Reseña: ‘Crenshaw. El gato invisible’, Katherine Applegate

By | 10:09 11 comments
Portada
A las 60 páginas no aguantaba más al niño ni al gato.

Y no es que me esté haciendo mayor, es que simplemente, me ponían de los pelos tanto la actitud del uno como del otro.

El protagonista quiere ser científico y todo se basa en la ciencia, en los datos. Ese niño no es ni medio normal, no porqué le guste la ciencia, sino porqué tiene una obsesión con ello. Y como tal me parece que 1) por su actitud es más un adulto y 2) es un odioso sabelotodo prepotente.

Pero ¿de qué va el tinglado?

Jackson y su familia pasan tiempos difíciles: no tienen más dinero para el alquiler. Y tampoco les queda mucha comida. Sus padres, su hermana y su perro volverán a vivir en una furgoneta. Otra vez. Crenshaw es un gato. Él es grande, abierto y es imaginario. Ha regresado a la vida de Jackson para ayudarlo. Pero ¿es suficiente un amigo imaginario para salvar a esta familia de perderlo todo?
‘-¿Qué debería decir? –Me pregunté tanto a mi mismo como a Crenshaw.
-Dile la verdad a la persona que más importa –contestó él-. Tú.’
Crenshaw aparece y desaparece cuando Jackson tiene problemas y al estar narrado en primera persona, se puede vislumbrar medianamente lo que le pasa al peque por la cabecilla. Y es cierto: cuando un niño tiene un amigo imaginario es que algo le pasa. Al escribir estas líneas me acuerdo de un famoso anuncio de coche en el que un niño ata el cinturón a su amigo invisible y su padre lo ve tan normal. Se queda tan pichi. Chaval, a tu hijo le pasa algo y te importa un pito. Pues esto más o menos lo mismo, solo que los padres no lo saben ver o no quieren verlo.

La primera vez que Crenshaw aparece es cuándo el protagonista y su familia las están pasando canutas viviendo en una furgoneta y vuelve a aparecer cuando vuelven a estar en bancarrota y tienen que vender todas sus cosas. Por eso digo que un amigo invisible debería ser el primer indicio de alerta de que algo falla en un peque. Tampoco me creo que los padres pasen tanto de sus hijos, para no ver siquiera que el protagonista se comporta de forma extraña. ¿Dónde tienen los ojos esos padres? Crenshaw desaparece cuando Jackson empieza a sentirse menos solo.
‘-Antes eras más rápido –le señalé.
-Antes era más pequeño. –Se lamió la pata.
-Iba a preguntarte porqué eres tan grande ahora. No eras así cuando yo tenía siete años.
-Ahora necesitas un amigo más grande –contestó Crenshaw.’ (p.219)
Los padres de Jackson pese a trabajar la madre (el padre tiene esclerosis múltiple, una enfermedad que no se lo permite y de la que tampoco se habla el el libro, porqué a la autora le debe dar todo igual) no llegan a pagarlo todo. Esto es creíble debido a la crisis económica. Es el pan de cada día para muchas familias. Pero aquí hay un problema real. Al personaje principal al gustarle tanto la ciencia nos habla de hechos, pero en ningún momento de sentimientos. Crenshaw hará ver a Jackson como gestionar lo que está pasando. De hecho si Jackson coge y decide contarle a sus padres como se siente, este libro tendría no más de 4 páginas. Pero vamos a hacerlo complejo, venga. ¿Cómo educan a un chaval para que le sea incapaz de hablar con sus propios padres de lo que siente? Es más, ¿cómo esos padres parecen pasar de todo y ni darse cuenta que sus dos hijos no están bien?
Permítanme hacer un inciso antes de que algún iluminado se me eche encima diciendo que ‘esto es un problema normal’.

