vea desde otra perspectiva. Normalmente cuando voy al cine intento ir libre de prejuicios u opiniones, y sobretodo baja de expectativas, que en este caso, he de reconocer, las tenía bajo mínimo. Pero el que actuase Evangeline Lilly me acabó de convencer. Vale, y mi amiga F. también.

marvel-antman-wasp-hope-van-dyne-janet-

Hope Van Dyne (Lilly) dándole una paliza a Scott Lang (Rudd) © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

El tráiler es una piltrafa que no le hace ninguna justicia a la película, así que no le hagáis mucho caso.  La historia se centra en Scott Lang (Paul Rudd), un ex recluso, ladrón profesional que roba un traje un tanto raro de un hombre adinerado. El hombre al que ha robado es Henry Pym (Michael Douglas), científico y el Ant-Man original, que busca a alguien que le pueda sacar las castañas del fuego. Se ve que su ex becario, que se ha quedado con su empresa, ha creado un traje que también puede encogerse, llamado Chaqueta Amarilla (Yellow Jacket, en inglés) y lo pretende vender con fines militares. Con la ayuda de su hija, Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y de Lang, Pym pretende recuperar su fórmula de encogimiento atómica robada. 

Paul Rudd (que aunque no lo parezca tiene 46 años -y está como un queso-) es un actor ligado a la comedia y a la ‘factoría’ de Judd Apatow. Lo eligieron porqué el protagonista de la película, pese a ser un ladrón, debía caer simpático al público, así que su carisma era ideal para el papel. Aunque la película lleva queriendo ser producida desde finales de 1980, fue en el año 2003 cuándo el director y productor inglés Edgar Wright propuso que la versión cinematográfica fuese un compendio de acción, humor y aventuras. Wright dejó el proyecto por ‘diferencias creativas’ con Marvel, que es la forma fina de decir que el director considera a la productora como un auténtico grano en el culo. A cambio, acordó que el personaje de Ant-Man no fuese mencionado en otras producciones del compendio Disney-Marvel, hasta que él la estrenase. Esta es la razón del porqué no hay ninguna mención en las anteriores cintas. Pese al mal rollo del principio, Wright ha participado como productor y, –por suerte- se ha respetado gran parte del guión que creó en su día. 

marvel-antman-paul-rudd-scott-lang

Ant-Man haciendo amistad con una adorable hormiga roja © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

Al final la dirección ha recaído en Peyton Reed. Puede parecer algo raro, porqué Reed (tiene gracia que se apellide como Mr.Fantástico de Los cuatro fantásticos, también en cartelera) nos tiene acostumbrados a las comedias románticas con extra de azúcar tipo A por todas (2000), Abajo el amor (2003) o Separados (2006), ideales para una tarde de domingo lluviosa. Pero nunca es tarde para cambiar, aunque Reed ya había sido candidato para dirigir Guardianes de la Galaxia.

Como en toda película de Marvel que se precie, la mezcla de líneas narrativas son como las patatas bravas con mayonesa, o sea, un clásico. En esta, aparecen  Peggy Carter (interpretada por Hayley Atwell, y personaje homónimo de la serie Agent Carter al que vimos en Capitán América: el primer vengador) y Howard Stark ( interpretado por John Slattery, padre de Tony Stark, alias Iron Man y que se dejó ver en Iron Man 2). Con Ant-Man, la sexta en ciernes, se cierra la Fase 2 del Marvel Cinematic Universe, Esta segunda Fase ha contado con los blockbusters ‘Luces, fuego y acción’ (IronMan 3),  ‘Loki y sus fangirls’ (Thor: un mundo oscuro), ‘Fiebre de los 80’s’ (Guardianes de la galaxia),  ‘¿Ola, k ase?’ (Capitán América: el soldado de invierno –en serio, no la veáis, es un bodrio-) y ‘Petemos la ciudad. Literalmente’ (Los Vengadores: la era de Ultrón –que tampoco escapa de despojo fílmico-).

marvel-antman-michael-douglas-paul-rudd

Hank Pym enseñando cómo funciona el traje a Scott Lang © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

Antes de meterme en otras cuestiones técnicas debo resaltar que lo mejor de Ant-Man es su guión. Un guión divertido, ingenioso e inteligente que es a la vez eje vertebral y píldora de su éxito. Nosotras nos estuvimos riendo un buen rato, el maravilloso rato del cine -¡esa es su magia!- que disfrutamos como dos enanas pese a no saber ni papa del personaje de los cómics. Al final, la sala se llenó de aplausos. A decir verdad, hacía mucho que no oía aplausos en una sala de cine, con eso lo digo todo.

