Reseña: ‘La banda de jubilados que cantó dos veces bingo’, de Catharina Ingelman-Sundberg

By | 12:18 8 comments
 
La-banda-de-jubilados-que-cantó-dos-veces-bingo-Catharina-Ingelman-SundbergEsta es la segunda parte de 'La bolsa o la vida'. Después de huir a las Vegas con el botín, la Banda de los Jubilados, cinco octogenarios especializados en robos de bancos y museos deciden dar el golpe del siglo cuándo descubren que todo el dinero que robaron y que donaron a organizaciones benéficas y residencias de ancianos se ha esfumado sin dejar rastro.

Armados con sus dentaduras postizas y cabalgando cuál Fórmula 1 sobre andadores y sillas de ruedas la Banda de atracadores más buscada de Suiza intentará burlar las medidas de seguridad del casino más grande de las Vegas y dejarlos en calzones. Abrumados por las luces de neón de la ciudad del pecado, el equipo pronto se percatará que deberán enfrentarse a una banda enemiga que tiene el mismo objetivo que ellos, lo que dará paso a una serie de hilarantes encuentros de ambos bandos. Una novela irreverente cargada de acción achacosa y senil ambición en la que el dinero nunca muere. Nunca serás demasiado viejo para divertirte. Si uno se aburre, no está vivo.

La primera frase con la que el lector se topa al abrir el libro es: 'De lo que no cabe la menor duda es que nunca se toma demasiado champán',  incluida en la primera página y dicho por Märtha, la líder del grupo de 79 años, lo que ya da al lector una idea de por donde van a ir los tiros. Que sí, que también hay en la novela, también. De hecho me pregunto quién de mayor no se querría unir a esta banda de abuelos sin fronteras para atracar lo que sea y esfumarse sin dejar rastro. Porqué ¿quién iba a sospechar de ellos? A cierta edad ya se da por supuesto que no se hacen ciertas cosas. O simplemente, que se es incapaz de ello, lo que hace que la policía vaya de cabeza, siguiendo pistas falsas y tirándose ver los pelos cada vez que la Banda de los Jubilados (más adelante cambian el nombre por el de Abuelos Forajidos para que no los reconozcan, como distracción y camuflaje provisional) deciden hacer el robo a gran escala. Todo está planificando, detallado y preparando para coger el botín y desaparecer como si les persiguiese Hacienda. O cómo los millones de Bárcenas en Suiza.

El libro se inicia con un robo de diamantes que no cometen ellos, pero que por esas casualidades de la vida, acaban haciéndose con la saca. Saca que ingresan en el Fondo de Bienes Robados, una cuenta destinada a obras de caridad en materia social, cultural y de educación. los mayores gamberrosCuándo se dan cuenta que no hay suficiente dinero, deciden atracar un casino de las Vegas.

¿Qué pasará cuando sean demasiado mayores para robar?

El Fondo debe estar lleno para poder socorrer todo de lo que el Gobierno se desentiende. La Banda de los Jubilados dona dinero mediante donaciones privadas y su objetivo ves mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, sobretodo de los que viven en asilos y por desgracia, no los tratan como deberían por el hecho de ser mayores.

El inspector jefe Klomberg se topa casualmente con el dinero donado por la Banda de los Jubilados y pretende hacer negocios con éste. Mientras los abuelos quieren pasar la aduana con los diamantes robados y escondidos en palos de golf , y el dinero, hábilmente camuflado, les confiscan los palos. Entonces deciden que la banda necesita una base de operaciones mientras maquinan otro plan. Necesitan 500 millones y no pueden relajarse. Lo primero es ponerse en forma con la cinta de correr y las pesas. Lo que no saben es que al comprar la nueva sede de operaciones, una casa encima de una colina, tendrán como vecinos a una banda de motoristas: los Bandángeles que tienen muy mala gaita y que los intentarán estafar. Pero en esta novela quién ríe el último ríe mejor, porqué estos abuelos son de todo menos inocentes y desvalidos. Más bien son una mezcla entre Robin Hood y Fast & Furious.

benidorm-bastardsUn libro en lo que todo es lo que parece, y que permite al lector urdir en las maquinaciones de los robos. Un libro divertido con unos protagonistas locuelos: abuelos que escapan de la justicia, beben y roban, al más puro estilo Ocean's Eleven. Es una de las mejores comedias criminales (si existe este género) que he leído. Con unos robos bien formulados, inteligentes y sin una gota de violencia, que realmente da qué pensar al lector sobre qué demonios estamos haciendo con las personas de la tercera edad.

La autora tardó más de un año en escribir este libro publicado en 25 países y con más de 3.000.000 ejemplares vendidos. Para servidora, está de más la sub trama de la pitonisa y del enamoramiento de Rastrillo, aunque le dura poco al viejo verde. Los protagonistas (Märtha, Stina Äkerblom, Anna-Greta, Oscar Krupp (Lumbreras) y Bertil Engström (Rastrillo)) leen libros como El Padrino, La guerra de las mafias, La mafia sueca e Infierno interno, que les dan las ideas para los atracos.

Aunque la cabecilla planificadora sea Märtha, todos se mueven como uno solo cuándo se trata de dinero. Véase el robo en el Handelsbanken en el que abren la caja fuerte con bolas del árbol de navidad.Ciertamente podrá recordar al lector a la serie de televisión Los mayores gamberros o de Benidorm Bastards porqué tiene mucho de liarla parda. Serie, que por cierto, me viene de perlas para ilustrar esta entrada.

En este libro la frase popular de 'quién roba a un ladrón tiene 1.000 años de perdón’ se cumple. Porqué a parte de todo lo robado y de dar el dinero a fines caritativos la Banda de Jubilados decide estafar al sistema de blanqueo de dinero y ya de paso, meter entre rejas a la banda de motoristas entrometidos, por corcones. Una novela original que se sale de lo tópico. Un libro cómico con una gran trama humana que a la vez, sirve como denuncia social a un mercado capitalista.
 
4/5
★★★★
Imagen: Roca Editorial, 20 minutos, vertele.
Composición libro: mía.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

8 comentarios:

  1. Creo que nunca jamás he leído un argumento similar y eso me llama mucho la atención.
    Que los protagonistas tengan una edad tan avanzada creo que es algo completamente atípico y que puede hacernos pensar mucho. Y si además es divertido y tiene denuncia social, qué más se le puede pedir?
    Además, me fío de tu criterio y esas cuatro estrellas han hecho que me quede con el título del libro.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los libros pasa como en las pelis: la tercera edad se borra completamente del mapa, como si no existiese. Personalmente, me da mucha rabia y creo que es un deber hacer más literatura así y menos nimiedades juveniles que no llevan a ningún sitio.

      Un besote

      Eliminar
  2. ¿Abuelos Robin Hood actuales? ¿Por que no tengo este libro en mi manos? Esta novela tiene que tener su versión live action pero no en forma de pelicula, sino real en plan misión oculta del Imserso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les falta el arco y la flecha, pero eso da igual, porqué ya se apañan con las granadas bomba caseras. Si la hacen en peli seré la primera en comprar entrada anticipada.

      Un saludo

      Eliminar
  3. HOLAAA!
    Vaya que curioso, la verdad es que no tenia ni idea de este libro pero me llama un poco la atencion n.n
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Tiene buena pinta, así que no me importaría leerlo.
    Una reseña estupenda.

    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.