Gato
Leyendo el estudio de ‘Imaginary companions and peer acceptance’ de Tracy R.Gleason (profesora de psicología que tiene varias investigaciones sobre las relaciones de niños preescolares y
compañeros imaginarios, algo que de un tiempo a esta parte, no es que haya abundancia en dicho campo). Gleason nos dice en su estudio que ‘llama la atención sobre las diferencias entre el objeto personificado y sus compañeros imaginarios invisibles, y sobre la cognición social subyacente que puede estar involucrada en su creación, en gran medida como resultado de las nominaciones negativas’. Traducido: los AI (Amigos Invisibles) tienen relación con situaciones negativas. Otro estudio publicado en la ‘American Psychological Association’ titulado ‘Imaginary companions of preschool children’, de Gleason junto con Anne M. Sebanc y Willard W. Hartup afirma que ‘a menudo se consideraba que los amigos invisibles satisfacían la necesidad de una relación’ y que ‘los niños con compañeros imaginarios tenían más probabilidades de ser primogénitos y solo niños’. He citado solo dos estudios, pero en el final de esta reseña –apartado ‘Fuentes’, les voy a dejar algunos más por si quieren saciar su curiosidad.

La novela está separada en tres partes diferenciadas del libro preferido del protagonista titulado: ‘Un agujero para cavar’. Tampoco se sabe mucho de dicho libro, así que el lector no llega a entender nunca el porqué de esa nomenclatura en la separación de capítulos. A partir de la página 125 (o sea, de la mitad) mejora. Mejora al nivel de ‘ya no me echo una siesta, sino que puedo mantener un ojo abierto mientras lo leo’. Vamos, que tampoco mucho.
En la página 49 hay una frase sin sentido, que tela:
‘Tuve claro que mis padres no lo que querían darme respuestas serias’.
Se supone que es un libro para lectores a partir de 12 años que son esponjas y están aprendiendo a construir frases gramaticalmente. No sé como a la editorial se le puede haber pasado esto por alto, porqué a servidora, le sangran los ojos. Que esto debería estar revisado, leches. Que los libros no son baratos, precisamente y qué menos que estén corregidos.

Lo bueno de este producto es que hace ver que siempre hay gente que está peor que usted o que yo.  Que hay que estar agradecido de lo que se tiene y disfrutarlo, porqué todo es efímero.
‘-Y no hacen nada más?
-No es poco. Los amigos imaginarios son como los libros. Nos crean, nos manosean, nos disfrutan, y después nos guardan hasta que nos vuelven a necesitar’.
Patitas de gato
Algo que no me ha gustado un pelo es que el padre llame ‘colega’ a su hijo. Con la hermana de Jackson, Robin, no lo hace, entonces, porqué lo de ‘colega’ lo aplica solo al sexo masculino? Lo menos machista es que se refiriese a Robin también como ‘colega’ y no como ‘hija’. De todas formas, referirte así a tu hijo me parece cuanto menos burdo. Eres su padre, no un colega o un amiguete. Es una falta total de madurez y de responsabilidad, porqué los críos el lenguaje y las diferencias es lo primero que aprenden.

El libro viene a decir que los niños no son tontos y que se enteran de las cosas. Vamos, que hay que explicarles las situaciones difíciles también. Les acabo de ahorrar leerlo. ¿De verdad hay alguien que haya tenido hijos (o no) que no sepa esto? Mejor ni pregunto, que haberlos habrán.
Mira, no lo sabemos todo. (…) ¿Porqué quieres entenderlo todo, Jackson? A mi me gusta o saberlo todo. Hace que las cosas me resulten más interesantes. (Marisol, la amiga del protagonista sobre la obsesión que este tiene con los datos.)
Se compone de sub capítulos cortos y con frases simples. Y aunque está recomendado para churumbeles de más de 12 años (sí, a esa edad siguen siendo churumbeles y lo serán toda la vida, que para eso los hemos parido nosotras) lo puede leer cualquier lector de cualquier edad.

