Crítica: ‘Un paseo por el bosque’

By | 11:41 2 comments


Basada en el libro de Bill Bryson ‘Un paseo por el bosque’ ( ‘A Walk in the Woods’) es de esas películas buenas pero de proyección efímera, que duran como máximo tres semanas en cartelera, tirando largo. Con un reparto de lujo como Robert Redford, Emma Thompson y  Nick Nolte es de esos films que da gusto ver y que además una lo pasas bien gracias a las entrañables y esperpénticas situaciones a las que someten a los dos protagonistas.

Bill Bryson (Robert Redford) es un escritor de guías de viaje venido a menos que lejos de querer jubilarse, decide vivir una última gran aventura. Y no se le ocurre nada menor que hacer el sendero de los Apalaches (3.500 kilómetros a pata) para recordar viejos tiempos y demostrarse a sí mismo que todavía le queda mucho que vivir. Algo a lo que su mujer Catherine (Emma Thompson) se opone a nos ser que éste vaya acompañado. En la búsqueda del compañero de viaje, topa con Stephen Katz (Nick Nolte) el único al que no ha llamado por teléfono y que decide vivir con él la aventura senderista por en medio del bosque.

Los dos con achaques, y uno con una pierna de titanio y teniendo que comer cada hora para no desplomarse. Con esta alentadora premisa se embarcan en lo que será una de las aventuras más bonitas de la tercera edad. En esta película los protagonistas se encontrarán con frikis locas que no callan ni bajo agua como Mary Ellen (Kristen Schaal), hombres jóvenes y musculados que cruzan ríos con la misma facilidad con la que respiran. Pero sobre todo, el peso de la película se lo lleva Nick Nolte que es el espíritu del film con su lenguaje vulgar, tosco y su perspectiva de la vida. Mary Steenburgen actriz que vimos en ‘La proposición’ (2009) ocupa un papel de florero como jefa de un Motel.  Atención al gag de la cama o a la liana que hacen con pantalones. Como cuenta, el director Ken Kwapis, en una entrevista a EFE, publicada el día 10 de diciembre
‘Son dos de los más grandes actores, con muchos años de experiencia. Llevan más de medio siglo en la gran pantalla. Fue maravilloso verles actuar. (…) Va del punto A al punto B, no es una historia complicada. No está llena de acción. Sabía que solo resultaría bien si conseguía que el espectador se implicara con estos dos hombres mayores. (…) Tenía que reflejar el hecho de que su vida ya tiene límites, que no tienen un largo futuro por delante.’
Nolte y Redford en una escena dramática. Photo by Frank Masi, SMPSP - © Broad Green Pictures

Algunos críticos profesionales han tachado la película de ‘guión excesivamente amable y tópico’. Puede, pero eso no quita que no sea una gran película. Tanto Redford como Nolte son dos grandes monstruos de la actuación y verlos juntos es todo un deleite, porqué conforman una pareja con química que todavía tiene mucho que aportar al mundo del cine. No entiendo a los críticos que dicen que no es una gran película, es una película para disfrutar, para gozar del cine y eso en los tiempos que corren ya es mucho. Sí que es blanda, como ‘El Exótico Hotel Marigold’, pero a una peli de jubilados no le vas a poner la acción de ‘Fast and Furious’ vamos, digo. Es una película que genera buen rollo al 100%, cercana a ‘Pride’ (‘Orgullo’). Así que si le gustan las pelis mencionadas, de buen seguro, le gustará esta. Se les coge cariño a los personajes, una acaba riendo con ellos, y da a entender que la mejor aventura de todas es la propia vida. Como decía Agatha Christie
‘Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.’
Este es un film para pasar un buen rato en el cine, para deleitarse con una propuesta emotiva y encantadora, y así mismo disfrutar de las interpretaciones de estos dos titanes, amenizadas con el segundo plano de Thompson y Steenburgen.  El guión, contiene en ciertos momentos toques de mala uva que oscilan entre el cinismo y el humor negro. Supongo que esto tendrá que ver con la cercanía de la muerte y que la vejez, pero sobretodo la experiencia acumulada durante los años hace ver la vida de una forma distinta. La otra parte de los toques de humor vienen dados por sí solos. El carácter de los dos personajes principales, Bill y Stephen, al se totalmente antagónicos hace que la confrontación, a modo de chungueo cariñoso, esté servida.

