Crítica: ‘El Sr.Henri comparte piso’

By | 11:15 10 comments

El Sr.Henri comparte piso póster francia



Puro oxígeno.

Si tuviese que definir en dos palabras ‘El Sr.Henri comparte piso’ sería oxígeno en vena. Puro, limpio y sin contaminación alguna. Ese tipo de producciones que te hacen volver a creer que el buen cine es posible, que hay vida más allá de la imposición americana que bombardea cada semana las carteleras.

Una maravillosa película francesa sobre el ser perseverante y la obsesión que tiene la sociedad con el éxito dirigida y guionizada por  Ivan Calbérac, asiduo a producir obras independientes, y basada en su obra de teatro homónima que lleva por título ‘L'étudiante et Monsieur Henri’.

Creo que casi todo el mundo se puede sentir identificado con la protagonista: una chica, Constance (Noémie Schmidt), que se le dan mal los exámenes (se pone muy nerviosa y no aprueba), con un padre que le dice que no vale para nada, perdida en la vida que decide ‘independizarse’ para intentar pasar la selectividad. La habitación que encuentra es en el piso de un señor mayor llamado Henri Voizot (maravilloso, Claude Brasseur), un cascarrabias que no hay por dónde pillarlo, también atormentado por sus monstruos durante 30 años, los que hace que falleció su mujer.

Henri, no contento con la vida que tiene su hijo, y aprovechándose que su inquilina está sin blanca, tramará una conspiración contra su primogénito Paul (Guillaume de Tonquédec, al que dan ganas de achuchar) para que deje a su mujer Valérie (Frédérique Bel, a la que ya vimos en la desternillante ‘Dios mío ¿pero qué te hemos hecho?’) . Pero las cosas se lían, se lían mucho. La gracia es que gracias a ello se provocan algunas situaciones un tanto absurdas para el hijo de Henri, un cuarentón trajeado que trabaja de notario y al que nuestra protagonista debe ‘seducir’. En parte, porqué el chaval es más tímido que una hoja de laurel en la sopa.

El Sr.Henri comparte piso fotograma

Henri (Claude Brasseur)
 le entrega el manual de normas de convivencia a Constance (Noémie Schmidt)© 2015 Studio Canal/Distrib Films

La previsibilidad es un punto que no vale la pena tener en cuenta pues la sensibilidad con la que está rodada, hace de esta película una delicia para el espectador. Repite lugares  de filmación un buen recurso para que el que está sentado en la butaca ya reconozca a medio metraje esos emplazamientos como suyos. La línea narrativa y el mensaje claro y contundente en una sociedad que no acepta el fracaso y que se mueve entre la dicotomía y la etiqueta de clasificar la vida de los demás como ‘fracasados’ o ‘triunfadores’ –o número de likes- es su pilar principal.

Decir que para mí esta película fue casi como una curación para el alma, en un momento en el que me sentía muy insegura, incapaz de hacer nada. Mejor que un libro de autoayuda. También debo confesar que lloré al final como una magdalena. Supongo porqué el tema no deja de serme muy familiar: estudia, estudia, estudia. Aprueba, aprueba, aprueba. Cuándo el ser inteligente poco te vale si no eres perseverante. Y aunque lo seas, tampoco sirve de nada si no tienes enchufe. Hay gente a la que le cae todo regalado, del cielo, pero a los que tenemos que poner esfuerzo a cada cosa que hacemos, esta película es como un abrazo. Un gran y consolador abrazo de que todo va a ir bien. Y que sin no va, pues se intenta otra vez. Porqué las personas fallan, se caen y repiten. Como se dice en la película, ‘lentamente se dobla la banana’. O cae siete veces, levántate ocho.

Filmada en París, Pantin (localidad de Francia), Sceaux ( a las afueras de París, destaca por tener un castillo-museo que perteneció a la Duquesa de Maine – alias, Luisa Benedicta de Borbón- con más de 180 hectáreas de jardín) además de varios municipios y ciudades del extrarradio de la capital francesa como Chatou, Saint-Maur-des-Fossés, o el pintoresco pueblo de Orléans.