Es un libro que expone la mierdicidad desde los ojos de un niño. Sin embargo, el final, aunque con su toque de magia, es precipitado, y si una hace un recordatorio de lo que ha sido la lectura en si, puedo decir que más bien me ha parecido un relato superficial de las penas y la soledad de un infante. De hecho, no aporta mucho más en sus páginas que lo que les he contado en párrafos anteriores. El punto positivo, es que está muy bien maquetado y que la edición es una preciosidad.

Pero ya saben, bonito
Gato gordo y peludo
por fuera, prescindible por dentro.
Ganas de leer ‘El único e incomparable Iván’, también de la misma autora, a ver si mejora el asunto.
‘Ese mismo día, la señorita Malone nos dijo otra cosa sobre los murciélagos. Dijo que a veces se preguntaba si quizás los murciélagos eran mejores humanos que los propios seres humanos.’
El final es mágico en sentido literal. En un ¡plop! los padres ya tienen trabajo y todo vuelve a la normalidad. ¿Qué me estás contando? El tema de no tener trabajo, y el quedarse sin hogar es lo suficientemente serio como para tratarlo con tal parsimonia. Partamos de que el cuento habla sobre la pobreza y la vista a los ojos de un niño.

Si se resume en esta frase, el contexto cambia. De hecho, el amigo imaginario tampoco es que aporte, no ayuda al crío. Está ahí, a veces hace cosas raras y ya está.

Otro problema que se desprende de este libro es que no se siente la angustia como tal de una situación que lo es, a la par que desesperante. Es aburrido, no tiene desarrollo y pese a que el planteamiento es bueno (gato imaginario, niño encerrado en si mismo, dificultades económicas y familiares) todo pasa como quién oye llover. Lo venden como una historia mágica e inolvidable sobre la familia, la amistad y la resistencia. Sobre la resistencia, sí. Pero sobre la amistad y la familia deja mucho que desear.

Lo único bonito es la portada, porqué por dentro es triste. Emocionalmente pesado, pero ese peso, se pasa superficialmente. No creo que sea un libro para niños, aunque la editorial lo venda como lo contrario. El gato parlante eclipsa el verdadero problema de la historia: un tema complejo que se trata con nimiedad. Sinceramente, creo que las personas que estén pasando por una situación tan desesperada, este libro les va a poner de muy mala leche.

2/5
★★★
Imágenes:  We heart it, casadellibro
Fuentes:
- Gleason, T. R., Sebanc, A. M., & Hartup, W. W. (2000). Imaginary companions of preschool children. Developmental Psychology, 36(4), 419-428.
- Gleason, T. R. (2004). Imaginary companions and peer acceptance. International Journal of Behavoral Development. 28(3), 204-209.
- Acredolo, L. , Goodwyn, S. , & Fulmer, A. (1995, April). Why some children create imaginary companions: Clues from infant and toddler play preferences . Poster presented at the biennial meetings of the Society for Research in Child Development, Indianapolis,
-Bender, L. , & Vogel, F. (1941). Imaginary companions of children . American Journal of Orthopsychiatry, 11,56–65
-Harter, S. , & Chao, C. (1992). The role of competence in children’s creation of imaginary friends . Merrill-Palmer Quarterly, 38, 350–363
-Manosevitz, M. , Prentice, N. , & Wilson, F. (1973). Individual and family correlates of imaginary companions in preschool children . Developmental Psychology, 8, 72–79
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

11 comentarios:

  1. ¡Hola guapa!
    Pues esta es de esas novelas que dejo eternamente pendientes de leer pero por ahí anda, no esperaba tampoco que me fuera a volver loca pero después de leerte no sé siquiera si la llegaré a disfrutar... soy una amante empedernida de los gatos pero cuando se trata de historias juveniles contadas por un niño es bastante "fácil" que tiren por lo fácil y se pierda toda la empatía o simpatía que pudieras sentir por su protagonista o su amigo invisible. Que para mí sería esencial, sentir ese mal cuerpo, ese cariño por el niño y pesar por todo lo que está viviendo. Me rabia ver que en tu caso no ha sido así. Y... sí, la portada es preciosa, pero si esa es la mejor parte entonces apaga y vámonos.
    He oído hablar bastante bien de la anterior obra de la autora, a lo mejor me anime antes con esa a ver si es verdad que vale la pena o directamente no es mi estilo de narración.