Stephen Katz  (Nick Nolte) y  Bill Bryson (Robert Redford) intentando desmontar las tiendas de campaña. Photo by Frank Masi, SMPSP - © Broad Green Pictures

La película no pretende ser una obra maestra, y es precisamente esa humildad la que hace que el espectador reconozca el trabajo que hay detrás, porqué lo afable entra mejor que lo ufano. Esa premisa de no pretender más de lo que es, sino un film para pasarlo muy bien, reír a carcajadas y salir nuevo y relajado de la sala, mientras el guión de Michael Arndt, hace el resto, ridiculizando con simpatía a los dos protagonistas y manteniendo el ritmo y el tono de comedia hasta el final sin hacerse pesado, dejando espacio para algunos momentos de reflexión sobre la vida, la muerte, la amistad y el sentido de la naturaleza.  Por ese motivo opino que no hay que dejar nunca que los críticos, a los que las empresas pagan para utilizar la pulla y el escarnio –para así vender más-  sobre producciones, que a menudo, no merecen tal consideración impidan disfrutar de una buena película como la que nos ocupa. El público en ese aspecto fue claro: la sala era una nube de carcajadas continuas. Para mí, eso es la mejor valoración que pueden hacer de un film.

Una delicia de la que Redford es el culpable y también el productor. En principio, se compraron los derechos del libro ‘A Walk in the Woods’ en 1998, para poder llevarlo a la gran pantalla. Era un proyecto en equipo de Robert Redford y Paul Newman, e iba a ser la tercera vez que trabajaban juntos. Pero, como acostumbra a ocurrir en toda gran película, los obstáculos hicieron imposible que se estrenase hasta este mes de diciembre. El deterioro de salud de Newman, al que estaba destinado el papel de Stephen Katz,  y su posterior muerte en 2008, dejaron a Redford en la encrucijada de buscar sustituto para tirarlo adelante. Como cuenta el director, en una entrevista al portal sensacine publicada el 11 de diciembre:
‘Con todos mis respetos hacia Paul Newman, que probablemente haya sido uno de los mejores actores de la Historia del Cine, ahora es a mí a quien le resulta complicado imaginarse a otro actor en ese rol que Nick Nolte. De hecho, creo que nació para el papel.’
Ken Kwapis, director
Perdidos en medio de una tormenta de nieve. Photo by Frank Masi, SMPSP - © Broad Green Pictures

Finalmente el elenco de la película ha incluido tres ganadores al Oscar:  Robert Redford, Emma Thompson y Mary Steenburgen; y uno nominado: Nick Nolte. Para la dirección contactaron con Larry Charles y Richard Linklater pero ambos desecharon la idea, así que la dirección recayó finalmente en  Ken Kwapis, el mismo que nos trajo las maravillosas e hilarantes ‘Hasta que el cura nos separe’ (2007), ‘Qué les pasa a los hombres’ (2009) y ‘Una aventura extraordinaria’ (2012).  Como cuenta el propio Kwpis (fuente, ídem)
Ya hubo varios directores que con anterioridad habían sido candidatos; pero cuando me reuní con Robert Redford creo que entendió mi visión y, sobre todo, la habilidad que he demostrado con anterioridad para navegar entre el drama y la comedia, que él consideraba clave para la viabilidad de la película. Y además pienso que le gustó mi ultimo trabajo en el celuloide, Una aventura extraordinaria (Big Miracle), que narra la odisea real de las ballenas atrapadas en el hielo en Alaska a finales de los 80 y el esfuerzo de tantas personas por salvarles la vida. Pienso que valoró de manera especial la manera en que la naturaleza se convertía en un personaje clave de la historia (tanto o más que las personas involucradas).
Uno de los puntos fuertes de la película a parte de su guión es el deleite que supone para la vista los paisajes naturales, en parte gracias a la fotografía de John Bailey, con todo ese verde brillando ante los ojos, sin CGI, solo naturaleza. La BSO de Nathan Larson lo complementa .

  Bryson (Redford) intentando asustar a los osos pardos. Photo by Frank Masi, SMPSP - © Broad Green Pictures

Esta es  segunda película en la que Nick Nolte y Robert Redford coinciden, puesto que previamente habían compartido trabajo en ‘Pacto de silencio’ (‘The Company You Keep’ (2012)). En esta película Redford tiene 79 años y Nolte 74. Y sí, están en muy buena forma.  Aunque los protagonistas del libro real tenían 44 años cuando decidieron hacer el camino de los Apalaches, que se extiende desde Georgia hasta Maine a través de 14 estados (se conserva gracias a la Appalachian Trail Conservancy).

También hay alguna metida de pata, como que después de tres meses dándole a las patas, las mochilas todavía parezcan nuevas y ambos protagonistas no hayan perdido peso –ni siquiera les haya crecido el pelo y la barba-. Aunque también aprovecho para decir que los cambios bruscos en el cuerpo a cierta edad no son nada beneficiosos para la salud, así que está plenamente justificado. Lo que no cuela es que en abril el aeropuerto de New Hampshire los árboles tengan las hojas intactas, por lo que supongo que esa escena se habrá filmado en verano. Algo que encontré muy divertido es que las marcas de sudor de Nolte cambian mágicamente de forma en la escena de el alquiler de vehículos. Decir también que en esa región los únicos que viven son osos negros, así que encontrarse a dos osos pardos, como les pasa a los protagonistas no deja de ser algo perturbador. 