Bueno, sigo. Ya comenté en Los Vengadores: la era de Ultrón que en los cómics originales Hank Pym es el creador –válgame la redundancia- de Ultrón. Michael Douglas, dijo que una de las razones por las que aceptó el papel (de científico amargado) fue para que sus hijos pudiesen verlo en una película de Marvel.

‘Y lo más importante, lo he hecho por mis hijos. ¡Están tan emocionados! Finalmente tengo la imagen de que están entusiasmados. Papá es guay. Tienes que entender que la mayor parte de mi carrera han sido películas con una calificación de R, así que nunca las podían ver. Recientemente, a los 14 y a los 12 años, son más conscientes de algunas de las cosas que he hecho. Y eso es divertido.’

marvel-antman-michael-douglas-hank-pym

Pym discutiendo con Dyne © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

Si no recuerdo mal, lo último que vi de Douglas fue en Así nos va (And so it goes) junto con Diane Keaton, en el que también hacía el papel de amargado. Pero oye, por las mismas va Benedict Cumberbatch y nadie le ha dicho nada, excepto moi. La cuestión es que me sorprendió que en esta película estuviese con menos arrugas de lo que lo recordaba yo. Y no, el smoothie de fresa que me tomé antes de entrar no llevaba más azúcar de la cuenta, ni nada. Lo juro por smoothie. Ya paro, ya. Resulta que a Douglas lo hicieron más joven a través de CGI, que son las siglas de Computer-Generated Imagery, o imagen generada por ordenador, traducido al español. El photoshop de toda la vida debe ser ya un producto vintage. En fin, que el hombre ha dicho que le daba gustirrinín el hacer una precuela de sí mismo más joven:

‘Viéndome 30 años más joven gracias al CGI, y a esos pequeños puntos en mi cara. Estoy mirándome en mitad de la escena y la imagen que aparece es del yo de hace 30 años que filmó Tras el Corazón Verde (1984). Estoy pensándome eso de estar a favor de una precuela!’

Aunque si a Douglas le hicieron más joven, a Atwell y a Slattery los tuvieron que envejecer para las escenas flashback que tienen lugar –hipotéticamente, se entiende- en 1980. Así que transformaron a los dos actores en chavales de 70 años, frescos como lechugas remojás, haciendo uso de la tecnología computarizada, de pelucas carcas y del maquillaje.  Por si eso fuese poco, los trabajadores de VFX incorporaron técnicas para darle un aspecto ‘experimental’ (en sus palabras) a la película. En otras, que utilizaron la fotografía macro, es decir, fotografiaron objetos al detalle, a lo ‘grande’. Por ejemplo, si flashean a una hormiga –que es precisamente el caso que nos ocupa- el tamaño de la hormiga es igual o más grande que su tamaño en la vida real. Después tiraron de primeros planos, primerísimos primeros planos, tomas aéreas, y lentes de largo alcance. La captura de movimiento fue otra de las técnicas utilizadas, por ejemplo en el caso del actor Corey Stoll, que no llevaba el traje de Yellow Jacket sino puntitos de captura por el cuerpo, porqué se ve que el traje muy cómodo como que no era y no les quedó más remedio. Los que no se salvaron de apretujar las mollejas fueron Paul Rudd y los especialistas –esos incomprendidos trabajadores que nadie mira y que siempre se acaban rompiendo algo-  que sí que les tocó enfundarse el traje real. Aunque eso sí, se ve que Rudd (que es muy rudo, él) se emocionó en el gimnasio y no había manera de meter ahí dentro sus músculos y tuvieron que dar el traje por arriba. Vamos, lo que se conoce popularmente como cuerpo cruasán.

marvel-antman-yellowjacket

Chaqueta Amarilla (Corey Stoll) atacando con muy mala leche © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

Pero Paul Rudd también se metió en el personaje de otra ‘forma’ (hoy estoy que me salgo) y fue comprando una granja de hormigas para observar como trabajaban. ¿Se las venderían al kilo? Se ve que al hombre le sirvieron de tal inspiración que se acabó agenciando la granja de hormigas después de la filmación de la película. Y eso no lo digo yo, que conste, sino que lo confesó el actor al columnista Tom Riddle (ya sabemos dónde trabaja Lord Voldemort) en una entrevista del New York Times.