    ¡Un abrazote!

    ResponderEliminar
  2. hola! hemos de decirte que tu fantastica reseña es lo mejor, porque obvio el libro no!! por todo lo comentado, frases mal construida , personajes odiosos o casi tarados, noooo! olvidable, nos quedamos con las fotos de los mininos que son preciosos y a luces inteligentes a cascoporro!! como dices tu, gracias, saludosbuhos y buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía :/ vaya chasco te has llevado con el libro... Quizás por el hecho de que es para niños no han querido profundizar en una trama más amarga y tratar los temas con la seriedad que se merece pero por lo que veo eso ha llevado a una historia vacía y sin sentido :/ que mal...

    Lo de los amigos imaginarios es un tema difícil y seguro que hay muchos padres que serán como lo de ese libro, se reirán o lo tomarán como algo de niños cuando evidentemente hay mucho trasfondo detrás y hay algo que no está funcionando bien. Nadie imaginaría amigos si no se sintiera solo o fuera capaz de manejar sus emociones... Esto es algo que podrían haber tratado en el libro pero, ya vemos que no xD

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Genial reseña.
    Es un libro que he visto mucho y de hecho lo tenía pendiente, igual que El único e incomparable Iván. Me parece que trata temas muy serios y si, como dices, se toca todo de forma superficial, pues vaya lata. Además, al final lo de que los padres consigan trabajo como por arte de magia y ale, todo vuelta a la normalidad... en fin, no se, me parece que debería haber tenido una reflexión.
    Vamos, ya veo que si lo leo no puedo llevar las expectativas por las nubes porque todo el mundo decía que era super profundo y no se qué... y veo que tampoco es para tanto. Por cierto, muy fan de la primera frase que ya deja claro cómo va a ser la reseña jajajajaja xD

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Perdona, que ahora la que he estado (y estoy) unos días ausente soy yo.
    Qué lástima, ¿no? Desde luego, por lo que cuentas, no creo yo tampoco que sea para niños, sino para adultos, Y claro, te tiene que entrar por buen ojo esta parejita...
    Ya lo siento. Yo, a pesar de tan bonita portada, no me animo. SI no me atrae lo de dentro, prefiero comprarme un cuadro, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola corasau!!

    La verdad es que la portada es una monada y la premisa inicial perfecta para tratar con niños, así que me ha dado mucha rabia que un tema así pierda toda la emoción convirtiéndose en una lectura aburrida. Si te ha aburrido a ti, no me quiero imaginar a un niño de 12 años.

    Coincido totalmente contigo en que está muy mal llevado el cómo tratan los padres el tema del amigo invisible...Es obvio que hay algún tipo de carencia emocional, no sé si la autora quería normalizar una situación así...pero ha patinado un poco.
    Yo en la carrera no toqué este tema así que tus referencias (siempre fantásticas por cómo te documentas) me han venido de perlas para ponerme al día jajaja Lo de colega tampoco me mola...Ña, segundo patinazo. Esta mujer se puede montar una pista de hielo a este paso!! jajaja

    La verdad es que no sé si sería un libro que leería, pero viendo que falta emoción y buen desarrollo tampoco me lanzo.