Partamos de la base de que el cine estadunidense es un monstruo colosal. Un monstruo colosal, que además eructa haciendo un ruido tremendo. Y eso tiene su parte positiva y su parte negativa. La negativa es que a veces se cuesca de tal forma que impide ver más producciones a pequeña escala. Pequeñas joyas como la que nos ocupa que brillan con luz propia. La parte positiva es que esto lo pillan los del otro lado del charquito, hacen una producción y se colman a Oscars. La diferencia es que ‘El Sr.Henri comparte piso’ es cine europeo, cine francés. Y del bueno.

El Sr.Henri comparte piso escena comida actores

Henri (Claude Brasseur) y Constance (Noémie Schmidt) liándola parda para separar a Valérie (Frédérique Bel) y Paul (Guillaume de Tonquedéc), y © 2015 Studio Canal/Distrib Films

Algo tan sencillo como hablar de sueños, de fracasar con lo que se espera de nosotros, de esa búsqueda eterna del amor en dos disposiciones y varias formas: amistad en tecnicolor la que desarrollan Henri, Paul y Constance. El amor filial, el amor por lo que se hace –por los hobbies, por ejemplo-, el amor a la vida todo separado por tres personajes, tres generaciones diferentes. Las inseguridades y el amor propio juegan un papel muy importante en esta producción. Se dice que se hace camino al andar, pero tanto Henri como Constance están estancados: saben que pasan los días por delante, pero no lo aprovechan. Se centran en algo que no les hace felices: Constance en estudiar cosas que debe hacer por obligación y Henri en estar atrapado por su pasado.

Esta es también una película sobre aprendizaje de la vida. Sobre que a veces hay que pararse en medio del camino, desandar lo hecho, escucharnos a nosotros mismos –lo que queremos hacer en realidad-  y volver a empezar.

Las películas francesas tienen un qué que hacen que te toque, que conmueven. Saben como resaltar el humanismo, el ser un poco más personas. En eso hay que reconocerles que tienen una habilidad que quita el hipo. Coger una historia simple y transformarla en  sentimiento, sin contención, no es moco de pavo. Se requiere una gran dosis de empatía, de calado, una idea de composición que explote la belleza de las pequeñas cosas en cada plano. En una gentil experiencia, en casi un viaje emocional de autodescubrimiento.

Una sobresaliente producción palpitante, inteligente y estimulante con encantadoras interpretaciones sobre una chica que se salió del camino marcado. Muy recomendable para aquellas personas que se sienten estancadas, que no encuentran por dónde tirar o que tienen el ánimo deprimido.

Divertida, fina, introspectiva, filmada con un gusto exquisito, bellamente narrada y con buen ritmo. Emana calidez y ternura envolviendo, como si de un caramelo se tratase, el mensaje claro y contundente que hace que el espectador reflexione no solo sobre lo que está viendo, sino sobre sí mismo.

En definitiva, si no vibras con esta película es porqué estás muerto.

4/5
★★★
Fuentes: IMDB, Filmaffinity

Imágenes: IMDB
Entrada antigua Página principal

10 comentarios:

  1. No conocía esta película, pero me parece super interesante los mensajes que deja entrever....además del poder vivir con una persona mayor (yo sería feliz, tengo debilidad por las personas mayores).

    Hace un mes me hubiera venido de perlas esta película...porque yo también estaba en ese momento en el que da igual lo que estudies, lo que avances hacia lo que quieres porque todo va a ser harto complicado. Por eso cambié de rumbo cuando sabía que no podía seguir siempre así.

    Me alegro de que te sirviera Iris...parece una bobada, pero a veces una historia o una película nos ayuda a abrir los ojos y avanzar. Y qué bonito llorar y emocionarse con ello...

    No sé si está en cartelera ahora, pero sino esperaré a verla porque estoy segura de que me gustará. Yo también estoy hasta el moño de las americanadas de poca calidad.