Por si liarla de esta forma fuese poco, Peyton Reed, alias el director, dijo que antes que el papel fuese dado a Douglas, barajaron a actores como Steve Buscemi (que se rumorea será el tío Ben en las nuevas de Spiderman) a Sean Bean, Pierce Brosnan o Gary Oldman. El papel de Hope Van Dyne se lo dieron inicialmente a Jessica Chastain que lo rechazó por conflictos de programación, así que recayó en Evangeline Lilly. Y me hace gracia porqué tanto ella como su compañero de reparto en El Hobbit: la desolación de Smaug y El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos, el magnífico Lee Pace, interpretó al rey elfo Thranduil, y Lilly a la capitana de su guardia élfica, Tauriel. Lee también fue el malo malísimo de Guardianes de la Galaxia, de Marvel, un señor de azul llamado Ronan El Acusador. Yo ahí veo posibilidades de un crossover, eso si, si los de Marvel lo consideran quiero un 80% de los beneficios por propiedad intelectual y si ahí le sumo el 21% de IVA,  flipan mandarinas.

Ant-Man también es la primera película de Marvel en la que se menciona a Spiderman al que se refieren al final de la película como ‘un chico que puede saltar, pivotar y subir paredes’. ¿Así que el barrio de Spidey queda al lado del de Ant-Man? Party hard de insectos en modo on. Si lo hacen, espero que me avisen, que me pondré el traje de abejorro y nos ahorramos dos pájaros de un tiro.

Hablando de pájaros, me sorprendió ver a Halcón, uno de los integrantes de Los Vengadores en la película. Se ve que  Adam McKay (el guionista) y Paul Rudd (que también colaboró en el guión) fueron a ver a Capitán América: El Soldado de Invierno (2014), se enamoraron del personaje y se lo agenciaron para su película. Pues nada, oye, a disfrutar, que dónde cabe uno caben tres. También se rumorea que Ant-Man podría estar atado a Doctor Extraño (hola, Benedict Cumberbatch con perilla y traje de cuero) por el personaje que se ve, pero que no se ve, así como de refilón en la peli, un tal Eternidad. Ya os digo que si también hacen crossover de esto iré a verla, que es lo que tienen los trajes ajustados: liman resquemores y se sale de la sala relajá.

marvel-antman-paul-rudd-scott

Ant-Man en acción. Ejemplo de fotografía del film © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

Gran parte de la música compuesta por Christophe Beck para la banda sonora está escrita en 7/4 de compás (7 tiempos por compás). O eso dice IMDB. A mi me suena más a ‘melodía sinfónica para una hormiga’, pero hay que reconocerle que es espectacular y que a la BSO se le saca más partido que a un chicle pegado bajo la mesa un día de examen.

Por ponerle un pero, hay cosillas que no cuadran. Que una será de letras, pero que si algo falla, falla y hay que contarlo. La ciencia, será muy científica pero meten la pata de lo lindo. Me explico: el traje de Ant-Man está diseñado para ‘evitar la contracción sub atómica’, es decir, para que no se haga más pequeño que un átomo y siga encogiendo eternamente en el espacio-tiempo. Pues (SPOILER) hay una escena en que lo hace. Lo que no me queda claro es cómo puede seguir respirando el personaje si las moléculas de oxigeno son más grandes que él.  Y otra minucia de nada, las hormigas respiran por espiráculos, unas válvulas que reparten el aire por las células de su cuerpo. Como no tienen pulmones, los espiráculos limitan la cantidad de oxígeno que el insecto puede absorber, así que por eso son más bien minúsculas. Una gigante no se aguantaría. También tengo mis dudas sobre el aguante de su exoesqueleto.