En la escena final, se muestran unas tarjetas postales que datan de 2005. La caminata real tuvo lugar en 1990, sin embargo, el motel en el que se asientan pone ‘fundado en 1931’ y la propietaria les dice a que este negocio ha pertenecido a su familia durante 83 años. Además, la canción 'Get Lucky' del grupo 'Draft Punk' (Get Loki, para las fans de Tom Hiddleston), que canta el personaje de Mary Ellen,  no salió a la venta hasta en año 2013.

Con un presupuesto de 29.467.855 dólares y recuperados en el primer fin de semana de estreno 8.400.000, la película es una road movie sobre la amistad y la vejez.  Rodada entre Carolina del Norte, Fredericksburg (Pennsylvania), Fontana Dam (Carolina del Norte), Buford (Georgia), Sharon (Connecticut y el paisaje de detrás del póster de la película fotografiado en McAfee Knob (Virginia).

Bryson (Robert Redford) y Catherine Bryson (Emma Thompson) esperando en el aeropuerto. Photo by Frank Masi, SMPSP. © Broad Green Pictures

Se utilizaron las cámaras Arri Alexa, Panavision Primo Lenses, Panasonic Lumix G DMC-GH4 y  Panavision Panaflex Millennium XL2 –para saber para qué sirve cada una de ellas, pueden consultar artículos anteriores- y se mezcló todo en el laboratorio FotoKem en Burbank (California).

Es de esas películas en la que el espectador cree que acabará como toda buena película de humor y superación que se precie, pero no, el director –y supongo que también el libro- ha cortado justo en el momento oportuno, sin melodramatismos ni despedidas lacrimógenas. Es genial que no terminasen el camino, mostrando que los protagonistas son humanos y no súper héroes. Como dice el refrán, bien está lo que bien acaba. Y esta producción, delicada y deliciosa como es, no podría haberme dejado mejor sabor de boca. Estoy segura que pasará completamente desapercibida en plena cartelera de blockbusters con alto presupuesto. Pero es una joyita imprescindible para los tiempos de desasosiego que corren. Pese a ello, dicen que el libro es aun mejor, así que ya sé cuál va a ser mi próxima lectura.

Dicho esto, no es una película para aquellos que busquen emociones fuertes o tensión. Es una buena película para toda la familia, completamente alejada de las grandes superproducciones, que sin hacer mucho ruido, se ha estrenado en los cines. Así que si te gustan los disparos, matanzas, violencia, fuegos artificiales, diálogos absurdos, falta de guión, coches, y demás pirotecnia de lo que abunda en cartelera, esta película no es para ti. Porqué esta es una comedia que sobretodo, tiene corazón. Un film que amarán los amantes de la naturaleza y del senderismo, y que dieron ganas a quién escribe estas líneas de ir a Estados Unidos y hacer el sendero de los Apalaches. Decididamente, seguiré sin entender como siendo como es la película, es decir, preciosa y dulce pueden lloverle tantas críticas de los ‘profesionales’ –lo pongo entre comillas con intención-.

Una producción que es estimulante, reflexiva, y que esconde un relato profundo sobre, el símil del camino de la vida, con sus baches, subidas, bajadas, cuestas, alegrías y tristezas. Una película como la vida misma.




4/5
★★★★
Ver tráiler 




Web oficial: http://www.walkinthewoodsmovie.com/, https://www.facebook.com/AWalkintheWoodsMovie/
Fuentes: IMDB, Filmaffinity, sensacine.com, efe.com
Imágenes: masdearte.com, sensacine.com, todoliteratura.es, newcinema.es, keeping-it-reel.com, All images are property: Frank Masi, SMPSP. © Broad Green Pictures
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. Pues me la apunto ya mismo para verla, que este tipo de películas vienen muy bien cuando te apetece ver algo más tranquilito, y los protagonistas son dos pesos pesados del cine, así que mala no puede ser. De las películas que has mencionado, me gustó "El Exótico Hotel Marigold", sin embargo "Pride" no llegué a verla terminar, porque se me hizo muy cansina, y no le encontré gracia ninguna.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary,

      Pride es muy larga, con dos horas de duración si no recuerdo mal. Y el tema, aunque lo han pintado de forma más amena, tampoco es fácil por lo que el espectador debe tener cierta simpatía con el tema LGTB para que cale. Es cuestión de gustos e intereses personales y a veces hasta de ánimo (hay pelis que calan más o menos respecto al ánimo que se tenga). Esta te va a gustar porqué los chistes, y las metidas de pata (sin ser burdas) són continuas.

      Un besote!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.