    A ver si el otro libro de la autora te quita este regusto amargo guapa ;)

    Besotes gordos y sonoros

    ResponderEliminar
  7. OMG! jajajaja Estoy que me muero de risa!
    Hola bella! Me alegro mucho de que volvieras porque eso significa que ya puedo regresar a leerte con mi tecito habitual. (Que por cierto ahora se me paso de azucar)
    Le tenía tantas ganas a este libro hace mil años y con esa portada cute dije: es para mi! Pero lo vengo postergando no se porque y al final no lo pedí.
    Resulta entonces que viendo como ha terminado tu reseña, quizas mejor no lo leo jaja
    Me he muerto de risa con lo del pibe, el gato y el auto jajaja
    Por favor, no dejes de hacer reseñas así aunque haya subnormales que vengan a tocarte los cojones (me encanta ponerme a hablar en este tono y con ese lenguaje aunque soy de Argentina jaja)
    De verdad que se te extrañan las reseñas! ♥ Amé todo. Besote y nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Hola IRis! Esto es un zasca tras zasca, estás que te sales últimamente jajaj!
    PAra ser un libro infantil, la temática no es la freceunte y menos si al final queda tan superficial, con esa falta de sentimientos a lo mejor no ha querido meterse en demasiados charcos y ha quedado esta cosa. D:

    por mi parte, no lo conocía y con tu reseña menos ganas todavía de catarlo.

    besos¡

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Iris corazón! ♥

    Como ya te he dicho, yo no me doy por vencida y más si se trata de tu blog, porque Blogger me p**** hasta los sinfines, pero yo no me canso. Así que aquí estoy de vuelta para dejarte el comentario que, nuestro querido servidor, decidió comerse.

    Como ya te he comentado en privado, me parece bastante mal que se trate un tema tan importante como es el miedo que siente un niño en X situaciones, como si de comer plátanos se tratara. Obviamente cuando un niño siente la necesidad de crear algo con su pequeña mente, es porque algo no va bien, tiene una carencia, miedo a algo, en fin... Un sinfín de posibilidades nada buenas. ¡HACEDLE CASO, SEÑORES! Vaya padres, leñes.

    Y el caso del padre es... En fin, no creo que una enfermedad deba citarse y ale, tan pancho te quedas. Qué menos que dedicarle un par de líneas breves y decir: pues esta enfermedad consiste en... Qué menos, eh. No sé, no todo el mundo nace con un máster en ciencias de la salud y sabe qué es. Vale que los curiosos acabarán por buscarla, pero como escritor/a, facilita las cosas, que ya que haces un truño de libro, no te cuesta escribir 3 líneas más que al menos te hagan parecer... Inteligente.

    En general, creo que no será un libro que acabe leyendo, sobre todo por el hecho del final rápido. Que se pueda resumir en: crisis familiar, amigo imaginario, resolución rápida de la crisis y adiós problemas... Uf, no me llama nada. Y como ya te he comentado, en Mi planta de naranja lima eso no pasa. Se lo curran más, eh. Te meten de lleno en el contexto histórico del Brasil de la época desde la inocente perspectiva de un niño, pero que a la vez consigue que entiendas que es una situación complicada. No sé, me encanta y espero que si lo lees te encante a ti también.

    Así pueeeeees... Me voy callando ya, que soy una pesada, pero tenía muchas ganas de escribirte/leerte y que no se haya publicado el comentario no ha sido ningún problema para reescribirlo, obviamente. Yo encantada, cada vez que falle, lo envío de nuevo con todo mi cariño.

    Un beso enorme y nos leemos, bonita! ♥ PD: gracias por ser siempre tan sincera, no sé si lo sabes pero ayudas a mucha gente a que no te pinten una mierda de color rosita, y que cuando la cojas te queme las manos por el truñito que acabas de pillar. GRACIAS. :) Más gente como tú.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Hola, Iris!!

    Pues va parrafada de comentario, porque con esta reseña has tocado un montón de temas que me interesan.

    En primer lugar, ¿es este un libro para niños? Bien, tengo la sensación de que la editorial lo ha categorizado así porque el protagonista es un niño, y por su portada. Ya está. Ni nos hemos fijado en el contenido, pero hay un amigo imaginario y un niño, o sea que un libro para niños. Aunque vaya a costar entenderlo con esa edad, les debe de dar igual. De todos modos, esto de las edades es muy relativo. Yo empecé a leer los libros etiquetados como "a partir de 12 años" a los 8-9, y sin ningún problema. Otra gente tardó bastante más.