Volviendo al tema, esta película tiene el ingenio y la originalidad que necesitan las películas de Marvel. Porqué para ser sincera, después de dos Fases Cinematográficas, como no mejoren a la Tercera, no me voy a cortar un pelo en las próximas críticas. Los espectadores, por muy amantes de Marvel que seamos, tenemos un límite de paciencia. Vamos, que para que el guión esté en forma debería contener un alto tanto por ciento de acción y comedia. Así que a esta producción la etiqueta de ‘pequeña pero matona’ le viene al pelo. Lo que por otra parte, demuestra que no por más presupuesto o más efectos la cosa sale mejor. Lo que nos lleva a la máxima de la Bauhaus: menos es más.

Reconozco que es un poquito forzada en las escenas dramáticas, pero lo compensa un guión cómico con personalidad. Divertidísimo. Salí del cine encantada de haber pagado un pastizal (gracias al 21% de IVA cultural que ya se podrían meter algunos en…). Sí, tiene menos pirotecnia, pero para ser sincera prefiero pocos fuegos y un formado, conciso y estructurado buen guión. Por ello, no hay que ponerse las manos en la cabeza ni avergonzarse de decir que es una de las películas más entretenidas de Marvel, una gran comedia, redonda, con puntos de acción álgidos, dinámicos y con lo más importante: personajes que caen bien. Si, queréis aire fresco y estáis hartos de ver una y otra vez lo mismo de la factoría, probad con Ant-Man. O abrid la ventana. Se ve que eso también funciona.

marvel-antman-paul-rudd

Ant-Man y Anthony son uno © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

La película la conforma un microcosmos (no sé si referencia al Marvel Cinematic Universe -MCU, en siglas para los mas guays, hipsters y mainstreams-), sin dejar la esencia del blockbuster, eso sí, un poquito más rebajado en artificios de lo que nos tiene acostumbrados Hollywood. Algunos la han comparado con Gauardianes de la Galaxia por su estilo cómico. Permitidme decir que no tienen nada que ver la una con la otra y que si en Guardianes el humor era mediocre, vulgar, gris y anodino, en Ant-Man es cándido, sencillo, grato e indulgente. Como comparar una nuez con un huevo, vamos. Y por lo menos aquí los gags no están metidos con calzador.

Vale la pena quedarse hasta el final de los créditos, porqué hay el final ‘final’ de la película y un avance de lo que será Capitán América 3 –que si la segunda fue horrorosa, prefiero no saber el hipotético truño de la tercera-. Aunque Douglas no es un actor que sea de mi devoción, reconozco que hace un buen papel. A Paul Rudd (el protagonista) no lo conocía, y a Evangeline Lilly después de su Tauriel en El Hobbit, le tengo especial cariño. Ella será una avispa espectacular, además se parece a la de los cómics originales. Y la veo capaz de hacerle sombra a Johansson –a Olsen ya ni la cuento, que como dije en Los Vengadores: la era de Ultrón, tiene la misma capacidad interpretativa que un trozo de hormigón (válgame la ironía) armado-. Pero la palma en Ant-Man se la llevan los secundarios que le ponen el punto entre humorístico y surrealista al film. El lado cómico recae en los actores latinos, concretamente en Michael Peña. Por lo que respecta a Scott Lang, rompe el estereotipo ese de ‘soy multimillonario, me aburro y me construyo un traje porqué hay un tipo que tampoco tiene nada que hacer y se quiere cargar la ciudad, el mundo y ya de paso la galaxia. Hostia, qué guay, por fin un trabajo’. Más bien es la antítesis de todo ello. Un antihéroe con todas las de la ley, más humano si cabe que los demás que se nos han presentado.

Por cierto, no os extrañéis si salís de la sala de cine con ganas de adoptar una hormiga alada que se llame Anthony.

Como decimos por estos lares, en bote pequeño, buena mermelada.

 

5/5

★★★★★

Fuentes: Cinerama, IMDB, Filmaffinity, blogdelgotografo.com

Imágenes: forbes, http://www.weekendnotes.com/. Todas las imágenes pertenecen a © 2015 - Marvel Studios/Disney Enterprises

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. WAO eres buenisima escribiendo reseñas yo ya la vi y también me encanto!! fue seria y graciosa al mismo tiempo! tu analisis es muy bueno y señalas detalles fuera de la película como opiniones de los actores, tecnicas usadas, etc... ¡me encanto!
    gracias por dejarme tu dirección <3 te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mayra! ¡Da gusto recibir comentarios tan bonitos como este! De verdad que me alegraste el día!

      Un besote enorme!! ♥♥

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.