    Besotes gordos y a disfrutar del finde

    ResponderEliminar
  2. Hola no sabía de esta película me parece muy genial, espero verla pronto y tener el mismo punto de vista que el tuyo, un saludos y te sigo desde ya

    ResponderEliminar
  3. Hola Iris!
    Vale, esta no era la entrada de la que hablabas jajaja según la iba leyendo era en plan " ummm ... pero si es positiva, es tierna ... dónde se enfadó el mundo?" Ya veo que en esta no fue jajajja
    Me ha dado mucha ternura leer la crítica y unas ganas enormes de ver la película, de hecho si está todavía en cartelera igual cae el jueves porque me ha encantado todo lo que dices.
    Y es tan fácil sentirse idintificada con lo de estudia, estudia, estudia ... para a veces ... nada ...
    Además me encantan los viejos cascarrabias jjaajja son uno de mis personajes favoritos porque intentan que los odies pero en el fondo solo puedes adorarlos.
    Me alegro de que te haya gustado tanto y espero poder disfrutarla pronto.
    Un beso =)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola bonita! Lo primero de todo gracias por visitar mi blog y comentar! Me encanta tu blog porque hablas de todo un poco, como a mi me gusta, así que me quedo por aquí!

    Muy buena reseña, la verdad que yo adoro el cine francés y no conocía esta película, así que tomo nota! Otra película francesa que toca el alma es la familia Belier, supongo que la has visto por el gran éxito que tuvo, pero te la recomiendo por si te la perdiste porque es una maravilla y lloré con ella... mucho! Feliz día bonita!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, bonita!

    "Oxígeno en vena" es una de las mejores descripciones que algo puede recibir, ¿verdad?

    Bien sabes que soy más de series, así que no tenía ni idea de la existencia de esto... jajajaja Aun así, me parece súper interesante el tema de la obsesión con respecto al éxito. Incluso yo misma, quizás, peco de ello jajajajaja. En el fondo, todos somos Constance de una manera u otra.

    Me has matado con eso de "fracasados o triunfadores -o número de likes". Lo peor de todo es que, tristemente, es así de cierto. Últimamente parece que una persona con 30 likes es menos válida que una con 100. Que asco, ¿no? Me voy a tatuar en la frente: "Tu autovalía no depende de tus likes". Quizás así la gente lo entienda.

    Cuando puedes decir que una película (también válido para una serie, un libro, una canción, ...) te ayuda o te cura el alma -hola, te parafraseo jajaja- es lo mejor que te puede pasar. Cuando no quedas indiferente porque las historias, los personajes, o lo que sea, te calan... Oh, en ese momento se da exactamente en el clavo.

    Voy a acabar este comentario con dos cosas que me han súper encantado de tu crítica:
    1) Cae siete veces, levántate ocho.
    2) Si no vibras con esta película es porque estás muerto.

    Un besazo enorme, reina.

    ResponderEliminar
  6. ¡Por finnnnnn vuelvo! No sabes la alegría que me da encontrarme con una recomendación así porque como tú dices para los que estamos estancados - muy estancados - necesitamos un chute de positividad, de sentirnos valiosos y de no caer y recaer a la mínima de cambio.
    Como ya te dije El becario, una película similar a esta por su toque jovial pero tierno a la paz, es una bocanada de aire fresco para los espectadores en todos los sentidos. Transmiten otros valores, tienen una ética diferente, los protagonistas son la mar de reales y te los terminas creyendo. Eso son cosas que creo que deberían tener indispensablemente toda película. Ya estamos hartos de bazofia. De lanzar a la gran pantalla 'intentos de Óscar'. Las filmaciones que, como bien dices, tienen su toque de empatía y de credibilidad llegan muchísimo más a las personas que las vemos y las recordaremos a la mínima de cambio porque llegan a un músculo, que no todas pueden llegar a tocar: el corazón.
    Sin duda se ve que has disfrutado de cada segundo. Desde los créditos iniciales hasta los finales. Te has emocionado con Henri y te has metido en la piel de Constance y eso se nota en cada linea que le has dedicado a la cinta porque no es para menos.
    Me alegro de que esta película te haya dado ese ápice de valía que te faltaba encontrar. Que ahora veas tu camino con mayor claridad y pasión. Que dejemos a un lado los 'aprueba' y más los 'disfruta'. Todos sabemos que hay personas que nacen con una flor en el culo pero nunca seguirán en una misma pradera o en un mar de rosas si pretenden que todo le caiga del cielo. Hay que seguir esforzándose día a día y cruzar diferentes caminos porque no sabemos cuál de ellos será en el que nos quedaremos de forma definitiva.
    Aunque a veces nademos entre agresivas olas, después de la tormenta llega la calma. Todo lo que prende se termina convirtiendo en cenizas pero la llama que vamos alimentando, paulatinamente en nuestro interior, siempre permanecerá. No dejes de nutrirla corazón ;)
    Ya sabes que aquí estamos para lo bueno pero, sobre todo, para lo malo.
    ¡Un besazo guapísima!