    La verdad es que con el tema del amigo imaginario he flipado muchísimo este año, cuando la profe de Psicología Médica, dando el tema de desarrollo cognitivo, habló del amigo imaginario y dijo que no era algo normal, aunque tampoco claramente patológico. Y es que yo tuve amigos imaginarios, y no uno, si no varios, con nombre y todo, y mi familia siempre, supongo que con la mejor de las intenciones, me siguió el rollo hasta que desaparecieron. Supongo que algo tiene que ver con el hecho de que fuese una niña un tanto "rarita" (no engañemos a nadie, sigo siendo rarita).

    Respecto a todo lo demás, me había parecido una temática muy interesante, hasta que comentaste lo de la falta de sentimientos. Y es que yo no sé qué obsesión tienen con pintar a los niños con intereses fuera de lo común (la ciencia) como niños fríos que no sienten nada. Y con tratar temas serios de forma superficial, que a los 12 años muchos críos ya están preparados para entender todo lo que comporta ser pobre y quedarse sin un techo.

    En fin, no creo que lea este libro, pero espero que los demás de la autora mejoren y te gusten más que este. ¡Gracias por la reseña! ¡¡Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, guapísima! ^^

    ¡Al día! ¡Estoy al día! ^^ *Aplausos* jajajajaja Vale, pues así para empezar creía que este libro sería de los que valen la pena. Sí, básicamente porque la portada me ha parecido bonita y ya sabes que otra cosa no, pero superficial con estos temas soy un rato xD Eso sí, he empezado a flipar cuando has dicho que al niño le mola ir de sabelotodo. Vamos a ver, todo el mundo ha ido a clase con la típica persona repelente que todo lo sabe y bla-bla-bla. Sí, esas que a mí, personalmente, me ponían un poco de mala hostia, porque una cosa es saber cosas y otra muy diferente pedorrearse de que hay gente que no está a su nivel. Pero eso es otro tema y no quiero enervarme xD
    A lo que iba. No concibo que un niño de 12 años sea así. A lo mejor el problema es que la autora no supo construir el personaje y se le fue de las manos dándole una personalidad adulta. No sé. En cualquier caso, el fallo más gordo es el de los amigos imaginarios. Si te soy sincera, ahora mismo no recuerdo que nos hayan hablado mucho del tema en clase. Sí que me suena que en psicología evolutiva se tocó el asunto, pero si dijera algo ahora mismo la cagaría, así que tendría que revisar. Pero vamos, que me quiero leer los artículos que compartes porque, jolín, es una pasada lo mucho que te lo curras ^^
    Más cositas. El término "colega" no me gusta. No me gusta nada. De hecho, me acuerdo que cuando era pequeña uno de los padres de mis compañeros del cole siempre llamaba "amigo" a los chicos y a nosotras, como mucho, nos decía "corazón". Como yo desde pequeña tenía ya la mala hostia bien forjada, le contestaba "a mí llámame Carme". Todo eso roja de vergüenza, pero vamos, que me parecía denigrante. En fin. Paro de contarte mi vida. Seguimos. No voy a leer el libro. Es que no me llama la atención y tiene muchos puntos negativos. Puntos como que no me parece ni medio normal que pongan frases sin ningún puñetero sentido. Joder, ¿y cómo se supone que aprenden? Que, a todo esto, mi hermano tiene 14 años, se lee esto y se echa a llorar. Ya es difícil hacer que lean como para que les des algo así. Nada, nada. Pasando.
    Poquito más que decir. Como siempre, me encanta tu reseña y sí, sí, las cosas como son, si el libro se resume en media línea y no es más que un cúmulo de páginas para engrosas la novela, se dice y punto.
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravillosísimo fin de semana, guapa! ^^

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.