    Etérea

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que comparto algo contigo y es la pasión/amor por el cine francés. Me parece que hacen unas producciones para quitarse el sombrero, de una calidad y originalidad admirables (Y poco reconocidas). Y como ésta no me la he visto, va derechita a mi lista de películas pendientes de ver. Sí sí, yo por listas que nunca quede.

    Tiene pinta de ir a conmoverme y afectarme mucho, no sé si en un buen sentido o malo, pero que me apetece cosa loca descubrirlo. Si tú lloraste a saber cómo acabaré yo, a lo mejor tengo el alma en un puño y me pillo una depresión de caballo de la que luego te haré responsable, por recomendarme películas que logran alcanzarme la patata (Que es difícil, lo reconozco, de ahí que cuando lo consiguen sea un triunfo). Me fascinan las historias de superación, del fracaso, de los sueños rotos... y si es de humor que sea inteligente, que las americanadas llega un punto en que me saben a más de lo mismo.

    ¿La familia Bélier? ¿Pequeñas mentiras sin importancia? ¿Salir del armario? En serio, el cine francés es mi debilidad. Mil recomendaciones.

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    No conocía esta película, ni me sonaba. Las pelis que he visto francesas han sido casi por casualidad pero sí que es cierto que muchas veces el cine francés tiene un toque muy agradable, familiar, no sé como decirlo. Quizás eso que dices de que es como un abrazo, no lo sé.
    Y sí, ojalá fueramos capaces de parar, pensar y dar marcha atrás para cambiar lo que no nos hace felices. Qué dificil es hacer eso muchas veces por pensar de más. "Y si me equivoco? y si estoy peor que antes?".
    Me la apunto!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Tiene bastante buena pinta esta pelicula! Si es que no solo de Hollywood vive el espectador! Hay películas europeas que están bastante bien (y otras bastante mal, como las de Antena 3 a las 15:00 xDD).

    Me gusta mucho lo que dices de la pelicula y entiendo eso de sentirse estancado. Yo seguí la norma establecida de estudiar, aprobar y sacarme una carrera y aquí estoy, con 30 años y en el paro desde que salí de ella. De hecho, me puse a estudiar otras cosas para no ser una "ni ni" y estoy ya más que harta de estudiar y no conseguir nada >__< y es que no te llaman para ningún trabajo porque hay mucha gente en la misma situación. Un ascote xD

    Debería verla a ver si también me sirve de autoayuda como a ti xD

    ResponderEliminar
  10. Sinceramente, envidio mucho cómo escribes.

    Tras esto, gracias por la reseña. Porque has dicho algo sobre el cine francés que siempre he creído y es, justamente, esa delicadeza con que hacen las películas. De hecho, tienen muy buenas comedias.

    Esta película precisamente no la he visto, pero tomo nota de ella y espero ponerle remedio pronto.

    Por cierto, ahora que ya estoy de vuelta pero estoy en plan desastrosa y no tengo ganas de responder comentarios en el blog (no por nada, sino porque llevo un atraso tan grande que la pereza me puede), vengo a contestarte algunas cosillas que me dijiste en algún post (que ya ni recordarás, pero las he leído hace poco y digo, bueno, no vamos a ser grosera:

    - La camiseta de Stradivarius es una M y sí, como tú dices, tiene una forma extraña. Yo también me veo aún más ancha con ella, pero en entretiempo se puede disimular con rebecas (mi trauma llega ahora, con este calorazo tan mezquino...)

    - Las fundas de nórdicos de Primark a mi cama no le van. Sólo que me gustan tanto que las uso como (¿cómo decirlo?) ¿adorno de cama? xDD Es decir, no meto el edredón en la funda, sino que la pongo encima. Sin más. A las almohadas les van bien, al menos... jajaja

    No sé si me dejo algo pero, de ser así, quizá algún día aparezca entre mis propios comentarios xDD

    ¡Un besazooo!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.